Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Un proceso de paz duradera

mirollull2 | 04 Noviembre, 2006 19:41

Renunciemos a la paz. Conformémonos con una convivencia tranquila y tolerante.

La paz, en la Historia, generalmente va asociada a un castigo o a la guerra. ¿Recordáis la celebración de veinticinco años de paz? (Sí, aquello de “25 años de paz”.) ¿Y la paz que firmó Yahveh con Noé? Yahveh, enfadado con la humanidad que había y vivía en tiempos de Noé, nada más encontró justos a éste y su familia, y excepto ellos y una pareja heterosexual (para que se pudiera realizar la reproducción) de cada clase de animal, decidió exterminarla con el Diluvio Universal. A Noé le mandó construir una barcaza (¿fue el primer armador?)... Bien, el episodio náutico es conocido. Pero, ¡cuánta confusión e interpretaciones equivocadas no ha originado la paloma de la paz con el ramito de olivo en el pico! Precisamente la paloma, un animalejo que en su mundo columbino es bastante despiadado. A menos que lo que hace, como el género humano, sea propiciar la paz.

Porque resulta que se habla de desastres y guerras humanitarios (*). Realmente, son muy ‘humanitarios’ lo de la ‘paz duradera’ de otros ámbitos y el ‘proceso’ o ‘negociación de paz’ en nuestro entorno.

Pensándolo bien, posiblemente soy yo quien soy demasiado pusilánime... y Irak, y Afganistán, y Gaza... y los camposantos españoles con muertos de y por ETA son, ciertamente, creaciones pacíficas y homenajes a la paz.

Tal vez la manera más humanitaria de dar paz al género bípedo sea hacerlo con el requiescat in pace.

-----

(*) humanitario adj. } Que mira o se refiere al bien del género humano. Benigno, caritativo.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS