Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Categoría: General

Países catalanes: ¿una entelequia?

Dejando de lado la algarabía de la estrellada y el enroque del muy honorable gran padre de la patria, pienso que podríamos plantear una cuestión que de vez en cuando sale a la luz. Es esta: ¿existen los países catalanes? ¿O se trata de una entelequia?

Lo que creo que no se puede dudar es que existen países de lengua catalana; al menos, de variaciones de la lengua catalana: catalán, valenciano, balear, rosellonés, alguerés ...

Al igual que existen países de lengua inglesa, francesa, portuguesa, italiana o urdu, que no son países ingleses, franceses, portugueses, etc., etc.


es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Lenguas_por_número_de_hablantes_nativos

Catalanes residentes en las Baleares o en las Chafarinas no pueden votar

¿El sub-preboste de la barretina –hijo putativo del inmaculado gran preboste hermanado con el compinche del rey que se fue por la gatera– de verdad desprecia o desconfía de los catalanes que viven en las Islas Baleares? No parece lógico cuando estos y gentes isleñas amamantadas por la obra catalana balear suspiran por la santa comunión del voto.


Islas Chafarinas (De www.publico.es)

Quizá deliro, pero esto es lo que me hace pensar lo leído en un diario de hoy: «Podrán votar los mayores de 16 años, los catalanes que vivan en el extranjero pero no los que residen en el resto de España, los ciudadanos de la UE que estén en Cataluña desde 2013 y los no comunitarios desde 2011.»

De ello deduzco que los catalanes que vivan en las Islas Chafarinas o en las Islas Baleares no pueden participar en la votación, mientras que sí pueden hacerlo los catalanes que residan en las islas Seychelles.

Es lógico que los catalanes que se hayan ido al resto de España no puedan votar, son reos de deserción y sospechosos de votar “no”. (Apreciación de intención infundada, pues quizá fueran los primeros en votar “sí”.)

Volviendo al archipiélago balear, para no dejar cabos sueltos, también puede darse que los compadres estelados no lo incluyan en “el resto de España”, en cuyo caso son catalanes que tienen derecho a voto por vivir en el extranjero.

'Peccata minuta' de la herencia suiza de Pujol

Ver al Presidente de la autonomía catalana triste, compungido, compasivo por cómo están atacando, zahiriendo, y obligando a su “padre putativo” para convertirlo de honorable en impresentable y tener que excusarse de unos hechos normales como el mismo Honorable ya había explicado, y al fin y al cabo comunes en toda España, por haberlos tergiversado quienes pretenden denigrarlo como emblema de la prestigiosa catalanidad y convertir en tierras movedizas y cenagosas las indudablemente firmes en que se asienta la consulta por la independencia, me ha hecho pensar si me precipité al escribir mi artículo “El 9-N a pique y la independencia ahora mismo”.

Jordi Pujol

Podría tratarse, he pensado después, que al por veintitantos años presidente catalán, realmente en su momento, quiero decir, después del fallecimiento de su padre, se le hubieran ido pasando días y semanas y meses y quinquenios sin encontrar un hueco para sentarse un momento con un notario o con una gestoría, para obtener la declaración de últimas voluntades, la aceptación de herencia y la presentación a la liquidación tributaria (en lo que él poco hubiera tenido que intervenir). Claro –deduje–, al ver que pasaba el tiempo, ya puestos, pudo optar, no por recurrir a una trampa, sino a valerse de una de las posibilidades que existen en la manifestación y aceptación de herencias, que es hacerlo cuando ya ha prescrito la liquidación del impuesto de sucesiones.

Hacerlo así le facultaba para utilizar los bienes inmuebles y muebles, aunque la titularidad continuara a nombre de su señor padre, y tenía el inconveniente de no poder disponer del saldo de las cuentas bancarias, algo sin embargo por lo que no tendría premura ya que disponía del erario –entre otros recursos– de la Banca Catalana.

Alguien quizá se preguntará por qué las cuentas estaban en bancos de Suiza. Esto tiene una respuesta sencilla: ¿Por qué no? ¿Un catalán laborioso y ahorrador no podía haber vivido un tiempo en Suiza, coincidente, precisamente, con los últimos años de su vida? Y ahí dormía la herencia dineraria hasta que el heredero, ahora que disponía de tiempo, de despacho, de ayudantes, de coche y de chofer –provistos por la Generalitat en gratitud a su anterior generosa dedicación a la patria de la “moreneta” y de la pandereta, pudo empezar a mover el papeleo y hacer partícipe a su hermana de una herencia que ésta desconocía o de la que ya se había olvidado.

Para confirmar mi conjetura hice un intento de indagación sobre la identidad del padre de Jordi Pujol i Soley, Florenci Pujol i Brugat, y, a las primeras de cambio (como se suele decir), doy con la certeza de la cuestión hereditaria de los Pujol.

No existe la menor duda, la herencia existe. Y es una herencia transmitida de abuelo a nietos. Y, quizá, desde bisabuelo o anteriores ascendientes.

Hago un inciso para dejar constancia de que al padre de Jordi Pujol i Soley lo presentía como persona de gran mérito y alta distinción, dadas las trazas del hijo: Doctor en Medicina por la Universidad de Barcelona, domina el catalán, castellano, inglés, francés, alemán e italiano. Sirvió como alférez de complemento en el ejército. Inventó la pomada antibiótica Neobacitrin cuando trabajaba en el laboratorio familiar Fides Cuatrecasas, una pomada de un gran éxito.

En 1960 fue detenido por manifestarse contra la dictadura de Franco y acusado de organizar la oposición le condenaron a siete años en prisión, de los que cumplió dos años y medio. Después comenzó una nueva línea de actividad política con el eslogan «Construyendo el país». Con esto pretendía aumentar el nivel de conciencia nacional de los catalanes y crear instituciones tanto culturales como financieras suficientes para el desarrollo de Cataluña. En 1974 fundó el partido Convergencia Democrática de Cataluña, del que fue el primer secretario. Tres años después, fue Consejero sin cartera en el gobierno provisional de Cataluña y diputado por Barcelona en el Congreso de los Diputados. Fue vicepresidente ejecutivo de Banca Catalana y al dedicarse profesionalmente a la política siguió siendo consejero de la entidad hasta un año después. Cual Moisés guio a Convergencia y Unión (CiU), que gobernó Cataluña desde 1980 hasta 2003, y fue pieza clave de la erección de los reinos de taifas (llamados autonomías) apoyando a Adolfo Suárez, a Felipe González y a José María Aznar. Como era de esperar, –vuelvo al padre– también es brillante la trayectoria de Florenci Pujol i Brugat.

La primera referencia la encuentro en “La Punteta – Els blogs de notícies”. Dice: «Pues el simpatizante de Esquerra Republicana, con un hermano que había pasado por la cárcel, víctima de una depuración, es mencionado, según publica La Vanguardia el 19 de Noviembre de 1946 en sus páginas: "De conformidad con las normas establecidas, la Jefatura del Sindicato Provincial de Transportes y Comunicaciones ha procedido a la adjudicación de un primer lote de cubiertas para camiones y turismos de servicio público e industriales, por los almacenes de la Avda. de José Antonio, por lo cual, hoy, martes, a las 15 horas, en los núm, 177 (Estación Magoria), podrán retirar las cubiertas que les han sido asignadas a los peticionarios que a continuación se indican (...)" Entre los adjudicatarios figura el señor Florencio Pujol Brugat con domicilio en la calle Queipo de Llano 10 de Premia de Mar.» Trallero, autor del párrafo reproducido el 24 de abril de 2012 en la “Burbuja – Foro de Economía”, también pregunta: «¿Por qué el Capitán General de la IV región militar recibió al padre de Pujol en audiencia el día del Consejo de Guerra?».

BOE 9/3/1959

En ‘lavozdebarcelona.com’, el 4 de marzo de 2013, Alejandro Tercero escribe: Tal y como han recogido recientemente Vozpópuli y El Mundo, en 1959, en pleno franquismo, el Gobierno de la dictadura publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una lista con 872 personas que habían evadido importantes cantidades de dinero a través de cuentas en un banco suizo, entre los que se encontraban apellidos ilustres.

La rocambolesca historia tuvo su origen en la detención a finales de 1958 de Georges Laurent Rivara, delegado de la Societé de Banque Suisse en España, con una agenda en la que aparecían todo tipo de operaciones de la flor y nata del establishment del momento.

Rivara no tardó en confesar. Su misión era la de captar capital de las familias acomodadas españolas. Las informaciones apuntan a que el dinero evadido a cuentas suizas ascendía a más de 400 millones de dólares, una cantidad sustancial si se tiene en cuenta que por aquellas fechas las reservas exteriores de España apenas alcanzaban 45 millones de dólares.

La publicación de la lista de defraudadores el 9 de marzo de 1959 -esta semana se cumplen 54 años- no estuvo exenta de polémica en el seno de la estructura franquista, puesto que alguno de los nombres que aparecían ocupaban importantes cargos en el Gobierno de la dictadura.

Alfa-Omega

Entre las nueve páginas divulgadas en el BOE aparecen todo tipo de personalidades, entre ellas, Juan Villalonga Villalba (director general del Banco Central y hermano del presidente de la entidad y gobernador general de Cataluña durante el franquismo, Ignacio Villalonga Villalba); José Luis Samaranch Rialp (hermano del ex presidente del COI Juan Antonio Samaranch); José Garriga Nogués (marqués de Cabanes y presidente del Banco Garriga Nogués, filial catalana de Banesto); Carlos Botín Polanco (primo hermano del padre de Emilio Botín, presidente del Banco de Santander); Francisco Mas-Sardá Bové (vicepresidente de la Banca Mas Sardà); Ignacio Soler de la Riva (propietario de la Banca Soler); Alfonso Ybarra y Gorbeña (consejero delegado de la Sociedad Española de Minas de Somorrostro, perteneciente a la familia de banqueros que controla el BBVA); así como miembros de las familias Trias de Bes, De la Rosa y Trias Sagnier.

Según podemos leer en varios sitios de Internet «Florenci Pujol, padre de Jordi Pujol compró su primer banco en 1959. Se llamaba la Banca Dorca, y le costó 12 millones de pesetas de la época. En nombre del padre lo compraron su hijo, Jordi Pujol, y la madre de éste, María Soley, junto a Francesc Cabana, casado con María Pujol, hermana menor de Jordi, y el empresario judío-catalán David Tennembaum, que compró las acciones a través de su esposa, Ruth Kischner. El padre de Pujol y el empresario semita eran socios en una pequeña empresa de bolsa y cambio de divisas. Jordi Pujol quería hacer de la pequeña Banca Dorca un gran banco catalán y así nació Banca Catalana. El problema era su padre, condenado por tráfico de divisas. “Florenci Pujol era conocido como el “Pujolet de la Borsa”.»

«“El trabajo de cambio de divisas les trajo problemas con las autoridades: en 1959 Florenci Pujol y David Tennembaum fueron condenados por evasión de capitales a Suiza, según aparece en el BOE de 9 de marzo de 1959. Por esta razón tuvieron que ser sus esposas, Maria Soley y Ruth Kischner, las que formaron parte del consejo de Administración de Banca Catalana en representación de sus respectivos maridos”, confirman los autores del libro. Ni Pujol padre ni el hijo formaron parte del primer consejo, porque este último, ya dedicado a la política clandestina, también había sido procesado por el consejo de guerra a causa de ‘els fets del Palau’, por lo que entró Salvador Casanovas, su abogado en esta causa. En ese consejo bancario estaban Víctor Seix y los Valls Taberner. Jordi Pujol no pudo ser el consejero delegado de Banca Catalana porque entró en la prisión de Torrero.»

En otro comentario, referido al libro Jordi Pujol: en nombre de Cataluña de Félix Martínez y Jordi Oliveres (Ed. Debate), se afirma: «Aunque gozan de la máxima impunidad, tanto en Cataluña como Madrid, los Pujol han evadido decenas de millones de euros fuera de España pero ninguno entrará jamás en la cárcel y ni siquiera será procesado.» El libro, que, al parecer, consiguió retirar Jordi Pujol, consta como disponible en la base de datos del ISBN.

Sobre Jordi Pujol, sus ascendiente, descendientes y colaterales, y sus relaciones, connivencias y “concubinatos” se puede encontrar abundante información; quien esté interesado que vaya buscando y leyendo. Por mi parte, ya lo dejo. Cuanto voy averiguando confirma mis apreciaciones.

La primera es que la herencia Pujol es indudable. No sé si se inició en Florenci Pujol o tiene anterior arraigo. Pero ahí está: cuestión genética, puro ADN.

La segunda: que desde la Componenda (llamada Transición), los gerifaltes de la auto plutocracia, desde Α a Ω, es decir, desde el Monarca a X, y, z, se han servido de Jordi Pujol o Jordi Pujol los ha manipulado a todos. Y que no es verdad que “España nos roba”, más bien es lo contrario, que Cataluña (y aquí y ahora sólo hablo de Cataluña) ha sido y sigue siendo la “Gran Exprimidora”.

Y si, por evidencias ineludibles, se ha abierto la veda con los Pujol es para desviar la atención de otros cotos de caza.

Don Jordi, con todo, no tiene que desconfiar de que con él se use el acetre y el hisopo, ni siquiera de que se le otorgue el capelo cardenalicio. Si no, son muchas las barbas a poner en remojo.

El 9-N a pique y la independencia ahora mismo

El 9-N a pique. Ha de ser antes. Ha de ser en seguida. Cataluña independiente, ahora mismo. Después del 31 de julio será tarde.

Henoc, que fou transportat al cel
Enoc, que, sin morir fue transportado al cielo

No soy Isaías, Jeremías, Baruc ni tan solo Oseas, Jonás o Habacuc. Pero, si bien no presumo de ello, tengo una cierta visión del futuro, es decir un instinto profético. Esta vez, sin embargo, me ha fallado totalmente. Para saber qué puede devenir se ha de conocer el pasado –el antiguo y el de ahora mismo hacia atrás– y considerar el presente –que casi no tiene tiempo de ser presente–. Y en este caso me faltaba conocer un dato importante.

No creía mucho en el 9-N, mas cualquier idea que de ello pudiera tener se me ha derrumbado del todo.

Y acabo de comprender que la Catalunya independiente ha de serlo inmediatamente, antes de que la maquinaria política y judicial española pueda poner su pie sobre el Honorable –paradigma de la catalanidad– Jordi Pujol.

Lo repito, he fallado. No se me había pasado por la cabeza que todo el montaje de la independencia, la floritura de las estelades, y el deslumbramiento –bien pagado a ciertos grupos– de la santísima comunión de los Països Catalans solamente era una bastión defensiva entorno de la gran magnitud catalana del inmarcesible ser del cuello torcido i la mística mirada.

Todo un éxito de fina puntería "humanitaria"

Hay un acuerdo total en reconocer que el avión Boeing-777 de Malaysia Airlines que hacía la ruta de Amsterdam a Kuala Lumpur no ha reventado por una explosión interior sino que lo ha derribado un cohete tierra-aire. Y si es así, no entiendo que ninguno de dos posibles lanzadores quiera aceptar un éxito de tal magnitud. Porque si es la primera vez que se consigue que un ingenio, aunque guiado por radar, llegue tan alto y dé de lleno a un objetivo real -y por tanto de efecto evidente e indiscutible- que se mueve a 900 kh, es para celebrar una misa de fiesta mayor con alba del encaje más fino y casullas, dalmáticas y capas pluviales bordadas y con pasamanería de hilo de oro.

Estados Unidos ha asegurado en el Consejo de Seguridad de la ONU que todo apunta a que el avión fue abatido de forma deliberada por un misil disparado desde un área controlada por las milicias pro-rusas.

Y si resulta que ni Ucrania ni Rusia han puesto en marcha una maquinaria tan compleja, precisa y segura, conocida como Buk SA-11 Gadfly, sino que han sido unos "gorilas borrachos", con mayor motivo el ingenio que, por pura casualidad, ha descabezado un centenar de investigadores del SIDA, merece ser reconocido como un invento de gran excelencia -excelencia, que a pesar de su complejidad puede ser manejado con pocos conocimientos: él solito busca el objetivo en un radio de 30 km, reconoce el tipo -si es de pasajeros entre los cuales una tercera parte es claramente sospechosa de querer disminuir y si es posible detener el crecimiento del SIDA, se le hace la boca agua- y en diez segundos recorre los 10.000 metros de distancia (también podría llegar a 20.000 m).

Es todo un éxito de la precisión que puede alcanzar la ciencia humana a partir de un utensilio tan elemental y tan antiguo como es una cerbatana.

El devenir del hombre en la tierra, ya anunciado en la leyenda metafórica de Caín y Abel en la Biblia, es una historia de peleas y desastres "humanitarios" para conservar e ir limitando el número de la especie.

El escabel precario

¿Cuánto tiempo perdurará la pareja real primera pudiendo descansar los pies egregios en el escabel del trono?

Esta duda no creo que sea una entelequia mía, y no diré que el rey primero se la plantee porque no creo que llegue a tanto –ya su padre, el rey segundo, manifestó que el hijo tenía la preparación “necesaria” para sucederle, con lo que se puede entender que no la considera nada sobrada–, pero quien sí parece tener la mosca tras la oreja es la propia reina primera, que trasluce una cierta desconfianza en la solidez del suelo que pisa y que por su comportamiento circunspecto hace pensar –elevada la categoría de la protagonista a un grado superior– en los versos de Gustavo Adolfo Bécquer. Porque ella nunca se hubiera imaginado que, de golpe y porrazo, les traspasaran un reino no ya en rebajas sino en trance de liquidación por cierre.

Sepulturas en Japón

Tras el desguace de la familia monárquica, la separación de hecho de la pareja real segunda, la confirmación del fin de la irresponsabilidad de don Juan Carlos mientras ostentara o detentara el trono, pero más que supuestamente imputable en fechorías a la altura de su jerarquía y en connivencias nada recomendables, según se deduce de las prisas del presidente del Gobierno Español, Sr. Rajoy –en representación de la oligarquía– para proveerle del blindaje del aforamiento que pone de parapeto al Tribunal Supremo –que ya tiene claro que cualquier atrevida demanda tiene que ser desestimada–, el final de la monarquía franco-borbona no es imprevisible.

Sólo quien se atreve a afirmar con rotundidad –embobado o cínico– la indudable pureza de una infanta, incontaminada por los desmanes de su marido, que su propia defensa (la de ella) no niega y atribuye (los desmanes) únicamente a él, puede imaginarse un reinado feliz y largo, como de cuento de hadas.

Rajoy da la comunión con ruedas de molino

¿Saben algo de normativa fiscal los presidentes del gobierno central de los diecisiete reinos de Taifas o hablan por boca de ganso? Hoy, sin desmerecer a los anteriores, me refiero al Sr. Rajoy, turiferario, como los otros, del Rey Segundo. ¿O es que pretende –y a pesar de la reiterada repetición hay quienes lo aceptan devocionalmente– hacernos comulgar con ruedas de molino? Porque, hay que ver con qué cara tan complacida de benefactor dijo que va a rebajar las retenciones a los autónomos.

M Rajoy

Y lo dijo como si les hiciera un regalo que les rebajará los impuestos. Tiene bemoles el asunto. Será para suscitar vocaciones de emprendedores, el nuevo invento por el que unos sobrevivirán y otros incentivarán algo la economía al encargar trabajos de albañilería, carpintería, electricidad, y mobiliario y útiles profesionales, y posiblemente el alquiler de locales, aunque luego hasta tengan dificultades para pagar los 50 € (por rebaja temporal) de la cuota de SS. SS.

Esta REBAJA de impuestos –que afecta a quienes ingresen menos de 12.000 € anuales– sólo reduce la devolución de retenciones a cuenta del IRPF por parte de la Agencia Tributaria.

Y la única gracia que produce a favor del trabajador es que no tenga que prestar cada trimestre al Tesoro Público un dinero por el que no se le pagará ningún interés y que se le devolverá una media de ocho meses después de haberlo prestado.

¡Y mejor no seguir analizando la incoherencia con que actúa el ejecutivo!

El inmarcesible símbolo de la “monarquía renovada”

monarquia renovada

Titular a gran espacio en más de un diario. ¿Lo más destacado del discurso del Rey Primero? ¿La frase que compendia su mensaje? “Una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. Con esto tengo bastante; no necesito leer el discurso para pensar que lo conforma el aliento lampedusiano.

Más que monarquía renovada, parece el juego de “corre que te pillo”, pero en la versión “corre que nos pillan”; o, si se prefiere, “ahí va el cubo y achica, que esto hace aguas”. También, de las presencias y de las ausencias, se puede entender que lo renovado no es la monarquía sino la familia monárquica. Confiando que entre el jolgorio no se note, la familia real ha quedado hecha un cuadro (¿Ha sido Antonio López el Nostradamus borbónico?) con la aportación de apariencia democrática de unas pinceladas plebeyas.

Una mañana clara en un Madrid despejado, sin el menor apretujón en la Plaza de Oriente, con espacio amplio, entre las flores recién plantadas, adoquines cambiados y reyes petrificados, para que los curiosos y los devotos pudieran disfrutar a sus anchas de la bendición monárquica-plebeya desde la desangelada balconada.

El recorrido entre el Palacio de Congresos –con un estrado único y especial para esta solemne ocasión, desmontado a toda prisa después del acto– ha mostrado un Madrid amplio, silencioso –que ni en un día de fiesta en agosto se puede disfrutar–, con las avenidas ribeteadas por discretos grupos, ondeando algunas banderas, expectantes del paso de los penachos blancos flanqueando a la nueva pareja reinante, saludando a bordo del inmarcesible símbolo de la monarquía actual.

Boda Cristina de Borbón

El Rolls-Royce, un Phantom IV versión descapotable, de color negro y tapizado en cuero verde, que fue usado por primera vez en el Desfile de la Victoria de 1952.

El Phantom IV, portador y testigo en actos especiales de la primera familia Española, entre ellos la boda de Don Felipe de Borbón y Grecia (hoy Felipe VI) y de Doña Cristina de Borbón y Grecia (hoy en paradero nebuloso), tiene que ser, por el gran peso que le habrán aportado las ampliaciones del blindaje, un coche, con volante a la derecha, muy estable y seguro para trayectos de exhibición majestuosa y sosegada.

Boda de Felipe y Letizia
Felipe y Letizia el día de la boda

En concreto, tal y como reporta Auto Bild, la Corona española dispone de tres modelos Phantom IV, de los 18 que fueron fabricados por Rolls-Royce entre 1950 y 1956. El encargo a la marca inglesa fue realizado por el General Franco en 1948 y, a día de hoy, los vehículos forman parte del Patrimonio Nacional.

Cuatro verdaderos reyes coetáneos

Estamos viviendo una época interesantísima de la historia de la humanidad de los últimos más o menos 7 u 8 mil años, que son los que parece que conocemos, porque nadie nos puede asegurar que no haya habido civilizaciones anteriores de las que tenemos noticia de una manera real o supuesta. Y es interesantísima porque nos enteramos al momento de cualquier acontecimiento, suceso o fechoría que sucede en muchos barrios del mundo, (siempre que les haya alcanzado el gran e imparable avance científico que lleva camino de regenerar la maltrecha costra terráquea y hasta de destruir, desintegrándolo o fundiéndolo, el imponente estercolero de detritus sintéticos, de artilugios de rápida obsolescencia y de armas bélicas, unas maltrechas por su uso y otras almacenadas esperando poder ser colocadas a cualquier población que se asome de algún rincón desconocido del Congo o de las Américas para que mejoren su capacidad de autodestrucción, ya que los países punteros tienen que perfeccionar constantemente su bagaje para equilibrar y ordenar la población humana a límites racionales.)

¿Y no es trascendente, que en pocos días de diferencia (o semanas), nos enteremos de que gerifaltes de la política no sepan desenvolverse en el uso de sus automóviles; de que el capitoste vaticano pretenda jugar a la petanca con sus dos rivales del monoteísmo, uno de los cuales, el más poderoso, quiere destruir a todos los infieles; de que la reina y papisa de la gran isla se muestre dispuesta a seguir paseando sus sombreros seguramente porque no confía en el heredero?

Ya sé que se me dirá que no en todo, a pesar del desfondamiento y del desguace de la familia real, está tan mal España. Que ahora mismo –está al caer– vamos a tener cuatro reyes en la panoplia. Bien, según se mire y con condescendencia, podemos decir que sí. Serán cuatro coronas en cuatro cabezas, o cuatro cabezas coronadas. Pero tampoco es para echar tres cuartos al pregonero.

En España, cuatro verdaderos reyes coetáneos, no son ninguna novedad. En la I.C.A.R., nunca hasta ahora habían tenido dos papas auténticos simultáneos (Uno de los dos era antipapa o hereje). España, en cambio, desde tiempos muy lejanos, tiene cuatro reyes que han dado mucho juego y seguirán indiscutibles, sean de Fournier, de Carboplan o de Chorizos Palacios.

La ilegítima monarquía legal

Ya sé que la actual monarquía española es legal. Está refrendada por las leyes.

Es una monarquía instaurada por la gracia de Franco, generalísimo de los ejércitos de tierra, mar y aire de España por la gracia de Dios. La condición que la ley aprobada exigía era que fuera designado monarca un varón de ascendencia real. Y está condición, entre los posibles candidatos, se cumplió en la persona de quien, el día 2 de junio de 2014, ha firmado su abdicación como Rey de España, Juan Carlos I.

Y la abdicación, la ha hecho también legalmente, en su hijo menor, pero varón, que tendrá que a ser reconocido como Felipe VI.

¿Ha abdicado por su propia voluntad el Rey Juan Carlos? Por rotundas manifestaciones suyas y de la Reina repetidas y algunas no muy lejanas en el tiempo, hay que pensar que no. ¿Se debe a que haya habido ruido de sables, como cuando se produjo el cese de Adolfo Suárez como presidente del gobierno de la Nación, que desembocó en el fallido golpe militar del 23 F, propiciado o simplemente acogido por los más altos galones de los tres ejércitos? ¿O es una decisión condicionada o un requisito impuesto para evitar que las togas y sus puñetas se vean en el trance de tomar decisiones que minen todavía más el prestigio de la corona y lleguen a hacer inviable la transmisión del cetro y del armiño? Además, un acto real de esta envergadura va a generar tal algarabía que propiciará que entre mansamente en el túnel de la desmemoria la presumible implicación familiar con una no imposible –si no es que se consigue soslayarla– sentencia condenatoria.

Felipe V e Isabel de Farnesio
Felipe V alelado por Isabel de Farnesio

Igualmente es legal –aunque en conflicto con la Constitución por discriminación de persona por razón de sexo– que el previsto heredero de la corona sea Felipe de Borbón y Grecia. Este Felipe VI sería un digno sucesor de Felipe V, que promulgó la Ley Sálica en España, intencionadamente no derogada para poder coronar al posible Felipe VI, aunque ha sido motivo de seria inquietud por la posibilidad de destronar, de su hipotético turno, a Doña Leonor de Borbón Ortiz.

La Ley Sálica establece que las mujeres sólo podrían heredar el trono si no hay herederos varones en la línea principal, es decir hijos varones, o lateral, es decir hermanos o sobrinos. El objetivo final de Felipe V era evitar por todo los medios que los Habsburgo, o lo que es lo mismo la casa de Austria, pudiera recuperar el trono de España por la línea femenina.

Otro aspecto que llama la atención de la expectante pareja real, no ilegal, claro, es su característica morganática. Si la monarquía, y su sucesión, se justifican porque unas personas tienen una alcurnia superior, y hasta un señalamiento de la divinidad, que per se les sitúa por encima del resto, ¿es aceptable que quien está debajo pretenda igualarlos? Y esto en el caso más discreto, porque también existe la posibilidad de que haya una reina y un rey consorte.

Puestos a reflexionar, planteo dos preguntas relacionadas, o una pregunta convertida en dos por giro de sus términos. ¿Puede una monarquía ser democrática? ¿Puede una democracia ser monárquica? Pienso que ambas preguntas tienen una respuesta negativa: por contradicción de los términos. Pero, ya que el mismo término democracia tiene un alcance filosófico muy claro y otro muy equívoco en su aplicación a la gestión de la convivencia humana, en este momento quizá sólo sea prudente dejarlo como motivo de reflexión.

Hemos visto que todo lo expuesto anteriormente es legal, es decir, responde a lo prescrito por las leyes. ¿Es sin embargo legítimo? Esta es la cuestión: las leyes no son siempre legítimas. Ergo, todo lo expresado desde la primera línea a la última de este escrito, por muy legal que sea no tiene un refrendo legítimo.

¡Que los Manes nos sean propicios!

151 ESPURNES i Diari de les senyoretes

Dos libritos en poco tiempo. Quiero decir que han salido a la luz, no que se han hecho últimamente. Son una selección de escritos realizados durante años que, por fin, les ha llegado el momento de quedar listos y pasar a la imprenta.

151 espurnes

Diari de les senyoretes

El último, del cual cumplimenté la entrega de los cuatro ejemplares en el Depósito Legal hace varios días, es 151 espurnes (Haikus), una recopilación de los breves poemas escritos muchos en los diez años pasados y otros en los quince años anteriores. El que abre l’aplec fue escrito una noche de insomnio –la siguiente de la pasada a l’UCI por una lobectomía– y, cómo surgió se cuenta e Notícia del haiku, (pàgs. 91 a 102), esto sí escrito ahora, que es una explicación breve de la entidad y origen de esta manera de versificación japonesa; el haiku que cierra el conjunto, surgido con esta intención, es el más reciente. Por otra parte, el de la noche de vigilia, que se publicó en El tercer -oma, (2008) –crónica del cáncer de pulmón– es adicional a los 151. El volumen va ilustrado con doce aguadas en el interior y una acuarela en la cubierta.

El otro, Diari de les senyoretes i altres escriptures, que se publicó hace unos meses, es un recull de relatos, algunos cortísimos, de temática variada. Actualmente, los dos llibros se pueden adquirir en la Papereria-Llibreria MM, de la calle Gaspar Bennazar, 67 y en la libreria La Biblioteca de Babel, calle Arabí, 3 (junto a Sa costa de sa Pols), de Palma.

El Diari de les senyoretes i altres escriptures también se vende por Internet en Editorial Círculo Rojo

De la Base de datos de libros editados en España

ISBN 13: 978-84-616-9590-4
151 espurnes : haikus
Catalán; 1ª ed., 1ª imp.; 04/2014; Miró Llull, Josep Maria; 110 p. 15x11 cm; rústsolap; DCF – Poesía de poetas individuales; 2ADC – Catalán; PVP: 6 Euros

ISBN 13: 978-84-9050-404-8
Diari de les senyoretes i altres escriptures
Catalán; 1ª ed., 1ª imp.; 08/2013; Editorial Círculo Rojo; 108 p. 21x15 cm; rústsolap; FYB – Cuentos; 2ADC – Catalán; PVP: 8 Euros

ISBN 13: 978-84-9050-535-9
Diari de les senyoretes i altres escriptures
Catalán; 1ª ed., 1ª imp.; 10/2013; Editorial Círculo Rojo; 1 Pdf; FYB – Cuentos; 2ADC – Catalán; PVP: 1,85 Euros

ISBN 13: 978-84-612-6214-4
El tercer -oma
Castellano, Catalán; 1ª ed., 1ª imp.; 09/2008; Miró Llull, Josep Maria; 64 p. 15x11 cm; rústsolap; DN – Prosa-No Ficción; 2ADC – Catalán; 2ADS – Español/Castellano; PVP: 8 Euros

¿Contrato laboral doloso para una infanta?

Santa Cristina lo pasó muy mal. «Su martirio es tan largo y sumamente monstruoso que cuesta de creer. Se enfrentó a tres jueces, el primero de los cuales fue su propio padre», un severo gobernador romano, que no toleraba su entrega amorosa a Cristo; la abofeteó, la hizo apalear, que la despellejaran con garras de hierro, pero ella se mantenía serena; insistió su padre «con la tortura de la rueda, el fuego y el tirarla al lago más cercano con una piedra al cuello, pero todas fueron estériles porque Cristina salía victoriosa de las mismas, esa noche su padre murió como producto de la furia». «Más tarde un segundo torturador continuaría con las acciones del padre, torturaron a Cristina con aceite hirviendo, ella hizo la señal de la cruz y no padeció de sufrimiento, más tarde fue llevada al templo de Apolo, en cuanto ella puso un pie en dicho templo, el ídolo se rompió y murió el tirano. […] Finalmente, un tercer juez estaba dispuesto vengar a sus predecesores, tiró a la joven mártir en un horno de fuego, donde permaneció por cinco días sin padecer dolor, más tarde su prisión fue llenada por víboras y Cristina no sufrió de ningún mal, hasta que al final, fue atada a un poste y fue traspasada por las flechas.»

Immaculada
Santa Cristina (c. 1650)
Óleo de Nicolás Regnier

Corporalmente, no es tan horrorosa la suerte de la infanta del mismo nombre, pero tiene un cierto paralelismo. Ha tenido que enfrentarse al padre; quizá sería más apropiado decir que éste no acepta su desenfrenado amor y sus consecuencias, y la ha obligado a someterse a la tortura del potro judicial. Segundo juez. ¿Habrá tercero? Lo que equivale a decir que con el breve y sonriente paseíllo no se ha llegado al final.

De su declaración ante el juez del día 8, por lo que ha trascendido, a pesar de su ignorancia total en las cuestiones de negocios de su marido y del funcionamiento de las sociedades mercantiles, parece que si sabía que su padre advirtió a su marido (el de ella) que tenía que cesar con el tenderete de las dos os (a lo que no debió de dar mucha importancia, pues su padre ya había hecho liquidar una tienda a la otra hija y hermana suya; ella no debía de entender esa manía de su padre. Y es que ella, no muy lúcida, no entendió que los nombres reales no tienen que figurar en los negocios reales: para esto están los alias como los príncipes de nombres onomatopéicos, titulares de barcos azules o mancos de las carabelas, que, en caso perentorio, cargan con el mochuelo. Y ¿cómo iba a pensar que no fuera correcto cargar gastos a la tarjeta de otras dos “o” si seguro que amigos con posibles le habrían dicho que usan sociedades a cuyo nombre tienen el coche, el chalé, la barquita, y cargan las cuentas de “picos, palas y azadones”? Y también le habrán explicado que se puede crear empresas, que vienen a ser algo así como una custodia conectada con cajero automático, para evitar el riesgo de tener metálico en casa.

En fin, entre lo poco que sabe y lo mucho que no sabe, hace pensar que su instrucción no supera el nivel de un jardín de infantes (así llaman en Argentina lo que aquí conocemos como guarderías).

Santa Cristina, perdón, Cristina, la virtuosa e inocente, sólo puede ser acusada de haberse abandonado al amor y a la confianza matrimonial.

Después de contestar claramente a las malévolas preguntas del juez, que hay que pensar que la han inducido a dudar y hasta admitir la incorrecta actuación de su marido, se puede vislumbrar que su gran y confiable amor se le ha caído del guindo, porque a aquél lo ha dejado al pairo y al albur de las mangas con encajes.

Con tanto revuelo, sin embargo, algo preocupante ha quedado a la vista: la posible prevaricación de un emporio crematístico al suscribir un contrato que tiene toda la pinta de ser doloso: asignar un puesto de alta dirección y retribución en el que hay que manejar presupuestos, inversiones y tomar decisiones en el ámbito internacional a una persona sin ningún conocimiento mercantil, financiero y legal, y ni siquiera de cuentas domésticas.

La hija de rey irresponsable

Calles cerradas, cincuenta policías llegados de fuera para juntarse con ciento cincuenta locales; una protección valorada en 300.000 €; no tiene nada que ver con que la justicia sea igual para todos. Esto es otra cosa, una cuestión normal de protección por tratarse de una presunta excepcional: una hija del Rey. Claro que si, como a su padre, (del cual debe haber tomado el ejemplo) la hubieran declarada irresponsable, no habría sido necesario todo este entramado. Pero, ya que lo tenemos, bien venido sea, al fin y al cabo, tampoco cuesta tanto, posiblemente como un automóvil discretode la casa Rolls Royce.

Y digo bien venido sea, porque pienso que toda esta parafernalia protectora no es para evitar que cuatro exaltados antimonárquicos den cuatro gritos y lancen dos docenas de huevos crudos y unos cuantos ramilletes de tomates maduros, que, con un buen impermeable de plexiglás con capucha o bajando la cuesta del calvario inverso en un coche, no tendría ningún riesgo.

Yo creo que la protección es por motivos más importantes y serios. ¿No es posible que el juez Castro, con pruebas que sean contundentes, deba pasar de presunta imputada a presunta culpable bien responsable? En este caso si sería inevitablemente necesaria toda la estrategia preventiva para evitar que la trinitaria jeraquía política, judicial y real se apoderase de la infanta para evitar que llegue a juicio y mientras esté a la espera sea llevada a prisión provisional por el riesgo de la fuga, no en vano tiene casa y cuenta en Suiza.


Santa Cristina. «Cierto día Cristina recibio la revelación divina, y abrió los ojos a la verdadera Fe en Cristo, quitó todos los ídolos de oro y de plata que se encontraban en su casa, los hizo pedazos y les dio limosna a los pobres cristianos» .

El “paseíllo” y su metáfora

¿Cómo es posible que haya discrepancias y contradicciones entre el juez Castro y el fiscal Horrach y toda la corte celestial jurídica y política?

Si el juez Castro es un prevaricador y un conspirador, no es difícil quitarle de en medio, por menos se cargaron al juez Gómez de Liaño.

De lo contrario, no hay que montar un número sobre el "paseíllo" de la infanta: habría que organizar una romería de la corte celestial y jurídica a un centro donde se les aplicase la cirugía radical del Dr. Guillotin; podría ser en la madrileña Plaza de Colón, ya que la Plaza de la Villa resultaría pequeña.

Grupo VI Asamblea
1794. Ilustración. (Wikipendia)

El dibujo reproduce un acto de terapia social por cirugía radical en un programa nacional francés de salud pública aplicado hace 220 años.

Joan Pla está en el banco de la paciencia

Joan Pla está en el banco de la paciencia; y en recuperación, me imagino que en las paralelas y artilugios de rehabilitación. Le acompañan su “puput” y sus “angelots”, que, por ahora, ahí están; estimulándole, el “puput” y cuidándole, los “angelots” (algunos visibles y tangibles). Un ictus cerebral le llevó a Son Espases y de ahí pasó a Sant Joan de Déu. He ido algunas veces a media tarde y, está con un hijo o con su esposa. En Son Espases me dijo: «La primera noche, desde mi ventana se divisaban la bahía de Palma y los alcores de la sierra de Alfabia». Ahora, en la terraza de Sant Joan de Déu, bajo una alargada sombra diagonal, él en la silla de ruedas y nosotros en un banco o en pie, tenemos delante el mar con su horizonte y barcas de vela que tanto ha dibujado en sus ya 13.000 Puput i angelots. Joan me habla de la excelencia del trato que se prodiga en este hospital. Y ya está maquinando el libro que piensa escribir sobre su vivencia de la embolia de la que, paso a paso está mejorando, porque, dice: «puede ser una ayuda para quienes –paciente y familiares– tienen que pasar por ello».

En una visita anterior le llevé una viñeta hecha a semejanza de las 13.000 suyas, de las que copié puput, isla, mar, barcas y angelots. Él tenía algunos apuntes en su carpeta de notas; añadió algunos esbozos mientras hablámos, con mano insegura. En la última y reciente visita le di un marca-páginas del libro mío en prensa. Mientras miraba y glosaba el mar y las barcas, pidió un bolígrafo, dio la vuelta al marca-páginas y se puso a dibujar. Esta vez, con mano notablemente más segura. Al despedirnos, me devolvió la cartulina. La próxima vez que vaya, le llevaré otro marca-páginas nuevo, y será ya junto con el libro. Mientras tanto yo tengo, casi seguramente, el primer Puput i angelots que ha dibujado desde que, hace unos meses, dejaron de aparecer en el diario El Mundo/El Día de Baleares, a dónde deseo que vuelvan cuanto antes.

NOTA: Algunas palabras pueden aparecer en rojo y con subrayado doble (o en otro color) y llevan a un enlace no intencionado. Es una intromisión y alteración seguramente producida por algún malware. Intentaré averiguar a qué se debe y la forma de eliminarlo.

Los “me equivoqué” de Rajoy y Pedro J.

El señor Rajoy ha afirmado: «me equivoqué». El señor Pedro J. Ramírez también lo ha dicho, pero éste, por haberse equivocado en su día al votar a Rajoy. Que el señor Rajoy lo diga es aceptable. En cambio, el señor Pedro J. no tenía por qué equivocarse; y si en un primer momento se hubiera equivocado votando al PSOE, sería explicable, porque nadie suponía que los cien años de honradez se iban a quedar ahí: ¡ni uno más! La congregación del señor Rajoy, sin embargo, no podía confundir a nadie: se conocían sus antecedentes, y el diagnóstico inducía al pronóstico.

 

Y si ahora tuviéramos que llegar otra vez a las urnas, ¿hay alguna opción válida para enderezar el país? Mientas tengamos una símil-democracia funcionaremos por sinergia o por inercia.

 

Pero estaba refiriéndome al «me equivoqué» rajoniano, que, según he leído, suscitó un clamoroso aplauso de su troupe. ¿Se puede dar mayor inconsciencia, torpeza, bravuconería? Si el señor Rajoy quiso referirse a que se había equivocado en la confianza dada al señor Bárcenas para que fuera tesorero, resulta que se ha sentido defraudado porque se haya llevado dinero a Suiza.

 

No creo que el tener una cuenta en Suiza sea para defraudar o hacer perder la confianza en nadie. ¿No se han conocido últimamente –y de desde otros tiempos– muchas cuentas helvéticas de honorables personas físicas y jurídicas? ¿Y no será normal que una infanta vaya a usar la cuenta que probablemente ya tiene en aquel país, en el que va a cobrar la nómina, los  gastos de representación, las compensaciones por vivienda, colegios, desplazamientos, viajes intracomunitarios... ?

 

Que yo entienda, el tesorero no ha decepcionado al Presidente por haber llevado una contabilidad B. Es imposible que el partido llevara una contabilidad así llamada. Y lo es por una razón evidente que se expresa en este corolario: por su sustancia invisible e intangible no puede existir una contabilidad B. Cualquier empresa o entidad que se precie lleva la contabilidad ajustada a los preceptos legales. Puede inducir a equívoco, y más ahora con la facilidad y capacidad de los sistemas de computación, que en un mismo paquete informático se pueden manejar tantas contabilidades como se quiera –de la A a la Z, e incluso más, si se amplía el modo de codificación– para poder tratar los datos de empresas u organismos relacionados por unidades de gestión y por consolidación.

 

Nada impide –es lógico deducirlo– que con cualquiera de las letras se pueda efectuar una agrupación de datos con un grado de opacidad considerable. Es una de las propiedades de un sistema versátil utilizado adecuadamente. Al estar coordinando y supervisando la implantación de una estructura informática para gestionar la contabilidad industrial y financiera de un grupo fabril, la empresa –una de las principales del sector– que nos vendía la aplicación y que la programaba ajustándola a nuestros requerimientos, me indicó que se podía implementar un módulo (que no nos era útil) para tratar partidas que se integraran o desintegraran a voluntad de los resultados mientras el período al que correspondían no se hubiera cerrado oficialmente.

 

Doy por sentado que las grandes empresas ya no recurren a trucos contables: no lo necesitan. La vigente normativa cuenta con un Plan General Contable dotado de grupos de cuentas más que suficientes para tergiversar los resultados y la situación patrimonial. Está ampliamente demostrado.

 

Después de esta digresión explicativa tengo que volver al señor Rajoy; pues, sí, realmente, puede sentirse defraudado por su tesorero; y más que defraudado, indignado, porque el señor Bárcenas tenga dinero en Suiza, dinero que, al parecer, no se justifica en sus ganancias personales. ¿De dónde ha brotado tan notable cantidad? Por el origen presunto, el señor Rajoy tenía que haber presentado, ya no una demanda, sino una querella criminal por el robo efectuado por el señor Bárcenas en las arcas del partido. Y que yo sepa, mientras se afirma que el señor Bárcenas tiene cuentas en Suiza que se da a entender que proceden de dinero afanado por su condición de tesorero, el señor Rajoy no ha manifestado ningún desfalco en la tesorería de la que es último responsable, sino solo, con su ejecutiva, que en este ocasión no habría observado los principios de buen gobierno y salvaguarda.

 

Dando por sentado que no existe contabilidad B, y admitiendo que el señor Rajoy –o quien tenga poder bastante para ello, tal vez las doñas Soraya y Cospedal– no ha denunciado saqueo alguno, se puede pensar que el tesorero del partido disponía de unos fondos que no formaban parte de la contabilidad porque eran necesarios para poder atender compromisos económicos ineludibles pero no ostensibles, que, en cualquier empresa u organización son inevitables. Se suele dar la circunstancia de que haya que comprar inmuebles o terrenos necesarios para la explotación o para la organización, y lo normal será que el vendedor no quiera que el precio acordado figure en la escritura pública por su totalidad. En este caso ¿cuál es la solución posible? No efectuar la compra o fijar un importe prudente ante notario con su correspondiente pago por cuenta bancaria y, la diferencia, satisfacerla, no por contabilidad B, que ya sabemos que no existe, sino por una cajita que hay en un despacho y que en el seno de una empresa puede que sólo sea conocida por el presidente del consejo (o por todo el consejo si no es numeroso), el consejero delegado, la dirección general y el ejecutivo de confianza que la maneja. Y la confianza se limita, no al mal uso que pueda hacerse de los fondos, ya que no queda en manos de una única persona, sino en que quien guarda los comprobantes y lleva un sencillo registro de entradas y salidas, no se guarde copias, puesto que periódicamente se hace una revisión y comprobación de saldo y se destruyen documentos y registros.

 

Evidentemente, no hay que olvidar que cada uno de los que hayan aportado fondos para esta cajita y cada uno de los que los han recibido, por lo menos conoce su participación, pero no cuentan con otra prueba que su palabra y está muy claro que no tienen ningún interés en desvelarlo.

 

¿Es general el uso de este tipo de cajitas? Pienso que no, aunque sí frecuente, especialmente en importantes empresas, incluidas las bancarias, y, no digamos en organizaciones políticas y parapolíticas.

Esto es trabajar

Hace medio siglo. Figura en el libro Las florecillas del Papa Juan

La mitad

Un diplomático recientemente acreditado en la Santa Sede es recibido por el Papa. Le pregunta cuántas personas trabajan en el Vaticano. "Oh! No más de la mitad ", responde Juan XXIII con un guiño.

Pues eran muchos, más que ahora en los senados y parlamentos.

Fuente en los jardines del Vaticano
Fuente en los jardines del Vaticano. ¿Símbolo de la nave eclesial?

Mesura y ejemplaridad en el descarrilamiento en Santiago

El descarrilamiento del tren ALVIA de Santiago ha sido una de las grandes catástrofes, sino la mayor, de las sucedidas en la red ferroviaria española.

El sentimiento entrelazado de solidaridad, de tristeza, de amargura, de dolor, de compasión ha sido unánime.

Pero a mi modo de entender hay que destacar que ha sido ejemplar, por no decir admirable, la forma con que sobre el mismo se ha informado, serena y sensatamente, aceptándose por todos, incluso por accidentados y familiares de fallecidos, el error humano como algo imprevisible, lamentable, extremadamente doloroso aunque desdichadamente posible.

Tres niveles de seguridad

No ha habido aspavientos ni histerismo. El ambiente de tristeza y dolor ha envuelto la presencia y la actuación de cuantos han acudido al lugar del suceso. Las autoridades –locales, autonómicas y estatales– han estado discreta y sobriamente apesadumbradas, sin afán de protagonismo; la curia clerical ha cumplido su oficio de proveer del viático penitencial a los fallecidos en un funeral de misa de tres; y los responsables de RENFE y organismos allegados se han mantenido sigilosos, sin cargar las tintas sobre el fallo humano, sin inmiscuirse –que se sepa– en las declaraciones del maquinista, un hombre que, inevitablemente, tiene que estar hundido, destrozado, desorientado, al borde de la desesperación por ser él el único responsable de llevar por buen carril una máquina tan potente y un sistema de seguridad elevadamente complejo.

Incluso se ha tenido la delicadeza y el comedimiento de demorar la apertura de las cajas negras en previsión de que, en momentos emotivos, el conocimiento de su contenido ahondara en la herida ya irreversible.

Los sistemas de comunicación han proporcionado información puntual y especialmente la televisión estatal ha mantenido un sistema de información constante, actualizado y de dosificada repetición de imágenes en aras de mantener viva la llama sobrecogedora y la atención y donación de sangre para los hospitalizados.

Funeral en Santiago
Encomienda católica para el último viaje

¿Todo ello se ha desarrollado espontáneamente o ha sido fruto de notable programación?

¿Ha habido una mente lúcida, por fin, en el gobierno o en sus proximidades?

Así como se ha llevado, inclusive ha surgido un sentimiento, casi afectuoso, por lo menos compasivo por el maquinista que erró. Y sobre todo, no se han enervado los ánimos reclamando responsabilidades de orden ferroviario y político. Ha sido la primera vez en estos tiempos que un ministro, en este caso una ministra, puede ir con la cara alta por un incidente ocurrido en el área de su competencia.

Confío en que de los pasajeros hospitalizados en estado crítico sean pocos los que se sumen a la lista de fallecidos y que el resto se vaya recuperando sin que les queden secuelas de invalidez; y también, que no se abandone la ayuda psicológica a las víctimas en rehabilitación ni a los familiares de los fallecidos, pues la seguirán necesitando, principalmente aquellos que tengan que tardar años para percibir las indemnizaciones del seguro de viajeros.

Es de esperar que pronto todo sea un mal recuerdo, por lo menos paliado para las víctimas, y que el maquinista sea tratado con benevolencia procesal: bastante pena tendrá con arrastrar la pesadumbre por una calamidad derivada de un mal acorde de sus manos y pies en el manejo de los mandos de un tren, probablemente diseñado, para hacer su ruta manejado desde una cabina de control en un centro de mando.

Ahora, de vuelta a la anormalidad cotidiana, lo importante es que no se enturbie la calma resignada que se ha podido lograr. Y que no se ahonde en las causas del descarrilamiento, y digo causas porque hay más de una y quizá –por no decir seguramente– la que se ha definido como primera y directa es la más alejada de la causalidad. Confiemos en que en un juez no se entrometa y rasgue la cortina con tanto primor tejida. 

El milagro de la venerable Munar

La venerable María Antonia Munar ha tenido que soportar la aflictiva prueba de entrar en la monacal celda de la prisión. Es el inevitable primer misterio doloroso de un rosario que, seguramente, no pasará completo. Con una espina en la frente, como beatífica Santa Rita, está protegida por la abogada de imposibles.

Santa Rita Munar
Jaculatoria: Santa Rita, Rita,
lo que se consigue no se quita

Toda una corte de jerarquías vela –indiferente, ahora a las discusiones sobre el sexo de los ángeles– para, sin perder un minuto, elevar plegarias fervorosas al místico y clemente Tribunal Supremo, dispensador de gracia y bendición divinamente generosas. Quien le invoca con fe y cuenta con el apoyo arcangélico y beatífico adecuado, no queda defraudado.

El Tribunal Supremo debería consolidar –algo que parece que ya existe de hecho– la renuncia a la absoluta independencia y la adhesión, como sagrada congregación, prelatura o algo así, al Vaticano y adquirir un estatuto de la clase del Cristo de Medinaceli o de la Señora de Fátima o de la Virgen de Lourdes.

Los últimos milagros del Tribunal Santísimo son notables y muy recientes: Blanco, Matas, Barcina. Es de justicia que, de una o de otra manera, libere de la celda expiatoria a la Venerable Munar y le deje seguir el proceso de beatificación y canonización. Sería una manera digna de allanar el camino para los que vendrán después: unos de los más notables, los santos duques de Palma.

Es una lástima que MAM ya no esté en edad de formar parte de la de la JMJ (que no es Jesús, María y José). Por bien clara imposibilidad de ir personalmente, si fuera una muchacha, desde la celda, ya sea por TV o por Internet, podría recibir la indulgencia plenaria digital concedida por el Papa Francisco, y quedaría limpia de todo pecado, con el alma del todo blanca como después del bautismo.

El Dios cristiano podía haber escrito torcido

Muchas veces he oído o leído que DIOS ESCRIBE DERECHO EN GUIONES TORCIDOS. También, que nada sucede sin la voluntad divina. Pues, si es así, ante una catástrofe como la del tren de Santiago, nada más queda por hacer que enterrar a los muertos, paliar los dolores de quienes van a morir sin remedio y curar y, si es necesario, rehabilitar a quienes lo necesiten. Todo lo demás: lloros oficiales, días de luto ciudadano, noticiarios repetitivos y crónicas truculentas, lacitos negros, y lamentos oportunistas y vaivenes de hisopos mitrales, todo eso es fanfarria, que tanto vale para la colocación de una primera piedra o el sellado con cemento de una losa sepulcral; es cambiar el lanzamiento de cohetes por el tañido de campanas.

¿Porque, cómo vamos a considerar los derrumbamientos, las inundaciones, los tornados, los incendios por rayos, las devastaciones por lava; toda clase de asolaciones, calamidades, mortandades por causas naturales o hechos más o menos fortuitos? ¿Como un castigo divino al estilo Antiguo Testamento? ¿Como un acto de la bondadosa voluntad divina de los Evangelios? Por una vez al menos el Dios cristiano podía haber escrito torcido siguiendo la curva de los raíles.

¿Y si Dios no interviene es estos hechos mundanos y el descarrilamiento se debe a incuria humana? En este caso se echará el muerto (el posible centenar de muertos, inválidos y otros dañados) al conductor del tren (¿puede que fueran dos?); una comisión de investigación confirmará que él fue el culpable del descarrilamiento por haber tomado la curva a casi 200 kh.

Las vías

Y aquí, yo pregunto: ¿podía el tren tomar la curva a esa velocidad sin descarrilar? ¿Era tan inexperto el conductor que no sabía que, yendo a esa velocidad, le iba a ser muy difícil parar el tren en los tres kilómetros que le quedaban para llegar a la estación? ¿O es un insensato al que toleraban jugar con los trenes? (¿Los dos?)

No es descabellado pensar que el fallo haya sido mecánico y de los sistemas de seguridad. En las inauguraciones de nuevas líneas o de nuevas unidades rodantes, a los políticos, aunque no sepan nada de mecánica ni de redes de control informático, se les llena la boca explicando que a través de unos paneles, en los que se encienden lucecitas de distintos colores, se sabe con exactitud donde se encuentra cada convoy, cada máquina que maniobra, si el encuentro en los cruces se efectuará correctamente, dónde se producen retrasos y a la velocidad que rueda cada tren. Y que, además, desde estos centros estratégicos se puede guiar y regular la circulación por la red viaria. También se explica que en cada máquina hay unos equipos de control y de seguridad, debidamente programados para que sus dispositivos actúen en caso de emergencia, incluso restringiendo la actuación del conductor y, si es preciso, sustituyéndolo si queda por un momento traspuesto o inconsciente.

Con lo que acabo de exponer, la comisión de investigación sólo tiene que recabar la información procedente que le permita dictaminar que la culpabilidad es única y total del conductor.

Quedará claro que la red de control ha funcionado como un reloj de precisión y que el sistema de seguridad y los dispositivos de regulación y corrección de la marcha han respondido bien y están en perfecto estado de funcionamiento y de mantenimiento, al igual que la plataforma de rodadura y las vías. Y que las restricciones presupuestarias no han mermado ni el control ni la conservación. Con lo cual quedará demostrado que no hay responsabilidad alguna a ningún nivel jerárquico del organigrama ferroviario, ni, mucho menos, atribuible a políticos autonómicos o estatales; estos, personas preocupadas, que han acudido al luctuoso lugar para aportar la solidaridad de su gesto atribulado.

¿La próxima catástrofe cuándo, cómo y dónde será? ¿Será por voluntad del cielo o se deberá a la creciente ineptitud humana? Lo más probable es que sea antes del fin del año.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS