Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Hab. 626 – El culo del caballo

mirollull2 | 30 Marzo, 2005 10:43

He visto una foto en un periódico y me ha recordado la carga y descarga, por medio de bragas, de mulas y caballos en el puerto de Palma, debajo de La Riba, cuando todavía el transporte marítimo era en veleros motorizados a vapor. Aquellas operaciones se hacían, naturalmente, a plena luz. En la de la foto de ahora, se veía nocturnidad y se presumía la alevosía. ¡Qué sarampión, madre, se están contagiando con eso de los símbolos muchos politiquillos, poco más que imberbes, y a todas luces carentes de cualquier indicio de nuestra historia.

¿A qué viene tal afán de ocultar o tergiversar bastantes de las últimas décadas que hemos vivido? En Mallorca, estoy seguro, el ojo vigilante de Sa Faixina, mira estupefacto lo que está sucediendo con toda su capacidad de sorna. Y al mirarse también a sí mismo desde lo alto de una torre del más puro estilo fascista, contempla a sus pies los cambios bobalicones a que el mismo ha sido sometido. Porque si fueron héroes los del crucero “Baleares”, lo fueron y punto, sin que haya que atender a banderías.

Puestos a derribos vergonzosos, para que nos sirva de ejemplo ¿por qué no rendimos homenaje a la demolición de las Murallas, cuya piqueta para que el alcalde quitara la primera piedra, es hoy objeto honorífico de museo?

Espero que al salir e la 626, todavía podré reencontrarme con los dos romanos, representantes de unos de los pueblos invasores de las islas, que, años ha, sin cambiar de sitio, alternativamente unas veces han estado en la vía Roma y otras en La Rambla.

Como también espero que no se haya quitado la placa de uno de los próceres romanos que mereció, en su casa, el título de Balearicus por el asedio y sometimiento de los isleños a los intereses de Roma: Quinto Cecilio Metelo. Porque, en el plan en que estamos ¿pertenece la historia de Mallorca o a la de Roma?

Si seguimos con esa clase de criterios, la limpieza de signos o símbolos históricos puede ser importante. Posiblemente, por ejemplo Palma, es una ciudad con bastantes calles dedicadas a invasores, con mejores o peores maneras políticas.

¿A que tanta fobia a signos y recuerdos de una época, no precisamente ejemplar, pero de la que, de una u otra forma, somos herederos y de la que bastantes, o muchos, viven de sus rentas? ¿Es la pretensión de librarse de una mala consciencia? ¿O son ganas de distraer de hechos y acontecimientos bastante recientes? ¿Y posiblemente, por su aparente cobertura democrática, mucho más reprobables? Hechos que, en cierto grado y manera, todavía podemos enmendar, para dejar a nuestros nietos una España que pueda ostentar algo de dignidad.

Dejémonos de pantomimas de poner caballos con el culo al aire. Con que no deformáramos los capítulos de la época González, sir ir más lejos, y lográramos que sus desafueros y sus –me atrevo a decir- obscenidades no siguieran contaminando el presente y se quedaran en un nefando y mal recuerdo para el futuro, a nuestros hijos y nietos les aportaríamos suficiente beneficio.

De lo contrario, el mejor regalo o herencia que podremos dejarles, será un billete de ida para cualquier otro lugar cuya democracia sea, hasta donde pueda, más verdadera que la que se vende en nuestras plazas.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS