Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

El cuento de la navidad

mirollull2 | 25 Diciembre, 2018 14:01

No me refiero al Cuento de Navidad de Charles Dickens ni a otras fantasías de título o asunto parecido.

Recuerdo ahora, precisamente, la iluminadora obra La infancia de Jesús de Joseph Ratzinger, también llamado Benedicto XVI y Papa emérito. El libro, dado la escasez de datos con los que cuenta la leyenda cristiana sobre la niñez del protagonista, es un prodigio sólo factible por la revelación y la inspiración divina.

Historiadores mantienen que hay constancia de la existencia de Jesús en escritos de autores de la antigüedad, aunque sus alusiones son ciertamente débiles y en algunos casos parecen modificaciones o interpolaciones efectuadas tiempo después de escrito el original.

También hay quienes afirman que el biografiado por el papa emérito no nació –o sea, que no existió–, pero esto no es de aceptación general; en lo que sí parece haber acuerdo entre estudiosos y sabios eclesiásticos es en que el 25 de diciembre como día del nacimiento es especialmente incierto.

De la Red de redes extraigo lo siguiente: «El 25 de diciembre era para los romanos la fecha del nacimiento del Sol Invicto y los primeros cristianos decidieron que esta fecha de celebración era perfecta para conmemorar el nacimiento de Jesús. En lugar de abolir las fiestas paganas las adaptaron a su calendario y así los nuevos cristianos podían seguir teniendo sus celebraciones en las mismas fechas que antes.

Fue el emperador Constantino hacia el año 330 el que fijó definitivamente el 25 de diciembre como nacimiento de Cristo. Él, al parecer, tuvo una visión a partir de la cual proclamó la prevalencia de Jesús sobre el Sol y que éste era realmente el “verdadero Sol invicto”».

Niño Jesús de Olot
Niño Jesús en el pesebre. Imaginería de Olot. Siglo XX

Y el niño Jesús, el niño Dios, pasó a la iconografía católica, primero como niño en brazos de la madre, al modo de Isis con Horus, y después, ya como figura independiente, a los belenes, acostado en un a modo de pesebre.

Bonitas son las imágenes que de ello nos dio la prestigiosa estatuaria religiosa de Olot. Recuerdo con qué respeto ayudaba a mi abuelo a sacar la viruta de las cajas de madera y desembalar los santos, que especialmente en diciembre eran vírgenes, sanjosés, mulas y bueyes y, sobre todo, niñosjesuses como el de la fotografía. ¡Qué tiernos estos últimos! ¡Hasta con ojos que parecían de verdad.

Una vez desempolvada, la imaginería se colocaba en escaparates y vitrinas en los que permanecían poco tiempo. Esto era en la tienda de San Nicolás, 2, la que con el tiempo –profecía o predestinación– se ha convertido en una bombonería.

Isis con Horus-María con Jesús
La diosa Madre Isis con su hijo divino, Horus y la virgen María con su hijo dios, Jesús

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS