Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Hab. 626 – Noelia

mirollull2 | 21 Marzo, 2005 18:11

Noelia, que en una canción de Nino Bravo se repita tu nombre, es una alusión bonita, pero de importancia menor. Tú, Noelia, creo recordar que fuiste la tercera persona que llegó a mis días de vida de reclusión vigilada y cuidada. ¿Cuántas veces has intervenido en las curas junto con el doctor? ¿Cuántas veces he recibido la sonrisa placentera y tu mirada llena de buenos augurios? Noelia, es una pena que cuando a mí me hayan liberado, tú todavía sigas con la restricción y no podamos compartir un helado de almendra. ¡Qué le vamos a hacer! Yo, por ahora no podré hablar, pero un helado de almendras confío poder tomarlo pronto. En cambio, tú puedes hablar, mas por el contrario tienes vetado el helado de almendra. Ya ves, nadie lo tiene todo. Sin embargo, tampoco es para tomárselo por la tremenda. Hay cosas peores que tener que prescindir de un helado o no poder decir algo precipitadamente, que con algo de reflexión puede ser expresado mejor.

También, hablando de la hab. 626, tendría que mencionar más nombres, por ejemplo Habitación 626Ángel, eficaz y puntual, un tanto adusto a primera vista, pero siempre certero, atento, afectuoso. Y todos cuantos, con más o menos presencia –María, que después de unos días se fue de vacaciones- van entrando y saliendo cumpliendo esmeradamente sus funciones en los turnos. Y detrás, respetada y admirada por cuantos controla, Amparo, que aparece si es preciso y puedes no verla tú si son otros quienes la necesitan.

De todo el “trasiego”, que si Recepción, que si ingreso imprevisto por Urgencias, -que se adelantó a los preparativos que se llevaban a cabo- que si una placa, que si otra, que si extracciones de sangre, que si bajada a consulta o revisión por el equipo habitual, que si la UCI, ¡cuánto buen trato y dedicación!

Por experiencia directa, nada puedo decir de la intervención. Sólo recuerdo que los doctores estaban comentado las placas del TAC –nada halagüeño por cierto- y prestos para una intervención de entre 5 y 6 horas, y, poco después de ponerme una o dos vías, me quedé dormido. (La parte principal de la función, supongo que por acertada lógica, me la perdí.) Algún tiempo después, para el equipo médico mucho mayor que para mí, oí que me decían que la operación había ido bien y que sólo había durado unas cuatro horas, pero que como ya habíamos comentado y supuesto, de las posibles acciones a tomar, se había tenido que elegir la más drástica y más conveniente: extirpación total de la laringe y desviación del sistema respiratorio por tráquea abierta.

Y ahora, aquí estoy, junto a Amalia, mejorando día a día, y agradeciendo. Creo que debo mencionar al Dr. Secades, certero, preciso y diligente en un proceso que a él mismo le ha sorprendido por la reaparición imprevista y rápida de un nuevo carcinoma agresivo, que ha sido el responsable de esta rápida segunda intervención; y también debo referirme a la agradable colaboración del Dr. Bonilla y a la participación del Dr. Murcia, ambos de la OTR de la Rotger.

Curiosamente, he de referirme a que un conflicto comercial-sanitario me ha sido favorable en todos los sentidos. Hasta en la ubicación de la clínica, que ha resultado muy cómoda para familiares y amigos.

No dudo que, estando en la Clínica Rotger he salido favorecido. Ojalá les pase lo mismo a todos los no admitidos por la Policlínica Miramar; por mí, ASISA no la necesita.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS