Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Pompa y circunstancia pontifical

mirollull2 | 09 Noviembre, 2010 17:20

Desfilando

Excepcional, fastuoso, admirable. Ni todas las óperas de Wagner juntas superarían en vestuario, coreografía y escenario la magnificencia de la estancia en España del Santo Padre de una buena parte de la cristiandad.

Tenía toda la razón el alcalde de Santiago, por las críticas sobre el coste de la preparación y montaje del evento, al decir que no se hubiera hecho menos por una actuación de los Rolling Stones. Y sólo se hubiese hecho más, añado yo, si la visita fuera de un hipotético vicario en la Tierra de Elvis Presley.

También Jesús reprendió a sus discípulos que criticaron que una mujer de Betania desperdiciase un perfume valioso vaciándole la jarrita de alabastro sobre la cabeza.

La sencilla llegada del peregrino Benedicto XVI con la esclavina con la concha bordada ha sido majestuosa y arropada por un cortejo silencioso de pistoleros elegantemente vestidos de negro.

Sagrada Familia” width =

Pero, la consagración de la basílica menor, en obras hasta el año 2026, ha sido la apoteosis insuperable de la afirmación de una religiosidad gloriosa y monumental, alentada por el inefable coro de obispos desfilando en silencioso recogimiento -de color rojo en Santiago y de blanco con detalles verdes y oro en Barcelona- más vistosos que dos hileras de "majorettes", y la adhesión, nada interesada, de los ilustres capitostes autonómicos.

Ha sido como la generosa ofrenda del perfume. A los que critican el dispendio producido por tan importante evento, les podría aclarar las ideas el pasaje que narra Mateo: «Los discípulos, al verlo, decían indignados: -¿De qué sirve tirarlo así? Se podía haber vendido a buen precio y habérselo dado a los pobres. Jesús se dio cuenta y les dijo: –¿Por qué molestáis a esta mujer? Ha hecho conmigo una buena acción. Pobres tenéis siempre entre vosotros, en cambio, a mí, no siempre me tendréis."

Majorettes

Pienso que Jesús, al hablar como nos cuenta Mateo, no sabía que existiría San Pedro, Chartres, Notre Dame, Westminster, Santiago de Compostela ... y, para seguir la tradición, la Sagrada Familia, y, mucho menos que un representante suyo se revistiera con toda la gloria de la divinidad.

A la estancia de Benedicto XVI sólo le encuentro una carencia: el día 7 de noviembre podría haber pasado a la posteridad de una manera muy señalada: declarando solemnemente, el Santo Padre, la Exaltación de la Barretina.

La Sagrada Familia

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS