Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Año VIII - ¿Nadar con respirador conectado al traqueoestoma?

mirollull2 | 22 Septiembre, 2012 23:30

 

En la piscina

«He montado dos dispositivos, que me falta comprobar, para poder nadar bien respirando por la nariz o por un tubo de buceo con válvula de cierre.» Esto lo publiqué el 7 de noviembre de 2009. En el verano del año siguiente, revisé todo lo que había preparado, hice varios cambios y comprobé –lo podía hacer en un recipiente con agua– que no se producía ninguna filtración de agua por las uniones del artilugio. Me faltaba encontrar la manera de que el extremo que había que aplicar a la tráquea quedara bien ajustado al estoma, con cierre hermético, firme para que no se pudiera desprender por los movimientos en el agua, pero al mismo tiempo fácil de soltar si era necesario.

No quería recurrir al sistema de ajuste del Larkel, pues no me agradaba tener que meter una cánula en la tráquea con globo hinchable. Este modo de colocación parece que es muy seguro, aunque sé de una persona que lo probó y le molestaba y le originaba tos y, por otra parte, a mí no creo que se me adapte bien porque tengo la tráquea desviada a la derecha debido a la extirpación del lóbulo superior del pulmón.*

Larkel

Las pruebas que hice con el sistema que ideé, en “dique seco” funcionaban bien. La sujeción era segura, la podía soltar con un simple tirón, no tenía pérdida ni absorción de aire por el acoplamiento al estoma y me permitió, tanto por la nariz como por el tubo, respirar normalmente durante media hora. La prueba en piscina, sin embargo, no me dio el resultado esperado. Al mojarse, la adhesión al cuello formó uno o más pequeños pliegues por los que penetró el agua. Y, por otra parte, la boya del tubo dejaba pasar algo de agua antes de efectuar la obturación.

Total: algo de avance, pero había que seguir buscando una buena adaptación a la tráquea y aplicar algún sistema de drenaje para el agua que entraba por la boya. Y puesto que había que seguir con otras actividades, los dispositivos respiradores quedaron apartados hasta otro momento, y, éste, saltando el 2011, ha llegado este año de 2012.

Dos respiradores

He podido nadar, pero de los tres artilugios probados, uno no ha presentado ningún problema y los otros todavía precisan mejoras. Incluso el que funcionó bien, al ponerme de pie con el agua hasta la cintura, presentó una imprevisión. Con la boquilla en la boca seguía respirando normalmente por la nariz. Al pretender soltar la sujeción del cuello, para lo que tenía que usar las dos manos, tuve que soltar la boquilla, por lo cual quedó colgada del tubo que tenía el otro extremo fijado en el estoma y, dado que la largura del tubo lo permitía, penetró en el agua. Consecuencia: la aspiración para respirar no fue de aire, sino de agua. ¿Qué pasó? Al aspirar, el agua llegó a la tráquea y una brusca y fuerte expiración la repelió al tiempo que de un tirón arranqué el adaptador del estoma y pude expulsar algo del agua que quedaba y respirar normalmente. Lección: la boquilla tiene que quedar a la altura de la barbilla o del cuello al soltarla de la boca.

Boquilla al agua

Flotador para tubo

Los otros dos, en uno se demostró no ser útil, incluso contraproducente, el sistema de flotador para que el extremo que toma el aire se mantuviera fuera del agua. Al nadar y arrastrar el flotador, éste se giraba y el extremo cambiaba la posición vertical por la horizontal, se quedaba al nivel del agua y… otra vez tuve que echar un chorro de agua y toser. A priori, la solución de que el extremo del tubo se sostenga en un flotador no es mala: con un tubo de cierta largura se podría bucear ligeramente, pero esto requeriría un flotador demasiado voluminoso.

Respirador complicado

El otro, artilugio, como puede verse en la foto, es muy aparatoso y tiene la complicación de que se puede respirar por la nariz y por el tubo. Hay que simplificarlo, dejando únicamente la vía de respiración por el tubo y comprobar la efectividad del drenaje de la boya para el caso de que le llegue el agua o se hunda.

Respirador con boya

Hasta ahora no he hablado del aspecto principal y básico: el modo de fijar y ajustar herméticamente el dispositivo al estoma. Ya he dicho que quería prescindir de la cánula con balón; por tanto, dándole vueltas al magín, he optado por dos sistemas. El primero es una adaptación directa de un tubo penetrando varios milímetros en el estoma, ajustado a su tamaño, complementado con una tetilla de biberón con la punta cortada y un asiento de silicona. Como alternativa a este adaptador he confeccionado otro, que espero que sea más seguro, constituido por un tubito de boca ensanchada asentado en una pieza de silicona amoldada en el cuello al rededor del estoma. El inconveniente de estos dos adaptadores es que tienen que confeccionarse personalizados; además, el primero sólo es adaptable a estomas circulares y el segundo ha de moldearse con un material que no dañe los tejidos del cuello y después vaciarlo en silicona.

Adaptadores para el estoma

Fijacion por adhesivo

El otro sistema de ajuste al estoma es de aplicación más fácil, aunque también de manufactura propia. Se podría estudiar y efectuar un diseño que se pudiera producir en serie, pero su realización tendría un coste elevado. Se basa en una base con un aro adhesiva al cuello a la cual se acopla herméticamente y se asegura con un collar el tubo respirador. El sistema como ya he indicado, se tiene que poder soltar fácilmente pero no involuntariamente.

Respirar por la nariz

Respirar por el tubo

Como puede deducirse no existe un modo sencillo y seguro para que un laringectomizado pueda respirar con el cuello dentro del agua, no por ello, sin embargo, tiene que renunciar a los ejercicios tonificantes en una piscina; son recomendables, y pueden hacerse bien, sin necesidad de tubo respirador, sujetándose con una o las dos manos en el borde en una zona en la que llegando con los pies al fondo, el nivel del agua esté unos quince centímetros por debajo del estoma. Otra forma, muy cómoda, es sustentándose en una amplia rueda hinchable ajustada al cuerpo.

Con flotador

En artículos anteriores he expuesto la bondad de los ejercicios en el agua y la manera de poder hacerlos, los dispositivos que existen para poder nadar o flotar, la respuesta automática de la tráquea a la entrada de agua y los riesgos de que ésta sea notable y llegue a los bronquios y los pulmones y cómo hay que actuar en este caso, la posibilidad de nadar brevemente obturando el estoma con un dedo, la inconveniencia de navegar en embarcaciones pequeñas o de fácil vuelco, el provecho de respirar aire marino…

Los artículos a que me refiero son los siguientes:

- Año II – El mar y la ducha
- Año II - La inmersión es posible
- Año III - Buceador profesional laringectomizado
- Año V - Laringectomizados. ¿Miedo al agua? • I
- Año V - Laringectomizados. ¿Miedo al agua? • II
- Año V - Laringectomizados. ¿Miedo al agua? • III
- Año V - Laringectomizados. ¿Miedo al agua? • IV 

* El equipo completo Larkel (o Larchel) se vende en Alemania personalmente al interesado; tiene que presentar un certificado médico de aptitud, efectuar un cursillo de adiestramiento y firmar una declaración asumiendo los posibles daños por uso, liberando de responsabilidad a la compañía vendedora. En España se vende sin el requisito del cursillo de adiestramiento, aunque sí hay que aportar el certificado médico de aptitud, recibir el Manual de Instrucciones de uso y firmar el compromiso de aceptación de responsabilidad.

 

comentarios

  1. A UN GENIO

    Este asunto de la natación es el que ya hace mucho tiempo estaba esperando, el poder meterse en una piscina o en el mar, obviando el que te pueda entrar agua en los pulmones, claro también comprendo es solo para poder bañarte en una piscina o en el mar, sin que te llegue hasta el estoma el agua, no para bucear, pues al bucear aunque sea a un metro de profundidad hay una presión que filtra por cualquier ranura por pequeña que sea, PERO AUN ASÍ ES UN GRAN ADELANTO, bien por PEP MARÍA. Gracias por todo

    Vicente Bisbal Barbera | 24/09/2012, 11:39
  2. Precauciones/advertencia

    José María, creo que deberías aclarar, advertir a tus lectores que ninguno de tus "ingenios" ha sido testado ni aprobado por ninguna agencia reguladora,no cuentan con aprobación CEE ni FDA, que no están comercialmente disponibles y que su utilización supone un riesgo vital.Por muy loables que me parezcan tus esfuerzos en el diseño de estos prototipos, hacerlos públicos sin contar con los requisitos indispensables de seguridad, puedes poner en peligro no ya tu propia vida sino la de otras personas. Sabes que te lo digo con cariño, pero quiero dejar muy clara mi opinión negativa al respecto.

    Eulalia Juan | 24/09/2012, 13:42
  3. demasiado riesgo

    Amigo Pep: Ya me conoces y sabes que valoro mucho todo lo que escribes acerca de las posibilidades de rehabilitación de los larigectomizados.
    Sin embargo, coincidiendo contigo en tantas cosas, en esta ocasión debo dar la razón a Eulalia Juan.
    Ah, el artilugio LARKEL ya existía en 1979 (hubo alguno en AEL de Barcelona) y nunca supe de nadie que lo utilizara
    Un abrazo.

    Andrés | 24/09/2012, 17:09
  4. SEGUIREMOS BUSCANDO

    Hola Pep.
    Me quedo con la última parte de tu artículo: "Como puede deducirse no existe un modo sencillo y seguro para que un laringectomizado".
    Ya sabes que tambien yo me he molestado buscando y haciendo "artilugios" para sobrellevar el agua. Respecto a poder nadar lo veo muy dificil y arriesgado. Se pueden hacer cosas, yo tambien las he hecho, pero hacerlo bien y seguro es otro cantar.
    Pero seguiremos pensando y al tando de lo que pueda salir nuevo.
    Un abrazo

    Juan Toledo | 25/09/2012, 08:40
  5. A Eulalia Juan

    Lali, sabes que el cariño es mutuo y que mi superación y rehabilitación se debe al Dr. Secades y a ti. El artículo que he escrito responde a las preguntas que he recibido sobre las posibilidades de nadar que tienen los laringectomizados, muchos de los cuales han visto vídeos en internet de natación con el Larkel. Creo que mi artículo pone de manifiesto los inconvenientes y riesgos que tienen estos artilugios, no recomendables y de uso restringido.
    Si al hablar de "ingenios" te refieres a tubo y manómetro para recuperar el olfato, no son invención mía, sólo adaptación sencilla de los existentes.
    De todas maneras voy a atender tu indicación sobre las advertencias, aunque me permitiré añadir algunas explicaciones.

    Pep Maria | 25/09/2012, 22:01
  6. nadar laringectomizado

    Gostaria de saber se existe algum aparelho para laringectomizado nadar moro no Brasil meu pai é laringectomizado. Fico muito grata

    fernada | 01/05/2014, 03:12
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS