Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Dioses hipócritas

mirollull2 | 04 Enero, 2006 18:54

Dios es un ser perfecto: en esto radica quizá su esencia primera. Por tanto, Dios no puede tener ninguna carencia.

Y así nos lo han enseñado los exegetas del Libro por antonomasia, que explica como el Señor hizo el cielo y la tierra por etapas e iba viendo que lo que hacía era bueno.

Como culminación del proceso, creó al hombre, que también vio que era bueno, y de un trozo del hombre (¿fue la primera anestesia de la historia?) hizo a la mujer.

Pero, he aquí, que si a todos los elementos del universo les dejó que llevasen por siempre una vida natural libre, al hombre lo quiso a su imagen y semejanza. Y vio que en estado natural podría vivir eternamente sin sufrimiento ni desventura. El hombre, sin embargo, era imperfecto: le faltaban los atributos del bien y del mal.

Y el Señor ejerció una suya importantísima facultad: la de prohibir. El hombre no podría probar el fruto un árbol frondoso que puso bien visible en medio del Edén, el árbol del conocimiento del bien y del mal, ya que si lo hacía sería como Dios.

El hombre (y la mujer), transgrediendo la prohibición, se tornaron dioses. Y fueron expulsados del Paraíso. Sólo la creación hecha los cinco primeros días quedó libre de la conciencia del pecado.

Más tarde, Moisés, para perfeccionar la obra prohibitoria del Señor, subió al Sinaí y esculpió el estatuto de convivencia para su pueblo, el pueblo elegido; y, de los diez mandamientos, sólo dejó uno sin algún “no”.

Desde entonces, los gobernantes han basado su poder, o sea, su manifestación de divinidad, en la prohibición. La última, en nuestras nación y comunidad autónoma, una prohibición ejercida por distintos hipócritas dioses con sus angelicales cortes.

¿No hubiera sido mejor, tal vez, que primero controlasen las manipulaciones y añadidos que se ponen en el tabaco para aumentar su cualidad enganchadora? Posiblemente si el tabaco fuese natural, no sería tan pernicioso.

Pero, claro, queda muy bien eso de querer demostrar que se tiene cuidado de la salud del pueblo y armar una gran bullicio protector y, mientras tanto, ver si se decide incrementar los impuestos sobre el tabaco de bajo precio.

De otros factores contaminantes y destructores de la salud, más vale no hablar: no queda muy bonito.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS