Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

De Caín a Tubalcaín

mirollull2 | 27 Enero, 2010 18:19

Caín. Este es el título del último libro del escritor Saramago. Un libro que dice que tenía pensado, que tardó en ponerse a escribirlo, y que cuando empezó lo hizo en poco tiempo.

Caín pienso que rememora el Caín bíblico. Un Caín con muy mala fama. La historia, la fábula o, simplemente, el catecismo hebreo, afirma su maldad sin titubeos.

El señor Saramago, con tan elementales puntos de agarre, habrá tenido páginas en blanco de sobra para ir volcando su capacidad inventiva y reflexiva.

Mort d’Abel
Muerte de Abel. Gustav Doré.
Xilografia, 24,6 x 19,6 cm.

¿Qué habrá escrito el señor Saramago que unos le alaban y otros lamentan no disponer de la Inquisición o, al menos, del Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum que tanto bien hacía al pueblo fiel?

Antes de leer el libro de Saramago, he repasado el Génesis . Dejo de lado el relato de la creación del mundo, que interpretaciones muy serias fijaron sobre 4000 años a.C. James Ussher, arzobispo anglicano, estableció, concretamente, que el inicio de la Creación fue el atardecer del 23 de octubre de 4004 a. C. del calendario juliano.

Los hallazgos fósiles y las investigaciones científicas y astronómicas dan fechas mucho más lejanas, inalcanzables por los calendarios de civilizaciones conocidas y mucho menos para cronologías basadas en años solares y hebdomadarios.

Se dice que el Génesis , o sea el relato de la creación del mundo, pudo ser escrito por Moisés. ¡Vaya usted a saber! De todos modos, bien podría ser que quien pasó dos temporadas en el Sinaí para dar al pueblo elegido (que no virtuoso y ejemplar) lo que podemos pensar que es un primer código civil, también fijara, sino en piedra viva, en tablillas de barro, su interpretación de un relato, más simbólico que verídico, transmitido oralmente durante 2.500 años, según la datación mencionada de James Ussher.

Hay que reconocer, sin embargo, que la historia de Caín que nos ha llegado de la Biblia Setentina, no está muy bien narrada, es de exposición confusa y desordenada en la cronología, lo que no ocurre con el Decálogo (tal como figura en el Éxodo ).

Leyendo el capítulo 4 de texto que tenemos del Génesis , Hay que pensar que no existió Adán ni Eva ni Caín ni Abel ni Set ni los descendientes de Caín con nombres propios especificados y, si existieron, es preocupante comprobar que tenían un dios con bastante mala idea, el cual sin ninguna razón comprensible se complació con la ofrenda de Abel y rechazó la de Caín para convertirlo en un asesino, aparentemente para divertirse o por puro sadismo. Al igual que ya lo había hecho con Adán y Eva con el árbol del bien y del mal.

De la cuestión de la quijada de asno como arma agresiva y si los frutos de la tierra que ofreció Caín estaban pasados y eran de mala calidad, aunque figurase en la Historia Sagrada que nos enseñaron, no veo ninguna mención en el Génesis . En cambio, me llama la atención que se puede leer: «Tubalcaín [era] forjador de toda clase de herramientas o armas de corte, tanto de bronce como de hierro», y la Edad del Hierro comienza hacia 1500 a.C. Según esto tendríamos que concluir que Adán, Eva, y sus hijos, nietos, biznietos y tataranietos pudieron ser creados en un periodo entre 3000 y 1200 a.C., bastante después que los pintores de las cuevas de Altamira.

Admitiendo esta última hipótesis, sería lógica la representación de Caín y de Abel hecha por Gustav Doré, una representación que no tiene nada que ver con la que pintan del homo erectus y del homo sapiens.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS