Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Post626 – El último en oír mi voz

mirollull2 | 14 Enero, 2006 12:03

Anteayer hubo quien me dijo que debió de ser la última persona en oír mi voz.

No fue la última, pero casi. Es el enfermero que me bajo en camilla al quirófano el 25 de febrero pasado. Antes de ir al quirófanoDespués de con él, algo hablé en el quirófano con el Dr. Secades, con una enfermera y con el anestesista.

Ha sido el mismo enfermero que me atendió para realizarme tres TAC con contraste: uno craneal, uno cervical y uno de tórax. Son parte del seguimiento de control postoperatorio, al medio año de la radioterapia, para comprobar, confiando en que no la haya, la posible existencia de indicios de rebrote maligno.

El aspecto del “paciente” y su recuperación son aparentemente buenos e inducen al optimismo, pero hay que cerciorarse.

Si no recuerdo mal, es la tercera vez que me inyectan “contraste”. En esta ocasión, sí, he sentido brevemente un ligero calor en la cara y los brazos, posiblemente debido a que la dosis, al hacerse tres exploraciones sucesivas, ha tenido que aumentarse entre las dos primeras y la tercera.

Volviendo al tema inicial, el enfermero también me preguntó cómo se lleva el quedarse sin voz. Le dije que, desde que salí de la UCI, donde estuve muy poco tiempo, me he defendido bien con la escritura.

Sin embargo, tengo que añadir que lo más duro es la convivencia diaria con Amalia; y a ella le ha tocado la peor parte. No es posible expresar todo con papel y bolígrafo en casa, en la mesa, por la calle... Ella puede hablarme, pero yo me quedo limitado al no poder contestarle o hacer algún comentario. En muchos momentos, no es posible el bolígrafo y tampoco basta un solo “sí” o un “no”, para mantener el diálogo.

Sobre el resultado. El resultado de los TAC los tendré la semana próxima. Y ya que estamos en este asunto, puedo explicar algo que, por comentarios recibidos, no quedó suficientemente claro en mi artículo “Post626 – Entre dos humos”. Allí escribí: «existen principalmente dos puntos susceptibles de una nueva manifestación del mal: los pulmones, donde tendría serias repercusiones, y otro lugar en el cual no suele durar demasiado». El “otro lugar” al que me refería es la zona cervical y craneal, de ahí que a mí, para obtener mayor seguridad de supervivencia, me sometieran a laringectomía total y vaciado cervical: una metástasis en ese lugar suele tener consecuencias irreversibles y de “corta duración”.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS