Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

¿Juan era primo o tío de Jesús?

mirollull2 | 09 Diciembre, 2012 22:57

Me explico: al releer y buscar textos sobre la concepción inmaculada de María me ha surgido la duda que da título a este escrito. Pienso que podía ser tío, pero no encuentro datos para afirmarlo. El que Isabel y Ana, ambas de avanzada edad, fueran primas, me parece más cronológicamente posible que las primas fueran Isabel y una jovencita.

Sí, en cambio, he encontrado argumentos sobre la inmaculada concepción, unos en contra, otros a favor y uno concluyente.

El primer fundamento escriturístico, serio aunque no categórico, que expone la Iglesia Católica es: «Dijo Dios a la serpiente en el paraíso: 'Pongo perpetua enemistad entre ti y la mujer y entre tu linaje y el suyo; éste te aplastará la cabeza'. (Gén 3,15).»

Hay algún otro versículo en el Antiguo Testamento que también anuncia esta excepción divina del pecado original, pero poco más, salvo en el primer capítulo del evangelio de Lucas. En este capítulo, aunque no se menciona la concepción de María, sí se narra la de su parienta vieja Isabel, cuyo esposo, el sacerdote Zacarías, ante sus ruegos al Señor por tener un hijo recibió la respuesta por mediación de un ángel. «Al verlo, Zacarías se asustó y quedó desconcertado. El ángel le dijo: –No temas, Zacarías, que tu petición ha sido escuchada, y tu mujer Isabel te dará un hijo, a quien llamarás Juan. Te llenará de gozo y alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento. Será grande a juicio del Señor; no beberá vino ni licor. Estará lleno del Espíritu Santo desde el vientre materno y convertirá a muchos israelitas al Señor su Dios. Irá por delante, con el espíritu y el poder de Elías, para reconciliar a los padres con los hijos, a los rebeldes con el sentir de los honrados; así preparará para el Señor un pueblo bien dispuesto. Zacarías respondió al ángel: –¿Qué garantía me das de eso? Pues yo soy anciano y mi mujer de edad avanzada. Le replicó el ángel: –Yo soy Gabriel, que sirvo a Dios en su presencia: me ha enviado a hablarte, a darte esta Buena Noticia.» (Lc 1,12-19) Salto varios versículos, después de los cuales sigue Lucas: «El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María. Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo: –Alégrate, favorecida, el Señor está contigo. Al oírlo, ella se turbó y discurría qué clase de saludo era aquél. El ángel le dijo: –No temas, María, que gozas del favor de Dios. Mira, concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús. Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reinado no tenga fin. María respondió al ángel: –¿Cómo sucederá eso si no convivo con un varón? El ángel le respondió: –El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te hará sombra; por eso, el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios. Mira, también tu pariente Isabel ha concebido en su vejez, y la que se consideraba estéril está ya de seis meses. Pues nada es imposible para Dios. Respondió María: –Aquí tienes a la esclava del Señor: que se cumpla en mí tu palabra. El ángel la dejó y se fue. Entonces María se levantó y se dirigió apresuradamente a la serranía, a un pueblo de Judea. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura dio un salto en su vientre; Isabel, llena de Espíritu Santo, exclamó con voz fuerte: –Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Mira, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura dio un salto de gozo en mi vientre. ¡Dichosa tú que creíste! Porque se cumplirá lo que el Señor te anunció. María dijo: Proclama mi alma la grandeza del Señor, mi espíritu festeja a Dios mi salvador, porque se ha fijado en la humildad de su esclava y en adelante me felicitarán todas las generaciones. Porque el Poderoso ha hecho proezas, su nombre es sagrado. Su misericordia con sus fieles continúa de generación en generación. Su poder se ejerce con su brazo, desbarata a los soberbios en sus planes, derriba del trono a los potentados y ensalza a los humildes, colma de bienes a los hambrientos y despide vacíos a los ricos. Socorre a Israel, su siervo, recordando la lealtad, prometida a nuestros antepasados, en favor de Abrahán y su linaje por siempre. María se quedó con ella tres meses y después se volvió a casa.» (Lc 1, 26-56)

S Joaquín y Sta Ana
Muntaner, grabado al buril
61 x 90 mm

Sobre la concepción de María, y sobre Ana y Joaquín, sus padres, así como de la hermana menor de María, nada refieren los evangelios canónicos. Los evangelios apócrifos, sobre el período que estoy considerando, son más prolíficos, y muy acordes entre sí; sólo he hallado dos divergencias importantes. El Evangelio armenio de la infancia dice que María fue sietemesina, en cambio, El protoenvangelio de Santiago y El evangelio del seudo-Mateo afirman que nació a los nueve meses; los demás no mencionan el tiempo de gestación. La otra discrepancia está en la hermana de María, que, entre todas las escrituras, sólo figura en El Evangelio armenio de la infancia. «Y, pasado algún tiempo, los esposos se dijeron entre sí: Conduzcámosla a la casa del Señor, para que viva en su presencia, conforme a nuestro voto. Pero Ana advirtió a Joaquín: Esperemos a que adquiera conciencia de sí misma. Y, en aquellos mismos días, Ana quedó encinta, y trajo al mundo una niña que llamó Parogithä, diciendo: María será del Señor, y Parogithü constituirá nuestras delicias (phurgäiä) en lugar de María.»

Los evangelios apócrifos que he comparado son: El protoevangelio de Santiago, El evangelio del seudo-Mateo, El evangelio de Taciano y El evangelio armenio de la infancia. Hay que notar que en el pasaje ausente en los canónicos, en los apócrifos también está presente el ángel Gabriel. ¿El arcángel Gabriel, que unos siglos más tarde, aparece dictando el Corán a Mahoma, en las concepciones de María, de Juan y de Jesús, fue, por encargo del Espíritu Santo, un iniciador de la fecundación in vitro o de la inseminación asistida?

Por su interés, transcribo, unos versículos del capítulo I de El evangelio armenio de la infancia:
«5. Mas Joaquín, después de haber hecho sus ofrendas ordinarias, tomó un cordero, y, haciendo primero su oblación, lo sacrificó después sobre el altar. Y todos vieron por un prodigio inesperado salir de la arteria una especie de leche blanca en lugar de sangre. Ante tan singular espectáculo, los sacerdotes y todo el pueblo quedaron atónitos, sorprendidos y maravillados. Porque jamás se había visto un prodigio semejante al que se verificara en tal sacrificio. Y Eleazar, el Gran Sacerdote, requirió a Joaquín para que dijese en nombre de qué había presentado en ofrenda y en sacrificio aquel cordero sobre el altar.
»6. Y Joaquín respondió: Las primeras ofrendas las prometí al Señor, como un voto que debía cumplir. Pero este último cordero lo ofrecí en nombre de mi vástago futuro, y a él lo reservé. Y el Gran Sacerdote dijo: ¿Sabes lo que implica ese signo que el Señor te ha mostrado en nombre de tu vástago futuro? La leche que acaba de salir de esa arteria tiene una significación precisa. Porque lo que nacerá del vientre de su madre, será una hembra, una virgen impecable y santa. Y esta virgen concebirá sin intervención de hombre, y nacerá de ella un hijo varón, que llegará a ser un gran monarca y rey de Israel. Y, al oír estas cosas, todos los que estaban presentes, fueron presa de la mayor admiración. Joaquín se dirigió en silencio a su casa, y contó a su esposa los prodigios que habían ocurrido. Y, dando gracias a su Dios, se regocijaron, y dijeron al Altísimo: Hágase tu voluntad
»7. Y, cuando el embarazo de Ana alcanzó los doscientos diez días, lo que hace siete meses, súbitamente, a la hora séptima, Ana trajo al mundo a su santa hija, durante el día 21 del mes (de ...), que es el 8 de septiembre. El primer día preguntó a la partera: ¿Qué he traído al mundo? Y la partera contestó: Has traído al mundo una hija extremadamente bella, graciosa y radiante a la vista, sin tacha ni mancilla alguna. Y Ana exclamó: Bendito sea el Señor Dios de Israel, que ha escuchado las súplicas de sus siervos, que nos ha mostrado su amplia misericordia, y que ha hecho por nosotros grandes cosas, que han inundado de gozo nuestra alma. Ahora mi corazón está sólidamente establecido en el Señor, y mi esperanza ha sido exaltada en Dios mi Salvador.»

Con todo, lo antes expuesto no ha sido suficiente para aceptar como cierta la concepción inmaculada de María. Las iglesias protestantes, que niegan la autoridad de los obispos, del papa y de la tradición, y cuya doctrina suprema son las Escrituras interpretadas personalmente, no creen ni en la inmaculada concepción ni en la asunción de María.

Y además, también en la iglesia católica ha habido sensatas discrepancias ante tan elevada cuestión.

Copio a continuación –así me evito redactar mi explicación, que sería con menos florituras– un texto de cómo se llegó a la definición de la Inmaculada Concepción.

«No bastan estos textos [Gén 3,15, Lc 1,28; 1,42; 1,49] para probar por sí mismos el privilegio de la concepción inmaculada de María. Pero la bula Ineffabilis Deus, por la que Pío IX definió el dogma de la Inmaculada, los cita como remota alusión escriturística al singular privilegio de María.
»b) LOS SANTOS PADRES. Estos eximios varones, representantes auténticos de la tradición cristiana, fueron elaborando poco a poco la doctrina de la concepción inmaculada de María, que no siempre brilló en la Iglesia con la misma claridad. En la historia y evolución de este dogma pueden distinguirse los siguientes principales períodos: .
»1) PERÍODO DE CREENCIA IMPLÍCITA Y TRANQUILA
Se extiende hasta el concilio de Éfeso (año 431). Los Santos Padres aplican a María los calificativos de santa, inocente, purísima, intacta, incorrupta, inmaculada, etc. En esta época sobresalen en sus alabanzas a María San Justino, San Ireneo, San Efrén, San Ambrosio y San Agustín. .
»2) PERÍODO INICIAL DE LA PROCLAMACIÓN EXPLÍCITA
Se extiende hasta el siglo XI. La fiesta de la Inmaculada comienza a celebrarse en algunas iglesias de Oriente desde el siglo VIII; en Irlanda, desde el IX, y en Inglaterra, desde el XI. Después se propaga a España, Francia y Alemania.
3) PERÍODO DE LAS GRANDES CONTROVERSIAS (s.XII XIV)
Nada menos que San Bernardo, San Anselmo y grandes teólogos escolásticos del siglo XIII y siguientes, entre los que se encuentran Alejandro de Hales, San Buenaventura, San Alberto Magno, Santo Tomás, Enrique de Gante y Egidio Romano, negaron o pusieron en duda el privilegio de María por no hallar la manera de armonizarlo con el dogma de la Redención universal de Cristo, que no admite una sola excepción entre los nacidos de mujer. A pesar de su piedad mariana, intensísima en la mayor parte de ellos, tropezaron con ese obstáculo dogmático, que no supieron resolver, y, muy a pesar suyo, negaron o pusieron en duda el singular privilegio de María. Sin duda alguna, todos ellos lo hubieran proclamado alborozadamente si hubieran sabido resolver ese aparente conflicto en la forma clarísima con que se resolvió después.
»4) PERÍODO DE REACCIÓN Y DE TRIUNFO DEL PRIVILEGIO (s.XIV-XIX)
Iniciado por Guillermo de Ware y por Escoto, se abre un período de reacción contra la doctrina que negaba o ponía en duda el privilegio de María, hasta ponerlo del todo en claro y armonizarlo perfectamente con el dogma de la Redención universal de Cristo. Con algunas alternativas, la doctrina inmaculista se va imponiendo cada vez más, hasta su proclamación dogmática por Pío IX el 8 de diciembre de 1854.
»5) EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA
He aquí el texto emocionante de la declaración dogmática de Pío IX:
'Después de ofrecer sin interrupción a Dios Padre, por medio de su Hijo, con humildad y penitencia, nuestras privadas oraciones y las súplicas de la Iglesia, para que se dignase dirigir y afianzar nuestra mente con la virtud del Espíritu Santo, implorando el auxilio de toda la corte celestial e invocando con gemidos el Espíritu Paráclito e inspirándonoslo él mismo:
Para honor de la santa e individua Trinidad, para gloria y ornamento de la Virgen Madre de Dios, para exaltación de la fe católica y aumento de la cristiana religión, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra propia, declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, por gracia y privilegio singular de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original, ha sido revelada por Dios y, por tanto, debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles.
Por lo cual, si algunos –lo que Dios no permita– presumieren sentir en su corazón de modo distinto a como por Nos ha sido definido, sepan y tengan por cierto que están condenados por su propio juicio, que han naufragado en la fe y que se han separado de la unidad de la Iglesia' (D 1641).»(*)

Con lo expuesto, queda de manifiesto que –fuera o no María inmaculada en su concepción, como debió de serlo el nacimiento de Adán y Eva– la Iglesia Vaticana ha ido desgranando su doctrina, a veces como desvelada Penélope, con la misma verosimilitud, aunque siempre con pompa y abalorios, que la más alambicada ciencia-ficción.

Como conclusión, pienso que la filigrana de la declaración de inmaculada puede entrar en conflicto con la doctrina vaticana misma: la hipóstasis de María pone en entredicho la coherencia de la Santísima Trinidad. El simbólico triángulo tendría que convertirse en rombo. Pero ésta es materia para tratar en otro momento.

(*)Padre Antonio Royo Marín, O.P., “La Inmaculada Concepción de María” en www mariología org. (Conocí a este padre predicando unos ejercicios espirituales. Se comportó como un energúmeno. En la Inquisición hubiera sido un espléndido martillo de herejes y, al parecer, se creía un triturador de pecadores.)

comentarios

  1. Comentarios

    Buenos días, no se sí este es el sitio correcto para hacer comentarios a la última asamblea de laringectomizados de Bilbao, la informática no es mi fuerte.
    Este año es la primera vez que acudo a una asamblea y tengo que decir que me ha parecido muy interesante. Hace casi un año que deje de ir a la asociación, desde mi humilde punto de vista, está en el edad de piedra y lo que es peor, su dirección está tan "encantada de conocerse" que no tiene ni la más mínima intención de cambiar nada. Es por eso que estuve a punto de no ir a la asamblea, por suerte para mi, la logopeda a la que he empezado a ir, me ánimo a que acudiera.
    No conocía a casi nadie, de las personas que iban a aprender a hablar a la asociación cuando yo acudía, apenas vi a 3 o 4. A Juan Toledo le había visto en alguna ocasión, pero no sabía quien era.
    Por desgracia aún no he conseguido hablar, en parte por que me han tenido que operar muchas veces, poner 3 injertos, etc y en parte por mi propia " vagancia ". Dicho esto me impresiono muy agradablemente el nivel de los participantes, de Maite, no voy a decir nada, no hace falta, porque decir que me pareció un 10, sería ser muy cicatero y el conjunto fue muy instructivo, interesante y además ameno, que no es poco.
    Lamentablemente, no pude quedarme a ver al coro y no salgo en la foto final, es una pena, me hubiera gustado, pero otra vez será. Mis felicitaciones a todos y gracias por trabajar para mejorar nuestra calidad de vida. Un saludo

    Karlos Fernández | 03/06/2014, 13:02
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS