Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Año III - Prótesis fonatoria, por qué, sí

mirollull2 | 06 Abril, 2007 20:00

La implantación de la prótesis en un laringectomizado es un procedimiento relativamente simple. Se lleva a cabo en quirófano bajo anestesia general ligera o local. Lo normal es colocar al paciente tumbado con la cabeza inclinada hacia atrás alineando la boca con el esófago paralelamente con la tráquea, introducir en el esófago un punto de luz para, viendo su ubicación desde el estoma por traslucidez, por éste efectuar una punción en la parte superior de la pared traqueesofágica, dilatar el tracto realizado, medir el grosor de la pared y, seguidamente, ubicar una prótesis de la longitud adecuada, que queda apretada por la flexibilidad del tejido circundante y se sujeta por dos anillos o rebordes sobresalientes, uno en el esófago y otro en la tráquea.

La prótesis fonatoria, salvo complicaciones, es de un efecto inmediato. A mí, unas horas después de la intervención, ya en la habitación, el cirujano ORL me dijo que todo había ido bien, y, después de algunas explicaciones, con un dedo de su mano enguantada, me obturó el estoma y me indicó que pronunciara “uno, dos, tres”. Lo hice, y continué: “cuatro, cinco, seis...” “Para, para –me dijo. Ahora tienes que callar hasta mañana. Y en cuanto haya preparado el alta y se haya fijado el día para la revisión, puedes irte a casa y hacer vida normal.”

He mencionado que, después de la implantación, pueden surgir complicaciones. Unas son ligeras y fáciles de subsanar, como el desplazamiento rotatorio de la prótesis o que el anillo interior que fija la válvula de dirección única se descentre. Otras, menos frecuentes, son más importantes: infecciones, inflamaciones, aparición de “rutas falsas” de saliva o líquido que se filtra desde el esófago a la tráquea, alteración de la pared traqueoesofágica que ocasione holgura en la sujeción... No son de difícil solución, aunque, el algún caso, ésta consista en cambiar la prótesis por otra de distinto tamaño.

”Ruta

Si se dan complicaciones extremas, rechazo o inadaptación se puede recurrir a la retirada de la prótesis. La intervención es reversible: la apertura efectuada por la punción puede cerrarse y cicatrizar.

Por todo lo expuesto, es fácil comprender que el laringectomizado que utilice prótesis no tiene que abandonar el aprendizaje y práctica de la voz esofágica. Ésta, incluso en el caso de que sea deficiente, tendrá que ser su medio de expresión hablada en determinadas circunstancias: en momentos casuales de obstrucción de la prótesis o en días que, por alguna afección, no pueda emitir la voz traquoesofágica; cuando necesite ambas manos para realizar un trabajo... ; y ni que decir tiene si, por cualquier motivo, se le ha de retirar definitivamente la prótesis.

En mi caso, y en otros iguales o semejantes, mi opinión sobre el uso de la prótesis es positiva. A pesar de que todos las mañanas tengo que dedicar media hora, más o menos, a la limpieza de la parte alta de la tráquea y al interior del conducto; a que algunas veces se atasca durante el día, y consigo liberar la válvula con la pronunciación enérgica del sonido “a” o tengo que recurrir al cepillito; a que tengo una ligera “ruta falsa”, no intolerable como para obligar al cambio de prótesis, pero sí suficiente para tener que beber agua y líquidos con precaución, apretando la barbilla contra el cuello (es el remedio que he encontrado), y evitar las toses automáticas que produce el intento de entrada de cuerpos extraños en los bronquios.

Hace poco hablé con el Dr. Murcia, con quien no había vuelto a coincidir desde que, al ir de urgencia a la clínica, me llevaron a su consulta -mientras se esperaba la llegada del Dr. Secades- y pudo comprobar el desarrollo rápido y agresivo de mi cáncer. Al hablar, me dijo: “Ya he notado que llevas prótesis”. Le comenté que había laringectomizados que tenían muy buena voz esofágica. “Pero –me contestó- no puede igualar a la traqueoesofágica.”

Por otra parte, sé que el Dr. Quer, Director del servicio ORL, del Hospital Sant Pau, de Barcelona, dice que “la prótesis fonatoria tiene una gran ventaja: permite hablar; por lo demás, todo son problemas”. Vale la pena tomar en serio la primera parte de esta proposición, que es la importante; en cuanto a la segunda, no exenta de bastante sentido del humor, hay que tomarla solamente como aviso de precaución.

.....

Artículos precedentes:
Año III – Prótesis fonatoria, ¿sí o no?
Año III – Prótesis fonatoria, inconveniencia y objeciones

Próximo artículo:
Año III – Prótesis fonatoria, nota histórica

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS