Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

El papel de los libros y libros sin papel

mirollull2 | 25 Abril, 2015 18:24

Este no es un libro, aunque cerrado –y su tapa se abre casi igual– tiene su apariencia. Y sin embargo, a estas invenciones se les viene llamando ‘libros de artista’. Aunque, como sucede en éste, si bien se mira, pueden contener historias, y el personaje que en él se alberga nada tendría de extraño que pudiera ser protagonista de un enigmático acontecer. La cuestión de si es libro o no lo es esta cubierta sin hojas en el interior, quédese para ser dilucidada en mejor ocasión.

Bestiola

Bestiola

Con todo, ¿es que los llamados libros han respondido siempre a una misma hechura? En otros tiempos han sido una pila de tablillas, hojas de papiro en una arquilla o en un tubo, rollos de pergamino, y hasta memoria de narradores como ahora pueden serlo los audiolibros. Y desde que se empezaron a coser en un solo mazo hojas manuscritas –mejor habría que decir caligrafiadas (o sea, con bella letra)–, surgió la tipografía que posibilitaba la estampación repetida de pliegos y se perfeccionó el encuadernado, el esmero en la selección los papeles, en el cuidado de la impresión y el ligado de los pliegos y el acabado protector con lomo y cubiertas, los avances mecánicos y técnicos en la publicación de libros han variado progresiva pero lentamente, aunque también, en una gran parte de ediciones, se ha perdido calidad en el papel usado y, si bien se nota, en esto, una cierta y selectiva mejora, las ediciones de los últimos lustros no soportarán sin deterioro el paso del tiempo como las elaboradas en siglos anteriores. Con todo, la llegada de la infografía ha variado sustancialmente los procedimientos.

Sin alejarme mucho de la silla en que me siento a escribir, aquí puedo mostrar dos libros cuyo papel mantiene una textura y una coloración que muy poco tienen que haber variado desde que fueron editados. Uno es Exposición completa y elemental del arte de la perspectiva y aplicación de ella al palco escénico , del año 1840,

Arte

 y de 1897 el otro: Etching, Engraving and the other methods of Printing Pictures.

Etching, engraving and the other methods

 Ambos van ilustrados: uno con muestras de las distintas técnicas de grabado por la estampación realizada desde las propias planchas originales; el otro, con dibujos técnicos grabados al buril en planchas de cobre. No hay que olvidar que la xilografía, la incisión directa o por ácidos en planchas de cobre y la litografía en piedra eran los medios habituales para publicar libros ilustrados; y aquellos  después se sustituyeron por procesos fotomecánicos como la cincografía, el heliograbado, el collotipo y el fotograbado para alcanzar tiradas mayores.

La reproducción polícroma de obras de arte, por lo general, siempre fue deficiente: no plasmaba los matices del color ni las características de la factura. La excepción llegó con la editorial suiza Skira, que, en la impresión de imágenes sobre papel, se valió de una buena captación fotográfica y de la impresión con más de la cuatro separaciones de color normales (negro, cian, magenta y amarillo), aumentándolas en otras de matices intermedios. Sin embargo, la buena reproducción de imágenes se ha conseguido por la informática; tanto para la impresión sobre papeles normales o especiales –¿siempre con los pigmentos permanentes?– como, indudablemente, para ser vistos en pantallas electrónicas, es la mejor forma de conseguir la correcta aproximación al original.

El Diccionario de la lengua de la Real Academia Española, da las siguientes definiciones de ‘Libro’:
1. m. Conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen.
2. m. Obra científica, literaria o de cualquier otra índole con extensión suficiente para formar volumen, que puede aparecer impresa o en otro soporte.
Y añade que en España, legalmente, tiene que tener «49 páginas o más, excluidas las cubiertas».

 

 

marca de agua

He aquí, pues, un bello libro –indudablemente libro– en el que cabe cualquier escritura o dibujo, pero cuyas páginas son tan sugerentes en sí mismas que me cuesta mancillarlas con lápiz o tinta.

El papel, hecho en Florencia hace unos treinta años, permanece intacto. Como también es de gran calidad el papel Arches Fin de la primorosa edición de Cuaderno de apuntes y esbozos poéticos del destemplado Palinuro Atlántico.

 Sin embargo, lo que era normal en los siglos xiv y xiiix, ahora es singularidad: que el papel se hiciera de pasta de trapo de hilo, que, en adecuadas condiciones ambientales, se mantiene invariable después de centurias. A mano tengo una prueba: un libro de 1760, en el que el papel se mantiene blanco y cuyas textura y consistencia no muestran haber variado. ¿Qué perduración se puede esperar de la «obra científica, literaria o de cualquier otra índole […] en otro soporte»? ¿En el electrónico en concreto? Es incierta. Lo que no se puede dudar es que si los soportes materiales son sólo relativamente duraderos, los electrónicos lo pueden ser todavía menos. Porque si un soporte material está expuesto a deterioro, los documentos ‘inmateriales’ dependen de unas ‘máquinas’ y unos 'sistemas de programación' en permanente cambio. Cuando es conveniente o necesario, los documentos materiales pueden reproducirse, pero es que los documentos electrónicos, como no se actualicen con frecuencia, se quedan inaccesibles. Quienes usamos gestores de bases de datos o procesadores de textos o de imágenes, sabemos que hay que transformar con relativa periodicidad el soporte de la información (código fuente) para mantenerla en uso.

Es obvio que el manejo de la información por ordenador es más cómodo y sumamente más rápido que por medio de bibliotecas y cajoncitos de fichas y archivos y cuadernos, pero ¿no resulta demasiado perecedera? Ha habido dispositivos con libros para su lectura por pantalla de los que ya no queda rastro. ¿Durante qué tiempo válidos los dispositivos y formatos actuales?

Quería dar noticia de una publicación electrónica mía y, metiéndome por trochas, he hilvanado consideraciones derivadas de mi idea inicial. Se trata de la publicación en Amazon Kindle del Diario de las señoritas y otras escrituras. Es la versión al español de la obra publicada en papel por la Editorial Círculo Rojo en septiembre de 2013, que en Palma puede encontrarse en La Biblioteca de Babel, c/Arabí, y en MM, c/Arquitecte Bennazar, 69, con el título Diari de les senyoretes i altres escriptures, también disponible en formato electrónico en Círculo Rojo. En la web de Amazon Kindle hay una breve referencia sobre el libro y pueden leerse los primeros relatos, dos de ellos muy breves.

 

Este es el enlace a Amazon - Kindle

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS