Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

IV • Cerco sobre la ciudad

mirollull2 | 20 Diciembre, 2008 18:41


Historia General del Reino de Mallorca. 1840

Habiendo cumplido con este oficio de piedad, y solemnizado la pompa funeral , segun el tiempo y lugar; el dia siguiente, que era miércoles á los primeros de diciembre, mandó el Rey asentar el campo en un llano distante dos millas de la ciudad, donde hoy dia se ve un monasterio de monges bernardos, llamado por esta causa la Real (de cuya fundacion, hecha por D. Nuño Sanchez, trataremos un poco mas abajo) enfrente de la puerta que hoy llamamos Pintada, y en aquel tiempo Belalcofol. Aquí hicieron sus trincheras y estacadas, y armaron tiendas y chozas, que parecía una gran poblacion. Y porque vieron que la ciudad era muy fuerte y bien pertrechada, (refiere Muntaner que ya en aquel tiempo era Mallorca una de las mas fuertes y bien muradas ciudades del orbe) resolvieron echar primero por tierra sus torres y muros con los ingenios de batir.

La artillería de aquellos tiempos consistía en unas grandes máquinas con que arrojaban piedras ó cantos, las que tenían diferentes nombres. Primeramente se llamaban con el nombre general, máquinas pedreras, y en latín petrarias: trabucos, o como dicen los alemanes, trybock, y segun piensa un grave autor moderno se deriva esta voz de la diccion francesa trabuchez, que significa máquina ó instrumento para tirar: manganells, quiere Beuter que se llamen, por unas mangas ó talegos llenos de plomo ó de guijarros que tenian al cabo; mas la verdad es, segun enseña Lipsio, que esta diccion es estrangera, y que en los escritores antiguos se llaman otras veces manangon, mangana, manganica, manga, mangonella , mangonalia. El vocablo lemosin fonebol se deriva del latino funda que significa fona, y en castellano, honda: llamábanse tambien algarradas, como se puede ver en la historia del Rey y en otros autores de aquellos tiempos.

Eran estos instrumentos bélicos de muy grande importancia, y hacian casi el mismo efecto que hacen ahora los gruesos tiros de batir; pues no habia muro por fuerte que fuese, que pudiese largo tiempo resistir su furia. Las halas que arrojaban eran muy grandes, como se puede ver en los autores que refiere Lipsio: y el trecho no era tan corto , que algunas veces no pasase de tres estadios. En prueba de lo primero, esto es, de la grandeza y tarnaño de las balas, se ven hoy dia en esta ciudad unas grandes bolas, que es tradicion son del tiempo de la conquista: y en confirmacion de lo segundo escribe Marsilio, que tenian los moros mallorquines dentro de la ciudad una algarrada, la cual arrojaba una grande piedra que llegaba hasta los reales de los cristianos y pasaba cinco o seis tiendas de los nuestros. Y no es mucho que estuviesen los cercados tambien proveidos de estas máquinas, pues fueron los baleares (segun vimos atras) los inventores de estos instrumentos. Su figura era á modo de unas grandes ballestas. Quien quisiere con mas curiosidad saber todas estas particularidades podrálas ver en Lipsio. Adviértase de paso que si bien en aquellos tiempos los ingenios de batir eran los sobredichos, con todo eso, ya se habia dado principio á los tiros pequeños que llamamos arcabuces, como se echa de ver en los que hoy dia se conservan en la casa de esta ciudad de tiempo de la conquista; y eran, como yo he visto muchas veces , unos cañones de hierro de hasta tres ó cuatro palmos de largo, clavados en un palo sin artificio alguno, para poderlos disparar, que es sedal evidente que ya en aquellos tiempos se habia inventado el artificio de la pólvora, para ruina total del orbe. De donde claramente se infiere el descuido y error de los que dieron á este bélico y perniciosísimo instrumento mas nuevo origen. Hácese también mencion de otro instrumento ó máquina defensiva que se llamaba manteletos ó mantellos, y tambien gata. Algunos han creido que eran los mangatellos, de los cuales se hace mencion en los escritores de la edad de Carlo-Magno. Lo cierto es que eran semejantes á los que los antiguos romanos llamaban testado ó vinca, que es una máquina fuertemente trabada con tablazon de tres dobles, y bien enbarbotada, cubierta con una casa á dos aguas, defendida con hornija y tierra, con que se reparaban de los tiros de las algarradas ó trabucos.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS