Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Lágrimas de cocodrilo

mirollull2 | 12 Marzo, 2005 21:54

A mi retiro forzado han llegado periódicos con fotografías de manifestaciones silenciosas, actos conmemorativos, erección de fantasmas escultóricos, y hasta fotos de gente aplaudiendo. ¡Aplaudiendo qué? Con qué poca dignidad se está utilizando un signo de aprobación por un hecho sobresaliente en el teatro, en el deporte, en los toros; con qué falta de sentido y de respeto se usa para aplaudir las víctimas de las desgracias. Ni en los toros he visto que se aplauda al torero que muere en la arena.

Admitiría que todos estos montajes tuvieran la grandeza de la representación de la tragedia griega, que hasta tenía su efecto catártico.

CATARSIS: Efecto que causa la tragedia griega en el espectador al suscitar y purificar la compasión, el temor u horror, u otras emociones.

Y no disminuía su autenticidad y eficacia, que al actor se le denominara “pròsopon”, o sea, máscara, que luego los romanos tradujeron a persona.

Presumimos de democracia, y qué lejos está de las esencias griegas. Ahora sólo somos capaces de montar pantomimas con caretas carnavaleras para acallar la mala conciencia. Y repartir estampitas con fotografías de los actos, que se quedarán en lágrimas de cocodrilo.

Y a esperar la próxima.

Hab. 626 – Berta

mirollull2 | 12 Marzo, 2005 13:14

Cuando llegué (bueno, “me llegaron”) desde la UCI a la habitación 626, no sé si fue al mismo tiempo que tú, o tú ya estabas esperando. Lo cierto es que fuiste quien me acomodó en mi nueva estancia temporal. Ya sabías que no podía hablar, y por tanto sólo te saludé con la mirada.

En tu moverte por la habitación y atenderme, para recordar tu nombre, que llevabas en el bolsillo, utilicé la nemotecnia. Cuando me presentan al alguien no suelo recordar el nombre y la conversación continuada no me da para usar recursos.

Contigo fue diferente, pude recurrir a la técnica. Cañón Berta; la perrita revoltosa de mi hijo, Berta; el Ángel Azul, por asociación alemana: mi ángel Berta.

Lo anoté en mi ya larga Bitácora clínica (que no es la de Internet). Luego, al “hablar” contigo te enseñé lo escrito y me dijiste que no sabías el origen de tu nombre y que ya te habían hablado del cañón. Te voy a dar más pistas, puede ser una reducción de Alberta, de Roberta, de Rigoberta... ¿Cómo figura en tu DNI?

También puede tener relación con el cañón. Te doy unos datos: Nombre dado a ciertas piezas de artillería utilizadas por los alemanes para bombardear París en 1918. El tubo, de 34 m de longitud y un calibre de 210-240 mm, se desplazaba con la ayuda de carriles de ferrocarril y sus proyectiles alcanzaban unos 40 000 m de altura y podías recorrer más de 100 km de distancia. El fabricante, Krupp, bautizó el modelo con el nombre de su hija.

Hubo también otra Berta: Berta, llamada del gran pie (?-Choisy-au-Bac, 783) Reina de los francos. Hija del conde Cariberto de Laon y Esposa de Pipino el Breve y Madre de Carlomagno y Carlomán. Inspiró al trovador Adenet Li Rois (s. XIII) el poema "Berta la del gran pie".

Como ves, parezco muy “sabido”. Hay truco. En mi portátil, más bien un transportable, tengo metidos diccionarios y enciclopedias accesibles sin el CD.

Pero, bien, lo que más me ha quedado es “mi ángel Berta”. Los primeros días, horas diurnas, me atendiste tú, y sigues cuando tienes turno.

Y en todo caso, la contradicción con el de Krupp. Un cañón para reconstruir y curar.

-------- Nota: (Aquí lo de evitación de esfuerzo y el “forastero”) -------- Desde la habitación 626, cerca de la BCA, donde hay mi acuarela por su 75 aniversario.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS