Aarón Ben Yusef

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

VIII • La conquista de Mallorca supuso un drama humano

mirollull2 | 02 Enero, 2009 18:58

VIII • La conquista de Mallorca supuso un drama humano

CONTINUIDADES Y RUPTURAS

La conquista de Mallorca supuso un drama humano (la muerte de muchos musulmanes y la degradación personal de una parte importante de los supervivientes al ser convertidos en esclavos) y una ruptura en diferentes ámbitos, como el del sistema de propiedad y producción agraria.

LA POBLACIÓN MUSULMANA

Las características de la conquista de Mallorca e Ibiza determinan la rápida formación de un inventario de bienes, hoy conocido como Libro del Repartimiento, en Mallorca. Era el botín de la conquista. Menos cuidadosos se mostraron los cristianos en la formación de un censo de musulmanes capturados tras la toma de la ciudad y en las diferentes operaciones realizadas en el interior de la isla. El resultado de todo ello es que hoy disponemos de buena información sobre el primer aspecto y simples hipótesis sobre el segundo. La Medina Mayurqa que encuentran los cristianos en 1230 era una ciudad de 3.492 casas y otros edificios, una cuarta parte de ellas deshabitadas. El interior de Mallorca estaba organizado en unas 1.600 explotaciones agrarias.


Entrada del rey Jaime I
en la ciudad

Óleo de F. Morell (detalle)

A partir de ahí, algunos autores han proporcionado hipótesis de población. En el siglo pasado, un conocido historiador aventuró que la población musulmana de la capital de Mallorca sería de 80.000 habitantes. Autores contemporáneos han rebajado aquella cifra a ponderaciones más realistas, como la de 25.000 habitantes. Es posible pensar que la ciudad que asedian los cristianos en 1229 sólo tuviera una población de 15.000 habitantes. Muchos de sus vecinos, ante los ostentosos preparativos navales de Jaime I, tenían la evidencia de que su objetivo era la captura de la Medina Mayurqa; de ahí el crecido porcentaje de casas deshabitadas.

La crónica autobiográfica de Jaime I proporciona abundantes datos sobre los musulmanes de la ciudad y del interior de la isla. Pero en su mayor parte son informaciones literarias, acordes con el ambiente épico de la empresa. Repasemos algunos de ellos:

a) Asedio y toma de la capital de Mallorca:

El rey indica que en las operaciones de asalto resultaron muertos 20.000 musulmanes. Mientras se producía la operación, unos 30.000 hombres y mujeres abandonaron la ciudad por las puertas de Portopí y Berbelet, sin ser advertidos por los cristianos. Una vez ocupada la ciudad, los nobles presionaron al rey para que se repartiera el botín, es decir, los musulmanes capturados y bienes muebles. Una vez valorados estos datos deducimos que la urbe estaría poblada por un mínimo de 50.000 personas, ya que a esta cifra hay que añadirle el número indeterminado de musulmanes que fueron objeto de subasta.

b) Reducción del interior de Mallorca:

Las operaciones en el interior de la isla se focalizaron en la Sierra de Tramontana y la comarca de Artá. Según el rey, en la primera comarca se habían refugiado 3.000 hombres de armas y otras 15.000 personas, entre mujeres y niños. En la zona de Artá, Jaime I capturó 2.000 personas. En total 20.000 personas.

Curiosamente, mientras las cifras que proporciona el rey, respecto a los musulmanes de la ciudad, son épicas, las del sometimiento del interior de Mallorca parecen notoriamente más realistas. Por todo ello creo que es posible aceptar que en el momento de la conquista, la isla de Mallorca estaría poblada por unas 30.000-35.000 personas.

Este colectivo, una vez en manos de los cristianos, fue estructurado en tres grupos:

Un sector seleccionado, integrado por el walí Abu Yahya, su familia y miembros distinguidos de su entorno. A éstos cabe añadir el grupo, unas cinco o seis familias, del caudillo Xuaip, que capituló la rendición de un sector importante de musulmanes refugiados en las montañas. Finalmente, quizás el grupo de rehenes, fills dels deu homes millors, de los musulmanes de Artá. En total unas veinte o treinta familias, que conservaron su libertad y que fueron dotados con bienes por el rey, dentro o fuera de la isla, en el caso de manifestar su deseo de permanecer en territorio ahora cristiano.

Un segundo grupo, lo integraban los musulmanes seguidores del mencionado Xuaip, que capitularon a cambio de que poblasen la terra. Su número exacto nos es desconocido, ya que la crónica real unas veces proporciona el número de hombres, como hombres de armas, y otras veces como el número total de refugiados en las montañas. Pero en caso de aceptar el primer supuesto, se sometieron al rey un tercio de los mencionados, esto es, unas cinco mil personas. Este grupo es el único que gozó de garantías escritas, es decir, la entrega de bienes para poblar la tierra, en condiciones no desveladas, pero que no superarían las de posesión de la tierra.

Finalmente estaba el grupo más numeroso, el de los convertidos en esclavos. Dentro de este colectivo estarían todos los capturados en la ciudad, unos 10.000 que quedaron en las montañas y los casi 2.000 de Artá.

Si ahora procedemos a un recuento de los colectivos mencionados podemos ofrecer las siguientes cifras aproximadas: unos 5.000 gozaron de un de un estatuto "privilegiado", aunque con un contenido desconocido, y el resto 25.000-30.000, quedaron en situación de esclavitud.

La conversión en esclavos determinaba que el nuevo amo establecía la estrategia más conveniente. En un primer momento, los nobles, que habían instado el reparto de musulmanes cautivos de la ciudad, fue la venta y exportación.

[...]

Diez años después de la conquista se invierte la situación y Mallorca pasa a ser un mercado importador de esclavos.

Comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb