Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

El estafermo del cardenal

mirollull2 | 15 Agosto, 2005 12:21

Me imaginé, al enterarme, que eso del cardenal Despuig sería una tontería. Sin embargo, un artículo de Antonio Alemany en El Mundo/El Día de Baleares loando la escultura y la colocación, me hizo dudar de mi suposición; aunque no del todo, ya que en el artículo también se refería, con una valoración que no comparto, al Ramón Llull portuario de Horacio de Eguía.

Aún no había visto la estatua y hete aquí que otro artículo, este de José Carlos Llop en el Diario de Mallorca (7 agosto 2005), me retornaba, y la apoyaba, a mi suposición. Llop escribía: «Una de las transformaciones de la Palma reciente ha venido de la mano de una difusa y confusa fiebre escultórica. [...] Y no me refiero a Miró o Calder, precisamente, que ojalá todas estuvieran a su altura. O a la de Benlliure, de Maura, en su época, que también.»

Ahora ya he visto el estafermo del Cardenal Despuig, y, para mí, Llop tiene toda la razón. Y no sólo porque el artefacto pueda responder a una concepción estética de otra época, sino por ser un armatoste, incluida la peana, que no tiene sentido.

Ya sé que no se puede pretender que en cada taller haya un artista, pero tampoco es necesario esparcir, sin que venga a cuento, piedras, plásticos, hierros o bronces.

La plaza de Santa Magdalena tenía la gracia de una fachada sencilla, esbelta y severa, sobre una acera discreta, formando un rincón acogedor con la pared del convento. Ahora, ya no: ¡qué pena!

La sucesión Miró

mirollull2 | 11 Agosto, 2005 19:38

Ahora, tiempo después de haber sido publicado, el diario Ultima Hora dice que la familia Miró exigirá al IVAM que retire el catálogo –o libro– Homenaje a Artistas «donde se muestra una colección de vestidos que Ágata Ruiz de la Prada elaboró a partir de obras originales del pintor».

El diario, en un recuadro, también escribe «que la Successió, en diversas ocasiones, ha mostrado su disconformidad con determinados usos de la obra del artista (por ejemplo, la utilización política) y siempre se ha comprometido en su interés para salvaguardar el espíritu del legado mironiano».

En cuanto a la utilización política, no sé a qué se refiere, pero a mí no me ha gustado nunca ver fotografías del Consejo de Ministros con cuadros de Miró en las paredes: lo encuentro un despropósito ético.

En cambio, sí sé que la Successió Miró, S.L. dedica una especial atención a la vigilancia y recaudación de los derechos de autor del legado mironiano y que cuida de la correcta reproducción de sus imágenes, avalada con el adecuado “copyrigth”, en baldosas, platos, tazas y camisetas.

¿Que pensaría, hoy, el pintor de todo eso? En el año 1977, cuando ya se había inaugurado en Barcelona la Fundació Miró(1), en unos diálogos, Georges Raillard(2) le pregunta: «¿Sus nietos no se ofenden de que todo vaya a parar a un museo? Se oye hablar tanto en estos tiempos de una herencia infernal, miles de millones, inventarios, disputas, abogados, eso es lo que se lee en la primera plana de los periódicos detrás del nombre de Picasso...» Y esta es la respuesta: «No. Lo comprenden muy bien. Y más porque gracias a eso puede llegar a gran número de personas. Y además estoy persuadido de que se va hacia un futuro social que no permitirá a los particulares guardar cosas de este tipo. Por eso preferí el gesto voluntario de ofrecer mi obra a mi país.»

---------

(1) Miró dotó inicialmente el fondo, que después incrementó hasta unas 10.000 piezas, con 188 pinturas, 145 esculturas, 9 obras textiles, la obra gráfica completa y unos 5.000 dibujos.
(2) Conversaciones con Miró , Barcelona, 1978, traducción del original Ceci est la couleur de mes rêves , París, 1977.

Post626 – El teclado

mirollull2 | 24 Julio, 2005 21:47

Más de dos semanas sin dar noticias, pues me pongo al teclado del ordenador lo menos posible. Y no porque esté mal. En mi situación, hay que considerar que estoy bien, y que las molestias que tengo en el cuello y los hombros son la consecuencia normal de la operación. Molestias que, después de ir disminuyendo con el paso del tiempo, se incrementaron por el “asado” –que en mi caso no ha sido excesivo– de la zona sometida a la radioterapia.

Un dolor agudo y reiterativo en el hombro izquierdo es el motivo de que rehuya el teclado. Y este dolor, que supongo que no será muy duradero, me sobrevino, juntamente con un dolor de cabeza lateral que ya va reduciendo su frecuencia, después de iniciar una tanda de sesiones de rehabilitación.

Con la rehabilitación –masaje y ejercicios–, por otra parte, se van mitigando tensiones y durezas musculares.

Sin embargo, no todo se resolverá en breve: el edema submentoniano, por ejemplo, requerirá todavía algunos meses.

En la próxima misiva, para quienes no lo saben, explicaré lo del “submentoniano”, que, por cierto, es un poco fastidioso.

Buscar las vueltas

mirollull2 | 24 Julio, 2005 21:23

Desde hace unos días, dos diarios locales –sobre todo uno– cuentan y no paran sobre las aventuras de los síndicos de cuentas por el territorio económico, según dicen escabroso y oscuro, del Consell de Mallorca.

Bueno, los titulares se refieren a Munar, a la cual los diarios, aprovechándose de los auditores públicos, buscan las vueltas, como si fuera una señora particular. Yo creo que tendrían que decir, como mínimo, la señora Munar; y todavía mejor, la “Molt Honorable Presidenta del Consell de Mallorca”.

A mí, estos asuntos, quizá por “deformación profesional”, me llaman la atención; no en balde, hace tiempo, en negocios industriales, fui Director de control económico y financiero.

Claro que en la empresa se tenían que salvaguardar el patrimonio de los accionistas y el buen rendimiento que del mismo se obtuviera; y por eso era lógico que se controlara la gestión tanto de los directivos y jefes de departamento como, también, del Consejo de Administración.

Sin embargo, en el caso del Consell o, mejor, de la señora Munar ¿quién tiene derecho a pedirle explicaciones? ¿No la dejamos mandar?; pues que lo haga a su gusto.

Si nos saltamos el principio, aunque menor, inicial de la democracia –el voto de la mayoría– en la elección de los gestores del caudal público, es una consecuencia normal que la condición esencial para la existencia de la democracia –el control de sus gestores– también sea sistemáticamente ignorado.

Por tanto, por mucho que insistan, los titulares y los escritos de estos días, muy pronto serán olvidados; el Muy Honorable Presidente del Gobierno Balear seguirá ofreciendo flores a la Muy Honorable Presidenta del Consejo de Mallorca; y el señor Inda, Director de El Mundo / El Día de Baleares, se quedará solo escribiendo diatribas como esta: «Catalina Cirer va camino de conseguir que honrado y eficaz no sean necesariamente palabras excluyentes. Hay un dato que apuntala mi tesis de que es trigo limpio: Munar la pone a parir.»

Post626 – La cánula

mirollull2 | 04 Julio, 2005 22:53

El estoma practicado en el cuello y su conexión con la tráquea deben cicatrizar adecuadamente y mantener su tamaño. Para ello, desde el primer momento de la intervención, se utiliza la cánula. La cánula, de la que existen varios tipos, es básicamente un tubo curvado con una pletina que se sitúa a la entrada del estoma, y que con unas cintas, o un medio similar, la sujeta en el cuello.
La cánula usada en la operación y tras la misma, que es extraída, limpiada y recolocada en las curas, tiene unas características propias y es de un material plástico específico.
Antes de la salida de la clínica, el modelo inicial de la cánula es sustituido por otro más sencillo, normalmente de dos tubos, de plata.
El juego completo tiene que limpiarse por lo menos una vez al día y el tubo interno, llamado fiola, tantas veces como sea necesario para Cánulasdesprender las mucosidades que en ellos se depositan o adhieren.
La cánula de plata se utiliza durante el tiempo que determine el cirujano, normalmente varios meses, para consolidar la forma y el tamaño del traqueostoma, y se va prescindiendo de ella durante períodos diarios progresivamente más largos hasta poder, salvo casos excepcionales, dejar de usarla totalmente.
Yo, actualmente, me la quito dos veces al día durante unas dos horas. Y al volver a ponérmela, en ocasiones todavía me produzco una ligera tos. Cosa que no se produce, la tos, en las revisiones médicas, si la cánula me la pone el doctor. Según él, cuando yo me la haya puestos tantas veces como él las ha puesto, tampoco me produciré tos.

Post626 - Soplar

mirollull2 | 29 Junio, 2005 23:24

Todavía alguna vez tengo la intención de soplar. Ya sé que de mi boca no sale aire ni para quitar una mota de las gafas o para darles vaho para limpiarlas. Pero hoy, al ver una polilla muerta en la librería del pasillo he tenido la intención de echarla al suelo con un soplo, y, lógicamente, eso no ha funcionado.
Vale la pena explicarlo, pues de quienes me leen son pocos los que conocen el cambio tan radical que representa la laringectomía total.
Antes de la misma, el aire destinado a la respiración, o sea a los pulmones, entraba por la nariz y por la boca, y pasaba a la tráquea, que tenía la epiglotis abierta y que permanecía así tanto para la respiración como para el habla. Para la alimentación, la epiglotis cierra el paso a la tráquea, y en consecuencia, la comida pasa al esófago y al estómago.
Después de la resección de la laringe –lógicamente, con la nuez de Adán, que lleva las cuerdas vocales, incluida– deja de existir la bifurcación de la garganta. Ambos conductos quedan separados: el esófago mantiene su conexión con la boca (y la nariz) a través de la garganta; y para la respiración se desvía la tráquea y se le da salida directa en el cuello por un orificio al que se llama traqueostoma o, simplemente, estoma.
Como es de suponer, ello conlleva cambio de hábitos y consecuencias más o menos importantes en el desarrollo vital de los que pertenecemos al grupo de los laringectomizados.
Espero que, con la ilustración que he realizado y que inserto a continuación, se entenderá mejor lo que he expuesto.

Antes y después de la laringectomía

Post626 – Sin la sonda

mirollull2 | 19 Junio, 2005 19:32

Como era de prever, la sonda gástrica abdominal había cumplido su función: primero, por su uso en sustitución de la de vía nasal, como medio de alimentación en clínica hasta que se cerró la fístula y pude iniciar la alimentación, aunque en principio de líquidos y alimentos suaves, por vía oral; y segundo, como canal de reserva en prevención de posibles complicaciones que pudieran volver a hacerla necesaria, derivadas tanto de la intervención como del, a continuación, tratamiento de radioterapia.

El oncólogo en su informe sobre localización, intensidad y duración del tratamiento, datos técnicos que yo no entiendo, finalizaba afirmando que mi tolerancia a la radioterapia había sido muy buena.

Al día siguiente, el otorrinolaringólogo, confirmó mi buen aspecto –las hinchazones y leves quemaduras se estaban reduciendo notablemente por la aplicación de la pomada– y la evolución favorable del proceso. Y me indicó que ya podía prescindir de la sonda gástrica.

La mañana siguiente, en la clínica me asignaron hora para la tarde en radiología. La extracción de la sonda fue muy sencilla. Una vez tendido y preparado, al llegar el médico, éste comentó, como dato a favor, que la sujeción interna era por espiral. Noté que manipulaba y posiblemente cortaba algo, y me dispuse a sentir algún tirón o roce, y acto seguido el enfermero retiró las telas protectoras que me había puesto al prepararme, mientras el médico me decía que ya podía incorporarme. Al día siguiente me quité la gasa y el esparadrapo; el orificio del estómago se cerró automáticamente y el externo no debió de tardar casi nada; ahora es sólo una pequeña hendidura.

Post626 – Demasiado tiempo

mirollull2 | 11 Junio, 2005 22:30

Han pasado varias semanas de mi última referencia a la laringectomía. Demasiado tiempo. Hoy vuelvo a contar algo.
Mi recuperación física general va progresando, aun teniendo en cuenta que desde finales de abril hasta el jueves de la primera semana de junio, me han aplicado veinticinco J.M. Miró Llull sesiones de radioterapia, que no me han producido consecuencias excesivas; sólo, por los comentarios recibidos, las mínimas dentro de lo posible.
En las seis últimas sesiones, la inflamación interna de la garganta se incrementó algo, y también aumentaron la hinchazón e irritación de las zonas del cuello sometidas a la radiación y el dolor muscular de toda la zona de la clavícula.
En resumen, he pasado una radioterapia con una cierta rigidez e hinchazón del cuello –las procedentes de la operación que ya se aminoraban y se incrementaron de nuevo–, y con algo de decaimiento y sensación de cansancio, pero soportable; por otra parte, –eso sí, a base de comidas blandas– no he tenido otras dificultades que lentitud en el tragar, especialmente en ciertos momentos, para ingerir la alimentación. Y me ha caído parte del pelo de la cara y del cuello: las patillas me han quedado separadas de la perilla, y casi limpia la parte alta del cuello.
A los pocos días de la última sesión de la radioterapia he ido notando un alivio progresivo en la tensión del cuello y en la irritación interna de la garganta. Sin embargo, a pesar de la aplicación de crema específica para contrarrestar los efectos abrasivos del cobalto en los puntos de su aplicación, al sexto día han aparecido unas hinchazones e irritaciones que se han manifestado como quemaduras ligeramente supurantes. En una breve consulta telefónica, el cirujano me indicó el remedio de la aplicación de una pomada que me está dando un resultado efectivo y rápido.
La próxima semana he de acudir al oncólogo y al otorrinolaringólogo para revisión. Si todo sigue como hasta hoy, supongo que se decidirá la retirada de la sonda estomacal con que se me alimentaba en la clínica, la cual se ha mantenido preventivamente por si debido a la radioterapia surgían problemas que impidieran la alimentación normal.

Diálogo, ni con el cáncer ni con ETA

mirollull2 | 19 Mayo, 2005 22:34

Octavio Aguilera, en la sección “Tres en raya” de la Ultima Hora del día 17, bajo el epígrafe “¿Se puede negociar con ETA?” escribe: «Francamente, opino que debe acudirse a cualquier medio, incluidas las negociaciones. Yo, de padecer un cáncer, no me limitaría a una sola terapia. Las probaría todas.»

Pues no, amigo Octavio; hoy no coincidimos: mi opinión es que dialogar, ni con el cáncer ni con ETA. Y lo explico con mi caso, que ya conoces.

Para intentar curar mi reticente y agresivo mal, el cirujano no me planteó ningún diálogo con el cáncer, lo que hubiera equivalido a la resección de los órganos indudablemente afectados, conservando otros tal vez libres de tumoración.

De acuerdo con los antecedentes, comprobaciones e indicios obtenidos y a la vista de lo que encontrara al explorar la laringe en el quirófano, el doctor propuso a mi consideración y aceptación la extirpación, tan radical y amplia de la zona afectada como fuera conveniente para obtener la mayor certeza posible en la erradicación del mal.

El mal no eran las cuerdas vocales lesionadas por el cáncer; las cuerdas vocales y su entorno eran las víctimas, como puede serlo cualquier otro órgano, de la acción del cáncer.

Y la única forma de que no haya más víctimas es acabar con el mal que las produce. Y en eso no caben “negociaciones”, tanto si el mal es el cáncer como si es una banda criminal.

La posibilidad de entablar diálogo o negociaciones, nos enfrenta, al menos desde mi punto de vista, a un dilema muy preocupante.
O ETA tiene razón en sus exigencias y planteamientos y todo lo sucedido hasta ahora, extremadamente largo y desastroso, víctimas incluidas, es consecuencia de un “malentendido” que hay que deshacer a pesar de tantos años de horror y malevolencia; o, de otro modo, las demandas de ETA y su intención de destrucción de lo que ellos llaman lo español y de desmembración del Reino de España, es admitida y compartida por políticos mandamases y partidos –quizá mejor facciones– del Congreso, que no hacen ascos a la barbarie terrorista.

Valldemossa y su tenderete

mirollull2 | 15 Mayo, 2005 23:40

Doña Leticia se evitó el fiasco de la visita a Valldemossa. Don Felipe, futurible rey de un reino incierto, le podrá explicar cómo la vio cuando disfrutaba los umbrosos corredores de la Cartuja, el sol del patio de los mirtos y los huertos de las celdas con la mirada abierta, por en medio de los montes de la Mola de Son Pacs y Na Fátima, a mar lejano de la Bahía de Palma.

Porque, ahora, Don Felipe o tiene que pensar que no es a Valldemossa a donde lo Patio de los mirtos de la Cartuja han llevado o que un cambio enorme ha convertido en un pueblo “souvenir” no ya el lugar en el que pasaron el célebre invierno Chopin y Sand, sino donde estuvieron Rubén Darío, Unamuno, Rusiñol, y Jovellanos encarcelado antes de que Godoy lo hiciera encerrar en Bellver para evitar el alivio que pudieran darle los cartujos y endurecer su pena, y hasta él mismo no hace muchas décadas.

En este viaje, al Príncipe lo han metido tras una tapia en un tenderete con mapas, fotografías y desniveles, montado por un actor americano.

El Presidente Matas, ahora virrey del chiringuito, le ha enseñado ufano esta compra del Gobierno y le ha explicado a Don Felipe algo de una tarjeta verde.

En verdad, la realización de esta visita a Valldemossa ha sido algo estrafalaria. O responde a alguna intención recóndita del Presidente del Gobierno Balear, o de quien, a sus órdenes, haya programado el recorrido principesco en su visita balear. Tal vez se ha querido evitar el paso por la sección de Arte Contemporáneo del Museo Municipal, para obviar la referencia a cualquier posible concomitancia con otro museo no visitado.

Esta ida a Valldemossa, bien hubiera podido sustituirse por una parada en el Escorxador, con lo que se evitaba la carretera, y al Príncipe se le hubiera podido dar, para cuando regresen de vacaciones él y doña Letizia, la tarjeta ciudadana.

--------

Ilustración: M.LL. Patio de los mirtos de la Cartuja . 1982. Acuarela.

El príncipe doblado

mirollull2 | 12 Mayo, 2005 12:17

Pura casualidad. Veo la televisión muy poco. Y he aquí, que sin esperarlo oigo al Príncipe Felipe doblado al catalán. Y con un acento bien barcelonino.

Quizá es un intento de detalle digno de agradecer, pero no era necesario. En Mallorca, donde tenemos dos lenguas, podía hablar tranquilamente en castellano, también denominado español; todavía somos muchísimos quienes entendemos, y hasta podemos expresarnos de las dos maneras.

Al menos por mí, podía prescindir de ese doblaje que no nos suena a nuestro.

El fantasma de la Moncloa

mirollull2 | 09 Mayo, 2005 11:01

En el Palacio de la Moncloa hay un fantasma. Un fantasma mucho más serio e importante que el fantasma de Canterville, cuyas andanzas terrenales nos cuenta Oscar Wilde; y al que, la familia americana que ha adquirido la mansión trata con displicencia y, encima, los hijos gemelos le hacen continuas perrerías.

El fantasma de la Moncloa Fusilamientos de la Moncloatiene mucha más entidad y poder que el pobrecillo de Canterville. El de la Moncloa tal vez provenga de los fusilamientos del 3 de Mayo, igualmente llamados fusilamientos de la montaña de Príncipe Pío, hecho que inmortalizó Goya en su pintura también conocida por “Los fusilamientos de la Moncloa”.

Curiosamente, al preparar este escrito, he encontrado en Internet una mención a psicofonías obtenidas en el Palacio de la Moncloa, en la que se dice que Aznar «ya confesó su deseo cuando era candidato de la oposición de seguir viviendo en su piso aunque ganase las elecciones», y «según antiguos miembros del cuerpo diplomático muy cercanos a presidencia del gobierno, al parecer el único motivo eran los comentarios que había escuchado acerca del Palacio y la posibilidad de fantasmas».

Sea o no creíble lo que explica la web “Valientes Platillos”, parece indudable que algún embrujo afecta a quienes pasan por la Moncloa como presidentes. Al llevar cierto tiempo en la mansión, se les altera el entendimiento y acaban haciendo y diciendo cosas difíciles de comprender e incluso inexplicables. Y a unos les pasa más pronto que a otros, porque el presidente actual en eso nos ha salido precoz.

El fenómeno, sin embargo, sólo se ha notado en los tres últimos presidentes, por lo que no parece que tenga su motivación en los fusilamientos ni en suceso más lejano, sino en alguna otra causa cercana.

Yo había pensado si esa alteración en el modo de ser y actuar presidencial provenía del malaje del Señor de los Bonsáis. Y he aquí que, continuando con el escrito de Internet –lleno, por cierto, de faltas de ortografía– leo: «Pero la pesadilla no pareció haber terminado. Un antiguo empleado de la Moncloa asegura que durante los últimos 18 años, aproximadamente desde 1982, “una impresionante y poco normal cantidad de fantasmas ha visitado los muros de este Palacio”.»

¿Será cierto que “haberlos, haylos”?

El feminismo de “El Mundo”

mirollull2 | 04 Mayo, 2005 18:46

“El Mundo” lanza una nueva revista que los sábados se podrá adquirir conjuntamente con el diario. El diario mismo dice que con esta edición no hace sino seguir una iniciativa que funciona muy bien en países europeos y asiáticos.

“El Mundo” tal vez no va tan adelantado como nuestros excelsos partidos políticos en la defensa del feminismo, pero hace lo que puede para poner a las mujeres, prescindiendo de prejudicios sexuales, en el lugar que como personas les corresponde.

Del feminismo, un diccionario de la Enciclopedia Catalana da estas acepciones: 1 Movimiento que tiene como finalidad conseguir la igualdad política, económica y jurídica de la mujer respecto al hombre. 2 Presencia en un individuo perteneciente al sexo masculino de un cierto numero de caracteres sexuales secundarios femeninos.

Considerando estas acepciones, especialmente la primera, he aquí que “El Mundo” hace una buena aportación al movimiento feminista: la revista será dirigida por una mujer.

La directora de la nueva revista ha manifestado: «El tipo de público al que nos dirigimos va, por supuesto, desde las lectoras del periódico, a mujeres que no lo leían y que se van a acercar a él a través de la revista».

La revista, así lo da a entender, es todo un proyecto cultural y social de gran nivel y nada discriminatorio. Como lo del Gobierno del PSOE con Vogue.

Esta revista tratará de moda, de belleza, de decoración, de los temas que preocupan a las mujeres, etc. Será “un gran semanario femenino”.

En resumen, una revista que se echaba a faltar –basta dar una mirada a los kioscos de periódicos–, que servirá para igualar al hombre y la mujer; y, a mayor abundamiento, contribuirá al mantenimiento ecológico forestal.

Pero ya lo decían los latinos: «Primum vivere, deinde filosofare»; que, traducido al barcelonino, quiere decir «la pela, és la pela».

Carta no publicada por “El Mundo”

mirollull2 | 01 Mayo, 2005 15:28

Joan Pla, el 29 de marzo me dedicó uno de sus “Puput i Angelots” que publica en el “El Mundo / El Día de Baleares”. Joan Pla – Miró LlullJoan Pla ha recibido quejas por la falta de respeto con que me trata y porqueque incluso se toma a broma un tema muy serio. A mí me han llegado comentarios en sentido positivo y también en negativo.
Con este motivo, envié una carta aclaratoria a “El Mundo / El Día de Baleares”, que el periódico, hasta hoy, no se ha dignado publicar.
Aquí reproduzco lo publicado por Joan Pla y la carta dirigida al diario.

-----------

(Transcripción del texto de Joan Pla)
«Cada año, recibo una felicitación navideña, manuscrita pintada o grabada por Josep Maria Miró Llull. Desde hace unos meses, lo que recibo no es una pintura, sino un correo electrónico en el que Miró Llull, uno de los mejores acuarelistas mallorquines del momento, nos informa de su salud, después del “doble y agresivo cáncer”, dice, que sufrieron sus cuerdas bucales y su laringe. Además nos regala, casi a diario, un sabroso artículo de opinión. El penúltimo, sobre lo de Salvem La Real , es magnífico. Le decía yo el otro día, después de leer sus escritos, que en ellos latía una de las mejores muestras de humor y crítica que se han publicado en Internet en estos últimos tiempos. Ignoro la reacción del P. Vallespir , de Tolo Beltrán , de María Umbert , de Pere Serra y su sanedrín, entre otros, ante la sutil ironía de Miró Llull. Supongo que no le harán ni puto caso, puesto que Miró Llull no ostenta ni detenta ningún cargo importante y, además, acaba de perder la voz para siempre. Tendrá que aprender a hablar por segunda vez en su vida. Su nuevo idioma es formidable: Al pan, pan y al cáncer, cáncer, dice y sonríe.

-----------

Palma, 21 de abril de 2005

Sr. Director de
El Mundo / El Día de Baleares

Le agradecería publicara la siguiente precisión sobre el “Puput i Angelots” de Joan Pla, titulado “Miró Llull”, aparecido en ese periódico el martes 29 de marzo pasado. Joan Pla me ha manifestado que ha recibido llamadas telefónicas censurándole por lo escrito sobre mí y recriminándole la falta de delicadeza y respeto con que habla de mi cáncer.
Joan tuvo la cortesía de enseñarme el escrito que pensaba publicar, y donde el escribía “grave percance” yo le sugerí que dijera claramente “doble y agresivo cáncer”, que eso es lo que ha sido.
No veo por qué, al hablar de una persona concreta, sea improcedente mencionar la palabra cáncer.
Y además, pienso que es un “grave percance” –como de primera intención escribió Pla– que los afectados hemos de afrontar con serenidad y decisión, y sin perder el humor por ello.
Yo mismo me refiero a mi cáncer en los artículos que desde la habitación de la clínica fui publicando en Internet.
Concretamente, en el titulado “Hab. 626 – Cáncer, emperador romano” (http://bloc.balearweb.net/mirollull2 o, directamente, http://bloc.balearweb.net/post/212/3397 ) escribí:
«Y sin embargo, ¡cuánta gente mira hacia otro lado o cambia de conversación ante lo que muchos consideran una palabra tabú!
»Sólo un día al año muchos aceptan la palabra nefanda, pero es que ese día hay unas mesitas y, normalmente, unas voluntarias que lucen sus galas recaptando óbolos para la lucha contra el cáncer, como si de algo de un lejano mundo se tratara. Algo así como un domund más o menos: el día de los chinitos.
»Y mientras tanto, a algunos, los más afortunados, nos llevan varias veces al quirófano, y nos dan, tras una drástica operación y unos postoperatorios que no son ninguna fiesta, largas expectativas de vida o de curación.»

La alcaldesa y la farsa matrimonial

mirollull2 | 28 Abril, 2005 11:59

“El Mundo / El Día de Baleares”, del día 27 de abril, titula “Una decisión impecable”, en la sección “El Mundo OPINA”, la decisión de la alcaldesa Cirer de no celebrar matrimonios entre homosexuales. Y dice: «Pocos derechos hay más sagrados en la Constitución que el de un ciudadano a la libertad de conciencia, nadie debe entrar en el terreno más íntimo de una persona. La determinación de la jefa de Cort es impecable...”

Quisiera que me lo explicasen mejor, porque no lo entiendo. Según la alcaldesa, en la misma página del diario: «Para mí el matrimonio es un sacramento [...] Si el texto hablase de unión y no de matrimonio me podría plantear casar a las personas del mismo sexo que lo deseen...”

Ella no quiere hacerlo. En cambio, no tiene inconveniente alguno en delegar en los concejales, es decir, hacer que lo hagan en su nombre, la celebración de estos matrimonios. ¿Se puede entender una conciencia tan inconsecuente? Pero, no sólo es inconsecuencia, también es inconsciencia, falta de criterio y carencia de escrúpulos.

¿Porque, pues, la alcaldesa admite la celebración de los matrimonios civiles, que no son, tampoco, ningún sacramento? Y que, para acabar de arreglarlo, los celebrará bajo la misma ley que, tanto para homosexuales como para heterosexuales, establece unas uniones de ida y vuelta, una especie de ayuntamiento con papeles temporal; y, hasta, una trampa legal para nacionalizar extranjeros (fácilmente, sin diferencia de sexo, de tres a cuatro por año: bien organizado, toda una posibilitad de montar negocios de uniones temporales ficticias).

Será una ley de las más disparatadas que se puedan concebir. Si prospera, este gran invento socialista, servirá tanto para uniones conyugales estables como para amancebamientos de media hora con fin comercial. Será la ley de la farsa matrimonial. Pero, a los bienpensantes, –alcaldes del PP y similares– parece que sólo les incomoda la cuestión de los homosexuales.

Ratzinger, Carrillo, Fraga

mirollull2 | 24 Abril, 2005 15:44

Ratzinger perteneció a las juventudes hitlerianas; y entre nosotros, todavía muchos, de cierta edad claro, incluidos obispos, fueron del Frente de Juventudes y de la Falange.

Ello, por sí mismo y sin más, no significa demasiado. Pero, ¿a qué esos recordatorios y exaltaciones, precisamente ahora, llevados a cabo ostentosamente?

Esa insistencia que se está produciendo en remover el pasado, normalmente de forma sesgada a favor de las víctimas de izquierdas, no me parece ni oportuna ni sobre todo prudente.

No dudo de la bondad e incluso de la talla humana y personal de muchos de los que podríamos llamar “rojos”, –ni de la zafiedad y bajeza de algunos de los “otros”– tanto de los que murieron, o fueron muertos, como de los que han tenido que vivir bajo la represión y la injusticia.

Y el que se intente plantear y resolver situaciones personales todavía remediables, me parece un deber obligado e ineludible.

Pero, remover el pasado con afán partidista no lleva sino al resurgimiento de rencores y enfrentamientos entre los que aún, lamentablemente, hemos de llamar los dos bandos. Bandos que perviven en cada uno de los diecisiete trozos de la España actual. Y cualquier trozo que se independice no se librará de mantener su parte de ambos.

Y decía que no son oportunas determinadas reivindicaciones porque, no debemos olvidar –a algún juez podría ocurrírsele desempolvar hechos y actuaciones– que todavía hay, entre nosotros, significados actores de las dos Españas, unos discretamente instalados en la España de las autonomías, otros con presencia pública, dos paradigmas de los cuales son Santiago Carrillo y Manuel Fraga.

Benedicto XVI y “Camino”

mirollull2 | 20 Abril, 2005 22:39

En mi artículo “ El papado por el buen “Camino ”, indicaba, según mi parecer, por donde se iba a decantar la elección del nuevo Papa. No ejercitaba ningún don de adivinación; me fundaba en la evolución y actuación del papado de Juan Pablo II; en mis reflexiones sobre noticias y acontecimientos; y por la clarividencia a la que ya me referí, que me proporcionaba mi especie de enclaustramiento en la habitación 626.

Que el nuevo Papa cerraría todavía más que Juan Pablo II el camino abierto por Juan XXIII, para mí no admitía duda.

E incluso parece premonitorio que el Papa Juan Pablo II haya sido enterrado en el mismo lugar en el que lo fue Juan XXIII; es como poner el sellado final a lo que pudiera quedar vigente del papado del Papa bueno.

Así creía yo que iba a ser y así, por todos los indicios, será.

Benedicto XVI, entre sus intenciones, ha manifestado su voluntad de continuar con la herencia del Vaticano II. Supongo que lo ha dicho para satisfacer a una parte de la Iglesia reticente con su elección; y porque a nada compromete decir que se quiere continuar algo que prácticamente ya ha sido finiquitado.

¿Qué se puede esperar de un hombre que si de algo ha mostrado estar cada día más cerca es de la Inquisición? Y que, según se deduce, debe su elección a los cardenales que representan a los sectores más conservadores y duros de la Iglesia actual, incluido, lógicamente, el Opus Dei.

Tampoco cabe desdeñar otro factor: se le atribuye una gran inteligencia y ser muy hábil dialécticamente. Piénsese qué puede hacer un hombre ambicioso con estas cualidades.

Si es verdad que el Espíritu Santo ha inspirado a los cardenales electores, hay que pensar que por el cielo ya circulan ejemplares de “Camino”; o admitir que los designios de Dios son inescrutables.

Mi silencio y yo

mirollull2 | 17 Abril, 2005 23:05

Retorno a casa. El día 11, como había escrito que estaba previsto, salí de la clínica y a las 11 h ya estaba en casa. También había dicho que contaría más cosas después de los 47 días de enclaustramiento. Y han pasado seis días sin que lo haya hecho. Y es que en estos días, salvo para hacer siesta, no he parado en todo el día desde que llegué hasta anteayer: tenía que terminar y revisar un trabajo urgente; después he seleccionado y ordenado una serie de papeles de las últimas semanas.

El regreso fue bien. Y también he estado bien estos días, como sigo estándolo: dentro de lo que cabe, claro. Tengo mis limitaciones. Me canso al andar y no puedo hacerlo deprisa; también me falta fuerza en los brazos y tengo dificultad en alzarlos y se resiente la musculatura de los hombros. Tampoco puedo encajar bien las muelas superiores con las inferiores para poder masticar; supongo que es cuestión de tiempo y de que la hinchazón de la zona acabe de bajar. Sigo con la sonda estomacal por si se presentara alguna emergencia y fuera preciso usarla. Si me agacho, me cuesta levantarme. O sea, bien, sin grandes problemas.

Por otra parte, he salido de la clínica algo distinto de como entré; era de suponer que algún cambio se produciría, ¿pero tanto?

El día que ingresé de urgencia por dificultad de respirar, ese mismo día tenía que recoger el resultado de un TAC y por la tarde, ir a la consulta del doctor para ver que había qué hacer con unas granulaciones que, en la cicatrización de la intervención anterior, habían aparecido e iban aumentando de tamaño.

En urgencias, aparte de aplicarme los remedios precisos (oxígeno, urbasón, análisis, exploraciones, etc.), ya se pudo contar con el resultado del TAC. La situación era preocupante; el resultado del TAC, si bien podía estar influido por la operación láser anterior, era alarmante.

Cabía alguna posibilidad de que la operación fuera “sencilla”, pero había que estar preparados para una operación complicada. Con la urgencia, había que disponer de quirófano para una posible intervención de unas cinco o seis horas. Podía ser necesaria una solución drástica: extirpación total de la laringe y “aledaños”, y separación de la vía respiratoria de la de alimentación, y dando salida directa a la respiración por el cuello. Esta era la solución más segura; otra solución conservadora de órganos aparentemente no afectados, podía tener secuelas de rebrote. Todo esto, suponiendo que la operación “sencilla” no fuera suficiente.

Le dije al doctor que, después de lo que él y otro compañero suyo que me había explorado habían visto y por los indicios del TAC, yo suponía que ambos estaban de acuerdo en el diagnóstico y que entendía que pensaban que la operación tendría que ser la drástica. Me contesto que hasta abrir no tendría la certeza, pero que seguramente tendría que ser así. Y así fue.

El “yo soy yo y mi circunstancia” de Ortega y Gasset para mí, ahora, es más preciso como “yo soy yo y mi silencio”. ¿Qué mi silencio es temporal? Seguramente: pero primero tendré que aprender a hablar sin mis cuerdas vocales. Mientras tanto me tengo que conformar con usar papel y bolígrafo, lo que si para una conversación normal en una situación estática ya resulta poco natural e incómodo, estando en movimiento o andando por la calle, es difícil de llevar a cabo.

En mi situación la espontaneidad de una respuesta o la necesidad de un comentario perentorio son casi imposibles. Mi circunstancia inmediata, pues, es el silencio; y ello representa una restricción bastante seria para la convivencia, por lo menos durante un tiempo cuya duración ahora desconozco.

Y algo que siempre me había parecido penoso y digno de lástima en otros –este agujero en la tráquea- sé ahora personalmente qué es y me toca vivir con él por un carcinoma de desarrollo rápido y agresivo, surgido inesperadamente donde, poco tiempo antes, una biopsia de comprobación diagnosticó no haber indicios de células cancerosas.

47 días en la hab. 626

mirollull2 | 10 Abril, 2005 22:00

Si no cuento mal, habrán sido 47 días en la habitación 626. Como es lógico, no he llevado una vida normal; entre otras limitaciones, he tenido la de alimentarme por sonda y llevar una apretado vendaje en el cuello más de 40 días, y también han sido 45 días sin pisar la calle, aunque por la ventana pudiera ver salir el sol, llover, granizar y andar a la gente por la calle.

Estos dos últimos días, sí he pisado la calle: ayer para ir a ver el mar –me llevaron en coche, claro- y hoy para dar un paseo por los alrededores de la clínica.

Por otra parte, no he estado ni solo ni aislado; solamente callado, por no decir mudo, y siempre con un bolígrafo y un bloc a mano. Además de la compañía familiar, y de la atención de enfermería y médica, por medio del ordenador, he estado en comunicación con una lista de familiares y amigos; he podido terminar algún trabajillo y enviarlo por la red, y he mantenido activos mis dos “blocs”: “Anotacions més o manco impertinents” y “Aarón Ben Yusef”.

La adquisición del portátil, que hice para no estar sujeto a tener que trabajar siempre en la misma habitación donde tengo el equipo de mesa, y hasta pensando –por eso lo compré potente y con pantalla de 17”- en que llegara a sustituirlo, ¿fue por la premonición de que me sería muy útil y una gran ayuda y estímulo para estos 47 días de enclaustramiento?

Enclaustramiento que ya se acaba. Mañana regreso a casa. Puesto que ahora es ya casi media noche, aunque hay algunas cosas que conviene todavía contar, las voy a dejar para otro momento y aquí dejo hoy este artículo.

La humanidad hueca

mirollull2 | 09 Abril, 2005 21:27

En mi opinión, más de dos tercios de la humanidad está vacía. No quiero decir que se haya quedado vacía por la falta del Papa. En esto, precisamente, una gran parte ha encontrado motivo para llenarse unos días.

Para mí, sólo por este vacío u oquedad tan generalizada, tienen sentido fenómenos multitudinarios, aparentemente espontáneos, pero que al fin y al cabo son producto de la necesidad de sentirse acompañados y unidos aunque sea en la nimiedad. Si a ello añadimos el gran despliegue repetitivo de los medios de información, que acaban por volverlo a todo banal, ahí tenemos la turbamulta borreguil capaz de soportar incordios e incomodidades, en pos de algo que satisfaga su curiosidad fetichista y colme sus ansias emocionales y sentimentales, o quizá sólo sentimentaloides.

Y cuanto más alto, universal y espectacular por su morbo de “vivo sin vivir en mí” es el símbolo más rendido queda y actúa el rebaño.

Ahora, principalmente, ha sido el caso de Juan Pablo II, al que pronto olvidará la mayor parte de esa multitud enfervorizada y desbordada. Y su tumba del Vaticano recibirá menos “fans” que la de Memphis.

Mientras tanto seguirán surgiendo motivos, unos aterradores, otros baladíes, para que esa humanidad hueca pueda llenarse con imágenes de colorines, o con la buena acción de encender velas y poner flores, o, según la última moda, convocarse a no se sabe qué ni para qué, con un repetido “pásalo”.

«Anterior   1 2 3 ... 23 24 25 26 27 28 29 30  Siguiente»
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS