Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Categoría: General

Arte, artesanía, manualidades y chapucerías

En pintura, además de la industrial –rótulos, carteles, de bicicletas, de puertas y fachadas–, hay arte, artesanía, trabajos manuales y chapucerías pretenciosas. Tengo a la vista dos imágenes de estas últimas. La primera es la de una talla del siglo XV que una vecina de un pequeño pueblo de Tineo, ha pintado de colores intentando imitar la imaginería de Olot y el decorado de los “caganers”. ¿Algún pretendiente a obispo de la dado el visto bueno o incluso la bendición?

Talla del siglo XV “mejorada”

La otra, de los nuevos hijos predilectos de Manacor, que pretenden inmortalizar con sendos marcos en cada uno de los cuales han metido una aberrante efigie que los represente, con una inscripción al modo trasnochado que indica el nombre, filiación y cronología. Que quien lo ha pintado se crea una prestigiosa artista es admisible, esto se suele dar, y la creencia suele ser mayor cuanto menor es el prestigio que merece. Y así tenemos que si uno no llega a retrato naif ingenuo y espontaneo, el otro, además, sugiere una folclórica cubana cantando flamenco.

Hijos predilectos”

¿Es posible que en Manacor, la ciudad más grande de Baleares después de Palma, el consistorio tenga tan poca cultura para urdir tamaño descalabro, y que no haya más de diez personas doctas y juiciosas que puedan advertir del entuerto y enderezarlo?

–¿La República Catalana? –Arriba a la derecha

No entiendo que la CUP exija a Puigdemont que proclame la Cataluña independiente. Tampoco entiendo que Rajoy solicite a Puigdemont que le diga si ha declarado la independencia. La ministra de los desfiles con perro y con cabra dice que no tiene intención de que el ejército desfile en Cataluña. Otros dicen que el referendum no tiene validez porque ha sido una chapuza sin garantías de veracidad y menos serio que pasear urnas de chinitos el día del Domund.

España y Cataluña

¿Entonces la comparecencia de Puigdemont en el Parlament, hay que suponer que debidamente convocado, fue un sainete para entretenerse y ver qué pasaba

Sin embargo no hay que olvidar que el Puigdemont fue rotundo en su pronunciamiento:

«Llegados a este momento histórico, y como presidente de la Generalitat, asumo al presentar los resultados del referéndum ante el Parlamento y nuestros conciudadanos, el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república.
Esto es lo que hoy corresponde hacer. Por responsabilidad y por respeto.
Y con la misma solemnidad, el Gobierno y yo mismo proponemos que el Parlamento suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada. Creemos firmemente que el momento demanda no aumentar la escalada de tensión, sino sobre todo, voluntad clara y compromiso para avanzar en las demandas del pueblo de Cataluña a partir de los resultados del 1 de octubre. Resultados que debemos tener en cuenta, de manera imprescindible, en la etapa de diálogo que estamos dispuestos a abrir.»

Así lo dijo: «Esto es lo que hoy corresponde hacer. Por responsabilidad y por respeto.» Y solemnemente Cataluña pasó a ser república independiente. Pero, no sé para qué, añadió que el gobierno y el mismo proponían que el Parlamento suspendiera los efectos de la declaración de independencia. Sin embargo, no ha sido convocado el Parlamento y no se han suspendido los efectos de la declaración de independencia.

Y mientras tanto, el desnortado Rajoy y las obnubiladas altas jerarquías de España parece que andan con los zapatos girados de pie. Si la proclamación fue válida sobra la carta de la CUP y es una inconsecuencia que Rajoy quiera que le diga que no hizo lo que hizo. Si el acto del 10 de octubre del parlamento catalán es eficaz, la República Catalana, que limita al Norte con Francia y Andorra, al Sur con Valencia, al Oeste con Aragón y al Este con el Mar Balear, lleva varios días en el mapa de Europa, aunque no en el de la Unión Europea. Y si se ha perpetrado un acto de sedición en España, el gobierno de ésta sólo ha sido capaz de poner cara de poker como respuesta.

Lo más grave, sin embargo, es que España ha permitido que en una parte de su territorio, una minoría sedicente importante –porque no hay comprobación fehaciente– de abueletes sentimentales, adultos abducidos y nuevas generaciones de origen catalán o charnego, a las que se ha lavado el cerebro con 'mimosín', sojuzguen a la mayoría, escindan a los ciudadanos y propicien un enfrentamiento civil.

¿Y qué puede pasar si el señor Puigdemont contesta al señor Rajoy que de independencia nada, que quién pudo entender eso. Pues en este caso, el Gobierno Español tendrá que sancionar a los cabecillas de la burla, inhabilitarlos per saecula saeculorum o aplicarles la pena del ostracismo. Item más: extinguir la tropa de los "mossos", a los que podrá (salvo a la docena de mandos) aplicar la gracia de no juzgarlos por alta traición.

La utilidad y el peligro de las banderas

Cubre estoma de punto
Derafsh Kavian

Según la Enciclopedia Británica las banderas tienen su origen en el sudeste asiático, más concretamente en la actual Birmania. Pero la primera bandera documentada históricamente se encuentra en el Imperio Persa, donde durante la Dinastía Aqueménide (550 – 330 a.C.) se utilizó ininterrumpidamente la bandera Derafsh Kaviani como símbolo identificativo del imperio.

En Europa, durante el imperio romano, las legiones portaban estandartes con símbolos generalmente animales, como pudieron ser las águilas o los dragones. Algunos de estos estandartes comenzaron a tener partes flexibles que se movían con el viento, y así los estandartes se transformaron en las banderas que conocemos a día de hoy.

 

Por mi parte, pienso que en tiempos inmemoriales pudo usarse una rama recia con hojas de distintas clases de árboles para identificar las tribus humanas y marcar su territorio.

Estandarte arbóreo

Y hay que destacar que las banderas han sido y son un modo de información y comunicación muy efectivo. En navegación naval ha sido primordial en otros tiempos y aún sigue en vigor. Y ahora son imprescindibles en las carreras de coches y motocicletas.

Banderas navales en la Batalla de Trafalgar 

6 banderas navales

Banderas competiciones

También son útiles en la vida civil para señalar oficinas diplomáticas, sedes administrativas y militares, y situaciones de libre utilización o de peligro, como, por ejemplo en las playas. Y hubo tiempos en que, entre nosotros, sus colores facilitaban encontrar los estancos y los cuarteles de la Guardia Civil.  

Rótulo Estanco” width=

Rótulo cuartel Guardia Civil” width =

Otro uso, que ya he mencionado, es el de izarse como símbolo de grupos humanos: naciones, ciudades, regiones, clubs futbolísticos, organizaciones humanitarias, empresas mercantiles, asociaciones de distinta laya, hordas más o menos incívicas,… Todas estas, unas más que otras, pretenden ser símbolo de una identidad más o menos sobresaliente y marcar y delimitar territorio; y no pocas entrañan el riesgo, al enarbolarlas, de ser peligrosas para la convivencia entre gentes de territorio distinto e incluso del mismo. Hay evidencias sobradas de ello. ¿Quién no recuerda las hazañas de la cruz y la espada bajo una bandera?  

Erigir una bandera como símbolo de unas creencias sentimentales y emocionales y de ideales espurios o de andar por casa ni ennoblece la bandera ni favorece la conducta humana racional. ¿Pero qué le vamos a hacer? Y más si las hay para todos los gustos: desde la blanca vaticana del estado celestial a la negra que, arriando la que lucían, izaban de repente los bajeles piratas para abordar a los mercantes cuyo rumbo vigilaban.

¿Es ilegal no pagar el IVA?

¿Es ilegal no pagar el IVA? ¿Si lo es, peor será que un vendedor con establecimiento abierto no lo cobre? Me refiero a las compraventas que según la legislación están sujetas al impuesto. Entiendo que la respuesta es que sí, que es ilegal. Y sin embargo, se hace notaria publicidad del "día sin IVA'' y de ventas sobre determinados artículos en los que se dice que no se cobra el IVA. Pero no se comunica que haya alguna disposición estatal que lo refrende. Ergo, a primera vista se conculca la legislación, o sea, se comete un delito –que por parte del comprador podrá ser de menor cuantía, y, seguramente, de mayor cuantía para el vendedor–. Ante esta situación hay que preguntarse: ¿infringen la ley los entes judiciales y tributarios por dejación de funciones?

IVA incluido

No dudo que la respuesta será contundente: No se produce ningún delito porque la operación cumple los requisitos fiscales del impuesto. Basta comprobar que en la factura o en el tiquet de compra figura el IVA desglosado o, como mínimo, la indicación de "IVA incluido en el total". Es decir, que al cliente se le ha hecho un descuento del precio total equivalente al porcentaje del IVA, pero no se le ha dejado de cobrar el IVA. Del precio cobrado por el vendedor, este solo podrá disponer de una parte, ya que del precio total rebajado, tendrá que calcular el IVA resultante e incluirlo en la declaración trimestral de IVA.

En resumen, que lo que se ha producido es una publicidad engañosa y un descrédito de la obligatoriedad del pago del impuesto, dados por buenos por los veladores del buen orden legal y tributario.

El nítido poliedro de Carme Chaparro

Desde Nada, El Jarama y Primera Memoria no recuerdo haber comprado novelas con premios. Después de aquellos tiempos fue rumor que en los concursos literarios más llamativos, la novela premiada había sido presentada, previo acuerdo expreso, a solicitud del editor otorgante para contar con un autor de renombre en su palmarés, y que la obra que quedaba en segundo lugar, la finalista, era considerada la que merecía la preferencia literaria.

No soy un monstruo

No soy un monstruo la compré por los buenos comentarios que leí sobre la obra de Carme Chaparro y por la curiosidad de saber qué narración larga había escrito la periodista que me gustaba por sus artículos y por lo manifestado en alguna entrevista que había leído, lo cual había despertado mi simpatía por ella. Que hubiera obtenido el Premio Primavera lo supe al tener el libro en mis manos y darle una primera ojeada. Como primer aspecto, me resultó atractivo el diseño de las páginas por la tipografía y el interlineado, de cómoda lectura.

Su escritura, desde las primeras páginas me transmitió un aliento ágil y vivo; y este se mantuvo en todo el relato y más allá del punto final. Lo que iba leyendo –¿vale la metáfora?– se me figuraba como si, sentado a la sombra tranquila de unos chopos, diáfano el día, estuviera junto a un arroyo que descendía, plácido su rumor, brillante y limpia su corriente, por un sinuoso pedregal luciendo reflejos del sol y lanzando destellos al dar en recovecos y saltar los empedrados desniveles. Mojado y con las plumas de las alas y de la cola pegadas chorreando, un mirlo se debatía, corriente abajo, buscando el asidero del cobijo de una revuelta, de unos troncos, de un saliente para salvar la deriva, alcanzar terreno seco, sacudir el plumaje y reponerse al sol. En el cielo, azul y límpido, de detrás de unos montes de cumbres suaves, surgían unas nubes grises que se expandían y se acercaban.

Carme Chaparro&
Carme Chaparro

Iniciada así la narración –con este símil; aunque no así exactamente– aparece una periodista y a continuación una inspectora jefa de policía, en torno de las cuales salen a escena otros personajes y se teje esta historia, bueno, una novela, que tiene más visos de veracidad que de verosimilitud. Porque la trama es invención indudable; pero los seres que por ella discurren son tan concretos y tan creíble su comportamiento y su sentir que sus actos y los hechos en que participan tienen más visos de certeza que de ficción.

Poliedro

La narración, que despierta un interés especial en el lector y le lleva a este a dejar el libro lo imprescindible, va formando –otra metáfora– un poliedro compacto y firme de caras diáfanas y de perfectos perfiles y vértices.

Y «no soy un monstruo», la aserción que cierra el capítulo 50 y que da título al libro, ante la veraz diafanidad y consistencia de la historia narrada, no veo otra posibilidad que dejarla al juicio del lector. ¿Es la pretensión de la autora? Bien podría ser. Y así lo pienso, no en vano la narración no está definida por el Ying y el Yang, sino que discurre por el ámbito sinuoso y ambiguo de un retazo del devenir humano.

Cataluña, unidad de destino en lo universal

Si como se ha reconocido, la ciudadanía catalana –gran parte de ella de origen charnego– forma dos grupos equiparados a favor y en contra de la independencia, quizá un poco menor la favorable al "sí", aunque recientemente se haya dicho que esta es de un 80%, ¿no se podría llegar a un ten con ten con base a que los discrepantes están prácticamente igualados en el 50%?

Gustav Doré. El Juicio de Salomón, xilografía.

Pienso que una decisión satisfactoria sería dividir Cataluña en dos entidades, de las cuales una enarbolara la independencia y la otra siguiera unida a la España insular y peninsular. Esta podría ser una forma sencilla que no produjera trastornos irresolubles. Porque no se trataría de que se dividiera el territorio en dos partes: una que alojara a todos los independentistas y otra en la que habitaran los españolistas; pues esto sería un mal remiendo por los costosos y traumáticos traslados domiciliarios entre ambos sectores.

Se trataría de aplicar el sistema de pares y nones, que no conllevaría costos, puesto que esta estructura ya está implantada. Simple y llanamente hay que utilizar la cartografía urbana. Las calles están preparadas: un lado tiene los edificios con numeración impar y la otra, par; y en las plazas, si bien no tienen las fachadas enfrentadas, también, para estos efectos, es válida la señalización numérica.

¿Alguna objeción? Evidentemente, ¡no faltaría más!, pero no invalida lo propuesto, antes bien lo mejora, porque nadie sería discriminado ni menospreciado. Recurramos a las matemáticas una vez más –al fin y al cabo ¿no son el único principio demostrado del ordenamiento cósmico?–. Así, los días impares formaría la Cataluña independiente la ciudadanía a cuya residencia correspondiera un número impar del callejero, y la española sería la que ostentara el número par; los días pares, a la inversa, los números pares lucirían la independencia y los números impares, la españolidad.

Quiero ahuyentar suspicacias. Los lúcidos planteamiento y solución al farragoso y cimero asunto de la independencia catalana no se deben a la elevada lucidez de quien esto escribe. Es la consecuencia del estudio de la historia, leyendas y fantasías del libro sagrado por antonomasia de muchas religiones actuales y, en especial, de valerse, mutatis mutandis (adaptándose al caso) del paradigmático Juicio de Salomón, que resolvió el litigio sin que el mílite tuviera que bajar la espada que tenía en alto para dar la mitad del niño a cada madre reclamante, la supuesta y la verdadera.

Puesto que la opción propuesta tendría el inconveniente de que los meses de 31 días otorgarían 7 días a la independencia, y los años bisiestos, otro por el 29 de febrero, hay otra opción alternativa, de aplicación más sencilla y tal vez con un cierto atractivo: dedicar los lunes, miércoles y viernes a una mitad y los martes, jueves y sábado a la otra, quedando el domingo para independencia de la independencia: tanto los afincados en números pares como impares serían libres de hacer “castells”, ir a los toros, ver jugar al Barça en la Liga o en la Copa del Rey y de bailar sardanas.

España al pairo

Cubre estoma de punto
San Telmo – Alejo Berlinguero
Museo Naval de Madrid

Se ha llegado a un punto en el que prima la cordura para que no haya tercera votación. Una tercera votación dicen que sería un descrédito internacional. Y además, conllevaría un alto riesgo interno.

No para España, que está al pairo con un ligero viento favorable, propiciando que el “capital” –el gran amo– siga haciendo de las suyas, como siempre, y que los demás, “los de siempre”, unos disfruten la sociedad del bienestar –por otro nombre, sociedad de consumo– y otros sobrevivan hundiéndose. No, riesgo y peligro de descalabro para España, repito, sino para unos partidos políticos felones y para un trono, postizo y sintético, que se zarandea intentando sostenerse sobre ellos. Y para evitar el descalabro que una nueva votación a todos afectaría y para blindarse mutuamente, los dos más interesados, e intentar contener la acción de la Justicia, desde las altas a las bajas jerarquías, se han dado el abrazo de la desvergüenza.

Así el Rey podrá designar candidato a la presidencia que en el hemiciclo será elegido. Y esto, sí, será dañoso para España. La “gobernabilidad” pretendida no llegará más que a una falta de acuerdos en el reparto de prebendas, a un gobierno precario y breve, y a que se levanten tempestades, y que los más impresentables, en el mar revuelto busquen ganancia de pescadores. Y lo menos malo que puede pasar será la disolución de las Cortes.

España, Sonia, el Obispo, el convento y Freud

El señor España, de rancia familia mallorquina, que, al parecer, ha ido a menos pecuniaria y mentalmente; Sonia, su esposa, que ha restaurado el patrimonio, señora, por las muestras, inteligente y de más categoría y "savoir fer" que su marido, católica fervorosa que halló como director espiritual al más alto representante de Dios en la isla y prometía ser una excelente secretaria episcopal; el obispo, obnubilado, -y no es por menos- y en trance por un subidón de acné juvenil y demencia senil. Estos son los tres personajes de un enredo de corral de comedias que han aparecido, ante el decorado de un conventual negocio frustrado, –al levantar el telón un clérigo siniestro y despechado– en el escenario de doble página de un diario que dice que el prelado ha dado sus explicaciones en la ‘cadena de radio de los obispos’, y que, por su parte, el diario, revela sufrir el complejo freudiano de "matar al padre" (quizá porque no se ha podido librar del "bochorno" de su origen de dependencia del obispado mallorquín).

¿No será más que un sainete en el entreacto de la comedia general?

El rey navegante

 

¿Qué pensará el rey marinero que devolvió el “Fortuna” y –por prescripción más o menos facultativa– la corona y que ahora se ha comprado un balandro, al oír o saber que su hijo ha asegurado la unidad de España ante el atril del Parlamento Europeo en Estrasburgo? Si el rey que al inicio de su reinado hubo quienes creyeron que sería Juan Carlos I “el breve” y resultó ser “el largo” habla con Felipe VI “el corto” –esto sí es posible– seguramente le habrá dicho: «¿Por qué no te callas?». Una recomendación muy lógica, ya que no es el más adecuado para hablar de ‘unidad’ quien pertenece a una familia que mencionar esta palabra tiene que ser como «mencionar la cuerda en casa del ahorcado»?

 

¿Cataluña sin España o España sin Cataluña?

Es impresionante la cantidad de gente que se manifiesta preocupada por el desastre que puede producir a Cataluña la independencia. Y ya no sólo los políticos de pelo teñido a los de medio pelo, sino que ahora también el gobernador del Banco de España se sale con lo del corralito. ¿Qué pretenden, asustar a los catalanes para que el miedo les impida votar "sí"? ¿O precisamente provocar la reacción contraria: incitarles a que voten a favor de la independencia?

Porque lo curioso es que no leo ni oigo nada que manifieste que la independencia de Cataluña pueda resultar perniciosa para España. Entonces, ¿a qué viene tanto alarmismo? A primera vista, el mayor problema que puede tener España es con qué divisa y a qué cambio tendrá que pagar las facturas pendientes por todo lo que España compra a Cataluña. Si esto es así, la solución tendrá que buscarla quien tiene que cobrar, no quien tiene que pagar. Para pagar no hay por qué tener prisa. Por otra parte, España no necesita comprar "seat", hay muchas otras marcas, y en otros productos serán muy pocos los que fabrique únicamente Cataluña y no puedan ser substituidos.

mapa hipotético

En cuanto al Banco de España, ¿qué le va o le viene la cuestión monetaria de un país con el que no iba a tener ninguna vinculación? ¿O es que ese país que puede tener el corralito debe mucho dinero al banco central español y sabe que lo perdería?

¿Además, no ha sobrevivido Cataluña con Pujol? También podrá hacerlo con su alumno Mas orientado por Junqueras, Doctor en Pensamiento Económico.

De todas formas, es lamentable que se haya llegado al pandemonium actual. Se podía haber obrado con sentido común hace décadas. Y no me refiero a lo desencadenado por el artículo 143 y concomitantes de la Constitución Española, sino a la anterior componenda del señor de la tortilla con el monarca y convenientes herederos de la democracia orgánica, que superando el producto de la sartén, decidieron repartirse la tarta y, luego, que hubiera café para todos.

¿No hubiera sido el momento oportuno para que España se separara de Cataluña y la dejara libre, sin traumas, para que pudiera ser una unidad de destino en lo universal por su cuenta y riesgo? El señor Mas y el señor Junqueras (el asno delante para que no se espante, aunque el doctor sea el segundo) ahora no tendrían que dar un remo por cada voto fiel para a puro esfuerzo de brazada separar la nave catalana de la península ibérica. Doy por sentado que, antes de la navegación, no tendrían ninguna dificultad para poner en marcha un convoy de buldóceres que, en la frontera, abrieran una profunda zanja en la que penetrara el mar mediterráneo y se pudiera efectuar la maniobra de zarpar.

¿La ciudad de Barcelona pertenece a Cataluña?

¿Vaya pregunta, no? Pues si hemos de valernos de acontecimientos históricos para determinar qué grupos humanos forman una unidad dentro de las divisiones geográfico-políticas y su validez en el tiempo, no deja de ser oportuna. Aún así, nadie podrá poner en duda que la ciudad de Barcelona forma parte de los países de lengua catalana –tomando este sintagma en su sentido laxo–. Pero no estaría integrada en los países catalanes, salvo que Mallorca también forme parte de la discutible entelequia.

Historia de Mallorca

¿Por qué digo esto? Porque si acudimos a fuentes históricas, podemos encontrarnos con hechos que desvelen vinculaciones que han caído en el olvido.

Entonces, ¿de qué conjunto social formaría parte la mencionada ciudad? La respuesta parece clara si admitimos un acontecimiento de antes del asalto de la isla por Ramón Berenguer III y de la posterior invasión y masacre por las tropas y obispos aragoneso-catalanes liderados por Jaime de Aragón. El acontecimiento al que me refiero fue el asalto y toma de Barcelona por una expedición de la flota califal de las Islas Orientales que zarpó de la isla musulmana de Mayûrqa. Esto sucedió en el año 986.

Es posible que el ataque de los musulmanes mallorquines a Barcelona fuera duro y cruel, aunque, seguramente, el pisano-catalán y el aragonés-catalán fueron «de una magnitud y una ferocidad incomparablemente mayores».

SACO DE BARCELONA

 

Reinaba con su propio imperio en España Almanzor, bravísimo enemigo y perseguidor del nombre cristiano (c). Este, ofreciendo: su favor y ayuda á los moros de Mallorca, los animó á que tomasen las armas contra los cristianos de Cataluña y confederados con los de Lérida, Tortosa y Tarragona, habiendo entrado por Cataluña, hicieron muy grande y cruel estrago en todos sus lugares (d). El conde de Barcelona. y de Urgel, que entónces era D. Borrello, para prevenir el daño presente, hizo levas de gente, y encontrando con ellos en el Vallés, junto al castillo de Moncada, en un llano á que dicen Matabous, les ofreció la batalla, en que quiso Dios que la victoria fuese en favor de estos bárbaros, á cuyas manos quedaron muertos, mas de quinientos caballeros catalanes. Retiróse el conde dentro de Barcelona con los suyos, donde habiéndole seguido los, moros con una furia y corage nunca vistos; la cercaron; y después de un recio y sangriento combate defendido con brava resistencia de los naturales, al fin quiso Dios que la entrasen, el primera de julio- del año nuevecientos, ochenta y seis, en solos seis dias. Horrible fué el estrago que estos bárbaros hicieron en los cristianos de aquella tan ilustre ciudad, derribando y quemando sus casas, despedazando á casi todos sus moradores, y llevando con igual furia lo sagrado y lo profano. No contentos con esto, destruyeron y talaron los otros pueblos circunvecinos, quedando libres de su furia solos los dos castillos de Moncada y Cervellon. En este saco se hace espresa, mencion de que los moros mallorquines, los cuales en esta memorable jornada fueron los mas principales, se apoderaron del antiguo monasterio de las Puelas de S. Pedro, y de sus grandes riquezas. ¿Quién duda que debieron usar estos bárbaros de una crueldad nunca vista con aquellas inocentísimas corderas, que armadas con la virtud celeste, sin miedo de perder sus vidas, resistieron varonilmente al torpe apetito de estos insolentes vencedores? Entre otras religiosas que dicen trujeron presas á Mallorca, fue una la abadesa de aquel convento, que se decia Madruyna, matrona de singulares virtudes y vida ejemplar, la cual después fué restituida á su primera libertad: bien que vivió poco, á causa de las heridas que recibió estando metida dentro de una saca de algodon cuando la embarcaron, para Barcelona, queriendo su dueño que la buscaba, tentar con una grande aguja la saca en que un deudo suyo la habia escondido. El remate de esta empresa fué que el conde, aunque lastimado con una tan notable desgracia, no por eso perdió un punto de su valor; antes bien, como prudente y sabio capitán, acomodándose con el tiempo, determinó salir de Barcelona (a) y tomando en su compañía la flor de la nobleza catalana, se retiró á Manresa […]» (Juan Dameto et alii. Historia General del Reino de Mallorca, Palma, Imprenta Nacional a cargo de D. Juan Guasp y Pascual, 1840. Págs 222 a 224)

Quizá se me diga que el conde, recuperadas sus fuerzas de ataque, logró deshacerse de los moros mallorquines y recuperó la ciudad. De acuerdo, fue así. Y algo igual pasó con el asalto de Ramón Berenguer y otros ataques de piratas y cristianos. En cuanto a Jaime I de Aragón, y también de Mallorca, estableció un reino independiente que, al parecer, superó en excelencia al Condado de Barcelona. Item más, las primeras y más importantes figuras de la cultura de la lengua derivada del latín por unos o varios caminos, fueron Ramón Llull, Ausiàs March y Joanot Martorell, no, precisamente, de ningún país catalán.

Y, como final, pregunto: ¿Por qué se quiere enturbiar las buenas relaciones que tenemos entre nosotros los valencianos, los catalanes y los baleares?

No todos los “ruedos” son redondos

Publiqué dos líneas sobre los toros («Palma antitaurina; ya forma parte de pleno de derecho de la congregación de ciudades con consistorio de mayoría inculta.») y mis buenos amigos Carmen y Vicente han escrito muchas más no sólo sobre toros sino también sobre otros asuntos que han surgido al tirar del hilo. Pienso que debo añadir algo; la cortesía de corresponder y la conveniencia de ser explícito en lo que esbocé son el motivo.

Volapié

Manuel Escribano, que durante la lidia sufrió 
unos duros voltereta y revolcón, 
consuma el volapié apuntando 
el estoque en el hoyo de las agujas

 

A Vicente, que tiene razón en el buen trato de que gozan los toros, infinitamente mejor del que se les da a los animales que se ceban para la alimentación humana, he de informarle o recordarle, que el toro de lidia también es objeto de maltrato animal, especialmente desde que sale de la dehesa hasta que llega al ruedo. ¿Por qué? Por vicios y abusos en el negocio del toreo: para satisfacer los deseos, normalmente de toreros mediocres, y a veces de primeras figuras, a los toros se les transporta en cajones inclinados para que no reposen adecuadamente, en ocasiones, con sacos de arena sobre los lomos para debilitarlos, se les liman las puntas de los pitones y así los terminales de los nervios quedan extremadamente sensibles y el animal sufre dolor al cornear, si se les desmochan los cuernos, pierden la medida de la distancia y cornean en falso, en ocasiones se les droga, etc., y de los corrales pasan a la plaza por un corredor oscuro y al salir por la puerta de chiqueros quedan deslumbrados. En el ruedo, por incapacidad de la cuadrilla y del diestro mismo o por mala ejecución intencionada de las suertes del toreo tampoco el toro tiene el trato conveniente. El toro, no lo olvidemos, es un animal fiero y bravo que se crece con la brega. En las dehesas mueren toros por luchas feroces, a cornada limpia, entre animales de la misma manada.

Con todo, el toreo es más que un entretenimiento, es un hecho cultural, muy por encima de los espectáculos de masas; y nada digamos de su absoluta diferencia con las aberrantes peleas de perros, de gallos y de las de bípedos en un cuadrilátero.

De Carmen, por lo que dice, he de suponer que no ha asistido nunca a una corrida y que desconoce la ancestral incardinación del toro en la religión talayótica y en los ritos y juegos, por lo menos, desde las culturas neolíticas del Mediterráneo y del Próximo Oriente, y, asimismo, la historia, evolución y compleja regulación de la práctica del toreo. No se puede juzgar la validez del toreo por las protestas de unas cuantas pancartas y la exhibición de cuerpos pintarrajeados de rojo movidos por un sentimentalismo simplón. Con esto no quiero decir que no se pueda estar a favor o en contra del toreo, pero tiene que ser con argumentos y razonamiento. En un momento se quiso poner fin a una parte del maltrato animal que se daba en el ruedo: el de los caballos de los picadores, que quedaban muertos o moribundos junto a las tablas, destripados. La solución fue cubrirlos con un pesadísimo armazón que les dificulta la movilidad y evita que los espectadores se enteren de los destrozos y hundimientos de costillas que sufren, con las consecuencias lógicas a que esto les lleva al abandonar la plaza. Hay en los toros otro factor de por sí reprobable, exponer la vida de personas, unas por enriquecerse y otras por un magro estipendio, aunque, hay que admitirlo, existe en la mayoría de los toreros una llamada interna y una pulsión –¿puede llamarse vocación?– para dedicarse a esta actividad, que incluso puede llamarse profesión, la que hay que encuadrar en el ámbito del arte. Un arte, síntesis de geometría y riesgo, que tanto en el torero como en el espectador alcanza momentos de sublime emoción. Una bien trabada serie de verónicas, con las que el torero –bien desplegada la capa, bajando las manos, suave la cadencia– recibe, encela y fija al toro, son comparables en expresión artística a la que pueden producir una obra musical, una pintura, una obra teatral, un ballet, una obra literaria... Y lo mismo puede decirse de una serie de naturales, iniciados citando al toro de frente a la distancia adecuada para darle el recorrido holgado y justo y mandar y templar la envestida, con la muleta sacándola de detrás y adelantándola, planchada, a la altura precisa, y engarzar los pases ganándole terreno al toro y dándole salida con un pase de pecho cuyo pitón derecho roce los caireles de la chaquetilla sin enganchar la muleta. Después de otros lances que omito, en su momento el torero dejará el toro cuadrado y entregado y, marcando los tiempos del volapié o recibiendo, entrará a matar clavando el estoque en el hoyo de las agujas, punto correcto para la digna y pronta muerte del astado.

He descrito, sucintamente, dos suertes del toreo. Como se sabe, hay más, con un léxico muy amplio; y todas tienen su forma apropiada de realizarse, y lo menos cruenta posible, teniendo en cuenta que estamos ante la brega de un animal, en el que prevalece la fiereza, con un hombre que tiene que poner en juego la astucia y la inteligencia para no ser él el muerto durante la lidia y, especialmente, en el embroque final.

Explicación más amplia y consideraciones favorables y negativas en torno al toreo, quien tenga tiempo y ganas, puede encontrarlas en un artículo mío anterior, titulado Toros: no sé si volveré a hacerlo , al que un lector apostilló lo siguiente: «Nunca creo haber leído un comentario acerca de las corridas de toros tan desapasionado e inteligente. Felicidades, Pep. Enlace con el artículo

Marivent: magnificencia en la respuesta del rey a la presidente

Perspicacia y sutileza ha desplegado la ascendida presidente en plantear la solución de un asunto de notorio atractivo pueblerino, aunque no de los prioritarios en la gestión pública. A eso se llama tener mano izquierda (en el buen sentido en que suele usarse). Me refiero al plantear que el palacio de Marivent tiene que poder ser visitado, la mayor parte del año, por los herederos de Saridakis.

 

 Marivent

 

Doy por cierto que muy pocos mallorquines tienen interés en dar una vuelta turística por los jardines, la caseta de aperos, la bajante al embarcadero y el paso de la entrada hasta el balcón que mira al mar, que es, supongo, lo que sería objeto de visita, con la explicación de que en la casa hubo los muebles y obras de arte, como coleccionista y propias, de un tal Juan Saridakis, un egipcio que recaló y murió en la isla.

Son Vent
Son Vent de Porto-Pí

La demanda de la presidente al rey en reciente entrevista le habría puesto a éste en bandeja poder presentar como detalle regio la renuncia al casal, sus pinares, el embarcadero y Son Vent (del Ministerio de Defensa y, en su día, acondicionado para uso principesco) y cuantas construcciones anexas se han efectuado para que la estancia estival le resultara placentera a la dignísima familia y acompañantes. En la Zarzuela, se ha informado, acordaron redactar unas propuestas para el convenio, que ambos podrán presentar como un éxito personal: acierto en la consecución del bien de los isleños por parte de la presidente y magnanimidad por parte del rey. En esta ocasión no será necesario incurrir en el desaire con que el rey Juan Carlos I –porque ya no le interesara navegar o porque no pudiera hacerlo con quien querría– devolvió el regalo del "Fortuna". La familia Borbón-Ortiz se librará del forzado compromiso de medio pasar unos días al año junto a los depósitos de Porto-Pi, aunque la reina Sofia haya de llevarse a sus nietos a Inglaterra u otra tierra de acogida y tenga que prescindir del "Somni", lancha de un amigo que es armador del “Bribón”; al fin y al cabo ya conoce verse privada de barcos: "¿Que a la reina le gusta navegar. ¿Qué importa? Yo devuelvo el "Fortuna" y a ella que le den dos duros", seguramente pensó el monarca.

Pero ahora planteo: ¿necesitan los mallorquines el Palacio de Marivent? Como museo –¿otro?– no creo que presente ningún aliciente; para ir a pescar los jubilados, demasiados peldaños; además con los cambios y construcciones complementarias y anexas la posibilidad de uso tiene que dar para más que en tiempos de Saridakis. Tal vez podría destinarse a campamentos para formación de las nuevas juventudes.

O, quizá, la ínclita presidente –como hace años otra muy distinguida presidente pensó en Raixa– tiene la intención de que Marivent sea la sede de la presidencia del gobierno balear. Si así lo hiciera, no superaría en elegancia a la nunca bien ponderada MAM de sus buenos tiempos, pero sí en disponer de un decorado majestuoso que podría resplandecer con los debidos cuidados de jardinería.

 Marivent

Brotes verdes en Grecia

 

Venus residual
Lo que queda de Venus

Grecia se está recuperando. Es extraño que el especialista en mejorar economías nacionales no lo haya comentado. ¿No es un auténtico brote verde lo que está creciendo? Los bancos están recibiendo más solicitudes de tarjeta de crédito. ¿No es esto un buen indicio? Es de suponer que los griegos están en condiciones de pagar la cuota por las tarjetas, lo que redunda en beneficio de los bancos, aunque sólo sea en una cantidad discreta; en realidad, la aportación importante a la cuenta de resultados es la comisión que cobran por las operaciones comerciales pagadas por medio del llamado dinero de plástico. El incremento del uso de las tarjetas de crédito, además, demuestra que los bancos confían en la capacidad económica de los griegos, quienes tendrán saldo para afrontar los cargos asumidos tanto por el importe de las compras que efectúen como, si se da el caso, bastante probable, de que tengan que cobrar comisiones e intereses de demora (si es como en España, catalogables de auténtica usura).Otro signo favorable de que los griegos recuperan su poder adquisitivo es que no tendrían ningún inconveniente en pagar más por los artículos y servicios, ya que la comisión bancaria, quienes realmente tienen costearla son los compradores, que, unida al incremento del IVA y a lo poco que vale el Euro, les parecerá normal y lo aceptarán de buen grado. ¿No es realmente la economía, (o las finanzas, como quiera llamársele), la divinidad que rige las relaciones humanas? ¿y la banca, su profeta?

 

Voladura controlada del Senado o “la Gandula”

La voladura controlada del Senado parece que sería eficaz. Actualmente hay modos muy precisos y seguros para derruir un edificio. Se podría hacer con la certeza de no dañar un próximo convento ni el Conservatorio de música –aunque éste importe poco a los gerifaltes culturales que quieren prescindir de las humanidades en los sistemas educativos–. Sin embargo, puede que la intención no diera el resultado conveniente. Sería difícil, por no decir imposible, encontrar un momento adecuado en el que en la santa casa hubiera algunas personas más que los ujieres, quienes –ellos sí–cumplen con su misión.

 

Senado español

Por lo tanto, derribar las paredes del Senado no conduciría a nada. La partitocracia perdería el culo en apoyar al gobierno en la dedicación de una partida ilimitada para acondicionar, –como ya se ha hecho con el despacho, dependencias y su dotación de recursos materiales y humanos para no uso, o esporádico, del rey paseante–, tantas –o más– habitaciones y espacio para acomodar a los ínclitos padres de la patria, sin que para cada uno faltara la imprescindible dormilona.

 

Claro que, hablando de gandula, ni caída del cielo vendría la ley de agosto de 1933, que se promulgó siendo Presidente de la República Niceto Alcalá Zamora y Presidente del Consejo de Ministros Manuel Azaña. (Publicada en la Gaceta de Madrid.- número 217 del 5 de agosto de 1933.) Fue una ley que daba alimentación, vestido y alojamiento a los beneficiados por la disposición. La, popularmente llamada la Gandula, era la, por denominación oficial, Ley de vagos y maleantes. Una ley muy bien acogida por el dictador, amigablemente apodado Paco Medallas, quien en 1954 añadió a los homosexuales a los anteriormente distinguidos por la ley. En 1983, estos fueron excluidos y en 1989 la ley fue derogada y sustituida por otra sobre peligrosidad y rehabilitación social.

La Gandula era muy clara sobre aquellos a quienes podía favorecer. En su Artículo 2º define (y cito sólo los tres apartados iniciales:

Primero. Los vagos habituales.
Segundo. Los rufianes y proxenetas. .
Tercero. Los que no justifiquen, cuando legítimamente fueren requeridos para ello por las autoridades y sus agentes, la posesión o procedencia del dinero o efectos que se hallaren en su poder o que hubieren entregado a otros para su inversión o custodia.

En aras de la gloriosa inutilidad, del prestigio decreciente, de la sobresaliente inasistencia, y de la degradante y desvergonzada incorporación de posaderas, sería justo y digno substituir la legislación en que se asienta el Senado por la reposición de la Ley de vagos y maleantes, con un solo añadido, el de siesteantes. Ello llevaría ligeras adaptaciones al edificio para cumplir el acogimiento residencial expresado en la ley. Su aplicación redundaría en un beneficio presupuestario muy significativo. No sólo porque la ley, en uno de sus artículos, establece un plazo máximo de acogida y permanencia de tres años, sino porque, de un plumazo, no habría que contabilizar sueldos, dietas, vivienda, automóviles, gastos de viaje, prebendas, jubilaciones graciosas, gastos de representación, y costes de decoración y mantenimiento del hemiciclo.

Y, encima, sería un buen comienzo para la recuperación de la dignidad, la honradez y el prestigio de la nación española.

Es posible que, al retorno de la Gandula, se le pueda poner algunas objeciones; a mí sólo se me ocurre una: la protección que ofrece el aforamiento, que dejaría de existir, y que puede ser fervientemente deseada por quienes se apoltronan en el Senado, y especialmente por quienes en estos días de julio de 2015 han hecho novenas a los santos patrones de imposibles, Santa Rita incluida. Los nombres de los pretendientes, creo que ya admitidos, son elocuentes.

La dignidad homosexual y el orgullo ese

¿Qué relación tiene la dignidad humana de los homosexuales con el orgullo gay ?

Parece lógico pensar que la homosexualidad es una diversificación genética de los dos sexos primarios destinados a la reproducción de la vida orgánica. Dos sexos que, al parecer, son el desdoblamiento de una unidad orgánica inicial, producto de la síntesis de masa y energía, evolucionada y desarrollada en millones de años.

Capelo” width =
Capelo cardenalicio

Para entenderlo no es necesario acudir, por ejemplo, a La evolución de las especies, de Darwin, ni a Platón, que en El Banquete, expone que el hombre fue andrógino y que Zeus decidió de uno hacer dos con características diferentes. En el Génesis, libro primero de la Biblia, siguiendo el acervo de tradiciones y leyendas Mesopotámicas, se describe simbólicamente la formación del mundo, y se especifica la creación del hombre como un ser hermafrodita, configurado de barro (masa) y alentado por el soplo de Yahveh (energía). Esta explicación sencilla y esquemática, es comprensible, y los conocimientos que han llegado a nuestros días la  confirman. Así tuvo que ser, pero la leyenda bíblica, para explicar también de una forma asequible lo que había necesitado millones de años para producirse: el desdobamiento sexual, dice que puesto que Adán llevaba tiempo solo, el Señor decidió darle una compañera, que, precisamente, formó del cuerpo de Adán; dice que el Señor infundió un profundo sueño a Adán y le extrajo una costilla con la que formó a Eva. A partir de entonces, ya fueron Adán y su compañera los encargados del “creced y multiplicaos”: la descendencia procedió de la unión de los dos sexos. Un hecho con el que Yahveh, impremeditada o conscientemente, creó el ‘pecado original’ y le llevó a montar el intríngulis de la ‘acción redentora’. En el largo proceso de la evolución de los seres vivos –unos días bíblicos que según el calendario terrestre representan miles de millones de años–, los seres orgánicos, unos han conservado la androginia y el hermafroditismo y otros han ampliado la diversidad.

En una corta narración, lo he resumido:

EL GÉNERO
En un principio el hombre era un bit —o "sí" o "no"—; más tarde, un byte , —"hombre" o "mujer"—; y, con el paso del tiempo, se fue complicando.
Diario de las señoritas y otros escritos . Amazon-Kindle.

Vuelvo a la pregunta con que empezaba este escrito, y añado: El orgullo gay no tiene nada que ver con mi exposición, puesto que no defiende la igualdad de trato y derechos, así como el buen comportamiento entre si de todas las personas, independientemente de su condición sexual.

Si el colgar trapos con los colores de la luz difractada en edificios públicos ya es una banalidad, ¿qué decir de las manifestaciones del orgullo gay ? En nada apoyan la dignidad de las personas con independencia de que su vida personal la lleven de acuerdo con una de las variantes sexuales a que dan lugar los cromosomas. Los espectáculos callejeros con que dicen celebran lo que llaman orgullo y que transmiten con delectación los medios televisivos son insolentes exhibiciones de travestismo y mariconería, degradantes y bochornosas. Que grupos y facciones políticas les apoyen pone de manifiesto la bajeza moral y la débil capacidad de juicio que ostentan para ejercer la gestión social y política.

¿Qué pensaríamos si en un desfile de carnaval apareciera una carroza que portara una troupe de cardenales bailando el can-can con sus hábitos purpúreos y guirnaldas de flores en el capelo? Por de pronto, risible y absurdo; en segunda instancia, indecoroso y ofensivo. Quizá sólo nos parecería aceptable si se diera en una sarcástica secuencia de una película de Fellini.

Momento brillante y de porvenir seguro


La entrega de las llaves de Granada al revés

España está viviendo un momento excepcional y de porvenir seguro; y puede situarse en primera fila de Europa. Una Europa decadente que se desmorona día a día, no sé si con prisa, aunque seguro que sin pausa. Y de ello, el principal motivo es su degradación moral, si por moral entendemos el sedimento cultural y ético que rige el comportamiento individual y la organización social.
No hay que remontarse mucho en la historia para sólo en el entorno de Europa y Asia Menor hallar muestras evidentes de organizaciones humanas que se han hundido –dejando algunos posos válidos– arrastrando consigo los dioses que han creado y los altares que les han erigido.

Se pregona que la corrupción ha sido el revulsivo que ha llevado a cambiar las plantillas de los ayuntamientos y de los diecisiete reinos de taifas (entre los que hay dos sedicentes naciones); pero las manifestaciones y alardes de renovación y saneamiento –se presumía y se está confirmando– son soflamas ( DRAE, acepción 3. f. Expresión artificiosa con que alguien intenta engañar o embaucar ) para acceder a las cuadras, establos y pocilgas del poder, que serán ampliados –en contra de lo anunciado– para aposentar el incremento de la población bípeda que está surgiendo del afán de contubernios nada democráticos.

Por ahora, sin embargo, el éxito de estas trapacerías producirá dos efectos beneficiosos: a) la reducción del paro (los salientes serán reacomodados y no quedarán sin silla y de los entrantes muchos rebajarán su tasa); b) otro efecto favorable será el incremento de ingresos que obtendrán los nuevos próceres públicos que en el ámbito laboral no tendrían mayor consideración que la de ganapanes.

Por otra parte, una prueba inequívoca del halagüeño momento actual la ostenta el sector de la banca, que da síntomas de haber superado un casual y aciago trago: publica que sus beneficios aumentan. Una vez que han conseguido, incluso con el apoyo del Estado, que el dinero pase por sus manos, amplían, ‘a su buen saber y entender’ los servicios sujetos a comisiones y el precio de éstas lo fijan y multiplican a su placer; también aparecen nuevas marcas bancarias en Internet o en calles y plazas, surgidas como hongos, que habrá que ver si son venenosas. ¿Puede hacer pensar, lo expuesto, que, ante cualquier eventualidad de descalabro económico ya hay suficientes precedentes para que los bancos –no los clientes y usuarios– contarán con la aportación del dinero público?

¿Exagero? Creo que no. Basta ver la confusión, los chalaneos, los “donde dije digo digo Diego”, la mezquindad y el desdoro que muestran los indecorosos y palurdos, de cualquier rebaño, padres de la patria.

Si miramos a nuestro alrededor, la en otro tiempo excelsa Grecia, hoy decrépita, lleva un rumbo que puede ser el que nos espera.

Se podrá objetar que España tiene el puntal de unos monarcas que recientemente han fascinado a los franceses y que en España, en su primer año, gozan de admiración y aprecio. Mi duda es: ¿por cuánto tiempo? No olvidemos que el rey alto de perfil bajo (rey por discriminación del sexo femenino en el orden de sucesión), adosado a una periodista por casamiento llamada reina, en un alarde de opaca transparencia, ha querido ser él quien vetara el uso del título de Duquesa a su hermana –no que ella renunciara– para evitar que el cetro rodara hacia el abismo. A otros familiares les está manteniendo en un discreto ostracismo, dorado en el caso de su padre, Juan Carlos I, con amplios y remozados despacho y aposentos, con sus adecuados servicios y oficinas, en el Palacio Real, para que pueda jugar al tute o a las siete y media, o a lo que le guste, siempre que no incordie, algo que, cuando regrese de su periplo mundial, no es muy seguro que deje de hacer. Un rey que no ha sido muy ejemplar –hasta su hijo lo ha manifestado– y que pasará a la historia con más pena que gloria, con la notoriedad de haber salido por la puerta de atrás, quizá por la gatera, si bien, seguramente no será tan mal considera como Fernando VII.

Para que perdure la monarquía, con todo, que la nueva pareja real venga a ser los “nuevos reyes católicos” no me parece suficiente. La unión de la política y la religión, sin duda, es un buen vínculo para la estabilidad del poder. Y la catolicidad de los jóvenes monarcas es evidente: antes del enlace eclesiástico de la periodista divorciada con el príncipe católico de la dinastía franco-borbónica instituida por el Caudillo imbuido de la gracia de Dios, y de la discreta primera comunión filial, la pretendiente a la corona manifestó que había reencontrado el catolicismo en la religiosa esencia del príncipe. Una catolicidad reciente, en un país que ha ido alternando ir delante de los curas con cirios encendidos o ir detrás corriéndolos a palos, no puede tener la misma solidez de la británica que une las jefaturas política y religiosa en la misma corona o la islámica cuya vida y desenvolvimiento se rigen por el Corán y la bendición de Alá.

¿Se puede efectuar un pronóstico del futuro de España?

Si aceptamos como diagnóstico lo expuesto, no hay que buscar en Nostradamus ni en los libros de los Profetas, ni mayores ni menores. El porvenir es previsible. Las elecciones generales consolidarán el embrollo, será difícil o imposible proporcionar sillas a las demandantes posaderas, los amancebamientos políticos no aguantaran, ni de lejos, los cuatro años previstos, y los monarcas tendrán que acudir a la Gran-Caixa para que les proporcione ocupación o estancia en un lugar tranquilo. Mientras tanto la banca española tendrá que aliarse con los de cada día más dueños del mercado: los chinos; y ambos tendrán que acomodarse a la restauración de Al-Ándalus, que hace un año los moros anunciaron efectuar dentro del plazo de cinco años, y ya ha pasado uno y su asentamiento va progresando.

El papel de los libros y libros sin papel

Este no es un libro, aunque cerrado –y su tapa se abre casi igual– tiene su apariencia. Y sin embargo, a estas invenciones se les viene llamando ‘libros de artista’. Aunque, como sucede en éste, si bien se mira, pueden contener historias, y el personaje que en él se alberga nada tendría de extraño que pudiera ser protagonista de un enigmático acontecer. La cuestión de si es libro o no lo es esta cubierta sin hojas en el interior, quédese para ser dilucidada en mejor ocasión.

Bestiola

Bestiola

Con todo, ¿es que los llamados libros han respondido siempre a una misma hechura? En otros tiempos han sido una pila de tablillas, hojas de papiro en una arquilla o en un tubo, rollos de pergamino, y hasta memoria de narradores como ahora pueden serlo los audiolibros. Y desde que se empezaron a coser en un solo mazo hojas manuscritas –mejor habría que decir caligrafiadas (o sea, con bella letra)–, surgió la tipografía que posibilitaba la estampación repetida de pliegos y se perfeccionó el encuadernado, el esmero en la selección los papeles, en el cuidado de la impresión y el ligado de los pliegos y el acabado protector con lomo y cubiertas, los avances mecánicos y técnicos en la publicación de libros han variado progresiva pero lentamente, aunque también, en una gran parte de ediciones, se ha perdido calidad en el papel usado y, si bien se nota, en esto, una cierta y selectiva mejora, las ediciones de los últimos lustros no soportarán sin deterioro el paso del tiempo como las elaboradas en siglos anteriores. Con todo, la llegada de la infografía ha variado sustancialmente los procedimientos.

Sin alejarme mucho de la silla en que me siento a escribir, aquí puedo mostrar dos libros cuyo papel mantiene una textura y una coloración que muy poco tienen que haber variado desde que fueron editados. Uno es Exposición completa y elemental del arte de la perspectiva y aplicación de ella al palco escénico , del año 1840,

Arte

 y de 1897 el otro: Etching, Engraving and the other methods of Printing Pictures.

Etching, engraving and the other methods

 Ambos van ilustrados: uno con muestras de las distintas técnicas de grabado por la estampación realizada desde las propias planchas originales; el otro, con dibujos técnicos grabados al buril en planchas de cobre. No hay que olvidar que la xilografía, la incisión directa o por ácidos en planchas de cobre y la litografía en piedra eran los medios habituales para publicar libros ilustrados; y aquellos  después se sustituyeron por procesos fotomecánicos como la cincografía, el heliograbado, el collotipo y el fotograbado para alcanzar tiradas mayores.

La reproducción polícroma de obras de arte, por lo general, siempre fue deficiente: no plasmaba los matices del color ni las características de la factura. La excepción llegó con la editorial suiza Skira, que, en la impresión de imágenes sobre papel, se valió de una buena captación fotográfica y de la impresión con más de la cuatro separaciones de color normales (negro, cian, magenta y amarillo), aumentándolas en otras de matices intermedios. Sin embargo, la buena reproducción de imágenes se ha conseguido por la informática; tanto para la impresión sobre papeles normales o especiales –¿siempre con los pigmentos permanentes?– como, indudablemente, para ser vistos en pantallas electrónicas, es la mejor forma de conseguir la correcta aproximación al original.

El Diccionario de la lengua de la Real Academia Española, da las siguientes definiciones de ‘Libro’:
1. m. Conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen.
2. m. Obra científica, literaria o de cualquier otra índole con extensión suficiente para formar volumen, que puede aparecer impresa o en otro soporte.
Y añade que en España, legalmente, tiene que tener «49 páginas o más, excluidas las cubiertas».

 

 

marca de agua

He aquí, pues, un bello libro –indudablemente libro– en el que cabe cualquier escritura o dibujo, pero cuyas páginas son tan sugerentes en sí mismas que me cuesta mancillarlas con lápiz o tinta.

El papel, hecho en Florencia hace unos treinta años, permanece intacto. Como también es de gran calidad el papel Arches Fin de la primorosa edición de Cuaderno de apuntes y esbozos poéticos del destemplado Palinuro Atlántico.

 Sin embargo, lo que era normal en los siglos xiv y xiiix, ahora es singularidad: que el papel se hiciera de pasta de trapo de hilo, que, en adecuadas condiciones ambientales, se mantiene invariable después de centurias. A mano tengo una prueba: un libro de 1760, en el que el papel se mantiene blanco y cuyas textura y consistencia no muestran haber variado. ¿Qué perduración se puede esperar de la «obra científica, literaria o de cualquier otra índole […] en otro soporte»? ¿En el electrónico en concreto? Es incierta. Lo que no se puede dudar es que si los soportes materiales son sólo relativamente duraderos, los electrónicos lo pueden ser todavía menos. Porque si un soporte material está expuesto a deterioro, los documentos ‘inmateriales’ dependen de unas ‘máquinas’ y unos 'sistemas de programación' en permanente cambio. Cuando es conveniente o necesario, los documentos materiales pueden reproducirse, pero es que los documentos electrónicos, como no se actualicen con frecuencia, se quedan inaccesibles. Quienes usamos gestores de bases de datos o procesadores de textos o de imágenes, sabemos que hay que transformar con relativa periodicidad el soporte de la información (código fuente) para mantenerla en uso.

Es obvio que el manejo de la información por ordenador es más cómodo y sumamente más rápido que por medio de bibliotecas y cajoncitos de fichas y archivos y cuadernos, pero ¿no resulta demasiado perecedera? Ha habido dispositivos con libros para su lectura por pantalla de los que ya no queda rastro. ¿Durante qué tiempo válidos los dispositivos y formatos actuales?

Quería dar noticia de una publicación electrónica mía y, metiéndome por trochas, he hilvanado consideraciones derivadas de mi idea inicial. Se trata de la publicación en Amazon Kindle del Diario de las señoritas y otras escrituras. Es la versión al español de la obra publicada en papel por la Editorial Círculo Rojo en septiembre de 2013, que en Palma puede encontrarse en La Biblioteca de Babel, c/Arabí, y en MM, c/Arquitecte Bennazar, 69, con el título Diari de les senyoretes i altres escriptures, también disponible en formato electrónico en Círculo Rojo. En la web de Amazon Kindle hay una breve referencia sobre el libro y pueden leerse los primeros relatos, dos de ellos muy breves.

 

Este es el enlace a Amazon - Kindle

El Ébola y el avión derribado en Ucrania

La Reserva Federal Americana, la unión de compañías farmacéuticas y la Organización Mundial de la Salud, pienso que están que echan las muelas por la metida de pata hasta el corvejón de España en el asunto Ébola.

Sabían del riesgo que existía de que algún contagiado pudiera salir de la zona de reserva prevista. Pero, seguro que contaban que la experiencia de la inoculación del Sida, que se ha ido extendiendo sin control, les serviría para mantener dentro de los límites o fronteras de países africanos el programa de colaboración –en otras latitudes desarrollado con artillería pesada, misiles y aviones con su carga ‘humanitaria’– , el programa –decía– de limitación del crecimiento de la humanidad dentro de unos límites sensatos e indispensables.

Pero he aquí que, quizá para distraer de los problemas que están hundiendo a España o echarse un farol con que deslumbrar a otros países, el Gobierno de turno (tanto da que responda a unas siglas o que hubiera sido de otras –la cortedad mental y la impericia abundan–) decide montar el gran espectáculo con toda la parafernalia anticontagio incompleta e improvisada, de traer a morir en España, en un avión detrás de otro, a dos misioneros seguramente, diagnosticados por médicos expertos, ya desahuciados. En mi opinión, los diagnósticos de enfermos terminales, por casi diez años de conocer enfermos de cáncer de laringe y de pulmón, suelen ser ciertos, y el posible desfase suele ser de días más que de semanas.

De todas maneras, por el Ébola en España no hay alarma, la ministra del ramo y un preboste de Madrid han manifestado que saben lo que hay qué hacer; así de claro: en nuestro país, después de que los infectados fallezcan –no antes– hay que quemarlos, pues el sepelio lleva un alto riesgo de contaminación. También, como se hizo cuando la tisis, ¿habría que quemar la cama, colchón, sábanas, toallas y objetos personales del tuberculoso, vaciar completamente su habitación y darle unas pasadas de cal viva?

Para mayor información sobre el Ébola, reproduzco lo que publicó en el mes de agosto, la web mundodesconicdo.es:

Glenn Thomas

«Glenn Thomas, consultor especial en Ginebra y experto en enfermedades infecciosas, principalmente Ébola y SIDA murió “casualmente” en el avión malayo derribado sobre Ucrania.
»Glenn, había tomado partido en las operaciones de prueba situadas en el hospital de Kenema donde había un ala dedicada a la investigación militar, el centro está en la actualidad cerrado por el gobierno de Sierra Leona.
»Aparentemente, han aparecido ciertas conexiones con Bill y Melinda Gates y dicho hospital, lugar donde se estaban efectuando ensayos con humanos para el desarrollo de una vacuna, también el nombre de Oros aparece entre los que financiaban este laboratorio, aparentemente, a través de su fundación.
»Glenn Thomas, tenía conocimiento de ciertas evidencias que indicaban posibles manipulaciones de diagnósticos positivos sobre el Ébola. En nombre de la universidad de Tulane, con el fin de justificar un tratamiento y una posible vacuna, aparentemente, Glenn, se había negado a encubrir la verdad; lamentablemente, Glenn está muerto.»

Falleció, con otras personas significativas en este asunto, en el avión derribado en Ucrania.

Países catalanes: ¿una entelequia?

Dejando de lado la algarabía de la estrellada y el enroque del muy honorable gran padre de la patria, pienso que podríamos plantear una cuestión que de vez en cuando sale a la luz. Es esta: ¿existen los países catalanes? ¿O se trata de una entelequia?

Lo que creo que no se puede dudar es que existen países de lengua catalana; al menos, de variaciones de la lengua catalana: catalán, valenciano, balear, rosellonés, alguerés ...

Al igual que existen países de lengua inglesa, francesa, portuguesa, italiana o urdu, que no son países ingleses, franceses, portugueses, etc., etc.


es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Lenguas_por_número_de_hablantes_nativos

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS