Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Un ventanuco al jardín japonés

mirollull2 | 29 Marzo, 2007 18:55

Cierto día desapareció del ventanuco. Para mí fue un alivio.

Me recordaba la buena costumbre de las casas japonesas tradicionales. ¿Sabéis que tienen una senda que lleva a un rincón del jardín donde está el escusado? Un recinto que los usuarios cuidan de mantener limpio y en el que disfrutan de una vista refrescante y aromática y, a su tiempo, también florida.

Campamillas=
Hokusai. Campanillas
Xilografía.

“Un pabellón de té es un lugar encantador, lo admito, pero lo que sí está verdaderamente concebido para la paz del espíritu son los retretes. Siempre apartados del edificio principal, al abrigo de un bosquecillo de donde nos llega un olor a verdor y a musgo; después de haber atravesado para llegar una galería cubierta, agachado en la penumbra, bañado por la suave luz de los ‘shoji’ y absorto en tus ensoñaciones, experimentas, al contemplar el espectáculo del jardín que se despliega desde la ventana, una emoción imposible de describir.”


Junichiro Tanizaqui. Elogio de la sombra. Editorial Siruela

En Mallorca, quizá no tan refinadamente, en las casas rurales también había algo semejante. El pequeño lugar solía tener una puerta de madera con rendijas, curvada por el sol y la lluvia, o, a veces, una simple cortina de saco o de tela de colchón, y un ventanuco por el que se veían los almendros y los olivos. En una casa de montaña, incluso, utilicé un auténtico común. El cuarto era alargado y en un lado tenía, adosado a la pared, un banco encalado con asiento, de buena madera, con tres agujeros a bastante distancia para ser usados por tres personas a la vez. Y se oía el rumor de un regato que corría por el roquedal en que se asentaba la edificación.

También en la ciudad, en barriadas sobre todo, las casas de planta baja con huerto o jardín solían tener un lugar, algo fresco en invierno, bastante placentero. En casa de mis abuelos estaba bajo la escalera de la azotea, y muy cerca de la puerta había una hierba-luísa, unos arriates con limones y flores, y una mimosa.

Ahora, quien me trajo el recuerdo de todo esto (el que desapareció) ha vuelto. Y por el ventanuco no se ve un paisaje bucólico exterior o los jazmines de un jardín. Se ve a alguien que, desde dentro del recinto, nos habla cortando las frases y soltando las palabras a empellones: igual que si tuviera que hacer fuerza. Y pienso que si no es correcto hablar con la boca llena, mucho menos es decoroso dar las noticias como haciendo esfuerzos para evacuar.

comentarios

  1. Ventanuco

    Estás Hilariando los Pinos, por ventura?

    Haiku. | 30/03/2007, 14:05
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS