Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Marivent: magnificencia en la respuesta del rey a la presidente

mirollull2 | 30 Julio, 2015 14:14

Perspicacia y sutileza ha desplegado la ascendida presidente en plantear la solución de un asunto de notorio atractivo pueblerino, aunque no de los prioritarios en la gestión pública. A eso se llama tener mano izquierda (en el buen sentido en que suele usarse). Me refiero al plantear que el palacio de Marivent tiene que poder ser visitado, la mayor parte del año, por los herederos de Saridakis.

 

 Marivent

 

Doy por cierto que muy pocos mallorquines tienen interés en dar una vuelta turística por los jardines, la caseta de aperos, la bajante al embarcadero y el paso de la entrada hasta el balcón que mira al mar, que es, supongo, lo que sería objeto de visita, con la explicación de que en la casa hubo los muebles y obras de arte, como coleccionista y propias, de un tal Juan Saridakis, un egipcio que recaló y murió en la isla.

Son Vent
Son Vent de Porto-Pí

La demanda de la presidente al rey en reciente entrevista le habría puesto a éste en bandeja poder presentar como detalle regio la renuncia al casal, sus pinares, el embarcadero y Son Vent (del Ministerio de Defensa y, en su día, acondicionado para uso principesco) y cuantas construcciones anexas se han efectuado para que la estancia estival le resultara placentera a la dignísima familia y acompañantes. En la Zarzuela, se ha informado, acordaron redactar unas propuestas para el convenio, que ambos podrán presentar como un éxito personal: acierto en la consecución del bien de los isleños por parte de la presidente y magnanimidad por parte del rey. En esta ocasión no será necesario incurrir en el desaire con que el rey Juan Carlos I –porque ya no le interesara navegar o porque no pudiera hacerlo con quien querría– devolvió el regalo del "Fortuna". La familia Borbón-Ortiz se librará del forzado compromiso de medio pasar unos días al año junto a los depósitos de Porto-Pi, aunque la reina Sofia haya de llevarse a sus nietos a Inglaterra u otra tierra de acogida y tenga que prescindir del "Somni", lancha de un amigo que es armador del “Bribón”; al fin y al cabo ya conoce verse privada de barcos: "¿Que a la reina le gusta navegar. ¿Qué importa? Yo devuelvo el "Fortuna" y a ella que le den dos duros", seguramente pensó el monarca.

Pero ahora planteo: ¿necesitan los mallorquines el Palacio de Marivent? Como museo –¿otro?– no creo que presente ningún aliciente; para ir a pescar los jubilados, demasiados peldaños; además con los cambios y construcciones complementarias y anexas la posibilidad de uso tiene que dar para más que en tiempos de Saridakis. Tal vez podría destinarse a campamentos para formación de las nuevas juventudes.

O, quizá, la ínclita presidente –como hace años otra muy distinguida presidente pensó en Raixa– tiene la intención de que Marivent sea la sede de la presidencia del gobierno balear. Si así lo hiciera, no superaría en elegancia a la nunca bien ponderada MAM de sus buenos tiempos, pero sí en disponer de un decorado majestuoso que podría resplandecer con los debidos cuidados de jardinería.

 Marivent

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS