Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

La economía de la salvación

mirollull2 | 22 Agosto, 2011 14:46

Grande, fastuosa e inmejorable manifestación católica, apostólica y romana en diversos escenarios y una tramoya con operatividad de precisión.

Tanto fervor por fuerza ha de conmover corazones indecisos, y la evidencia de tantas lobas, de hábitos religiosos, clergyman, sotanas, albas, estolas, roquetes, esclavinas púrpura, casullas acampadas, todo tan impoluto como si fuera recién estrenado, deben cautivar por la demostración viva de una fe inquebrantable en una confesión religiosa iniciada por la inspiración divina a los apóstoles, asentada por Constantino el Grande y elevada a imperio por la ya larga historia de las tres coronas pontificias.

El Santo Padre ha estado a la altura que le corresponde como pastor para mantener las convicciones de su rebaño y como propagandista y catequista para poner al alcance de los infieles la economía de la salvación.

Por otra parte, quien ponga en cuestión (o se escandalice) la buena armonía habida con las autoridades españolas que recuerde o sepa lo que San Pablo, gran impulsor del cristianismo sino el iniciador, dice a los Gálatas: «"Y les expuse el Evangelio que predico entre los gentiles en particular a los notables, para no correr o no haber corrido en vano." Pablo comprendía que su obra estaba gravemente comprometida si ellos la rechazaban totalmente, desde el punto de vista real y práctico, diga lo que diga sobre su misión autónoma y su Evangelio revelado, no debía sentirse en estado y con derecho para organizar su cristianismo completamente separado de ellos.»(1)

Quizás no sobre, para reforzar la congruencia y la solidez del pensamiento ratzingueriano en Benedicto XVI, repetir el escrito titulado «Benedicto XVI y "Camino"», que publiqué el 21 de abril de 2005.

Dice:

En mi artículo «El papado por el buen "Camino"» indicaba, a mi parecer, por dónde se decantaría la elección del nuevo Papa. No ejercía ningún don de adivinación, me fundaba en la evolución y actuación del papado de Juan Pablo II, en mis reflexiones sobre noticias y eventos, y, también, en la clarividencia, a la que me referí, que me proporcionaba mi especie de enclaustramiento en la habitación 626.
Que el nuevo Papa cerraría aún más que Juan Pablo II el camino abierto por Juan XXIII, yo lo tenía claro.
Incluso parece premonitorio que el Papa Juan Pablo II haya sido enterrado en el mismo lugar en que lo fue Juan XXIII, es como poner el sello final a lo que pueda quedar vigente del papado del Papa bueno.
Así creía que sería y así, por todos los indicios, será.
Benedicto XVI, entre sus intenciones, ha manifestado su voluntad de continuar con la herencia del Vaticano II. Supongo que lo dijo para satisfacer a  una parte de la Iglesia reticente en su elección, y porque no compromete nada decir que se quiere continuar algo que prácticamente ya se da por terminado.
¿Qué se puede esperar de un hombre que si de algo cada día ha mostrado estar más cerca es de la Inquisición? Y que, según se deduce, debe su elección a los cardenales que representan los sectores más conservadores y duros de la Iglesia actual, incluido, lógicamente, el Opus Dei.
Tampoco hay que olvidar otro factor: se le atribuye una gran inteligencia y ser muy hábil dialécticamente. No está demás pensar qué puede hacer un hombre ambicioso con estas cualidades.
Si se ver que el Espíritu Santo ha inspirado a los cardenales electores, es para pensar que en el cielo ya circulan ejemplares de Camino, o admitir que los designios divinos son inescrutables.

Sic transit gloria mundi

............

(1). Alfred Loisy, Los misterios paganos y el misterio cristiano, Barcelona, ​​Paidos Orientalia, 1990

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS