Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Carta a Elena

mirollull2 | 05 Abril, 2005 14:56

Por razones “técnicas” recibí una comunicación tuya en castellano y te respondí en el mismo idioma. Quizá, no deja de ser una ventaja poder utilizar las dos lenguas de nuestra tierra, y otras, si se conocen. Al fin y al cabo, las lenguas son para entenderse, y cuantas más posibilidades tengamos, mejor.

Otra cosa es lo que dices, verdadero meollo de la cuestión idiomática: “Se'm fa un poc estrany parlar amb tu en castellà... així que ara que t'envio un missatge més personal, torno al registre que solíem emprar per comunicar-nos.” A mi también me resulta forzado y extraño no hablar en mallorquín con mis hijos; y también con otras personas.

La lengua materna, digamos así de la del aprendizaje para nombrar las cosas y los sentimientos, forma parte de la personalidad y de la psicología de cada uno.

Por tanto, no existe un derecho a la propia lengua, es mucho más que un derecho, es un imperativo vital. Y querer imponer como primera lengua una distinta de la propia puede llegar a ser una violación, como cualquier otra, intolerable.

Ahora, soltado el sermoncito, vuelvo a lo que me dices:

“D'altra banda, fa unes dues setmanes que vaig deixar de fumar i estic les mínimes hores possibles davant l'ordinador, que és on me pega més la fumera. »

Por favor, no te desanimes, y deja de fumar. Tampoco cuesta tanto. Hace unos 10 años fui a un otorrinolaringólogo por problemas de voz y de irritación de garganta. Me hizo una exploración que grabó en video. Me enseñó el resultado: una cuerda vocal tenia dos pólipos y no vibraba bien. La primera receta fue: «deje de fumar y vuelva dentro de 20 días». A los 20 días: «ha mejorado, siga igual y vuelva en 20 días». Así, varias veces, hasta que me dijo: «ahora ya no mejora por si solo, hemos de ayudar con medicación». Pero llegó un punto que ya no mejoraba más, y me dijo: «ahora ya no queda otra solución que el quirófano»; y así se hizo. Los pólipos no fueron malignos.

Bueno, todo eso viene porque el día que me dijo que dejara de fumar, desde que salí de su consulta no he fumado nunca más. La única manera es tomar una decisión seria y convencida y dejarlo de golpe.

Ahora, cuando, sea cual sea el motivo, ha atacado seriamente el cáncer, el médico me ha dicho que el cáncer se puede deber a muchas causas, y no se puede saber cuál ha sido la causa inmediata, que, también, puede haber causas genéticas, pero que fumar aporta muchas posibilidades. Incluso, cuando le dije que hacía unos nueve años que había dejado de fumar, me dijo, «aún así llegó tarde».

Una cosa es segura, cualquier afección de garganta o vías respiratorias es más grave y más difícil de curar por un fumador.

En mi caso, dice que llevar 10 años sin fumar ha hecho que todo haya ido mejor, que la recuperación fuese más fácil, y que haya evitado toda una serie de complicaciones y molestias que tienen los fumadores en estas –y en otras- operaciones.

Si Ramón deja de fumar será más fácil para los dos.

Y no es tan difícil; y el efecto de la falta de nicotina no es nada difícil de superar, siempre que el cerebro domine las ganas de fumar.

comentarios

  1. Re: Carta a Elena
    Creo que en los Derechos Humanos está el de la lengua materna. Es el único relacionado con la lengua ya que como indicas, es a través de ella como conocemos el mundo.
    Fabián | 05/04/2005, 16:25
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS