Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Categoría: General

Pocas luces

O tienen pocas luces o nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino. Un titular de diario dice: “El patrimonio de Matas no se justifica con sus ingresos”. ¡Ni que fuera un trabajador que ha de hacer la declaración de renta tal como se debe! Porque supongo que se refiere a los ingresos declarados y sujetos a tributación. En el caso del Sr. Matas no es ese el rasero a tener en cuenta.

Los ingresos o el patrimonio del Sr. Matas quedan plenamente justificados por el mero hecho de ser un político, y más si consideramos que ha sido presidente del Gobierno Balear.

No faltaría más que a un ex presidente se le diera un trato distinto de otros ex presidentes, de la ex presidenta del Consejo y de otros altos y sacrificados servidores del pueblo.

Gracias, Sr. Pla

Gracias, Sr. Pla. Reproduzco su escrito y así me evito volver a escribir lo que usted ha publicado. Sólo añado una apostilla: ni usted ni yo pretendemos beneficiarnos de la inmersión ni ser considerados por la obra catalana balear (OCB ?).

Gràcies, senyor Pla. Reproduesc el seu escrit i així m’evit tornar a escriure lo que vostè ja ha publicat. Només he afegit una apostilla: ni vostè ni jo pretenem treure’n cap profit de la immersió ni ser considerats per l’obra catalana balear (OCB ?).

Merci, M. Pla. Je reproduis son document et ainsi je m'évite d'écrire à nouveau ce que vous avez publié. J'ajoute seulement une commentaire : ni vous ni je prétendons profiter de l'immersion ni être considérés par l'oeuvre catalanne balear (OCB ?)

Thanks, Mr. Pla. I reproduce his writing and like that I avoid myself to return to write what you have published. Only I add an annotation: do neither you nor I try to benefit from the dip not even to be do not even considered by the Catalan Balearic work (OCB?).

Dank, Herr Pla. Ich reproduziere sein Schreiben und folglich werde ich vermieden , um zurückzukommen, um zu schreiben, was Sie veröffentlicht haben. Ich addiere nur eine Anmerkung: weder versuchen Sie noch ich, von der Immersion zu profitieren noch durch die balearische katalanische Arbeit (OCB) betrachtet zu werden.

Ringraziamenti, sig. Pla. Riproduco la relativa scrittura e sono evitato così per rinviare per scrivere che cosa avete pubblicato. Aggiungo soltanto un commento: nè voi nè io provate a trarre beneficio dall'immersione né ad essere considerati tramite il lavoro Catalan Balearic (OCB ?).

DECÍA Charles Moeller que la cristiandad seria perfecta si no existiesen determinados cristianos, y digo yo que la independencia seria maravillosa si no existiesen independentistas obcecados e imbéciles. Idéntico problema se nos plantea hoy, cuando determinados políticos, que se autodenominan demócratas y progresistas, empiezan a repetir las mismas equivocaciones y abusos de autoridad que tantas veces ellos mismos atribuyeron a la dictadura y a Franco. Los gobernantes que prohibieron el catalán en Cataluña son tan execrables -y estúpidos como los que ahora tratan de imponerlo a ultranza como lengua única y propia en las escuelas y en los estamentos de la vida pública. La mitad de mi obra -literatura y periodismo- está escrita en catalán y confieso humildemente que siempre he propugnado el conocimiento y el buen uso de ambas lenguas, que siempre han sido para mí entrañables y propias. Es muy triste, por no decir repugnante, la política de aquellos que, por puro rencor visceral, fomentan la primacía y la exclusividad del catalán, en detrimento del castellano que también es lengua propia de los españoles que hemos nacido aquí.

Las llistes de espera sanitàries esvaïdes gràcies a la normalització

No acabo pas d’explicar-me la incomprensió i el rebuig que l’estament sanitari i una bona part de la ciutadania manifesta contra una norma lingüística ben necessària en la pràctica assistencial, que dirigents autonòmics pretenen, amb una clara visió de futur, normalitzar.

L’exigència del nivell B (com a mínim) a metges, infermers, auxiliars i serveis administratius és la primera gran passa per resoldre la massificació i esvair las tan criticades llistes d’espera en l’atenció mèdica, quirúrgica i de rehabilitació.

El segon pas i definitiva solució pot consistir (i esper que no es trigui en dur-ho a termini) en la classificació del dret d’assistència, que podria ésser la següent:

Dret de reconeixement segons certificat lingüístic

A – Assistència  primària (inclou les pastilles del segon dia i els supositoris)
B – Consulta a especialistes, cirurgia ambulatori i tractaments mentals i abortius
C – Cirurgia major
Ç – De fet (sense limitació)

El reconeixement De Fet s’atorgaria, a proposta d’un comissari ad hoc, pel batlle pertinent, sempre que el sol·licitant demostrés que procedia de pares i avis balears i que duia cinquanta anys parlant en català o alguna de les imperfectes formes dialectals.

Ahí está la "X"

El 19 de febrero de 2005 publiqué el artículo titulado «injustamente en prisión y punto».

En él reproducía unos titulares de prensa. Estos:

Mi amigo Vera está injustamente en prisión.

Y escribía: “Cuando se le preguntó por la carta que vera ha enviado a la prensa, en la que declara su inocencia y denuncia la «la presión mediática y judicial» a la que dice haber sido sometido, Felipe González contestó sin titubear: «tiene razón». Y añadió: «está injustamente en prisión y punto», informa Guadalupe Domínguez.”

Yo precisé: “Una razón que algunos o muchos intuimos, pero que no podemos confirmar: el señor Vera está injustamente solo en prisión.”

Y lo escribí porque en aquellos días se especulaba mucho sobre la existencia de un señor X. Una X que era tan fácil señalar como la que el chico, en la resolución de un problema por el que le suspendieron, designó sin titubear.

 

Hallar X

Y que ahora, una confirmación de condena por la Sala Penal del Tribunal Supremo induce también a encontrar.

Vera y Amedo

Metí la pata

Me caí con todo el equipo en la trampa.

A primera vista me pareció desorbitado el resultado del simple cálculo. Pensé, empero, que muy asno tenía que ser quien lo publicara si era falso y mucho menos se me ocurrió que se hubiera hecho adrede. Aún así, me quedé con la mosca tras la oreja.

Ahora, dos amigos me han advertido del error en el cociente de la división y uno dice que se ha publicado con mala intención.

Evidentemente: 700.000 millones de dólares divididos entre 6.700 millones de personas, cabe a 104,47 dólares por persona, no a 104 millones; y 30.000.000.000 (treinta mil millones) de euros entre 46.063511 (46 millones de personas), sale a 651,27 euros, o sea, unas 108.000 pesetas por persona.

Es cierto que muchas personas tienen una pensión que no llega a 600 euros mensuales, pero de esto a poder hacerse ricos con el Cálculo Elemental que publiqué...

Cálculo elemental

Tengo muy claro, y desde hace mucho tiempo, que si existe un negocio absolutamente malvado y expoliador, éste es el bancario; y que si hay alguna actuación gubernamental totalmente irracional, ésta es que con los impuestos de los ciudadanos –y por mayor burla y afrenta con endeudamiento a pagar con futuros impuestos– se haya de sufragar las arcas bancarias para evitar que aflore el dispendio y el latrocinio de los caudales depositados por la propia ciudadanía.

No estaría bien, por otra parte, que los bancos y las cajas, si se ven apretados, pudieran sacar a relucir el dinero que figura en cuentas deudoras de los partidos políticos en general i en particular los donativos y graciosas aportaciones a los partidos que detentan el poder, para conseguir su connivencia y manga ancha para cobrar comisiones abusivas y aplicar tasas de interés que merecen dignamente la calificación de usurarias.

cálculo

A pesar de ello, no había tenido la ocurrencia de hacer los sencillos cálculos que circulan por la red. Se expone que “el plan de rescate a los bancos con dinero de los contribuyentes, que aún se discute en el congreso de los EE.UU., costará la indimensionable cifra de 700.000 millones de dólares […] Si se dividen ‘sólo’ los 700.000 millones de dólares entre los 6.700 millones de personas que habitan el planeta, equivale a entregarles 104 MILLONES DE DÓLARES A CADA UNO.” (La prensa publica que la cifra se ha aprobado –ligeramente retocada– por el importe de 840.000 millones de dólares.)

Refiriéndose a España, el cálculo es todavía mucho más abrumador. Y eso que nuestra gran banca sigue demostrando su buena gestión y tranquilizando a los depositantes pregonando los beneficios obtenidos.

España
En estos momentos su población es de 46.063.511 habitantes, según datos del padrón municipal de 2008.
HACEMOS EL CÁLCULO
30.000.000.000 de euritos entre 46.063.511 habitantes sale a: 652,18 millones de euros PARA CADA ESPAÑOL, lo que equivale a
108.261 millones de pesetas.”

Detente, bala

Panem et circenses, pues eso, que Juvenal usó para expresar la decadencia del pueblo romano, que sólo pensaba en el reparto de trigo en el foro y en espectáculos gratuitos. Ahora, el trigo ya no se reparte en el foro, porque no hay para todos y tal vez porque una buena parte se la quedan o la malgastan los organizadores de saraos y diversiones para hacernos creer que todo el monte es orégano.

No quiero ni pensar que sean tan papanatas como para creerse, ellos mismos, las tonterías que sueltan y quedarse como empolvados dontancredos con un capirote blanco como el payaso Augusto o con solideo bermejo y un pectoral.

Porque, ya me diréis si alguien puede decir en serio que lo que llevan escrito los autobuses de Barcelona es una blasfemia. No es más que una insensatez que se invalida por sí misma y viene a afirmar lo contrario de lo que quiere decir: probablemente Dios no existe es equivalente a probablemente Dios existe. ¿O es que no se atreven a ser rotundos? Hubieran quedado mejor diciendo: Dios no existe. Aunque tampoco valdría un ochavo el corolario que han escrito en la carrocería: si la entereza y la dignidad humanas sólo tienen sentido si Dios existe, vamos apañados, ¡pobre humanidad! También podríamos hablar –por ahora, vamos a dejarlo– de teísmo y de ateísmo, al fin y a la postre dos dogmatismos del mismo corte.

Pasemos ahora a dontancredo, que, en un hemiciclo color de cielo, sólo le faltaba ir vestido de madre abadesa i repartir confites y escapularios. Casualmente, pasando por delante del televisor. Le vi piadoso y cuello torcido –como era costumbre en algunos frailes para demostrar recogimiento y humildad– en una de las afirmaciones seguramente más inefables de la función: «No son para eso». ¡Menos mal! Las armas que España vende a Israel no son para matar palestinos. Nos ha quitado un peso de encima, podemos tener la conciencia tranquila. A Israel, para dar a los palestinos, les debe de haber mandado unos cajoncitos llenos de Detentes. Seguramente alguien los recuerda. En la guerra de la Memor

El ‘principio de la distinción’ entre civiles y militares

Leí, hace poco, que los historiadores Pau Cateura, Josep López i Antoni Ferrer califican de drama humano la entrada del Rey Jaime I con sus tropas en la Medina Mayurqa. Se referían a la invasión o conquista acaecida en el año 1229.

En aquellos tiempos, hace unos ocho siglos, la gente era muy bestia. Hoy habría sido un drama humanitario, que así se denominan ahora los actos bélicos similares.

Quizá, este adjetivo, humanitario, hoy se usa con mucha ligereza y poca precisión, pero se usa en la prensa y la televisión con mucha abundancia: crisis humanitaria, desastre humanitario, huída humanitaria, bombardeo humanitario... i así, tanto como se quiera.

Hasta ahora había creído que es correcto decir ayuda humanitaria, nunca, sin embargo, matanza humanitaria.

Objectivo militar
Ejemplo de objectivo militar

La confusión semántica de la palabra humanitario, por fin, ya no será posible; lo ha dejado clarísimo la ministra del esmoquin sin pajarita. Sólo se podrá denominar de humanitario un ataque que seleccione adecuadamente el objetivo. Según la prensa, la ministra ha dicho que «en las nuevas Ordenanzas Reales se incluirá el principio de la "distinción", que obliga a diferenciar entre combatientes y no combatientes, entre objetivos militares e instalaciones civiles.

No puede quedar más claro. Así serán de verdad humanitarias las acciones bélicas. Primero se hará la separación y delimitación de militares y civiles (podría encargarse la ONU o una ONG creada ad hoc y después, ¡venga misiles, tanques y fusiles ametralladores! Con esto se puede comprender que otro ministro recomiende a los desocupados que se alisten en el ejército: se podría rebajar la fatídica cifra que crece por encima de los tres millones y la ministra dispondría de más efectivos para atender los compromisos de incrementar la ayuda militar a países en guerra. Además, así se evitaría que faltaran soldados para otorgarles la medalla al valor cuando los vayan a enterar.

“Salut i Força” y su nota un poco aclaratoria

En su número 136, la revista “Salut i Força” publicó una fotografía en primera plana a la que me referí en un artículo anterior. Al final del mismo, en una nota, decía que había reclamado al director la oportuna rectificación sobre la falaz y difamadora fotografía.

En su número 137, en la segunda página publica la “Nota aclaratoria de Salut i Força, en la que explica su correcta actuación, manifiesta que las personas, cuyos nombres publica, no guardan ninguna relación con episodios de violencia y les pide sinceras disculpas.

La nota aclaratoria, desde mi punto de vista, no es del todo aclaratoria y no ha causado buena impresión entre las personas mencionadas en la misma ni en otras de su entorno.

Aunque agua pasada no mueve molino, puesto que el destino de las cartas al director de un periódico es su publicación, me permito reproducir las dos mías, que no han merecido la mínima respuesta.

...........

Palma, 20 de septiembre de 2008
Sr. D. Antonio Calafat i Coll
Director de Salut i Força

Distinguido señor:

Me ha sorprendido ingratamente que en el nº 136 del periódico, fechado del 8 al 21 de Septiembre actual, aparezca en primera página y a gran tamaño una fotografía de personas perfectamente identificables relacionándolas con el titular "La violencia golpea de nuevo a los profesionales del hospital Son Llàtzer".
Es evidente que la fotografía no se corresponde con "La agresión sufrida por un enfermero a manos de un paciente".
En cambio induce a pensar que se refiere, y que es su ilustración, a lo expresado en el último párrafo del editorial: "Hay que tener presente que los episodios de violencia en el ámbito de la sanidad no siempre consisten en palizas como la que fue objeto el enfermero de Son Llàtzer. En la mayoría de ocasiones consisten en amenazas e insultos que igualmente condicionan la labor de los profesionales..."
La mencionada fotografía, tomada fraudulentamente, y obviamente publicada sin el previo conocimiento y consentimiento de las personas que en ella aparecen, conculca el derecho a la privacidad de la propia imagen, atenta contra el secreto profesional que asiste a los pacientes de que no sea revelada su identidad al acudir a consulta, y, especialmente, señala claramente como agresores a tres pacientes ante una profesional, poniendo en entredicho su honor al dar a entender que cometen una acción delictiva. Por ser una de las personas que aparecen en la fotografía, concretamente en el lado izquierdo, y por ser totalmente inexacta la relación de la noticia con la fotografía, por haber sido ésta publicada sin el conocimiento ni consentimiento propio, y por el perjuicio indudable que me causa al poner en duda mi honorabilidad, espero que, en los términos por Vd. conocidos, atienda esta mi solicitud de rectificación.
Muy atentamente

...........

parajoancalafat@salut.org
fecha27 de septiembre de 2008 20:33
asuntoSobre la "Nota aclaratoria"
Sr. Director de "Salut i Força"
No se puede decir que sea muy clara la "Nota aclaratoria de Salut i Força" publicada en su nº 137, redactada, evidentemente, antes del 23 de los cttes., fecha en que Vd. recibió mi carta del día 20 próximo anterior.
En relación a la mencionada nota, he de manifestarle que la foto publicada en la primera página del número anterior, no levantó 'suspicacias' -[suspicacia: tendencia a sufrir desconfianza o ver malicia o mala intención en los actos o palabras de otros]- entre la personas de la fotografía (cuyos nombres ahora revela), sino desagrado e indignación, precisamente, por entenderla en el sentido que en la nota confirman: "la elección de la fotografía obedeció exclusivamente a la finalidad de contextualizar gráficamente el tema de referencia...". [contextualizar: interpretar un hecho, unas palabras, etc. (¿una fotografía?), dentro de un contexto.] Al carecer, la fotografía, de un pie explicativo, a diferencia de las publicadas en las páginas interiores de la revista, más se propiciaba la contextualización.
También he de exponerle que entiendo que no es exacta la siguiente puntualización: "3.- Tanto esta como otra fotografía fueron tomadas contando con la autorización previa del gabinete o equipo de Comunicación del hospital de Son Llàtzer, tal como resulta preceptivo al tratarse de dependencias internas". Según a mí me han informado, las fotografías autorizadas debían ser tomas generales, no planos de personas concretas.
Admito que en ningún momento el propósito o la intención del equipo de la revista fuera causar perjuicios o molestar a las personas referenciadas; hay que reconocer, sin embargo, que no han actuado con mucha fortuna al contextualizar el escrito sobre la violencia en Son Llàtzer con una imagen de la cual "la profesional gráfica que se encargó de tomar las fotografías, puede dar testimonio de que la conversación reproducida en la fotografía se desarrolló en un ambiente óptimo de entendimiento entre las partes". Si tan próxima y enterada estaba la profesional gráfica (de cuya presencia no me di cuenta), ¿le hubiera costado mucho manifestar su intención de publicar la imagen, nada general como se ve, y solicitar la conformidad de los interesados?
Le saluda atentamente
Josep Maria Miró Llull

Un acto de violencia en Son Llàtzer fotografiado por “Salut i Força”

Quizá se deba a que hay personas de aspecto bondadoso que al cambiar de escenario pueden ser un dechado de violencia. Diariamente nos lo muestran los mas vistosos continuadores de “El Caso”, los telediarios; e incluso ha habido viejecitas adorables, maestras del delito. No me extrañaría que la historia de El quinteto de la muerte se basara en un hecho real.

Menos mal que el periodismo puede desenmascarar a los delincuentes. Ahora mismo, el periódico “Salut i Força”, en su edición del 8 al 21, ha demostrado su perspicacia publicando una fotografía de notable tamaño y en primera plana ya no de presuntos sino de unos bien visibles y reconocibles agresores a una profesional de bata blanca.

Dicha fotografía aparece bajo el titular "La violencia golpea de nuevo a los profesionales del hospital Son Llàtzer" y, si bien el artículo que la sigue se refiere principalmente a un enfermero linchado, el editorial acaba diciendo: "Hay que tener presente que los episodios de violencia en el ámbito de la sanidad no siempre consisten en palizas como la que fue objeto el enfermero de Son Llàtzer. En la mayoría de ocasiones consisten en amenazas e insultos que igualmente condicionan la labor de los profesionales, independientemente de que pasen a engrosar o no las estadísticas de denuncias".

A las personas de la fotografía, tanto los agresores como la profesional amenazada, las conozco personalmente. Dos de los hombres, me cuesta creer que sean agresivos; del otro, y sobre todo viendo su cara –el fotógrafo ha sabido captar el momento oportuno y la redacción escoger bien la imagen–, no pondría la mano en el fuego. De este hombre reproduzco la fotografía tan clara como la publicada por el periódico.

Y para que veáis hasta donde pueden resultar engañosas las apariencias, sólo os puedo decir que, después de una demostración tan evidente como la efectuada por "Salut i Força", todavía hay personas que se quedan aleladas y no se lo pueden creer. Os puedo asegurar que la foto (sin flash) ha sido hecha en Son Llàtzer; y también que es una imagen ‘robada’ y publicada sin el conocimiento ni la autorización de ninguna de las personas retratadas. Y para colmo ha sido realizada en un recinto donde los pacientes tienen derecho a la confidencialidad de su asistencia. ¡Claro que tratándose de desenmascarar a unos delincuentes... !

Por mi parte, en cuanto a la persona por la cual no puedo poner la mano en el fuego, he de deciros que además de por Son Llàtzer también ronda por Son Dureta y por la misma clase se servicio donde ha sido fotografiado en Son Llàtzer. Ya he advertido de su presencia a los correspondientes profesionales sanitarios. Me han dicho que no creen que el individuo sea violento. Que piensen lo que quieran. Yo les he avisado-

-----------

NOTA
Ahora, fuera bromas. He reclamado al director de "Salut i Força" que haga la oportuna rectificación sobre la falaz y difamadora fotografía.

Una lengua para todos

Al principio de la sexta década del siglo pasado, en la clase de Griego, el profesor nos habló de Lorenzo Riber. Yo era alumno interno y, en la próxima visita familiar, pedí que me compraran La minyonia d’un infant orat. El librillo era –y es–, estampado en 1935, de la Biblioteca “Les Illes d’Or”, una colección cautivadora que nos mantenía el corazón abierto a la lengua, “el amor a la lengua de nuestra tierra”, que escribió el mismo Riber.

En aquellos años de la ‘represión franquista’ hablábamos normalmente en mallorquín (en Mallorca); nos entendíamos bien con la gente de Ibiza, de Menorca, de Cataluña; muchos amábamos la lengua propia y los más letrados publicábamos –por ejemplo en Ponent– poesía y escritos sobre literatura y otros temas.

Al hablar y al escribir nos surgía espontánea, de hondas raíces, la lengua natural. He aquí: “brotaba de raíces hondas”; cabe tenerlo en cuenta. Como el pino, que cuanto más arraiga mucho más se puede elevar.

Con todo, en aquellos años, ni de lejos, soñábamos con la ‘inmersión’ y ‘normalización’ lingüística que protegen e impulsan las instituciones ‘democráticas’ actuales.

De todas maneras, aún no hemos alcanzado una difusión suficiente de la lengua como la que tienen el inglés y el español, por ejemplo. (El chino, que hablan más personas que cualquier otra lengua, no sirve de ejemplo. Por mucho que su extensión geográfica sea enorme, no deja de ser una mezcolanza falta de normalización.) Bien, con esto pretendo dar a entender que la menguada difusión de una de mis lenguas, ha motivado que al tener que escribir en Internet sobre el cáncer y la problemática de la laringectomía, lo haya hecho en la otra. Así la repercusión de mis escritos sólo ha tenido los limites comunicativos de los posibles 270 millones de españoles e hispanohablantes.

Por ahora habría sido imposible que, escribiendo en mi lengua más íntima, hubiera podido ayudar a afrontar el oscuro hundimiento personal y relacional de muchos mutilados de la voz y abrirles una ventana o una puerta por la que vuelve a entrar la luz. ¿Hubiera sido posible, sin ir más lejos, poder enseñar a volver a hablar –es decir, a articular los sonidos necesarios para expresar su pensamiento– a un hombre de Caracas?

Ya quisiera yo que los 91 artículos de “Mi cáncer” en el blog http://bitacora.mirollull.com y todos los comentarios que han suscitado se hubieran podido escribir en lengua catalana, aunque fuera en la modalidad barcelonina. Para que así pueda ser ahora ya falta menos. Las instituciones gobernantes no escatiman ni medios ni normas ni decretos para conseguir una ‘inmersión’ general, no sólo de quienes tienen nuestra lengua como natural sino también de aquellos que, siendo de otros lugares, tienen la suerte de poder pisar o vivir en un territorio privilegiado.

En el siglo pasado y hasta hace poco habría sido impensable que los administradores públicos fuesen tan clarividentes en cuestiones lingüísticas. Nunca es tarde, sin embargo. Y tal vez ha sido necesaria la evolución generacional. Es sabido que hay rasgos genéticos que se vuelven a manifestar en la tercera o cuarta generación siguiente. No me extrañaría que así haya sucedido: se puede haber producido un rebrote hereditario del ‘francofascismo’.

--------

Este artículo lo publiqué con el título Una llengua per a tothom el pasado día 13 de junio en “Anotacions més o a manco impertinents”, http://bloc.mirollull.com. He creído oportuno traducirlo e incluirlo aquí para que pueda tener amplia difusión.

Es lamentable que una lengua rica, culta y bella, se use como desestabilizador político y es horrendo que se la quiera imponer como única a personas que tienen otra propia, sin pensar en el daño psicológico que ello les produce.

Miembros y chuchas

Admito que a la ministrilla le parezca demasiado viril el término miembro para referirse a los dos géneros. Aunque, si fuera ministrillo, diría que se ha hecho la picha un lío confundiendo igualdad con complementariedad o, simplemente, con equivalencia.

Por otra parte, no era necesario que inventase el término ‘miembra’. En la lengua española, lo que supongo que ignora –consecuencia de los planes de enseñanza por los que ha pasado– existen los nombres comunes chocho y chichi. Y si no quería usarlos por ser términos en masculino, podía haber recurrido a chucha, que es sustantivo femenino, usado por cierto en Argentina, Chile, Ecuador, Panamá y Perú, territorios hispanoamericanos, a cuyas modalidades lingüísticas parece aficionada la niña.

Damisela preparándose para desempeñar el más alto cargo en un no imposible Ministerio de Tocar el Arpa.

Rodrigo de Santos ya no es del PP

Joan Pla, en su “Puput i Angelots” publicado en El Mundo/El Día de Baleares de hoy, 15 de marzo de 2008, bajo el título “Jueces y psiquiatras”, escribe:

Los que se suben al púlpito editorial para endilgar su sermón acerca de la doble moral de Rodrigo de Santos se caen de bruces en su propio charco dialéctico. Dicen que "la libertad sexual es sagrada", pero, a continuación, subrayan y destacan la circunstancia en que el encausado malversó un dinero público, como si el sexo gay no fuese también sagrado. Doble moral también, creo yo, la de aquellos que predican el octavo mandamiento, el de no levantar falso testimonio contra el prójimo, y se ensañan con el que ha malversado cincuenta o sesenta mil euros del dinero público y, al mismo tiempo, guardan silencio y se comportan como fámulos de ciertos personajes públicos; implicados en otros casos de corrupción pendientes de juicio. No seré yo el que defienda a ultranza a los que se, aprovechan del cargo público para pagar sus vicios. Pero tampoco quisiera caer en la falacia demagógica de los monaguillos del poder vigente que pierden el culo hablando de moral, del octavo mandamiento y de lo sagrado que es el sexo, con el único fin de esconder otras malversaciones, estafas y latrocinios de mayor envergadura. Cabe pedir jueces y psiquiatras.»

Espero que el buen criterio de Joan Pla merezca más credibilidad que lo expresado por mí en el artículo Rodrigo Santos “era” del PP que, con un comentario y otro de respuesta, reproduzco, traducidos, a continuación:

No puede decirse que el PP haya actuado fortiter in re, suaviter in modo*. Más bien ha sido fortiter in re atque in modo. Rápida y contundentemente, el ex edil –uno que tenía fama de actuar acertada y correctamente– ha sido echado de las filas honestas por una cuestión de pagar con una tarjeta pública la compañía de los “boys” y otras hierbas.

No creo que ningún partido, incluído UM, ponga pega alguna a la determinación popular ni tenga ningún inconveniente por la decisión del ayuntamiento antipopular de poner el caso en manos judiciales.

No se trata de que el ex concejal haya ejercido unas libertades personal y sexual hoy en día demandadas por una gran parte de la sociedad y bendecidas por el gobierno de turno, sino de que haya pasado el coste al erario público. Porque, quiero suponer que el meollo del asunto está en la forma de pagar.

Que los medios de comunicación –y sobre todo los que quieren carnaza y mejor si es del PP– hagan leña es normal. Pero no creo que el caso de Rodrigo de Santos tenga que exagerarse.

¡Cuántas personas ‘honorables’ –cualquiera que sea su color político– no se divierten igual que Rodrigo de Santos! Si los lugares por el frecuentados son un buen negocio debe de ser porque tienen una ‘buena y selecta’ clientela. ¿O no?

Por tanto, no hagamos más leña del árbol caído. Rodrigo de Santos más que un deshonesto ha sido un ingenuo –víctima de ciertos hábitos proliferantes– que el mismo se ha enredado por no ser bastante avispado.

La malversación de fondos públicos le puede salir muy cara. Además será un oportuno ejemplo de escarmiento público muy aprovechable políticamente.

Parece que Rodrigo de Santos no había caído en la tentación de utilizar el cargo público para enriquecerse; otros lo hacen y bien se cuidan de ponérselo difícil a los jueces si llegan a ellos. Rodrigo de Santos se ha liado por una imbecilidad y, por comparación cuantitativa, casi una futilidad.

 

COMENTARIOS

¿Futilidad?

Josep J. Rosselló | 15/03/2008, 02:07

¿O sea, señor Miró, que no es más que una futilidad servirse de miles de euros públicos para pagarse vicios privados? ¿Quiere que le explique qué diferencia hay entre la libertad sexual personal y el fomento de la prostitución?¿Quiere decir que todo un señor universitario, funcionario de carrera, esposo y padre ejemplar, sólo ha pecado de imbécil? ¿Qué nombre tenemos que darle al personaje que, mientras se niega a casar parejas homosexuales y viaja a Madrid a apoyar a Rouco Varela en defensa de la familia tradicional, se pase las noches enteras de juega con muchachos que sabe cierto que se están prostituyendo? ¿Me quiere hacer creer que hay filas honestas en el PP? ¿Piensa que si la señora Cirer hubiera vuelto a ganar las municipales todo esto habría salido a la luz? Me parece, señor Miró, que ya somos bastante mayorcitos para dejarnos enredar en este hato de hipocresía flagrante, de doble moral...


Files honestes

Josep Maria Miró Llull | 15/3/2008, 11:42

Veo que tendría que haber puesto filas honestas entre comillas o en cursiva, así como puse “honorables”. La lista de personas “honorables” no es solo de un lado. Y la hipocresía es una de las grandes virtudes de la derecha; también la tiene la izquierda, no faltaría más!, acompañada de arribismo y deshonestidad.

¡Vaya! Que en política ... estamos bien apañados. Y unos 60.000 € –que, por cierto, hoy dice la prensa que Rodrigo de Santos ha devuelto al Ayuntamiento– son una minucia al lado de la lista que estoy seguro se podrías hacer de malversación y de apropiación de los caudales públicos.

----------

* Fuerte en el fondo pero suave en las formas.

No alcanzo a comprender por qué

No alcanzo a comprender por qué, por un asesinato terrorista se tiene que dar por terminada la campaña electoral.


Con mayor motivo, se tendría que seguir dando la cara y reuniendo a la gente.

Sería correcto parar una fiesta o una carnavalada, pero no veo por qué interrumpir unos actos cívicos conducentes a las urnas, que, dicen, son inherentes al sistema democrático.


¿O es que no se trata más que de una farsa bullanguera y hasta los mismos actores, ante una bestialidad con esta, se sienten desbordados?


O es que los capitostes políticos no saben qué decir y temen las consecuencias de subirse a un tablado?


Se ha dicho que, demudado, el Presidente Rodríguez Zapatero ha propuesto la suspensión al jefe de la oposición y ha marchado inmediatamente a la Moncloa.


 

La pronta aparición del Ministro del Interior, para decir una frase que ni él se cree, ha sido como no decir nada. Parecía que, lo que varias veces había anunciado que estaban preparando los continuamente “desarticulados”, al fin se había producido, y, además, oportunamente –como la brutalidad ferroviaria de hace cuatro años–.

 

Ahora sólo faltan los aplausos en el funeral, los días de duelo, manifestaciones con pancartas...

 

En conjunto, una gran desvergüenza.

Los “Ciudad de Palma” en varias lenguas

Jovellanos

Ya ha finalizado el plazo de presentación de obras a los Premios Ciudad de Palma 2007, organizados por el consistorio ciudadano, y nada queda del barullo que se levantó sobre las lenguas.

Por mucho que el señor Jovellanos esté con la cara pensativamente triste, ¿no puede una entidad convocar los premios que crea oportunos?

Y, además, que los premios de novela y poesía sean sólo en catalán, eso no quiere decir que la Sala rechace otras lenguas.

¿No ha convocado el Premio de Artes Plásticas en catalán, castellano e inglés? Si admitir obres pintadas o hechas en cualquiera de los tres idiomas no es una buena prueba de diversidad idiomática, ya me diréis qué quieren los que cacarean.

Son Espases y Descartes

Pienso, luego existo. El señor Antich se ha acordado de Descartes, y con gran dolor del corazón ha conseguido hacer funcionar un pedacito de cerebro –así lo quiero creer- y ha tomado una decisión racional.

Una decisión acertada que hasta puede favorecer a la presidenta del Consell, que lleva camino de necesitar la unidad de atención coronaria si se le agrava el destrozo de su corazón.

El señor Antich, con todo, podría haber pensado un poco más y habría encontrado una solución mejor para el gran problema invasivo de los coritos (si de verdad es éste el problema); no me refiero a que les propusiera marcharse a Lluc, como ha hecho el prior Vallespir, porque según tengo entendido, en La Real hacen una útil labor social. Pero, sí, hubiera podido proponerles situar el monasterio en otro lugar más propicio para el recogimiento monacal y, de paso, reconstruir el edificio, mejorando la distribución interior y solucionando eso del piso que les falta. Ésta podría ser una solución mejor que el disfraz de modificar el proyecto del hospital de Son Espases y montar un talud en el que, quizá, pudieran sembrarse begonias.

El claustro, que está bien, y las cuatro piedras primitivas de La Real no serían difíciles de trasladar.

¿Es que ya nadie recuerda que la iglesucha de San Telmo, piedra a piedra cada una numerada, del principio del Paseo de Sagrera la pasaron junto al muelle de la lonja del pescado?

Xirinacs, el esclavo libertado

Ivonne de Carlo
Ivonne de Carlo
metropoliglobal.com

Hace cincuenta años, Raoul Walsh filmó la película intitulada Band of angels, que conocimos como La esclava libre en traducción a una de las lenguas de los tres ocupantes, opresores, esclavizadores de los 'Països Catalans'.

Ahora, Mosén Xirinacs, el esclavo libertado, con su gesto, elevado a símbolo independista, ha querido alzar su grito definitivo de protesta, y, ya que en toda su vida de adulto no ha encontrado la manera de liberar a los 'Països' de los tres opresores, se ha convertido en paradigma de la libertad, y, como sin querer pero queriendo, ha marcado la pauta que han de seguir los dirigentes cobardes masificadores del pueblo.

Una nación esclava -ha dejado escrito- es una vergüenza de la humanidad y del universo.

Mosén Xirinacs, si realmente estaba lúcido y una grave enfermedad no ha influido en su suicidio, ha demostrado la manera de eludir el oprobio de la opresión. Sus devotos y los que con él comulguen ya saben como poder conseguir la liberación.

Son Dureta, no y sí; Son Espases, ya

La excusa para empantanar la realización del Hospital de Son Espases no puede ser la arqueología; ésta, por el contrario, sería una motivo de lustre para la edificación. Una vitrina, bien iluminada, con unas ánforas y unas cuantas piedras viejas, quedaría muy vistosa. ¿O, precisamente, es esto lo que quiere evitar el presidente del Gobierno Balear, no fuera que dijeran que lo había copiado del PP?

Bueno, dejémonos de bromas. ¿La sanidad pública mallorquina necesita un nuevo hospital? ¿Y si lo necesita ha de ser precisamente cerca de La Real, un recinto religioso, del cual las cuatro paredes y piedras originales no alteradas del histórico monasterio cabrían también en una vitrina relicario?

En la década de los cincuenta del siglo pasado la Isla tenía unos 350.000 habitantes cuando se inauguró Son Dureta, al cual, en el año 1987 con unos 200.000 habitantes más, le habían crecido varias ampliaciones deslavazadas.

Y mientras la población mallorquina seguía creciendo más que la media nacional, el año 1989 se decidió la construcción de un segundo hospital. En 1996 –la población pasaba de los 600.000 habitantes– se empezó su construcción y al inaugurarse, 2001, la población se había duplicado en relación a la de la inauguración de Son Dureta.

Ahora, entretanto se discute quien ha beneficiarse de la nueva construcción de un hospital y de la reforma o demolición de Son Dureta, la población ya es de 800.000 habitantes. Y tenemos Son Dureta, Son Llàtzer, Manacor e Inca. Son Llàtzer, en modificación interior para ampliar lugares de consulta y atención médica; Manacor e Inca en estado accesorio; y Son Dureta, envejeciendo y desatendido por liquidación.

Rehacer ahora Son Dureta puede ser una muy buena solución para, durante el tiempo de las obras, reducir notablemente su capacidad de acción y para que los enfermos se puedan divertir con el ajetreo de las obras, y tragar polvo, impurezas y bacterias; también para disponer de un campo de estudio de infecciones.

Quizá no sea prudente ni tocar ni prescindir de Son Dureta, y parece lógico construir, cuanto antes mejor, Son Espases. Al poder poner en funcionamiento Son Espases, la población isleña habrá llegado a 850.000 ó 900.000 habitantes, y el nuevo espacio ya resultaría insuficiente. Y puesto que Son Dureta, años y años, habría seguido deteriorándose, convendría tener ya los planos para rehacer de nueva planta el primer hospital y poner su primera piedra.

Dado el crecimiento demográfico autóctono, el debido a la inmigración autoctonimizada y su descendencia, el del mestizaje, y el de la nueva y constante aportación exterior, la población podrá sobrepasar el millón de almas, y los recursos sanitarios volver a quedarse cortos. En el año 2050, con la tendencia previsible de crecimiento, Mallorca puede llegar a tener de 2 a 3 millones de habitantes.

Los hospitales -consultas, quirófanos, máquinas de diagnóstico, rehabilitación, hospedaje, mantenimiento, servicios complementarios, etc. etc.- precisan, per cápita, de un espacio definible y mínimo, para el cual, por poco que la atención hospitalaria no les importe a los politicastros más allá de la propaganda electoral, del enfrentamiento partidista y de los beneficios colaterales propios y para amigos y deudos, no podemos tomar como muestra la menor necesidad de ampliación de los cementerios. En los hospitales, descartados y superados el del campo de concentración de Ravensbrück y similares, aún no es posible recurrir a la regulación numérica por la incineración.

¿Republicanos monárquicos?

No sabía que El Jueves todavía salga, y, posiblemente, tampoco el juez al cual alguien impelió a actuar contra una portada, crítica de una acción presidencial, de bastante mal gusto.

La falta de consideración y los ataques a la monarquía, si es que son punibles y exigen reparación, se encuentran en otros lugares.

Si los jueces han de secuestrar y prohibir imágenes antimonárquicas tendrían que haber empezado por las fotografías de unos Lladó y Grosske, ahora montados en el carrusel político, pitorreándose del Rey: quieren derribar la monarquía y se van a Marivent, bien trajeados, a hacer el paripé al Rey. Y esto, sí, de verdad, es una coña marinera.

2 500 € por un coito con resultado satisfactorio

El señor Rodríguez Zeta parece que lleva un preservativo en el cerebro, y las ideas le quedan impolutas de contagios externos; otra cosa es que las que le propone el subconsciente no puedan nutrirse del contacto necesario con el exterior.

Después de tanta campaña a favor de las gomitas, ahora nos sale con la decisión de pagar por el buen resultado del coito.

De repente, me ha venido a la cabeza un sarcasmo de La Codorniz: "Señora, no tire sus abortos: faltan guardacoches".

¡Hala, 2 500 euros para celebrar el nacimiento o el bautismo! Mas, después, ¿quién carga con los gastos hasta que el recién nacido llegue a la edad de poder ingresar en las tropas pacifistas del ejército?

En tiempos de la democracia orgánica también se favorecía la natalidad –seguramente habrá alguien que lo recuerde- con una cantidad mensual por hijo, por esposa no trabajadora y familiares dependientes; y también con una cantidad por nacimiento además de otra al contraer matrimonio.

Y, antes de la cantidad fija, la ayuda a la familia era verdaderamente más generosa. ¡Aquello era ayuda, un poco conflictiva, pero ayuda de verdad! Funcionaba así: de la nómina de la empresa se calculaba un porcentaje (si no lo recuerdo mal) del 25%; el importe resultante se dividía por el total de puntos que sumaba la plantilla y así se obtenía el valor del punto. Los trabajadores que tenían derecho a puntos por matrimonio, hijos y familiares lo cobraban en su recibo de nómina.

Como se puede comprobar, era un sistema social que deja pequeña cualquier decisión para estimular el incremento demográfico.

El sistema –nada es perfecto- tenía inconvenientes. Pero eran mínimos. Pondré dos ejemplos personales:
Mi posible primer trabajo –yo rondaría diecisiete o dieciocho años- fue imposible al conocerse mi situación familiar: madre viuda y cuatro hermanas menores. Al añadir mis puntos se aumentaba el divisor, el dividendo no subía mucho porque mi sueldo era bajo, pero el cociente (el valor del punto) bajaba notablemente, y, por si esto no fuera bastante, a mi me tocaba más de la mitad de los puntos. Me correspondía más por puntos que por sueldo. Y me quedé sin el trabajo.
Después de haber tenido varios años un trabajo en el que no había problemas por puntos, pasé a otro. La cuestión de los puntos no fue obstáculo para la contratación. Pero, en la empresa sólo había una persona con derecho a puntos y la cantidad que cobraba por puntos le bajó más de la mitad. Por si esto fuera poco, esta persona esperaba pasar a encargado al jubilarse el actual, al que ya le faltaba poco, y yo, precisamente, fui contratado para conocer el negocio, actuar con las mismas facultades que el encargado y substituirlo al jubilarse. Como se puede pensar, el ‘pretendiente’ me recibió de mala gana y procuró indisponerme con el otro personal. La sangre no llegó al río: el personal, muy pronto, me admitió con simpatía, y el ‘pretendiente’, aunque tuve que decirle que tuviera en cuenta quién mandaba, pasó por el aro.

Posteriormente los puntos pasaron al importe fijo comentado, a cargo del Instituto Nacional de Previsión, que en Palma tuvo las oficinas en el Gran Hotel, un edificio en que se emparedaron columnas y ornamentaciones para darle un aire utilitario y sobrio que cuadraba muy bien con la mediocridad de las ‘camisas viejas’ y de los militares con complemento civil.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS