Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Yunus, la banca y el ingenioso caballero don Quijote

mirollull2 | 18 Diciembre, 2006 20:37

Muchos años atrás, en una de las sesiones de un seminario de financiación empresarial, al hablar de los bancos, uno de los asistentes tuvo la ocurrencia de preguntar al profesor cuál era su opinión sobre esas entidades. “La respuesta –dijo- no es para darla abiertamente en la clase.” Al salir, unos cuantos nos acercamos a él para preguntarle de nuevo, i entonces sí contestó con una afirmación rotunda que dejo para más adelante.

Mientras tanto vuelvo a mi insinuación de si la banca "normal" merece el Nobel de Economía.

La banca “normal” (que tanto si la economía va bien como si va mal siempre obtiene beneficios) ha demostrado una capacidad de consolidación y de crecimiento que, a buen seguro, es imposible de encontrar en otra actividad industrial o mercantil.

Sólo casos excepcionales le han ocasionado trastornos monetarios que el sistema ha podido superar, generalmente, con la aportación de fondos del erario público. Podemos recordar, por ejemplo: Pujol con la Banca Catalana; la desbocada arremetida a Rumasa (con la excusa de un motivación justificada) para acabar repartiéndosela, a precio de liquidación, entre amigos y beneficiados del PSOE; y el caso Banesto, para reprimir las aventuras del banquero intruso Mario Conde y, además, pretendiente al sitio gubernamental de Felipe González. Las “oportunas” intervenciones políticas han resuelto los problemas y han convertido, de hecho, a todos los contribuyentes en participantes del capital social de los bancos reflotados, aunque, jurídicamente, los beneficiados sean los titulares de las acciones.

La banca, como se puede comprobar, es una actividad privilegiada del sector de los 3negocios. Es cierto que ha dado toda clase de facilidades para agilizar las transacciones monetarias sin que sea necesarios trasegar efectivo; que ha abierto las puertas de par en par para recibir y guardar los caudales de personas y entidades; que con los caudales que le han depositado es generosa dando créditos (siempre con garantías más que sobradas, y no como Mohamed Yunus) en condiciones de interés razonable...; y que las vidrieras de las sucursales –una a cada paso para que nadie quede desamparado- ofrecen regalos y felicidad.

Pero también es cierto que en una cuarentena de años –que es el tiempo transcurrido desde aquel seminario de financiación empresarial-, la banca ha avanzado muchísimo, y la respuesta del profesor de economía no tan sólo sigue siendo válida sino que necesita complementarse. En aquel momento, calificó a los bancos con una expresión que, completa, apocopada o redundante, aparece en el Quijote al menos nueve veces, una de ellas en el párrafo siguiente: "¡Hideputa, y que corazón de mármol, qué entrañas de bronce y qué alma de argamasa!". Hoy queda insuficiente la expresión cervantina. Los bancos también se han ganado a pulso los apelativos de usureros y atracadores legales. ¿No es usura cobrar un tipo de interés de cerca del 30% sobre las cantidades en descubierto? ¿Y no es atracar impunemente cobrar comisiones a raudales por el uso y mantenimiento de las cuentas, la utilización del servicio de Internet, y gastos de envío de correo, ahora que se han hecho con el movimiento monetario? He visto –simples ejemplos- que un banco cobra 8 € mensuales por el servicio de la banca electrónica (que les reduce trabajo y personal); otro banco, por la devolución de un efecto de más de 20.000 € impagado, ha cobrado la módica cantidad que representa casi un 6% del nominal; y por la gestión de cobre de un cheque de igual importe, una comisión del 0,75, y por devolver el mismo cheque, no cobrado, un 3%. En la imagen se pueden ver más datos interesantes.

Posiblemente se puede decir, como no dijo Sancho Panza, pero lo hubiera podido hacer: "Esto son lentejas, si las quieres las tomas y si no, las dejas". Por algo, con la bendición del Banco de España y de sucesivos gobiernos, se han hecho los amos del dinero y son los puntales de la sociedad de consumo y de la inflación.

comentarios

  1. Re: Yunus, la banca y el ingenioso caballero don Quijote

    Y además no tienen competencia en cuanto a las comisiones ya que todos las cobran

    Fabián | 18/12/2006, 20:54
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS