Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

¿Contrato laboral doloso para una infanta?

mirollull2 | 09 Febrero, 2014 19:35

Santa Cristina lo pasó muy mal. «Su martirio es tan largo y sumamente monstruoso que cuesta de creer. Se enfrentó a tres jueces, el primero de los cuales fue su propio padre», un severo gobernador romano, que no toleraba su entrega amorosa a Cristo; la abofeteó, la hizo apalear, que la despellejaran con garras de hierro, pero ella se mantenía serena; insistió su padre «con la tortura de la rueda, el fuego y el tirarla al lago más cercano con una piedra al cuello, pero todas fueron estériles porque Cristina salía victoriosa de las mismas, esa noche su padre murió como producto de la furia». «Más tarde un segundo torturador continuaría con las acciones del padre, torturaron a Cristina con aceite hirviendo, ella hizo la señal de la cruz y no padeció de sufrimiento, más tarde fue llevada al templo de Apolo, en cuanto ella puso un pie en dicho templo, el ídolo se rompió y murió el tirano. […] Finalmente, un tercer juez estaba dispuesto vengar a sus predecesores, tiró a la joven mártir en un horno de fuego, donde permaneció por cinco días sin padecer dolor, más tarde su prisión fue llenada por víboras y Cristina no sufrió de ningún mal, hasta que al final, fue atada a un poste y fue traspasada por las flechas.»

Immaculada
Santa Cristina (c. 1650)
Óleo de Nicolás Regnier

Corporalmente, no es tan horrorosa la suerte de la infanta del mismo nombre, pero tiene un cierto paralelismo. Ha tenido que enfrentarse al padre; quizá sería más apropiado decir que éste no acepta su desenfrenado amor y sus consecuencias, y la ha obligado a someterse a la tortura del potro judicial. Segundo juez. ¿Habrá tercero? Lo que equivale a decir que con el breve y sonriente paseíllo no se ha llegado al final.

De su declaración ante el juez del día 8, por lo que ha trascendido, a pesar de su ignorancia total en las cuestiones de negocios de su marido y del funcionamiento de las sociedades mercantiles, parece que si sabía que su padre advirtió a su marido (el de ella) que tenía que cesar con el tenderete de las dos os (a lo que no debió de dar mucha importancia, pues su padre ya había hecho liquidar una tienda a la otra hija y hermana suya; ella no debía de entender esa manía de su padre. Y es que ella, no muy lúcida, no entendió que los nombres reales no tienen que figurar en los negocios reales: para esto están los alias como los príncipes de nombres onomatopéicos, titulares de barcos azules o mancos de las carabelas, que, en caso perentorio, cargan con el mochuelo. Y ¿cómo iba a pensar que no fuera correcto cargar gastos a la tarjeta de otras dos “o” si seguro que amigos con posibles le habrían dicho que usan sociedades a cuyo nombre tienen el coche, el chalé, la barquita, y cargan las cuentas de “picos, palas y azadones”? Y también le habrán explicado que se puede crear empresas, que vienen a ser algo así como una custodia conectada con cajero automático, para evitar el riesgo de tener metálico en casa.

En fin, entre lo poco que sabe y lo mucho que no sabe, hace pensar que su instrucción no supera el nivel de un jardín de infantes (así llaman en Argentina lo que aquí conocemos como guarderías).

Santa Cristina, perdón, Cristina, la virtuosa e inocente, sólo puede ser acusada de haberse abandonado al amor y a la confianza matrimonial.

Después de contestar claramente a las malévolas preguntas del juez, que hay que pensar que la han inducido a dudar y hasta admitir la incorrecta actuación de su marido, se puede vislumbrar que su gran y confiable amor se le ha caído del guindo, porque a aquél lo ha dejado al pairo y al albur de las mangas con encajes.

Con tanto revuelo, sin embargo, algo preocupante ha quedado a la vista: la posible prevaricación de un emporio crematístico al suscribir un contrato que tiene toda la pinta de ser doloso: asignar un puesto de alta dirección y retribución en el que hay que manejar presupuestos, inversiones y tomar decisiones en el ámbito internacional a una persona sin ningún conocimiento mercantil, financiero y legal, y ni siquiera de cuentas domésticas.

La hija de rey irresponsable

mirollull2 | 08 Febrero, 2014 00:54

Calles cerradas, cincuenta policías llegados de fuera para juntarse con ciento cincuenta locales; una protección valorada en 300.000 €; no tiene nada que ver con que la justicia sea igual para todos. Esto es otra cosa, una cuestión normal de protección por tratarse de una presunta excepcional: una hija del Rey. Claro que si, como a su padre, (del cual debe haber tomado el ejemplo) la hubieran declarada irresponsable, no habría sido necesario todo este entramado. Pero, ya que lo tenemos, bien venido sea, al fin y al cabo, tampoco cuesta tanto, posiblemente como un automóvil discretode la casa Rolls Royce.

Y digo bien venido sea, porque pienso que toda esta parafernalia protectora no es para evitar que cuatro exaltados antimonárquicos den cuatro gritos y lancen dos docenas de huevos crudos y unos cuantos ramilletes de tomates maduros, que, con un buen impermeable de plexiglás con capucha o bajando la cuesta del calvario inverso en un coche, no tendría ningún riesgo.

Yo creo que la protección es por motivos más importantes y serios. ¿No es posible que el juez Castro, con pruebas que sean contundentes, deba pasar de presunta imputada a presunta culpable bien responsable? En este caso si sería inevitablemente necesaria toda la estrategia preventiva para evitar que la trinitaria jeraquía política, judicial y real se apoderase de la infanta para evitar que llegue a juicio y mientras esté a la espera sea llevada a prisión provisional por el riesgo de la fuga, no en vano tiene casa y cuenta en Suiza.


Santa Cristina. «Cierto día Cristina recibio la revelación divina, y abrió los ojos a la verdadera Fe en Cristo, quitó todos los ídolos de oro y de plata que se encontraban en su casa, los hizo pedazos y les dio limosna a los pobres cristianos» .

San Blas, ¿por qué, patrón de los laringectomizados?

mirollull2 | 04 Febrero, 2014 19:30

“San Blas, patrón de los laringectomizados”: así figura en el pie de una estampa con su efigie. Supongo que debe de ser la advocación actualizada por algún devoto, pues en el santoral católico –indudable autoridad en tales atribuciones– consta como “patrón de enfermedades de la garganta y laringólogos”.

San

Pero, ¿Quién fue ese Blas –también llamado Blasius– , que tiempos ha fue conocido por su don de curación milagrosa, tanto que, haciendo vida eremítica en una cueva del Monte Argeus, «se le acercaban también animales enfermos para que les curase, pero no le molestaban en su tiempo de oración»?

Se cuenta que cuando, por orden de Agrícola, al haberse negado a apostatar, le llevaban a sufrir tormento, «salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado. Este es el origen de la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta.» «San Blas le colocó sus manos sobre la cabeza al niño y rezó por él.» «Apenas acabó el Santo su oración, cuando el muchacho arrojó la espina, y quedó del todo sano.»

A San Blas, que ya era santo pero que aún no le distinguían con el “San”, «Agrícola le hizo apalear con tanta crueldad y por tan largo tiempo, que no se creyó pudiese sobrevivir a este suplicio; pero presto se conoció por la extraordinaria alegría de su venerable semblante, que alguna fuerza superior y sobrenatural le sostenía. Lleváronle a la cárcel, y en ella obró tantos milagros, que entrando el Gobernador en una especie de furia, mandó le despedazasen las carnes con uñas aceradas, añadiendo heridas a heridas.» Después de otras cuitas que Blas siempre superaba, «avergonzado el Gobernador de verse siempre vencido, mandó que le ahogasen en la misma laguna. […] Armóse el santo Mártir con la señal de la cruz, y comenzó a caminar sobre las aguas sin hundirse. […] oyó san Blas una voz que le convidaba a salir de la laguna para recibir la corona del martirio. Hízolo al instante, y apenas salió a tierra, cuando el Gobernador, centelleando de cólera, le mandó cortar la cabeza el año del Señor de 316.»

Con tan hermoso y edificante testimonio, no dudo de que Blasius atesore méritos más que suficientes para ostentar un patronazgo, pero no entiendo, que, como parecer ser, éste sea el de las enfermedades de la garganta y de los laringólogos por liberar de la espina al niño. Sería más lógico por haber sido degollado. Al fin y al cabo, Blasius era –así se nos dice– filósofo y médico. Y siendo médico, muy bien pudo extraer la espina de la garganta, o coger al niño por los tobillos y alzarlo y hacerle toser, y de esta forma –como se explica en la narración– «el muchacho arrojó la espina».

De todas formas, creo más idóneo para patrón de los laringectomizados a Alejandro Magno. En su curriculum vitae consta que salvó la vida de un soldado practicándole la traqueotomía con la punta de la espada. Lo cual puede que no sea milagroso, pero se le parece mucho, y mejor mérito tiene para la designación que San Blas de Sebaste.

Se me podrá argüir que Alejandro Magno no está en la nómina santoral. De acuerdo. Pero, San Blas, «según el Diccionario de los Santos, las Actas de este mártir carecen de consistencia histórica, pero fueron muy populares a partir del alto medievo, tanto en Oriente como en Occidente, donde llegaron a través de diversas traducciones latinas de un texto griego.»

Año IX - A los veinte días de una laringectomía total se puede hablar

mirollull2 | 02 Febrero, 2014 21:57

¿Cuándo se puede volver a hablar después de una laringectomía? Esta pregunta, que responde a una preocupación normal tras una laringectomía total, en estos días la ha vuelto a formular el hijo de un hombre cuya intervención ha sido el día 15 de este mes de enero. Indica que a su padre ya le han cambiado la cánula de plástico por la de plata. Posiblemente piense que éste es el primer paso para iniciar el habla. Y no es así; la cánula no interviene en el proceso de hablar. El habla, ahora, no se va a originar en la vía respiratoria baja, ya que las cuerdas vocales estaban precisamente dentro de la laringe y formando parte de ella, y este órgano ha sido extirpado.

El primer aspecto que hay que considerar es que si bien toda la parte del sistema fonatorio ubicada en las cavidades de resonancia de la cabeza se mantiene igual que antes de la intervención quirúrgica, el órgano que iniciará la voz ha cambiado. A partir de ahora –salvo que se use una laringe externa– tendrá que ser el esófago el que se habilite como reservorio de aire, que sustituirá el flujo pulmonar, y será la boca superior del esófago la que tomará la función de las cuerdas vocales.

Al haber desaparecido la laringe, no hay conexión de las vías respiratorias superiores con las inferiores, es decir, la nariz y la boca no tienen conexión con los pulmones; y la faringe sólo conecta con la nariz y el esófago. Puesto que las cuerdas vocales ya no existen, se dispone de tres alternativas para originar la voz:

Modo esofágico
Modo traqueoesofágico
Modo con laringe externa

La voz esofágica, también llamada erigmofónica, es la manera más natural de volver a hablar. Para producir esta voz hay que meter aire en el tramo superior del esófago (unos diez centímetros), retenerlo ahí y darle salida de nuevo; en este paso, el esfínter cricofaríngeo (boca superior del esófago) le imprimirá una vibración que resonará en la cavidad bucal y que la vocalización modulará en sonidos distinguibles. Es la misma pauta que seguía el aire que pasaba por las cuerdas vocales, si bien ahora el flujo de aire es más débil y su tesitura bastante menos afinada.

La voz traqueoesofágica se origina, igual que la esofágica, en el esfínter cricofaríngeo, con la diferencia de que el aire procede de los pulmones y, al ser mayor el flujo, resulta más sonora y mejor modulada y continuada. Para que el aire de los pulmones llegue al esófago hay que abrir una vía de la tráquea al esófago. Esto se consigue efectuando una punción en la pared traqueoesofágica y en ella se implanta una válvula o prótesis fonatoria.

La laringe externa, llamada también laringófono es un dispositivo que emite unas vibraciones sonoras que, aplicado al cuello, las transmite a la cavidad bucal y por la vocalización se convierten en sonidos reconocibles.

Hemos llegado al punto de poder dar respuesta a la pregunta de en qué tiempo se puede hablar. La respuesta es distinta para cada sistema y, además, presenta variantes.

Con prótesis fonatoria en fístula primaria
Teóricamente y contando que todas las condiciones sea favorables, se puede empezar a hablar a los quince o veinte días de una laringectomía total. Esto se consigue con el método de la voz traqueoesofágica si la prótesis fonatoria ha sido implantada en la misma intervención en la que se practica la laringectomía. Estos quince o veinte días serán los de la consolidación de las cicatrices y de la estabilización de los tejidos y, por lo tanto, que tampoco se tenga puesta la sonda nasofaríngea. En ese momento, el especialista ORL tendrá que comprobar que la prótesis está bien colocada y que no está obstruida, probar con el paciente que puede emitir sonido y darle las indicaciones para hablar y para mantener limpia la prótesis.

Con prótesis fonatoria en fístula secundaria
La prótesis fonatoria se puede implantar en fístula secundaria, es decir, en cualquier momento posterior a la laringectomía siempre que el cirujano ORL considere que los tejidos del cuello pueden admitir la nueva cirugía de una punción y, especialmente, la pared traqueoesofágica tiene la elasticidad necesaria para que la fístula se ciña alrededor de la prótesis y la sujete. En este caso se puede efectuar la prueba de emisión de voz al recuperarse de la anestesia y, tras unos días de silencio y la revisión médica, se podrá hablar: esto será al tercer o cuarto día de la cirugía del implante; recuérdese, sin embargo, que, previamente habrá un tiempo sin hablar o con pruebas insatisfactorias de voz esofágica o quizá de hablar con laringófono, de varios o muchos meses.

Con laringe externa
Con el laringófono estimo que se puede hablar en un mes. Sólo requiere que las cicatrices estén consolidadas, que no se lleven vendas, y que se pueda efectuar una buena articulación bucal para modular el sonido amorfo que emite el dispositivo. Se precisa un breve aprendizaje en apoyarlo a un punto adecuado del cuello y en coordinar la vocalización con la pulsación del botón que activa las vibraciones.

Con voz esofágica
El método más natural de hablar para el laringectomizado total –lo he indicado más arriba– es la voz esofágica; no necesita ningún dispositivo interno ni externo. Y el tiempo en el que se consiga hablar dependerá de la forma en que se realice el aprendizaje. Es evidente que, para empezar a hablar, se tendrá que contar con que la boca, la faringe y el esófago, especialmente su boca superior, o esfínter cricofaríngeo, estén en las condiciones adecuadas, y será el cirujano ORL quien lo determine. En general se podrá empezar al mes y medio o dos meses de la cirugía, y el logopeda guiará y regulará los ejercicios de relajación y motilidad para introducir aire en el esófago y emitir sonidos y modularlos. Al principio los sonidos constarán de una consonante y una vocal; se llegará a las vocales solas; después, a palabras bisílabas con una cesura en medio para inhalar aire… ; y así se irá avanzando, siguiendo unas pautas, avaladas por la práctica y la experiencia, que confieren al esfínter cricofaríngeo la facultad de hacer vibrar el aire a voluntad. El esfínter actúa, aunque rudamente, a modo de cuerdas vocales y por este motivo y en esta función se le denomina como neoglotis o pseudoglotis. Por lo expuesto, puede entenderse que la voz esofágica, por estar libre de servidumbres externas, es la más cómoda y perenne para un laringectomizado. El tiempo que se necesita para poder hablar con la voz esofágica es poco. En dos o tres semanas se puede decir frases inteligibles, y a partir de aquí se tendrá que ir progresando. ¿Sorprende esta afirmación? Seguro que sí, porque los laringectomizados que acuden a sesiones de logopedia en hospitales o a aprender a hablar en asociaciones tardan mucho más, en el mejor de los casos, unos seis meses. El motivo de la tardanza es muy simple: una o dos –incluso tres o cuatro– sesiones de prácticas de una hora a la semana no son suficientes, incluso pueden ser perjudiciales, porque el paciente siente que no avanza y además en sus intentos por comunicarse va cogiendo vicios que luego hay que remediar. ¿No es adecuado, entonces, el método? Si, el método es adecuado y hemos de suponer que la enseñanza dada por el logopeda y en algunos casos por un monitor apto es correcta. Pero es insuficiente sólo la asistencia y la práctica efectuada en las sesiones; el paciente tiene que seguir, fuera de las sesiones, ejercitando, con insistencia y paciencia, lo que se le indica que tiene que hacer.
He afirmado que en dos o tres semanas se puede hablar lo suficiente para ser entendido. Y es así. Una manera segura de conseguirlo es acudir a un centro, gabinete o logopeda especializado en el que se le enseñe y controle la buena realización de ejercicios en sesiones de mañana y tarde durante varios días. De esta forma, podrá comunicarse con palabras y frases suficientemente perceptibles y tendrá la destreza necesaria para –coordinando a su vez la inhalación de aire al esófago con la respiración, que son y tienen que realizarse como funciones completamente independientes– seguir ejercitando la voz e ir progresando en el hablar.
También se puede conseguir hablar en un plazo breve, incluso con una o dos sesiones semanales de logopedia. Para ello, el paciente tiene que tener la disciplina y constancia de realizar por sí solo y repetidamente los ejercicios aprendidos. Pocos, sin embargo, son los que, fuera de las sesiones programadas, siguen practicando por su cuenta; pero quienes lo hacen, ellos mismos quedan sorprendidos por el resultado obtenido.
En el artículo Una llamada telefónica inesperada con voz esofágica doy un ejemplo de ello. Que obtener la voz esofágica depende primordialmente de la actitud y el esfuerzo del propio laringectomizado es indudable, y lo es tanto que lo he comprobado con personas –algunas por no disponer de atención logopédica en el lugar donde viven y localidades próximas– que se han servido de la enseñanza por vídeo y me han manifestado conseguían hablar, la última vez hace pocos días en un comentario puesto en un artículo: «Este capítulo es muy interesante para mí, ya que soy laringetomizado total. Yo estaba desmoralizado y hundido, pero un amigo Logopeda me mostró un clip de Pep Maria y dije: yo tengo que hablar como ese señor, y todos los días me ponía dos horas de mañana y dos por la tarde a repetir como un autómata lo que Pep decía; hoy, tres años después, hablo todo lo que quiero, no me canso de hablar.»

Artículos relacionados que pueden activarse:
Año II – La voz, antes y después
Año IV - Rudimentos de la voz esofágica
Año II – La prótesis fonatoria
Año VII - Laringófonos y amplificadores
Año VII - Por qué y cómo pueden hablar los laringectomizados

Año IX - Rehabilitación total por una laringectomía total

mirollull2 | 26 Enero, 2014 14:44

Entre las enfermedades que requieren una cirugía importante y que luego precisan de rehabilitación, no llama la atención por su bajo número el cáncer que conlleva una laringectomía con traqueostomía; tal vez por eso no hay protocolos para su tratamiento y seguimiento. Y en el mejor de los casos será el propio cirujano ORL quien orientará al afectado y le derivará al logopeda, al fisioterapeuta e incluso al psicólogo. Y será el logopeda –mayormente una logopeda– quien le enseñará a hablar con voz esofágica, le guiará en la regeneración de brazos y cuello, en la práctica de la respiración diafragmática, en tratar el enfisema o edema submentoniano, en la recuperación del olfato y, si es preciso, en solventar una posible disfagia, y, todo ello, para que se valga por sí mismo, la convivencia familiar sea normal y se reintegre a la vida social y, si es el caso, a la vida laboral. Es mucho lo que recae en el logopeda, pero no hay que olvidar que será la persona más cercana al paciente, y en muchos casos, la única. (Los hay, por desgracia –y son más de los que pensamos– que acaban recluidos en su casa, abandonados a su suerte, y siendo atendidos por médico distinto cada vez que acuden al hospital.)

Se me dirá que, con los equipos multidisciplinares, lo que llevo expuesto queda resuelto. Efectivamente, pero salvo alguna excepción que quizá se dé, o algún conato o embrión, esos equipos son todavía una entelequia en los sistemas sanitarios; se pueden encontrar en pocos centros privados; y algunas asociaciones anuncian algo parecido, que está más en el papel que en la práctica.

Lo que sí es cierto es que cuando médicos, enfermeras, terapeutas, logopedas… van conociendo la diversa atención que requieren pacientes tan especiales, su apreciación y actitud cambian.

Por eso considero importante la realización de jornadas como las llevadas a cabo por ORTOFÓN y la Asociación de logopedas de España. Además, porque cubren dos objetivos: dar a conocer la complejidad y duración que requiere la recuperación de los laringectomizados y, también ampliar su formación en aspectos que, en las aulas, o tienen una mera mención o se las obvia.

De lo publicado en la web de Ortofón sobre las Jornadas de Intervención Logopédica en los Tumores Orales y Laríngeos, celebradas los días 18 y 19 de enero de 2014 en la sede de A.L.E., trascribo lo siguiente:

Entre las conclusiones más destacadas cabe subrayar la necesidad de otorgar una mayor consideración a la figura del logopeda en la labor rehabilitadora del paciente afectado por un cáncer de laringe tras ser sometido a la correspondiente cirugía.

En este sentido, tanto Estellés como Jiménez han destacado el ejemplo que nos llega desde el Reino Unido, uno de los lugares de Europa donde la profesión del logopeda goza de una especial consideración. En ese país “la contratación de logopedas para el tratamiento de la disfagia ha proporcionado un importante ahorro económico para su sistema sanitario en gasto de farmacia”.

La rehabilitación del paciente sometido a una operación de estas características no ha de ser sólo física. Según Maite Arenas, “también es imprescindible la recuperación de su voz como instrumento social y herramienta de comunicación, función en la que la Logopedia es clave, además de necesidades tan fundamentales como un aumento de la autoestima y una adaptación psicológica a su nueva situación”.

“El sistema sanitario sólo cura, pero olvidan que te dejan vulnerable en una sociedad en la que el primer impacto es el de la belleza. El laringectomizado lleva sobre sí un estigma social fuerte y duro. Muchas personas desaparecen de tu vida. Incluso el choque en la familia es brusco, ya que los tuyos buscan y quieren recuperar a la persona que eras. La separación matrimonial y los conflictos con los hijos son habituales. Por todo ello es fundamental lograr una buena calidad de voz y conseguir un rápida incorporación social y laboral que facilite la reintegración del paciente”, ha afirmado Arenas.

En ese sentido se expresaba también la doctora Marta Faubel, quien ha asegurado que, “aunque en los últimos años se ha avanzado mucho en el campo de la cirugía de cabeza y cuello, es importante reconocer la radicalidad que algunas tumoraciones exigen, sin olvidar las serias alteraciones que provocan en las funciones del ser humano, limitando la vida del paciente y haciendo necesario el tratamiento logopédico para su rehabilitación”.

Muchas veces no somos conscientes de los problemas que surgen en la vida diaria de un laringectomizado. Tal y como afirma Salvador Jiménez, estos van desde los trastornos estéticos, como la secuela de la cirugía maxilofacial, hasta la dificultad en acciones tan cotidianas como besar o comer. Para paliar en la medida de lo posible estas necesidades del día a día, existen productos en el mercado que favorecen y ayudan a estos pacientes. En este sentido, Elisabet Perálvarez ha mostrado a los asistentes a las jornadas diferentes dispositivos con esta finalidad.

A lo largo de los dos días de reunión, también se ha puesto de manifiesto la necesidad de llevar a cabo la creación de un comité de Logopedia, formado por expertos profesionales en este campo, con el objetivo de aportar ideas, enumerar las necesidades que surgen en la profesión y unificar criterios de intervención.

Esta necesidad de unión de fuerzas es prioritaria ya que, según ha afirmado Mª Teresa Estellés, “la palabra cáncer sigue siendo destructiva en la sociedad del siglo XXI pero, si además añadimos que esta maldita enfermedad ha elegido los órganos de nuestro cuerpo encargados de la comunicación humana, la tarea de combate, superación y esperanza resulta aún más ardua y difícil”

.

En la web cuyo enlace he indicado se puede escuchar el vídeo de Maite Arenas, profesora de prácticas en la Escuela Universitaria de Santander y afectada de Neoplasia Laríngea.

El “paseíllo” y su metáfora

mirollull2 | 16 Enero, 2014 13:05

¿Cómo es posible que haya discrepancias y contradicciones entre el juez Castro y el fiscal Horrach y toda la corte celestial jurídica y política?

Si el juez Castro es un prevaricador y un conspirador, no es difícil quitarle de en medio, por menos se cargaron al juez Gómez de Liaño.

De lo contrario, no hay que montar un número sobre el "paseíllo" de la infanta: habría que organizar una romería de la corte celestial y jurídica a un centro donde se les aplicase la cirugía radical del Dr. Guillotin; podría ser en la madrileña Plaza de Colón, ya que la Plaza de la Villa resultaría pequeña.

Grupo VI Asamblea
1794. Ilustración. (Wikipendia)

El dibujo reproduce un acto de terapia social por cirugía radical en un programa nacional francés de salud pública aplicado hace 220 años.

Año IX - Intervención logopédica en tumores orales y laríngeos

mirollull2 | 30 Diciembre, 2013 13:06

Las Jornadas de Intervención Logopédica en los Tumores Orales y Laríngeos están previstas para el mes de enero del próximo año 2014.

Es una buena noticia, y más, considerando su programa y a quienes van dirigidas: profesionales de la Logopedia, enfermeras, médicos ORL y médicos de rehabilitación. A nadie que conozca la trayectoria de mis escritos le extrañará que destaque este aspecto. Llevo ya bastantes años de trato continuado con laringectomizados y familiares de estos, directamente y mayormente por la Internet, para poder conocer la carencia de información y atención de las que adolecen muchos al salir de la clínica (también en el postoperatorio) o de la insuficiencia rehabilitadora que hallan, más habitualmente de lo que se podría pensar, en las asociaciones de laringectomizados.

Estas Jornadas, organizadas por Ortofón con la colaboración de la Asociación de Logopedas de España, tendrán lugar en Valencia los días 18 y 19 de enero de 2014.

 

El programa incluye los siguientes temas:

» La rehabilitación logopédica en:

·         Cirugía tumoral faringo-laríngea y cervical

·         Cirugía parcial del cáncer de laringe

·         Laringectomía total

·         Cirugía de tumores cervicales

·         Cirugía de labio y velo

·         Cirugía de lengua

·         La voz erigmofónica

·         La disfagia post-quirúrgica

·         Deglución y masticación

·         Rehabilitación pulmonar

·         Rehabilitación del olfato

» La voz como parte importante de la identidad de la persona. La pérdida de voz:

·         Qué supone

·         Qué sientes

·         Qué es la incomunicación

·         Crear una nueva voz

·         Cómo hacerlo

·         Los primeros sonidos

·         Cómo hacerla tuya

» La nueva voz trae una nueva vida. La socialización

» La integración social y laboral del laringectomizado

Que correrán a cargo de:

·         Dra. Dña. Marta Faubel, Jefa del Servicio O.R.L. Hospital de la Plana, Castellón

·         D. Salvador Jiménez, Logopeda del Hospital Gregorio Marañón, Madrid

·         Dña. Maite Arenas, Profesora de Prácticas en la Escuela Universitaria de Santander y afectada de Neoplasia Laríngea

·         Dña. Elisabet Perálvarez, Logopeda de ATOS Medical España

·         Dña. Ana Bonillo, Logopeda. D.U.E. Coordinadora de Centros Ortofón

·         Dña. Mª Teresa Estellés, Logopeda D.U.E. Directora Centros Ortofón

 

 

 

Entre estas personas, profesionales en sus disciplinas, se halla Dña. Maite Arenas, que ha devenido experta desde su condición de paciente y la constatación de que la rehabilitación de los laringectomizados sólo en contados casos está en manos de profesionales adecuados y, aún así, normalmente, carecen de cuidado multidisciplinar. (No me olvido de las asociaciones de laringectomizados, generalmente atendidas por la buena voluntad de los monitores, carentes en su mayoría de apoyo profesional, y que, como en botica, hay de todo un poco.) Maite Arenas, además de aportar su apoyo a los afectados, –su personalidad y preparación se lo permiten– se ha involucrado en intervenir en foros y aulas profesionales y universitarios para despertar interés y dedicación a un grupo de pacientes que las precisan de una manera especial.

 

 

Maite Arenas también tuvo sus momentos de incertidumbre y de vacilante integración social. Y en su capítulo del libro de María Heliodora Cuenca Villarín y Marina M. Barrio Parra, El cáncer de laringe en la mujer: rehabilitación vocal, física y emocional, (Editorial Círculo Rojo – Universidad de Sevilla, 2011, 2ª edic.), escribe:

En febrero de 2007 tengo la suerte de conocer a Josep María Miró Llull, a través de su blog "Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas", que se convertirá a lo largo de estos años en un buen amigo y un gran apoyo para mí. Encuentro en sus comentarios y escritos muchas aclaraciones de situaciones y dudas que se plantean a los laringectomizados. Gracias a su blog voy conociendo mujeres que, como yo, se sienten solas en esta situación, así que decido ir a darles mi ayuda y mi apoyo.

 

Antes he escrito “Estas jornadas…”, con lo cual venía a decir que había otras. Pues sí, quería recordar que en junio de 2010 hubo la Jornada de Intervención Logopédica en el Cáncer de Laringe, dedicada a logopedas, también en Valencia, organizada por la Escuela de Formación de la Asociación de Logopedas de España. Los asistentes conocieron interesados –pude constatarlo– las derivaciones y complementariedad que, sobre los laringectomizados, requiere lo aprendido en las aulas.

El Dios Único. ¿De Akhenatón, de Moisés, de Pablo de Tarso... ?

mirollull2 | 10 Noviembre, 2013 17:59

Ofrenda de Akhenatón a Atón
Ofrenda de Akhenatón a Atón

Hasta donde llegan los conocimientos que hoy en día tenemos de culturas y civilizaciones que han poblado la Tierra, no es absurdo pensar que la creencia en (o la invención de) un Dios Único no es obra de Moisés. A Moisés, sí se le atribuye la imposición del monoteísmo a una población nómada que sobre 1.250 años antes de la era actual –según se cuenta en el Éxodo- vivía y recorría, buscando donde asentarse, un entorno asiático del mundo habitado que se conocía por aquellas tierras.

Este Dios Único se manifestó, por primera vez físicamente, a Moisés, llameante en una zarza que ardía sin consumirse. Así está escrito: «Me acercaré a contemplar este espectáculo extraordinario». «Cuando el Señor vio que Moisés se acercaba para mirar, lo llamó desde la zarza: -Moisés, Moisés! El respondió: -Estoy aquí. Dios le dijo:-No te acerques. Quítate las sandalias, porque el lugar que pisas es sagrado. Y añadió: -Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Moisés se tapó la cara porque tenía miedo de mirar a Dios.»

Y Moisés contó a su pueblo -quizás bastaría decir tribu- que el Dios que se llamaba «Yo soy» los mandaba salir de Egipto y que para que no dudaran de su poder hiciera ante los hebreos la magia que le había enseñado: Echar en tierra el bastón, que se convertiría en una serpiente, que lo recogiera por la cola y volvería a ser un bastón; meterse una mano en el pecho y sacarla llena de lepra, blanca con la nieve, que volviera a ponerse la mano en el pecho y la sacaría intacta como antes, y si con esto todavía no le creían, que fuese a buscar agua del Nilo y la esparciese por tierra y se tornaría sangre. También, «Yo soy», anunció que haría prodigios para convencer al faraón para dejarlos partir.

Los efectos mágicos servían para deslumbrar a los hebreos, pero no a los egipcios, que de eso sabían mucho. Cuando Moisés empezó a tratar con el faraón la liberación de los hebreos tuvo que competir con los magos. Pasada esta prueba ya fue «Yo soy» quien tuvo que recurrir a los prodigios, y, según figura en la Biblia, sin ningún miramiento. Y llama un poco la atención que un suceso de cierta importancia como es el éxodo del grupo hebreo, con los dolores de cabeza que dio al faraón y los estragos que hizo en sus territorio y población, no lo mencionen las fuentes egipcias.

Akhenatón y Nefertiti
Akhenatón y Nefertiti
Museo del Louvre

He empezado diciendo que el monoteísmo se atribuye a Moisés. Supongo que por interés de uno de los sistemas religiosos que tienen una notable influencia en una parte, no mayoritaria, de la población terráquea. No obstante, mucho antes que Moisés, la figura de un Dios único, la erigió el faraón Akhenatón. Y la apoyó su principal esposa, Nefertiti. El Dios único era Atón, un dios resplandeciente y cegador. (Se ha dicho que Nefertiti tuvo glaucoma por querer mirarlo a menudo.) Atón, personificado en el Sol, es un dios presente e importante en todas las religiones. ¿El dios Atón, llama incombustible, es el mismo que Moisés no osaba mirar?

De todos modos, el dios de Moisés ha sido más perdurable que el de Akhenatón. Akhenatón fue considerado hereje. Los egipcios no aceptaban un solo dios: querían, como era costumbre inveterada en las religiones mesopotámicas, que los atributos divinos estuvieran repartidos, y volvieron al politeísmo, que, después, en Grecia y en Roma, sería insustituible.

El Dios de Moisés, sí se mantuvo firme. No en vano era suficientemente fuerte y celoso para aniquilar a aquellos que no creían en Él. Moisés y Josué, principalmente, cumplieron fielmente este deseo divino de exterminio.

Con el tiempo, sin embargo, la humanidad no volvería a conformarse con un Dios único. Ya lo pudo constatar el propio Moisés, a quien el monoteísmo acarreó serios disgustos. Más tarde, de acuerdo con la tendencia ancestral, la religión cristiana solventó lo del politeísmo con la difusión de templos y altares a 'dioses' complementarios y asignando devotas advocaciones –igual que habían hecho los sumerios– a una misma divinidad.

Por otra parte, incluso la poesía no muy lejana ha dejado constancia de la divinidad del astro rey.

Reyes que venís por ellas,
no busquéis estrellas ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Reyes que venís de Oriente
al Oriente del sol solo,
que más hermoso que Apolo,
sale del alba excelente.

Mirando sus luces bellas,
no sigáis la vuestra ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas

No busquéis la estrella ahora,
que su luz ha oscurecido
este sol recién nacido
en esta Virgen Aurora.

Son cuatro de las estrofas que escribió Lope de Vega.

Virgen y Luna
Virgen y Luna

Y también, ¿no se ha establecido una relación piadosa, literaria e iconográfica entre la Luna y la Virgen? He aquí una invocación, precisa y adecuada, a la Reina del Cielo: «... más poderosa que todos los monarcas, tienes las riendas de todos los reyes. Antorcha brillante del Cielo y la Tierra, resplandor de todas las comarcas, acepta mi genuflexión, escucha mi ruego, mírame siempre con bondad... ». Esta impetración la encontramos en las oraciones y cánticos de alabanza y celebración sumerios de sólo hace más de cuatro mil años, dedicada a Irnini, «Señora de Señoras, Diosa de Diosas!». ¡De verdad, que no desdice nada en un florilegio mariano!

El Vaticano programa 527 milagros

mirollull2 | 19 Octubre, 2013 23:16

En los primeros tiempos del cristianismo, más o menos en la época de los Santos Padres y un poco después, los santos eran subidos a los altares por aclamación popular y, si se trataba de cristianos que hubieran muerto de martirio por causa de la fe, la santificación resultaba automática. Su muerte era testimonio bastante de la fe (mártir viene del griego «μάρτυρας», «testigo»). El proceso, si bien ahora requiere una cierta burocracia, es sin embargo más sencillo que un proceso de beatificación por vida virtuosa: no precisa la previa declaración de 'venerable' a propuesta de la Congregación de Ritos ni tiene la exigencia de la realización de un milagro. De todos modos, la Iglesia ahora actúa con más seriedad que tiempo atrás; quizás encontró que la criba de entonces tenía la malla demasiado ancha e, incluso, que había santos que parecían inventados; de ellos sólo se conocía el nombre, las virtudes mágicas que les atribuían, pero poco más: no se sabía ni de dónde eran ni si tenían padre ni madre, ni por dónde habían morado.

El paraíso, G.Doré

Y la Iglesia decidió poner orden y fijar protocolos con unas normas que sólo se puedan ablandar por un motivo justificado y con la aquiescencia jerárquica preceptiva. Respetando, claro, que la muerte cruenta en testimonio de la fe, de por si, es garantía más que sobrada para la beatificación; después de ésta, para alcanzar la canonización sí se requiere un milagro fehacientemente probado.

Ha habido épocas y papas que no han sido propensos a definir santidades. Las proclamaciones han sido mínimas y las que se han producido, con una cierta aceleración de los trámites, se han debido a unas virtudes 'especiales' de los santificables y a la meritoria aportación pecuniaria de los promotores de la sagrada causa.

En el caso de los 527 próximos beatos, ya que el martirio es garantía suficiente, y que se ha sobrepasado el plazo previsto para iniciar el proceso, que, según las reglas, va de cinco años después del martirio hasta los cincuenta años posteriores, se podría haber prescindido de la beatificación y proclamar directamente la canonización. Una flor no hace verano. Y la condescendencia no hubiera ido en detrimento de la rectitud canónica.

Ya sé que la supresión del milagro que cada beatificado debe hacer para acceder a la declaración de santidad privaría de la curación o de la resolución de enfermedades o carencias a los ilusionados receptores del don. Pero, una cosa por la otra, también podría evitar una pesadumbre porque no llegasen a 527 los milagros. Más de un mártir podría no dar la talla o salir estéril.

Juan XXIII, Juan Pablo II y María Goretti.

mirollull2 | 02 Octubre, 2013 12:35

María Goretti
María Goretti, v m

He leído que en el mes de abril se va a elevar a los altares a Juan XXIII y a Juan Pablo II. Es una decisión oportuna para dar lustre a una institución, la papal, cuyo barco está zozobrando, con un capitán retirado a una cueva, como San Jerónimo, para orar, hacer penitencia y dedicarse al estudio de las letras sacras, y otro capitán al que tanto le da largar la mesana como girar el timón; es decir, un capitán que tanto sirve para un roto como para un descosido.

Martirio de Úrsula y 11 m vírgenes
Martirio de Úrsula y 11 m vírgenes
(detalle) Pedro Pablo Rubens

Para mayor aprovechamiento de los escenarios y festejos que con motivo de la doble canonización se montarán, sugiero que se haga entrega de medallas de San Sebastián al colectivo que se arma unos días de orgullo fantoche, para que lo celebre con recato, en una procesión a doble banda, el suelo alfombrado de pétalos de rosa (como el día del Corpus), y cada uno con el cirio en la mano. Item más, ¿no se podría declarar patrona y protectora de las violentadas por género a Santa María Goretti, la que de haber estado en el candelero de la admiración ha pasado a ser ignorada? Puede que ya haya una patrona, ignoro si lo es Santa Úrsula, pero, aunque así fuera, no sobraría el refuerzo, porque desde que Jardiel Poncela difundió la especie de que no podía haber habido nunca once mil vírgenes, ya que es una cifra notable que no se esfuma en cuatro días y que alguna quedaría, por la insidia de don Enrique, que pudo ser azuzada por otros factores, se ha generalizado el descrédito de la virginidad. Jardiel Poncela argüía que los apóstoles sólo fueron doce y queda clara constancia de ellos. El señor Jardiel o pecó de ligereza o no sabía latín. La inscripción decía “Úrsula y XI m vírgenes” (lo transcribo traducido). O sea, una menos que los apóstoles. La [m] no significaba “mil” sino “mártires”. Además, hay que tener en cuenta que la virginidad es un atributo perecedero, en cambio, la condición apostólica es indeleble.

El Cielo (III), ¿dónde está y quién hay?

mirollull2 | 01 Octubre, 2013 13:31

Volvemos al Cielo. Quiero decir que yo vuelvo al Cielo; hace tiempo siento el impulso de escribir unas consideraciones que redondeen lo escrito en los dos artículos dedicados al Cielo. Ahora hará siete años -número bíblico- que hice una exégesis casera del limbo, el purgatorio, el infierno y el cielo. Fueron siete artículos -lo he comprobado ahora- también de cifra sagrada. ¿Qué me ha empujado a prescindir del hechizo del número anterior y convertirlo en ocho? Acaso que el 8, y sobre todo si se le tumba, se puede convertir en la banda de Moebius, que, por muchas de vueltas que dé, siempre queda invertida y confusa?

En los siete artículos expuse argumentos, siempre de las escrituras, de la patrística y de la doctrina eclesiástica que tanto servirían para demostrar la cara como la cruz de la moneda; e incluso, si la moneda quedara de canto, éste aún podría aportar alguna señal para una posible interpretación aceptable; más, ya que no hay moneda, no podemos sacar ninguna aclaración de esta martingala. Por tanto, deberé seguir valiéndome de las fuentes reconocidas.

Xilografía de 1863
La resurrección (detalle), 1863, xilografía

Antes de seguir, quisiera rectificar una valoración. En el artículo sobre el limbo expresé que «la humanidad llevaba muchos miles de siglos rodando». Esta afirmación no tiene ni pies ni cabeza en el entorno de las escrituras. Nada de siglos rodando. Como mucho, entre 4.000 y 7.000 años. Este cálculo, reduce notablemente, por la simple razón de las personas que pueden nacer y morir en setenta siglos, el número de almas que estaban en lista de espera.

También quiero puntualizar que, si bien es verdad que los avances de la doctrina eclesiástica niegan el purgatorio y suprimen el fuego del infierno, esto sencillamente puede ser una estrategia para quitar el miedo y hacer atractiva -ahora que tanta falta hace- la predicación promocional. No obstante, no podemos olvidar que la revelación de Dante en la Divina Comedia puede ser tanto o más inspirada que el Apocalipsis y que todos los libros canónicos, y que, además, hay indicios que confirman tanto la ubicación del purgatorio y el infierno como la existencia del fuego. Sin buscar demasiado, encontramos: a) la orden carmelitana -lo escribí en el artículo correspondiente- enseña que aquellos que han sido investidos del escapulario de Nuestra Señora del Carmen y que lo llevan en el momento de morir, como mucho, pasarán seis días en el purgatorio: el primer sábado siguiente a la muerte terrenal serán liberados y transportados al cielo, b) el infierno es claramente mencionado en el Nuevo Testamento; e incluso San Pedro, en la carta segunda, dice : "Dios no perdonó a los ángeles que habían pecado, sino que los hundió en los abismos tenebrosos del infierno". c) También la profesión de fe por excelencia, el Credo, afirma que «descendió a los infiernos»; bien, eso depende: según el Credo Apostólico, sí; en el Credo de Nicea-Constantinopla, que con todo es más explícito, esta frase no está.

Si de estas manifestaciones, destacamos que se habla de bajada, hundimiento en abismos, y que en el interior de la tierra hay fuego, ¿no tenemos motivos suficientes para creer no sólo que el infierno existe sino incluso dónde está situado? ¿Y el purgatorio? Más evidente aún. ¿Nadie ha pensado que la lava de los volcanes no es más que la liberación periódica de las almas que ya han quedado purificadas y se desprenden de todo el calor y la ceniza?

Pero llegamos a la cuestión capital de este artículo. ¿Dónde está y quién hay en el cielo? Todas las referencias lo sitúan yendo hacia arriba desde la tierra. Jacob vio una escalera con una puerta arriba, de la que salían los ángeles que bajaban y subían. Las aclaraciones que da son mínimas: en el Génesis (28,17) se cuenta que Jacob ve la casa de Dios y la puerta del cielo, y nada más. También Jesús ascendió al cielo, a la Virgen la subieron los ángeles y una nube la ocultó, y, mucho tiempo atrás, Elías también se elevó con el carro de fuego. Todas las indicaciones sitúan el cielo divino dentro de la atmósfera, la estratosfera o más lejos. Que no lo podamos divisar es muy normal: ya que sus habitantes son incorpóreos y por tanto ingrávidos e invisibles, ¿no parece lógico que su territorio sea indimensionable y etéreo? Y considerado así, es normal que tampoco podamos concretar su ubicación; sólo tenemos un parámetro, que es alargar un radio de la circunferencia terráquea, pero ¿cuál? ¿a qué altitud y qué latitud? Y entonces todavía quedaría la incógnita de la distancia. Seguimos a oscuras.

Pasamos por tanto, a otro aspecto que creo más importante. ¿Quién permanece en el cielo? Dios, los ángeles y los bienaventurados, estos, incorpóreos, hasta que en el Juicio Final se les dé un cuerpo glorioso; ahora bien, un cuerpo glorioso que prescindirá de toda función fisiológica y, en consecuencia, seguirán siendo inmateriales.

Las escrituras, en este aspecto no son congruentes, incluso son contradictorias. Sólo en el nombre ya hay ambivalencias: firmamento, paraíso, gloria, cielo. En la escena principal de la Pasión, el buen ladrón pide a Jesús que se acuerde de él cuando llegue a su Reino. Y obtiene respuesta: "Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso". (Lc 23,40-43) Pero según la Biblia catalana esto no sería posible, en una de las anotaciones aclara que "el cielo es el lugar de estancia de los ángeles y Dios". Otra afirmación menos estricta dice que "del cielo se puede venir y se puede ir", pero no especifica quién lo ha hecho o lo hace y si es frecuente; ¿son los arcángeles haciendo de recaderos? En el Eclesiástico (44,16) se manifiesta: «Henoc agradó al Señor y fue trasladado al cielo». Y queda escrito en el Apocalipsis (4,1): «después de esto, vi una puerta abierta en el cielo...»

Hasta aquí ¿qué hemos sacado en limpio? Si el cielo no necesita cumplir las tres dimensiones de la materia y está habitado por espíritus, muy bien puede estar fuera de nuestra visión, de la visión y del tacto aunque le tengamos delante. Si fuera así, ¿dónde están Elías, Enoc y la Virgen (esta, asunta en cuerpo y alma según una leyenda elevada a dogma por el impoluto Pío XII)? Ninguno de ellos murió y subieron al cielo con su corporeidad. La cuestión de Jesús es distinta, él existía de toda la eternidad, por lo tanto era un espíritu consustancial al Padre y al Espíritu Santo. ¿En la tierra seguía siendo un espíritu con apariencia humana?

El evangelista Juan afirma rotundamente, (3,13): «Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre, que está en el cielo». Esta aserción podemos entender que confirma la inmaterialidad de Jesús, algo que no han resuelto ni los santos padres, ni el tomismo ni los concilios.

Juan, sin embargo, resuelve una cuestión y complica otras: ¿Dónde están Elias, Enoc y la Virgen? ¿En el ascenso, se liberó su alma de la materia? Al llegar a una determinada zona del espacio los seres humanos se desintegran (todos recordamos el vuelo fatídico de los astronautas) y así, libres del cuerpo, ¿pudieron traspasar el portal del cielo? Una puerta nada fácil de ubicar. Nos han dicho que la han visto, pero no dónde.

 

-----

ARTÍCULOS DE LA SERIE

El limbo y el río Jordán, 12 octubre 2006
2006 El Purgatorio, en rebajas por liquidación total, 14 octubre, 2006
El Infierno (I) no es la caldera de Pedro Botero, 18 octubre, 2006
El Infierno (II), ni Dante ni Catalina ni del Abad, 21 octubre, 2006
El Infierno (III), glosa antes de ir al cielo, 22 octubre, 2006
El Cielo (I), introducción al paraíso, 02 novembre, 2006
El Cielo (II ), la puerta, 08 noviembre, 2006
El Cielo (III), ¿dónde está y quién es?, 1 octubre, 2013

Joan Pla está en el banco de la paciencia

mirollull2 | 27 Septiembre, 2013 19:55

Joan Pla está en el banco de la paciencia; y en recuperación, me imagino que en las paralelas y artilugios de rehabilitación. Le acompañan su “puput” y sus “angelots”, que, por ahora, ahí están; estimulándole, el “puput” y cuidándole, los “angelots” (algunos visibles y tangibles). Un ictus cerebral le llevó a Son Espases y de ahí pasó a Sant Joan de Déu. He ido algunas veces a media tarde y, está con un hijo o con su esposa. En Son Espases me dijo: «La primera noche, desde mi ventana se divisaban la bahía de Palma y los alcores de la sierra de Alfabia». Ahora, en la terraza de Sant Joan de Déu, bajo una alargada sombra diagonal, él en la silla de ruedas y nosotros en un banco o en pie, tenemos delante el mar con su horizonte y barcas de vela que tanto ha dibujado en sus ya 13.000 Puput i angelots. Joan me habla de la excelencia del trato que se prodiga en este hospital. Y ya está maquinando el libro que piensa escribir sobre su vivencia de la embolia de la que, paso a paso está mejorando, porque, dice: «puede ser una ayuda para quienes –paciente y familiares– tienen que pasar por ello».

En una visita anterior le llevé una viñeta hecha a semejanza de las 13.000 suyas, de las que copié puput, isla, mar, barcas y angelots. Él tenía algunos apuntes en su carpeta de notas; añadió algunos esbozos mientras hablámos, con mano insegura. En la última y reciente visita le di un marca-páginas del libro mío en prensa. Mientras miraba y glosaba el mar y las barcas, pidió un bolígrafo, dio la vuelta al marca-páginas y se puso a dibujar. Esta vez, con mano notablemente más segura. Al despedirnos, me devolvió la cartulina. La próxima vez que vaya, le llevaré otro marca-páginas nuevo, y será ya junto con el libro. Mientras tanto yo tengo, casi seguramente, el primer Puput i angelots que ha dibujado desde que, hace unos meses, dejaron de aparecer en el diario El Mundo/El Día de Baleares, a dónde deseo que vuelvan cuanto antes.

NOTA: Algunas palabras pueden aparecer en rojo y con subrayado doble (o en otro color) y llevan a un enlace no intencionado. Es una intromisión y alteración seguramente producida por algún malware. Intentaré averiguar a qué se debe y la forma de eliminarlo.

Papa Francisco, ¿fuera, también, la medicina paliativa?

mirollull2 | 22 Septiembre, 2013 17:44

Job en el estercolero
Doré. Job en el esterecolero

El Papa Francisco ha recibido a un grupo de ginecólogos católicos y les ha dado algunas recomendaciones doctrinales sobre el aborto y la eutanasia. El aborto, tal vez lo ha conocido en los círculos eclesiásticos. Sobre la eutanasia no creo que tenga noticias directas, ya que en la historia de la iglesia, en el entorno papal, más bien se ha practicado el asesinato.

Me da un poco de repeluzno, sin embargo, eso de ginecólogos católicos: ¿no sería mejor decir católicos ginecólogos?

El Papa también podría recibir, si le pidiera la audiencia, a un grupo de pedicuros católicos. ¿Los recibiría como pedicuros o como católicos? Bueno, siempre contaría con el recurso de hablarles de la grandeza apostólica del lavatorio de pies.

Hay, por otro lado, unos profesionales con los que no sé cómo se las arreglaría. ¿Qué les podría decir? Me estoy refiriendo a los oncólogos. ¿Les exhortaría a que a los enfermos de cáncer clarísimamente terminales no se les dé medicina paliativa y les sigan aplicando hasta el último momento la agresividad ya inútil de la quimioterapia o cirugía experimental? Pienso que tendría que rechazar los opiáceos y la morfina. No es lógico, que al menos los enfermos católicos –y por ventura también a los no creyentes, que podrían tener un momento de iluminación y abrazar la fe– les privara del beneficio de la aceptación y ofrecimiento del dolor y sufrimiento para redimir sus pecados y pasar el excedente a otras almas necesitadas.

Vespasiano enderezó el maltrecho gobierno heredado de Nerón

mirollull2 | 17 Septiembre, 2013 23:46

Vespasiano

«Lo primero que hizo fue reorganizar el Ejército y las finanzas. El Ejército lo adjudicó en arriendo a los oficiales de carrera, casi todos provincianos como él. Para las finanzas escogió el camino más expedito: el de vender, a precios carísimos, los altos cargos públicos. "De todos modos –decía–, todos son ladrones, y, en cierto modo, les fomentamos a serlo. Mejor es que vayan adelante restituyendo al Estado un poco de lo que roban." El mismo método siguió para reorganizar el fisco. Lo confió a funcionarios escogidos entre los más rapaces y esquilmadores y les soltó con plenos poderes en todas las provincias del Imperio. Figuraos qué comilona para las poblaciones pobres. Jamás la tributación de Roma había funcionado con tan despiadada puntualidad. Pero cuando la rapiña estuvo consumada, Vespasiano llamó a Roma a los ejecutores, les elogió y les confiscó todas las ganancias, con las que, una vez equilibrado el presupuesto, resarció a las víctimas. Su hijo Tito, que era un puritano lleno de escrúpulos, fue a protestar de aquel sistema que repugnaba a su beato y cándido sentido de la virtud. "Yo hago de sacerdote en un templo", contestóle el padre. "Con los bandidos, hago el bandido." Y para aumentar los ingresos inventó aquellas pequeñas construcciones que todavía llevan precisamente el nombre de vespasianas, estableciendo un impuesto a los que las usaban y una multa a los que no las usaban. No había elección. Quien lo hacía fuera pagaba más que quien lo hacía dentro. También por esta medida Tito elevó sus protestas. Su padre le puso debajo de la nariz un sestercio y le preguntó: "¿Huele a algo?"»

Indro Montanelli en Historia de Roma

Año IX - Respirar y oler la brisa del mar

mirollull2 | 13 Septiembre, 2013 13:20

O la del monte o la de la campiña o la del bosque… Me refiero a la del mar porque es la que tengo cerca, en la ribera del dique de poniente, a pocos metros sobre las rocas que baten las olas, unos días suaves y otras levantiscas y con fuerza. ¡Qué limpio y lenitivo el aire salobre para la tráquea, los bronquios y los pulmones!, y mucho mejor si la respiración es la diafragmática. ¡Y cómo huele la brisa marina y las aromáticas oleadas de hinojo, de matas, y de pino tierno que crece en las breves tierras abruptas del litoral.

Mar

Sé que todavía habrá laringectomizados (o si lo preferís: personas laringectomizadas) que abrirán unos ojos como platos al oír que el olfato funciona perfectamente. En cuanto a la respiración, ya habrán notado que no es lo mismo hacerlo en un parque con buena vegetación que en unas calles con abundante circulación. Si se usa filtro MHE, se puede comprobar como en el parque se mantiene limpio y se pone sucio en el andar urbano. Y si se usa un cubre estoma blanco, al respirar en una zona contaminada se formará un círculo oscuro en torno a la entrada de la tráquea.

Y, sin embargo, qué fácil resulta volver a oler normalmente, con su repercusión en el disfrute del gusto. Como he explicado en anteriores artículos, sólo hay que hacer circular aire por la nariz que, siempre, mejor o peor según sea alta o baja la densidad de moléculas olorosas que transporte, activará y regenerará la función del epitelio olfativo que estaba atrofiándose por falta de estímulo.

Hinojo

Con sólo generar un hueco en la cavidad bucal –una depresión– ésta se llenará de aire por la presión atmosférica exterior, y el aire que entre usará la vía nasal. No hay más que ejercitar lo que se conoce como ‘bostezo educado’. Manguitos para conectar la tráquea con la boca y así respirar por la nariz, son útiles para acelerar la reactivación del sistema pituitario, pero no imprescindibles. Y los manómetros sirven para comprobar que se hace la acción correcta, que se manifiesta en el desplazamiento de la columna de líquido.

Para confirmar la eficacia del juego depresión/presión en el circuito buco-nasal, puedo manifestar que quienes vienen a clase de habla esofágica conmigo, están aumentado su capacidad olfativa, y que quienes están siguiendo el método explicado en mis artículos y con los que comentamos realización por internet, me manifiestan su mejoría olfativa.

 

-----

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Post626 – Albahaca
Año VI – El olfato y el gusto en los laringectomizados
Año VI – ‘Bostezo educado’ o ‘polite yawning’
Año VI – Accesorios caseros • III: para estimular el olfato
Año VI – Algo más sobre el gusto y el olfato • I
Año VI – Algo más sobre el gusto y el olfato • II
Año VII – Manómetro para laringectomizados

Los “me equivoqué” de Rajoy y Pedro J.

mirollull2 | 06 Agosto, 2013 02:09

El señor Rajoy ha afirmado: «me equivoqué». El señor Pedro J. Ramírez también lo ha dicho, pero éste, por haberse equivocado en su día al votar a Rajoy. Que el señor Rajoy lo diga es aceptable. En cambio, el señor Pedro J. no tenía por qué equivocarse; y si en un primer momento se hubiera equivocado votando al PSOE, sería explicable, porque nadie suponía que los cien años de honradez se iban a quedar ahí: ¡ni uno más! La congregación del señor Rajoy, sin embargo, no podía confundir a nadie: se conocían sus antecedentes, y el diagnóstico inducía al pronóstico.

 

Y si ahora tuviéramos que llegar otra vez a las urnas, ¿hay alguna opción válida para enderezar el país? Mientas tengamos una símil-democracia funcionaremos por sinergia o por inercia.

 

Pero estaba refiriéndome al «me equivoqué» rajoniano, que, según he leído, suscitó un clamoroso aplauso de su troupe. ¿Se puede dar mayor inconsciencia, torpeza, bravuconería? Si el señor Rajoy quiso referirse a que se había equivocado en la confianza dada al señor Bárcenas para que fuera tesorero, resulta que se ha sentido defraudado porque se haya llevado dinero a Suiza.

 

No creo que el tener una cuenta en Suiza sea para defraudar o hacer perder la confianza en nadie. ¿No se han conocido últimamente –y de desde otros tiempos– muchas cuentas helvéticas de honorables personas físicas y jurídicas? ¿Y no será normal que una infanta vaya a usar la cuenta que probablemente ya tiene en aquel país, en el que va a cobrar la nómina, los  gastos de representación, las compensaciones por vivienda, colegios, desplazamientos, viajes intracomunitarios... ?

 

Que yo entienda, el tesorero no ha decepcionado al Presidente por haber llevado una contabilidad B. Es imposible que el partido llevara una contabilidad así llamada. Y lo es por una razón evidente que se expresa en este corolario: por su sustancia invisible e intangible no puede existir una contabilidad B. Cualquier empresa o entidad que se precie lleva la contabilidad ajustada a los preceptos legales. Puede inducir a equívoco, y más ahora con la facilidad y capacidad de los sistemas de computación, que en un mismo paquete informático se pueden manejar tantas contabilidades como se quiera –de la A a la Z, e incluso más, si se amplía el modo de codificación– para poder tratar los datos de empresas u organismos relacionados por unidades de gestión y por consolidación.

 

Nada impide –es lógico deducirlo– que con cualquiera de las letras se pueda efectuar una agrupación de datos con un grado de opacidad considerable. Es una de las propiedades de un sistema versátil utilizado adecuadamente. Al estar coordinando y supervisando la implantación de una estructura informática para gestionar la contabilidad industrial y financiera de un grupo fabril, la empresa –una de las principales del sector– que nos vendía la aplicación y que la programaba ajustándola a nuestros requerimientos, me indicó que se podía implementar un módulo (que no nos era útil) para tratar partidas que se integraran o desintegraran a voluntad de los resultados mientras el período al que correspondían no se hubiera cerrado oficialmente.

 

Doy por sentado que las grandes empresas ya no recurren a trucos contables: no lo necesitan. La vigente normativa cuenta con un Plan General Contable dotado de grupos de cuentas más que suficientes para tergiversar los resultados y la situación patrimonial. Está ampliamente demostrado.

 

Después de esta digresión explicativa tengo que volver al señor Rajoy; pues, sí, realmente, puede sentirse defraudado por su tesorero; y más que defraudado, indignado, porque el señor Bárcenas tenga dinero en Suiza, dinero que, al parecer, no se justifica en sus ganancias personales. ¿De dónde ha brotado tan notable cantidad? Por el origen presunto, el señor Rajoy tenía que haber presentado, ya no una demanda, sino una querella criminal por el robo efectuado por el señor Bárcenas en las arcas del partido. Y que yo sepa, mientras se afirma que el señor Bárcenas tiene cuentas en Suiza que se da a entender que proceden de dinero afanado por su condición de tesorero, el señor Rajoy no ha manifestado ningún desfalco en la tesorería de la que es último responsable, sino solo, con su ejecutiva, que en este ocasión no habría observado los principios de buen gobierno y salvaguarda.

 

Dando por sentado que no existe contabilidad B, y admitiendo que el señor Rajoy –o quien tenga poder bastante para ello, tal vez las doñas Soraya y Cospedal– no ha denunciado saqueo alguno, se puede pensar que el tesorero del partido disponía de unos fondos que no formaban parte de la contabilidad porque eran necesarios para poder atender compromisos económicos ineludibles pero no ostensibles, que, en cualquier empresa u organización son inevitables. Se suele dar la circunstancia de que haya que comprar inmuebles o terrenos necesarios para la explotación o para la organización, y lo normal será que el vendedor no quiera que el precio acordado figure en la escritura pública por su totalidad. En este caso ¿cuál es la solución posible? No efectuar la compra o fijar un importe prudente ante notario con su correspondiente pago por cuenta bancaria y, la diferencia, satisfacerla, no por contabilidad B, que ya sabemos que no existe, sino por una cajita que hay en un despacho y que en el seno de una empresa puede que sólo sea conocida por el presidente del consejo (o por todo el consejo si no es numeroso), el consejero delegado, la dirección general y el ejecutivo de confianza que la maneja. Y la confianza se limita, no al mal uso que pueda hacerse de los fondos, ya que no queda en manos de una única persona, sino en que quien guarda los comprobantes y lleva un sencillo registro de entradas y salidas, no se guarde copias, puesto que periódicamente se hace una revisión y comprobación de saldo y se destruyen documentos y registros.

 

Evidentemente, no hay que olvidar que cada uno de los que hayan aportado fondos para esta cajita y cada uno de los que los han recibido, por lo menos conoce su participación, pero no cuentan con otra prueba que su palabra y está muy claro que no tienen ningún interés en desvelarlo.

 

¿Es general el uso de este tipo de cajitas? Pienso que no, aunque sí frecuente, especialmente en importantes empresas, incluidas las bancarias, y, no digamos en organizaciones políticas y parapolíticas.

Esto es trabajar

mirollull2 | 03 Agosto, 2013 02:28

Hace medio siglo. Figura en el libro Las florecillas del Papa Juan

La mitad

Un diplomático recientemente acreditado en la Santa Sede es recibido por el Papa. Le pregunta cuántas personas trabajan en el Vaticano. "Oh! No más de la mitad ", responde Juan XXIII con un guiño.

Pues eran muchos, más que ahora en los senados y parlamentos.

Fuente en los jardines del Vaticano
Fuente en los jardines del Vaticano. ¿Símbolo de la nave eclesial?

Mesura y ejemplaridad en el descarrilamiento en Santiago

mirollull2 | 01 Agosto, 2013 12:30

El descarrilamiento del tren ALVIA de Santiago ha sido una de las grandes catástrofes, sino la mayor, de las sucedidas en la red ferroviaria española.

El sentimiento entrelazado de solidaridad, de tristeza, de amargura, de dolor, de compasión ha sido unánime.

Pero a mi modo de entender hay que destacar que ha sido ejemplar, por no decir admirable, la forma con que sobre el mismo se ha informado, serena y sensatamente, aceptándose por todos, incluso por accidentados y familiares de fallecidos, el error humano como algo imprevisible, lamentable, extremadamente doloroso aunque desdichadamente posible.

Tres niveles de seguridad

No ha habido aspavientos ni histerismo. El ambiente de tristeza y dolor ha envuelto la presencia y la actuación de cuantos han acudido al lugar del suceso. Las autoridades –locales, autonómicas y estatales– han estado discreta y sobriamente apesadumbradas, sin afán de protagonismo; la curia clerical ha cumplido su oficio de proveer del viático penitencial a los fallecidos en un funeral de misa de tres; y los responsables de RENFE y organismos allegados se han mantenido sigilosos, sin cargar las tintas sobre el fallo humano, sin inmiscuirse –que se sepa– en las declaraciones del maquinista, un hombre que, inevitablemente, tiene que estar hundido, destrozado, desorientado, al borde de la desesperación por ser él el único responsable de llevar por buen carril una máquina tan potente y un sistema de seguridad elevadamente complejo.

Incluso se ha tenido la delicadeza y el comedimiento de demorar la apertura de las cajas negras en previsión de que, en momentos emotivos, el conocimiento de su contenido ahondara en la herida ya irreversible.

Los sistemas de comunicación han proporcionado información puntual y especialmente la televisión estatal ha mantenido un sistema de información constante, actualizado y de dosificada repetición de imágenes en aras de mantener viva la llama sobrecogedora y la atención y donación de sangre para los hospitalizados.

Funeral en Santiago
Encomienda católica para el último viaje

¿Todo ello se ha desarrollado espontáneamente o ha sido fruto de notable programación?

¿Ha habido una mente lúcida, por fin, en el gobierno o en sus proximidades?

Así como se ha llevado, inclusive ha surgido un sentimiento, casi afectuoso, por lo menos compasivo por el maquinista que erró. Y sobre todo, no se han enervado los ánimos reclamando responsabilidades de orden ferroviario y político. Ha sido la primera vez en estos tiempos que un ministro, en este caso una ministra, puede ir con la cara alta por un incidente ocurrido en el área de su competencia.

Confío en que de los pasajeros hospitalizados en estado crítico sean pocos los que se sumen a la lista de fallecidos y que el resto se vaya recuperando sin que les queden secuelas de invalidez; y también, que no se abandone la ayuda psicológica a las víctimas en rehabilitación ni a los familiares de los fallecidos, pues la seguirán necesitando, principalmente aquellos que tengan que tardar años para percibir las indemnizaciones del seguro de viajeros.

Es de esperar que pronto todo sea un mal recuerdo, por lo menos paliado para las víctimas, y que el maquinista sea tratado con benevolencia procesal: bastante pena tendrá con arrastrar la pesadumbre por una calamidad derivada de un mal acorde de sus manos y pies en el manejo de los mandos de un tren, probablemente diseñado, para hacer su ruta manejado desde una cabina de control en un centro de mando.

Ahora, de vuelta a la anormalidad cotidiana, lo importante es que no se enturbie la calma resignada que se ha podido lograr. Y que no se ahonde en las causas del descarrilamiento, y digo causas porque hay más de una y quizá –por no decir seguramente– la que se ha definido como primera y directa es la más alejada de la causalidad. Confiemos en que en un juez no se entrometa y rasgue la cortina con tanto primor tejida. 

Las florecillas del buen papa Juan y el jardín del papa Francisco

mirollull2 | 31 Julio, 2013 12:49

Las florecillas

En el año 1964, aniversario de la muerte de Juan XXIII, se publicó, con anécdotas, frases y pensamientos suyos, el libro de Henry Fesquet Les fioretti du bon pape Jean, editado en España por Editorial Estela. Al paso que vamos, del papa Francisco, se podrá publicar un jardín.

A los obispos ya les ha requerido a la moderación y a la austeridad: aparte de otras ostentaciones, le habrá llamado la atención que todos vistieran ternos iguales recién estrenados con capas pluviales bien cortadas y mitras relucientes.

Dejando de lado la ornamentación, el atrezo y los vistosos decorados con amplio despliegue de pantallas para que llegara a todos su omnipresencia, me llaman la atención otros aspectos más trascendentales en la manifestación de la doctrina católica.

Se muestra benevolente con quienes profesan otras creencias y les sugiere que atiendan su recomendación de incorporarse al buen camino; es, sin embargo, contundente con los predicadores evangélicos (También fue una preocupación de Pablo de Tarso) que extravían a los creyentes; ellos tienen que cesar en su error y sus seguidores replantearse su actitud.

Ternos nuevos iguales

Ha sorprendido, y contentado a muchos, y ha sido muy aireada, una de sus sentencias: «"si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad ¿quién soy yo para juzgarla?». Pues sí, será así, pero ha dicho más, y el Vaticano (EFE, 30/7/2013)lo señala: «Sin embargo, el Papa Bergoglio con la frase que siguió a la anterior: "el Catecismo de la Iglesia Católica explica y dice que no se debe marginar a esas personas y que deben ser integradas en la sociedad", mostró que no hay nada nuevo en sus palabras, salvo tal vez la forma y el tono, sencillo, llano, de decir lo mismo.
»El catecismo dice en el apartado 2357 que un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas y que "esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba".
"Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición", señala el Catecismo.»El papa Bergoglio siguió esa línea a la hora de expresarse sobre los gays y no manifestó ningún comentario que fuese contrario o supusiese un cambio radical a lo que dice el Catecismo.»

Es decir, que la doctrina cristiana, surgida de Pablo de Tarso, sigue “firmiter in re, suaviter in modo”. ¡Ángela María!

El judío converso, con la habitual propia terquedad de los conversos, predicaba:

«Primera carta a los Corintios
Cap 6
(9) ¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, (10) ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios.
(11) Y tales fuisteis algunos de vosotros. Pero habéis sido lavados, habéis sido santificados, habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.»
«Primera carta a Timoteo
Cap 1
(8) Sí, ya sabemos que la Ley es buena, con tal que se la tome como ley, (9) teniendo bien presente que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los prevaricadores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreligiosos y profanadores, para los parricidas y matricidas, para los asesinos, (10) adúlteros, homosexuales, traficantes de seres humanos, mentirosos, perjuros y para todo lo que se opone a la sana doctrina, (11) según el Evangelio de la gloria de Dios bienaventurado, que se me ha confiado.»

El cardenal Bergoglio, en julio de 2010, acomodaba a nuestros días la doctrina paulina condenando el matrimonio gay: «No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios», dijo el cardenal Jorge Bergoglio, en una carta privada dirigida a las Carmelitas. «No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento)», continuó el Cardenal, «sino de una "movida" del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios». El texto alienta a las religiosas a rezar para evitar que se apruebe el matrimonio homosexual: «Clamen al Señor para que envíe su Espíritu a los Senadores», dice, y agrega: «Que no lo hagan movidos por el error o por situaciones de coyuntura sino según lo que la ley natural y la ley de Dios les señala». El texto fue escrito por Bergoglio para las Carmelitas, pero se filtró a la prensa, según confirmaron a TN.com.ar desde el Arzobispado de la ciudad de Buenos Aires.»

Otra flor del Jardín de Francisco es el papel de la las mujeres en la Iglesia. El Papa ha manifestado que a las mujeres hemos de reconocerles los mismos derechos que a los hombres, que tienen que ser algo más que monaguillo o presidente de Cáritas (en realidad ya son más, cuidan, hasta donde alcanzan, de la limpieza y el decoro del altar y de las macetas y el ornato floral). «Su papel no es sólo la maternidad, ser madre de familia. Es más fuerte, es el icono de la Virgen, la que ayuda a crecer a la Iglesia», dijo Francisco. La Virgen María -subrayó- «era más importante que los obispos y curas». El Papa intenta explicar que las mujeres, como la Virgen, están por encima de los obispos y que no necesitan estar ordenadas sacerdotes; abogó por un mayor papel para ellas en la Iglesia, pero rechazó que puedan acceder al sacerdocio al señalar que sobre ese tema «la Iglesia ha hablado y ha dicho no».

Me pregunto: ¿constará en los anales vaticanos alguna mala experiencia de la actuación de las diaconisas que hubo en los inicios del cristianismo? Aunque fuera así, es imposible que supere el mal rastro que los hombres han dejado en toda la escala clerical, incluso entre los que han llevado la triple corona de la tiara.

El papa Francisco sonríe en Brasil

mirollull2 | 28 Julio, 2013 16:19

No tengo el don de la profecía y mi bola de cristal, de vidrio soplado, no creo que sirva para la adivinación. En el mes de marzo pasado, al calzarse el nuevo Papa los cómodos por ahormados zapatos viejos, expuse llanamente un pronóstico que brotaba espontáneo del diagnóstico de la situación del vaticanismo y del currículo del mitrado. Escribí: “El catolicismo necesita promoción, lo que ahora se llama marketing”. Y añadí, después de no considerar parajes propicios para el programa expansivo a Europa, África, Japón, China, la India ni América del Norte: “Queda Centroamérica y Sudamérica. Tierras de gran población, con un gran sentimiento ‘religioso’ cuya superstición sólo necesita ser encauzada. La marca católica bien gestionada y contando con un emblema de primer orden elevado a categoría mundial tiene el campo trillado para una buena cosecha”.

bola de cristal

No es de extrañar que con tan evidente diagnóstico, el país elegido haya sido Brasil, con Río de Janeiro, que cuenta con la segunda basílica mayor del mundo, como epicentro. Para el evento el papa Francisco ha escogido el marco de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, enlazando con Pablo de Tarso, fundador del Cristianismo, con cuya doctrina sintoniza, para realizar el viaje apostólico de difusión y expansión del Evangelio.

El papa sonriente ha bajado del avión con buen pie, calzado con unos zapatos negros similares, aunque más pulcros, a los que lucía en las fotografías de la elección; se ha mostrado llano, próximo y afable; le hemos visto circular en un automóvil ostensiblemente pequeño; se desplaza en un nuevo todoterreno blanco –sustituto de la bombonera blindada– que lleva una arboladura que soporta un parabrisas de cristal especial que se curva y alarga hasta cubrir el techo; y para posibles emergencias, cuenta con otro vehículo igual de color verde.

Las gentes se agolpan junto a él, que camina, tiende las manos, abrazan, besa. Los jóvenes brincan de entusiasmo, se transmutan, lloran, gritan, ríen; unos han acudido desde países próximos o lejanos en místico peregrinaje aéreo; todos vibran ante la presencia magnética y las palabras de su divo rodeado de corifeos en el magno escenario. Disfrutan de un momento especial y se extasían como ante el Elvis Presley de turno.

Consagración
Ojos entornados, mirada especulativa: ¿La sombra de una duda?

Que «Jesús se una a tantos jóvenes que perdieron la confianza en las instituciones políticas, por su egoísmo y corrupción, o a quienes perdieron la fe en la Iglesia y hasta en Dios, por la incoherencia de cristianos y ministros del Evangelio», proclama el Papa. Pablo, en sus cartas y viajes, también reprendía a los a los adeptos y sacerdotes que daban mal ejemplo en sus comunidades, desacreditan la fe y ahuyentaban a los creyentes. Y como el de Tarso, advierte y previene contra los falsos predicadores “evangélicos”.

El papa Francisco, consciente de su misión promotora de la fe cristiana, no es restrictivo en el alcance de su magisterio, y su visión amplia se extiende del integrismo paulino (ambos coinciden, entre otros aspectos, en la apreciación de la homosexualidad) a la teología de la liberación e incluso hace un guiño incitante a los “indignados”; esto puede resultar desconcertante para algunos, pero responde a su actitud coherente de integración en una fe verdadera común.

El amplio programa de sus días de estancia, se ha preparado con meticulosidad, y pienso, que como Pablo de Tarso cuando iba o enviaba a algún apóstol u obispo, habrá tenido que dar las indicaciones precisas para que no faltara la aportación pecuniaria de la comunidad visitada, y que, de producirse remanente, se destine a otras comunidades necesitadas. Esta circunstancia me ha venido a la cabeza ahora, pues, cuando se anunció del proyecto del viaje, de los sesenta millones de euros presupuestados quedaban por cubrir unos treinta y cuatro.

Las actividades papales, puede decirse que han seguido una agenda apretada. Reuniones, visitas, ágapes, misas, oficios, homilías. Entre los actos anecdóticos y significativos, a vuela pluma, recuerdo la bendición de las banderas olímpicas de 2016 en el Palacio de la Ciudad de Río de Janeiro; la veneración de la imagen de Nuestra Señora de la Concepción de Aparecida, cuyo patrocinio ha extendido a los países de América Latina; la Confesión de algunos jóvenes de varios países de la XXVIII JMJ en el Parco de la Quinta da Boa Vista, Río de Janeiro (a mi modo de ver, simulacro innecesario ya que había dispuesto otorgar indulgencia plenaria a los asistentes); visitó una de las comunidades más pobres del Brasil, la favela Varginha, que, como es costumbre con ocasión de la visita de algún dignatario, debió de ser objeto de una limpieza y aseo tanto material como humano, e invocó un mensaje de esperanza e hizo un llamado a trabajar por un mundo más justo y solidario; y ya de cara al fin del viaje, hoy, último día, celebrará una multitudinaria misa en Guaratiba, a 80 km de Río de Janeiro, a la que está prevista la asistencia de la presidente argentina Cristina Kirchner y otros indignos altos dignatarios.

Concluirá el viaje y el papa sonriente subirá la escalerilla del avión en el que regresará a Roma.

 

Desde Juan XXIII, no habíamos visto sonreír a un papa. Juan XXIII tenía un gesto bondadoso que quizá por esto resultaba naturalmente sonriente. Parecía un alma bendita que creía en lo que hacía y que a punto estuvo de dar un vuelco eclesial de incalculables consecuencias. A Pablo VI, la herencia de Juan XXIII, le cortó toda posibilidad de sonrisa. Juan Pablo I, nunca sabremos si murió por una embolia clerical, o si se quiso evitar que siguiera las pasos de Juan XIII. Juan Pablo II no tenía la musculatura facial propicia a la sonrisa, y Benedicto XXVI, procedente del legado de la Inquisición ¿cómo va sonreír?

Los papas anteriores a los ahora mencionados, no sé cómo iban de sonrisas. Quizá fueron conscientes de que su dignidad requería seriedad. De estos sólo conocí a Pio XII, y ¡qué apostura! Lo recuerdo claramente como urna de santidad viva; vera efigie del pontífice del nazionalcatolicismo que culminó una época.

El papa Francisco, lo habitual es que sonría –salvo momentos de lógico gesto serio–; es el papa sonriente –ya le llaman así–; pero qué distinto sonreír del del papa bueno –que así le llamaban–. La sonrisa del papa actual puede ser innata, sin embargo, para mí, tiene el sello de haber sido aprendida o mejorada en una escuela de relaciones públicas.

«Anterior   1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 ... 29 30 31  Siguiente»
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS