Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Categoría: Retazos

Sobre banderas

De las páginas de Román Gubern a la película El triunfo de la voluntad
(Triumph des Willens). Leni Riefenstahl. 1935.


«Véase la décima secuencia, tras  el famoso discurso ante las tropas de las SA y las SS, en el que  alude a la pasada crisis sin nombrarla, y luego pasa revista a las  banderas de las SA y las va tocando con su mano derecha,  como si purificara o consagrara a cada bandera y a su portador,  cual un pontífice supremo de una nueva secta, que ha transferi­do sus ritos religiosos a la liturgia política. Y, finalmente, Hitler  es el personaje que pronuncia más discursos en todo el film.  Pronuncia exactamente cinco, en la secuencia quinta (al Servi­ cio del Trabajo), séptima (a las Juventudes Hitlerianas), novena  (ante los miembros del partido), en la décima (homenaje a los  muertos) y en la duodécima (clausura del Congreso).»
 
Roman Gubern. La imagen pornográfica y otras perversiones, Anagrama, 2005, pág. 263.

Tercer viaje de Colón a América

Los párrafos siguientes son de una novela. Parecen más verídicos que las leyendas históricas habituales.

Algo dijo luego de Cristóbal Colón, que, en su tercer viaje a América descubriera esta isla poblada de seres felices, sencillos, entregados a la vida sana que constituye el estado natural del ser humano, dándole el nombre de la nave en que viajaba. Pero, con el Descubridor habían llegado los sacerdotes cristianos, agentes del fanatismo y de la ignorancia que pesaban sobre el mundo como una maldición desde que San Pablo hubiera difundido las falsas enseñanzas de un profeta judío, hijo de un legionario romano llamado Pantherus –ya que el José de los pesebres era mera leyenda, desacreditada por los filósofos."
Alejo Carpentier. El siglo de las luces. Barcelona, Bibliotex, S.A., 2001. Pág. 128.

Vespasiano enderezó el maltrecho gobierno heredado de Nerón

Vespasiano

«Lo primero que hizo fue reorganizar el Ejército y las finanzas. El Ejército lo adjudicó en arriendo a los oficiales de carrera, casi todos provincianos como él. Para las finanzas escogió el camino más expedito: el de vender, a precios carísimos, los altos cargos públicos. "De todos modos –decía–, todos son ladrones, y, en cierto modo, les fomentamos a serlo. Mejor es que vayan adelante restituyendo al Estado un poco de lo que roban." El mismo método siguió para reorganizar el fisco. Lo confió a funcionarios escogidos entre los más rapaces y esquilmadores y les soltó con plenos poderes en todas las provincias del Imperio. Figuraos qué comilona para las poblaciones pobres. Jamás la tributación de Roma había funcionado con tan despiadada puntualidad. Pero cuando la rapiña estuvo consumada, Vespasiano llamó a Roma a los ejecutores, les elogió y les confiscó todas las ganancias, con las que, una vez equilibrado el presupuesto, resarció a las víctimas. Su hijo Tito, que era un puritano lleno de escrúpulos, fue a protestar de aquel sistema que repugnaba a su beato y cándido sentido de la virtud. "Yo hago de sacerdote en un templo", contestóle el padre. "Con los bandidos, hago el bandido." Y para aumentar los ingresos inventó aquellas pequeñas construcciones que todavía llevan precisamente el nombre de vespasianas, estableciendo un impuesto a los que las usaban y una multa a los que no las usaban. No había elección. Quien lo hacía fuera pagaba más que quien lo hacía dentro. También por esta medida Tito elevó sus protestas. Su padre le puso debajo de la nariz un sestercio y le preguntó: "¿Huele a algo?"»

Indro Montanelli en Historia de Roma

La nerviosidad moderna

He aquí un diagnóstico válido, del cual puede deducirse cómo puede ser la vida humana dentro de cien años; por la sencilla ley de la aceleración, seguramente, antes.

 

«La cuestión planteada es la de si las causas de la nerviosidad antes expuestas se hallan realmente dadas en la vida moderna en tan elevada medida que expliquen el extraordinario incremento de tal enfermedad, y a esta interrogación hemos de contestar en el acto afirmativamente, pues nos basta para ello echar una rápida ojeada sobre nuestra vida moderna y su particular estructura.
»La simple enunciación de una serie de hechos generales basta ya para demostrar nuestro postulado: las extraordinarias conquistas de la Edad Moderna, los descubrimientos e invenciones en todos los sectores y la conservación del terreno conquistado contra la competencia cada vez mayor no se han alcanzado sino mediante una enorme labor intelectual, y sólo mediante ella pueden ser mantenidos. Las exigencias planteadas a nuestra capacidad funcional en la lucha por la existencia son cada vez más altas, y sólo podemos satisfacerlas poniendo en el empeño la totalidad de nuestras energías anímicas. Al mismo tiempo, las necesidades individuales y el ansia de goces han crecido en todos los sectores; un lujo inaudito se ha extendido hasta penetrar en capas sociales a las que jamás había llegado antes; la irreligiosidad, el descontento y la ambición han aumentado en amplios sectores del pueblo; el extraordinario incremento del comercio y las redes de telégrafos y teléfonos que envuelven el mundo han modificado totalmente el ritmo de la vida; todo es prisa y agitación; la noche se aprovecha para viajar, el día para los negocios, y hasta los ‘viajes de recreo’ exigen un esfuerzo al sistema nervioso. Las grandes crisis políticas, industriales o financieras llevan su agitación a círculos sociales mucho más extensos. La participación en la vida política se ha hecho general. Las luchas sociales, políticas y religiosas, la actividad de los partidos, la agitación electoral y la vida corporativa, intensificada hasta lo infinito, acaloran los cerebros e imponen a los espíritus un nuevo esfuerzo cada día, robando el tiempo al descanso, al sueño y a la recuperación de energías. La vida de las grandes ciudades es cada vez más refinada e intranquila. Los nervios, agotados, buscan fuerzas en excitantes cada vez más fuertes, en placeres intensamente especiados, fatigándose aún más en ellos. La literatura moderna se ocupa preferentemente de problemas sospechosos, que hacen fermentar todas las pasiones y fomentan sensualidad, el ansia de placer y el desprecio de todos los principios éticos y todos los ideales, presentando a los lectores figuras patológicas y cuestiones psicopáticosexuales y revolucionarias. Nuestro oído está sobreexcitado por una música ruidosa y violenta; los teatros captan todos los sentidos en sus representaciones excitantes, e incluso las artes plásticas se orientan con preferencia hacia lo feo, repugnante o excitante, sin espantarse de presentar a nuestros ojos, con un repugnante realismo, lo más horrible que la realidad puede ofrecernos.»

 

Los párrafos anteriores son de W. Erb, escritos en 1893 y reproducidos por Sigmund Freud en “La moral sexual «cultural» y la nerviosidad moderna”, de 1908. (Sigmund Freud, Ensayos sobre la vida sexual y la teoría de las neurosis, Madrid, Alianza Editorial, 1967.)

La gaviota y las habas

La danza de la gaviota

–¿Cómo que no? ¿Un subsecretario comiendo con un mafioso del calibre de Franco Sinagra?
–¡Sí, figúrate qué escándalo, qué vergüenza! ¡Hagan lo que hagan, ahora nuestros honorables diputados se pasan por el forro a la opinión pública! Se drogan, van de putas, roban, trapichean, se venden, cometen perjurio, hacen negocios con la mafia, ¿y qué puede pasar? Como mucho, que se hable en los periódicos durante tres días. Luego todos se olvidan de ellos. Pero ellos de ti, que has levantado el escándalo, no se olvidan, de eso puedes estar seguro, y te lo hacen pagar. ?
–Se le podría pedir a Tomaseo autorización para interceptar las llamadas entre Sinagra y…?
–¿Y el honorable diputado Di Santo? Pero ¿se puede saber en qué mundo vives? Hoy por hoy, ningún magistrado te concedería esa autorización, y aunque estuviera dispuesto, tampoco podría hacerlo, porque esa gente sabe blindarse bien; antes tiene que dar el visto bueno el Parlamento. ¡Y ya puedes esperar sentado que lo dé! (pág. 206)
Andrea Camilieri, La danza de la gaviota, Ediciones Salamandra, Barcelona, 2012.

En Nota del autor, A.C. puntualiza: «Al parecer no es superfluo señalar que los nombres y apellidos de los personajes, situaciones, episodios y ambientes pertenecen a mi fantasía y no a la realidad. Aunque, cuando se escribe, incluso inventado, ¿no se hace siempre referencia a la realidad?»

El porvenir de España

Respirador complicado

Manuel Bueno, después de unas observaciones sobre el proceso histórico de los pueblos, dice, entre otras cosas de sustancia, lo siguiente: «Aquí, en cuanto se refiere a la vida pública, no se tiene siquiera el presentimiento de lo que pudiera ser un régimen de justicia. Gritan los apetitos y deciden de todo los intereses, que no son, en último caso, más que un decoroso disfraz de esa incurable pasión que llamamos egoísmo. Jamás país alguno ofreció políticamente un espectáculo más triste y desconsolador que el que ofrece España a la hora presente. ¿Mi opinión sobre el porvenir? Pesimista. A mis dudas sobre la inteligencia y el patriotismo de los núcleos partidistas que nos gobiernan, se junta mi desilusión sobre la capacidad de rebeldía del pueblo español contra este caos político, que paraliza todas las energías que pudieran salvarle...» (Publicado en El Mercantil Valenciano, Valencia, 6 de enero, 1922.)

Miguel de Unamuno, El porvenir de España y los españoles, Madrid, Espasa Calpe, S.A., Colección Austral, 1973, pág. 193.

Bankia y los uniformes de época

Da la impresión de que dice: Al pueblo y a los que parece que mandan, los tenemos por aquí.

Los tenemos por aquí

No hay que devolver nada

Estoy bien cubierto

Se explica bien y se le puede entender: Con los millones que he cobrado y que todavía tengo que seguir cobrando por el cese en el BBVA y con lo que me tocará por Bankia, estoy bien cubierto. No me he caído de un guindo.

Fusileros

¿Los fusileros con uniforme de (una) época son metáfora de cepillado conveniente?

Raúl del Pozo y la democracia incompetente

«Ya se sabe que la democracia garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos y es el resultado de una minoría corrompida apoyada en una mayoría incompetente, pero es el mejor de los sistemas.»

Escrito por Raúl del Pozo en su columna de El Mundo del día 27.próximo pasado. Supongo que él también piensa que la minoría corrompida también es incompetente y que la mayoría incompetente aspira a los lucros de la corrupción. La democracia empezó siendo el gobierno del pueblo, pero ha devenido en el gobierno de la plebe. Si, así, es el mejor de los sistemas, no se puede decir que el resultado que proporciona sea bueno.

“Mucho me temo”, en febrero de 2010

 

Señor presidente

 

Don Norberto Alcover publicó un artículo intitulado Señor presidente en el Diario de Mallorca del jueves, 11 de febrero de 2010. Al revisar recortes de prensa, me ha venido a las manos. Transcribo un retazo.

Mucho

Ahora ya, y sin lugar a dudas, he comprendido que usted es un hombre tan ideologizado que ese plus ideológico le ciega para ver y para comprender la necesaria complementación entre lo que usted sueña y lo que la realidad pone ante su mirada, ahora ya huidiza y perdida. La verdad es que, presidente Rodríguez Zapatero, le descubro perdido entre tantas instancias como le sacuden y comprendo que la señora Merkel no le caiga en gracia, entre otras razones porque ella es exactamente lo contrario que usted: está pendiente de la realidad y busca el mejor camino para solucionarla, y es que además es capaz de explicarle a sus conciudadanos, al comenzar cualquier crisis, de qué van las exigencias que el momento impone. Pero usted en absoluto. Usted está zarandeado por el viento de la historia y se ha buscado a la inexpresiva señora Salgado, a la ahora ya nerviosa vicepresidenta de la Vega, al enigmático Rubalcaba y al siempre fiel señor Alonso para que intenten sostener lo que usted mismo cada día destroza con sus idas y venidas según la bolsa, la deuda, los parados, pero sobre todo, según las exigencias del mundo sindical, muy poco merecedor de respeto en estos momentos, exactamente igual que el empresariado. Mucho me temo que el huracán que todos los baremos exteriores señalan para su política socioeconómica, acabe por arrastrarlo todo, y entre todo, también a usted. Lo que no significa necesariamente que pierda las próximas elecciones, porque usted es un filibustero a la hora de jugar este tipo de cartas. Y además, el señor Rubalcaba está ahí para organizar la jugada, la que sea necesaria, experto en las tomas de poder como es. Ya veremos.
En fin, lo que me preocupa de verdad no es usted. En absoluto. Me preocupa este país que es una vieja nación que miraba hacia arriba y que entre todos la hemos bajado de su pedestal un tanto quebradizo para dejarla exhausta, esquilmada, torpona para mirar el futuro, y sobre todo tachada en los ámbitos económicos mundiales.

“Barbarie”, al azar

He tomado el libro para un menester concreto: encontrar textualmente una referencia que sólo recuerdo de memoria. Y, abierto al azar, he leído estos párrafos:

Toda la convivencia humana va cayendo bajo este nuevo régimen en que se suprimen las instancias indirectas. En el traro social se suprime la “buena educación”. La literatura, como “acción directa”, se constituye en el insulto. Las relaciones sexuales reducen sus trámites.
¡Trámites, normas, cortesía, usos intermediarios, justicia, razón! ¿De qué vino inventar todo esto, crear tanta complicación? Todo ello se resume en la palabra “civilización”, que, al través de la idea de civis, el ciudadano, descubre su propio origen. Se trata con todo ello de hacer posible la ciudad, la comunidad, la convivencia. Por eso, si miramos por dentro cada uno de esos trebejos de la civilización que acabo de enumerar, hallaremos una misma entraña en todos. Todos, en efecto, suponen el deseo radical y progresivo de contar cada persona con las demás. Civilización es, antes que nada, voluntad de convivencia. Se es incivil y bárbaro en la medida en que no se cuente con los demás. La barbarie es la tendencia a la disociación. Y así todas las épocas bárbaras han sido tiempo de desparramamiento humano, pululación, de mínimos grupos separados y hostiles.

Están, estos párrafos, en un volumen que tengo editado en 1960. Y fueron escritos en 1929 por José Ortega y Gasset en La rebelión de las masas.

"Cuestión de fe"

Ella resopló jocosamente.
–Claro que no. Es sólo que no quería hablar de esto delante de los chicos.
¿Crees que no se dan cuenta?
Sí, desde luego. Pero es algo que perciben sólo a través de lo que hacemos nosotros o de lo que hacen los padres de sus amigos.
¿Por ejemplo?
–Por ejemplo, cuando comemos en el restaurante de un amigo, no pedimos ricevuta fiscale, y lo que pagamos no tributa.
Brunetti, siempre susceptible a toda imputación de tacañería, protestó:
–No lo hago para que me cobren menos. Tú lo sabes.
–Es lo que quiero decir, Guido. Si lo hicieras por eso, tendría sentido, porque así ahorrarías dinero. Pero lo haces por principio, no por codicia, sino para que este repugnante Gobierno nuestro no se lleve esa pequeña cantidad de dinero para regalarlo a sus amigos o merselo en el bolsillo.
Él asintió. Ésta era exactamente la razón.
–Y por eso no quiero hablar de impuestos delante de ellos. Si han de acabar pensando esto del Gobierno, que descubran el porqué por sí mismos, no por nosotros.
–¿Aunque sea, como dices tú, un Gobierno «repugnante»?
-Los hay peores -concedió ella, tras un momento de reflexión.

 De Donna Leon. Cuestión de fe. Seix Barral, Barcelona, 2010

“Advenedizos, oportunistas y vividores”

Mejor no lo iba a decir yo. Espero, Marta Zoreda, que me deje reproducir sus palabras y suscribirlas letra por letra, coma por coma y punto por punto.
Sólo voy a añadir que me hago una pregunta: ¿dónde se hallan los sustitutos? ¿entre quienes esperan ansiosos que haya bajas para acceder al reparto del botín?
Creo, Marta, aunque lo piense, no lo ha querido expresar.

El MUNDO /EL DÍA DE BALEARES. LUNES 22 DE FEBRERO DE 2010


LA LONJA
MARTA ZOREDA

VIVIDORES DE LA POLÍTICA

Y lo malo, lo desmoralizador, lo terrible es que están en lo cierto. Al día de hoy Baleares no puede aspirar a un cuadro de dirigentes políticos formados por personas de elevada cualificación intelectual, profesional y moral, porque para eso haría falta desmantelar las estructuras de los partidos, que se han ido conformando con los año a base de advenedizos, oportunistas y vividores de la política. Hemos prostituido la función pública para convertirla en medio de ascenso para los menos preparados, con las excepciones debidas, naturalmente, incluso les hemos votado, les hemos mantenido, les hemos concedido medallas y hemos permanecido indiferentes a sus desafueros, porque en el fondo nos-daba igual, porque también los ciudadanos, llevados del materialismo, el egoísmo y el dinero fácil que hasta ahora nos llegaba del turismo, habíamos perdido el sentido moral. Ahora nos gustaría que abandonaran el poder y dieran paso a nuevas gentes, pero es demasiado tarde y no podemos esperar que la justicia nos libre de ellos porque no puede con tantos, es demasiado lenta y no todo lo ecuánime y justa que debería.

Nada está perdido, todo lo contrario, estamos ante la gran oportunidad de construir una nueva sociedad, pero si queremos recuperar el espacio público y hacer de Baleares una comunidad para el progreso económico, político, cultural y social, vamos a necesitar mucho espíritu de superación, mucha cooperación entre todos y mucho trabajo. No se desmantela una estructura inmoral de poder en dos días y no se consigue sin muchísimo sacrificio. Todo lo demás, incluidos los códigos éticos, son simples engañabobos.

9 de diciembre - Paro nacional de ciudadanos

No tendría que ser necesariamente el día 9 de diciembre de 2009, pero la iniciativa de un paro nacional de ciudadanos, por motivos casi idénticos, no sería nada inoportuna en la piel de toro y sus colgajos.
Porque aquí también cocemos habas a calderadas. Alguien, hace unos días, escribía en un comentario. "Dicen que tenemos los gobernantes que nos merecermos. ¿Tan malos somos?" Todos, no, evidentemente, respondo. Sin embargo, son muchos los que esperan que haya ceses o dimisiones para obtener una poltrona/comedero.
Argentina podría dar un buen ejemplo de ciudadanía. ¿Lo conseguirá?
 
              _______________________
 
 
Desde Resistencia, Chaco, parte esta iniciativa:


                  
 
 
 
argentina.gif EL 09 DE DICIEMBRE DE 2009 Y POR 24 HS
 
CONCRETEMOS  ENTRE TODOS EL
 
 
"PRIMER PARO NACIONAL DE CIUDADANOS"
 
 
 
Desde el Rio de la Plata a la Cordillera y desde La Quiaca hasta Ushuaia que todos los ARGENTINOS juntos exclamemos
 
 
BASTA...BASTA...BASTA..!!!!
 


 
Primer Paro Nacional de Ciudadanos el 09/12/09, por 24 hs.-

    
Creemos que los ciudadanos (derecho a votar entre otras facultades) tenemos la obligación de hacerles notar, tanto a la clase política como judicial y sindical, que no estamos en nada de acuerdo con la manera que tienen de tratarnos y de accionar.-
 
Metodología del paro: es simple, todos nos quedamos en nuestras casas. Debe ser como un domingo lluvioso de invierno. Nadie debe ir a trabajar, los comercios cerrar sus puertas, NO HACER NADA, no movilizarnos, ni cacerolazos, ni apagones, NADA, por ello no seremos ni más pobres ni más ricos por un día que dejemos de trabajar, pero lo van a sentir, será como esos asuetos sacados de la galera a que nos tienen acostumbrados o cuando los sindicatos (colectivos, subtes, trenes, etc. + piqueteros + agrupaciones de izquierda) deciden por demostraciones de poder o por apetencias personales, o en apoyo de una decisión política, hacer huelga. Sería la primera vez en la historia que el pueblo de por sí les “gane” a ellos.-
 
El “por que”: todos sabemos que son miles las razones que tenemos para hacerlo. Solo a modo de ejemplo:

·         Por estar hartos de tanta impunidad en sus manejos discrecionales de los fondos públicos (nuestros); por no cumplir con las leyes, que sí nos obligan a nosotros; por avasallar nuestros derechos más elementales en forma permanente; etc.-

 

·         Estos 25 años de seudo democracia (Decretos de necesidad y urgencias, superpoderes, etc.) que llevamos sufriendo, el empobrecimiento diario ya que no hay fondos que les alcance, nos han costado más de 370.000.000.000,00 de dólares. Arrancaron con una deuda externa de 45.000.000.000,00, según lo denunciado por Alfonsín cuando asumió, era el valor de un año de exportaciones. Por esos años teníamos un 10/15% de clase alta, 70% de clase media (motor de la economía) con sus subdivisiones internas med. alta, med. media, med. baja, y un 15% de clase baja, no había indigentes, hoy día tenemos los: multimillonarios, los ricos, los políticos y gremialistas, un 35/40 % de clase media en extinción, y un 40% de pobres, de los cuales un 13%, son indigentes.-

 

·         Nos usan para llegar (único acto democrático que nos permiten), con grandes promesas y soluciones totales para mejorar nuestras vidas, se unen o abroquelan a ese fin, e inmediatamente que son elegidos vuelven a separarse, o lo que es peor transfugarse por una “banelco”. La Cap. Fed. era un municipio, esto es que tenían 27 concejales según la ley, pero eran pocos puestos a repartir, la gran solución fue transformarla en una seudo gobernación, con sesenta y pico de diputados, y por ello ahora quieren crear 14 municipios, con sus correspondientes intendentes, consejos deliberantes, secretarios, direcciones, etc. = + sueldos = + $$$, ¿quienes los van a pagar?..., los políticos, los gremialistas, los jueces?..., NO!!!..., quienes quedan…, exacto, acertó.-

 

·         Teníamos dos senadores por provincia, era un curro chico, ahora son tres, que necesitan consejeros, secretarios, chofer, etc.; se acuerdan de la promesa de achicar el estado, de la creación de las regiones que reemplazarían a las provincias, ídem los municipios: zona norte, oeste y sur, etc., la promesa paso al art. “cesto”, el de tirar los papeles, achicar el curro…, ni locos. Todos ellos tienen jubilaciones sin los aportes correspondientes al monto que cobraran y cobran, algunas de ellas son en dólares usa.-

 

·         Por la destrucción de la educación con el fin de no tener gente pensante, fácilmente manejable, a lo cual hoy hay que sumarle la despenalización del consumo de drogas, el fin es aumentar el clientelismo, cuanto más ignorante, más dependiente.-

 

·         La inseguridad, la sobreprotección al delincuente y no a las víctimas, que ahora hay que pagarles e indemnizar a las viudas e hijos de los abatidos en enfrentamientos con la policía, ya que el proveedor de la familia cayó por su “trabajo”. Ya estamos en una “joda total”, la cual debemos “pagar nosotros”, por ello es más que imprescindible que se cumpla con la constitución que establece el JUICIO POR JURADOS desde 1.845, que se acabe la omnipotencia de los jueces, nosotros somos los SOBERANOS, ellos son nuestros SERVIDORES y no al revés, ellos deben cumplir con nuestro mandato.-  

 

·         Elegimos el día 9 de diciembre por dos razones. Es el último día de los que se van, de los que nos han perjudicado tanto, de los que no cumplieron con el mandato popular, de los que deberían ser juzgados por “infames traidores a la Patria, art. 29 de la Constitución Argentina”, y que los que entran al día siguiente sepan que este PRIMER PARO NACIONAL DE CIUDADANOS es el comienzo de algo diferente. Que esperamos de ellos cumplan con su función primaria de ser nuestros representantes y no del partido político al que pertenezcan, que sean “honorables y excelentes” en su función, que deben ser un “poder independiente”, y no un felpudo del ejecutivo, ídem los jueces.-

No es AFRICA.... es ARGENTINA.. es el CHACO

SON COMPATRIOTAS

image002.jpg

image004.jpg

image005.jpg

?ui=2&view=att&th=1242c6840b0baa9d&attid=0.1&disp=attd&realattid=ii_1242c6840b0baa9d&zw

?ui=2&view=att&th=1242c689c153004a&attid=0.1&disp=attd&realattid=ii_1242c689c153004a&zw

image008.jpg

Y como contrapartida de estos detalles tenemos esto.

KKs Plata.jpg

Habría miles de objeciones más para enumerar del “por que” de la necesidad de nuestra huelga ciudadana. Pero; despues de ver estas fotos es necesario?
Nos debemos más auto respeto, más coraje y unión, hacernos escuchar desde el silencio, que realmente sientan nuestro desprecio y el asco que nos provocan.-
Hazlo circular, es por el bien de todos y de nuestro futuro, si es que queremos ser una REPÚBLICA

Inadecuados por sus cualidades

El primer caso de Montalbano

A los dos días de su llegada a Vigàta, cogió el coche y se dirigió a Montelusa para presentarse ante el jefe superior, que se llamaba Alabiso. Acerca de él los adivinos vaticinaban que, a la primera actuación decretada por el Ministerio, le darían la orden de ale¬jamiento: llevaba mucho tiempo al frente de la brigada política (la cual seguía existiendo, aunque de vez en cuando le cambiaran el nombre) y sabía demasiadas cosas. Por si fuera poco, tenía un carácter inflexible y poco inclinado a los compromisos. En resumen, hay hombres con grandes cualidades que, colocados en determinados puestos, resultan inadecuados precisamente por sus cualidades a los ojos de la gente que carece de cualidades y que, como compensación, se dedica a la política. Y ahora a Alabiso se lo consideraba inadecuado porque no se rebajaba ante nadie.

Andrea Camilieri. El primer caso de Montalbano. Salamandra, Barcelona, 2006. Pág. 115.

VIII • La conquista de Mallorca supuso un drama humano

VIII • La conquista de Mallorca supuso un drama humano

CONTINUIDADES Y RUPTURAS

La conquista de Mallorca supuso un drama humano (la muerte de muchos musulmanes y la degradación personal de una parte importante de los supervivientes al ser convertidos en esclavos) y una ruptura en diferentes ámbitos, como el del sistema de propiedad y producción agraria.

LA POBLACIÓN MUSULMANA

Las características de la conquista de Mallorca e Ibiza determinan la rápida formación de un inventario de bienes, hoy conocido como Libro del Repartimiento, en Mallorca. Era el botín de la conquista. Menos cuidadosos se mostraron los cristianos en la formación de un censo de musulmanes capturados tras la toma de la ciudad y en las diferentes operaciones realizadas en el interior de la isla. El resultado de todo ello es que hoy disponemos de buena información sobre el primer aspecto y simples hipótesis sobre el segundo. La Medina Mayurqa que encuentran los cristianos en 1230 era una ciudad de 3.492 casas y otros edificios, una cuarta parte de ellas deshabitadas. El interior de Mallorca estaba organizado en unas 1.600 explotaciones agrarias.


Entrada del rey Jaime I
en la ciudad

Óleo de F. Morell (detalle)

A partir de ahí, algunos autores han proporcionado hipótesis de población. En el siglo pasado, un conocido historiador aventuró que la población musulmana de la capital de Mallorca sería de 80.000 habitantes. Autores contemporáneos han rebajado aquella cifra a ponderaciones más realistas, como la de 25.000 habitantes. Es posible pensar que la ciudad que asedian los cristianos en 1229 sólo tuviera una población de 15.000 habitantes. Muchos de sus vecinos, ante los ostentosos preparativos navales de Jaime I, tenían la evidencia de que su objetivo era la captura de la Medina Mayurqa; de ahí el crecido porcentaje de casas deshabitadas.

La crónica autobiográfica de Jaime I proporciona abundantes datos sobre los musulmanes de la ciudad y del interior de la isla. Pero en su mayor parte son informaciones literarias, acordes con el ambiente épico de la empresa. Repasemos algunos de ellos:

a) Asedio y toma de la capital de Mallorca:

El rey indica que en las operaciones de asalto resultaron muertos 20.000 musulmanes. Mientras se producía la operación, unos 30.000 hombres y mujeres abandonaron la ciudad por las puertas de Portopí y Berbelet, sin ser advertidos por los cristianos. Una vez ocupada la ciudad, los nobles presionaron al rey para que se repartiera el botín, es decir, los musulmanes capturados y bienes muebles. Una vez valorados estos datos deducimos que la urbe estaría poblada por un mínimo de 50.000 personas, ya que a esta cifra hay que añadirle el número indeterminado de musulmanes que fueron objeto de subasta.

b) Reducción del interior de Mallorca:

Las operaciones en el interior de la isla se focalizaron en la Sierra de Tramontana y la comarca de Artá. Según el rey, en la primera comarca se habían refugiado 3.000 hombres de armas y otras 15.000 personas, entre mujeres y niños. En la zona de Artá, Jaime I capturó 2.000 personas. En total 20.000 personas.

Curiosamente, mientras las cifras que proporciona el rey, respecto a los musulmanes de la ciudad, son épicas, las del sometimiento del interior de Mallorca parecen notoriamente más realistas. Por todo ello creo que es posible aceptar que en el momento de la conquista, la isla de Mallorca estaría poblada por unas 30.000-35.000 personas.

Este colectivo, una vez en manos de los cristianos, fue estructurado en tres grupos:

Un sector seleccionado, integrado por el walí Abu Yahya, su familia y miembros distinguidos de su entorno. A éstos cabe añadir el grupo, unas cinco o seis familias, del caudillo Xuaip, que capituló la rendición de un sector importante de musulmanes refugiados en las montañas. Finalmente, quizás el grupo de rehenes, fills dels deu homes millors, de los musulmanes de Artá. En total unas veinte o treinta familias, que conservaron su libertad y que fueron dotados con bienes por el rey, dentro o fuera de la isla, en el caso de manifestar su deseo de permanecer en territorio ahora cristiano.

Un segundo grupo, lo integraban los musulmanes seguidores del mencionado Xuaip, que capitularon a cambio de que poblasen la terra. Su número exacto nos es desconocido, ya que la crónica real unas veces proporciona el número de hombres, como hombres de armas, y otras veces como el número total de refugiados en las montañas. Pero en caso de aceptar el primer supuesto, se sometieron al rey un tercio de los mencionados, esto es, unas cinco mil personas. Este grupo es el único que gozó de garantías escritas, es decir, la entrega de bienes para poblar la tierra, en condiciones no desveladas, pero que no superarían las de posesión de la tierra.

Finalmente estaba el grupo más numeroso, el de los convertidos en esclavos. Dentro de este colectivo estarían todos los capturados en la ciudad, unos 10.000 que quedaron en las montañas y los casi 2.000 de Artá.

Si ahora procedemos a un recuento de los colectivos mencionados podemos ofrecer las siguientes cifras aproximadas: unos 5.000 gozaron de un de un estatuto "privilegiado", aunque con un contenido desconocido, y el resto 25.000-30.000, quedaron en situación de esclavitud.

La conversión en esclavos determinaba que el nuevo amo establecía la estrategia más conveniente. En un primer momento, los nobles, que habían instado el reparto de musulmanes cautivos de la ciudad, fue la venta y exportación.

[...]

Diez años después de la conquista se invierte la situación y Mallorca pasa a ser un mercado importador de esclavos.

VII • El postrero de diciembre del año de 1229

“Aunque el ánimo de los nuestros, alentado con tan celestial favor, era incontrastable, con todo eso los enemigos no dejaron de continuar la defensa animosamente. Entretanto era espantoso el clamor y la gritería, y el estruendo, y ruido de las armas, y el herir, y el caer con igual obstinacion y porfía; en los unos con el deseo ardiente de llegar al fin de la victoria, y en los otros por vender costosamente sus vidas. Arrojaban desde los tejados, hasta los niños y mugeres, piedras, fuego, leños: al fin todo era una cruel matanza y horrible carnicería. Duró esta sangrienta batalla todo el tiempo que el Jeque asistió en el combate: pero viendo que los suyos le iban ya desamparando, no pudiendo sufrir mas el peso de la batalla, se fué retirando.

Historia de Mallorca” width=

“Ganada parte de la ciudad, salieron de tropel por la puerta de Barbolet, que ahora llamamos de Jesus, y la de Portopí, hasta treinta mil moros huyendo á toda furia á los montes. Los nuestros, ocupados en recoger los despojos y tesoro, que segun dice Marsilio, era muy grande, no cuidaron de seguir el alcance. El número de los muertos dice la Historia real que fué veinte mil: el obispo Miedes no pone mas de diez mil: Desclot añade que llegaron hasta cincuenta mil, sin los cautivos que fueron treinta mil. De los nuestros escribe el mismo Desclot, que en la entrada de la ciudad fueron muertos solos cinco que hallaron en el foso. Entrada la ciudad, escribe Miedes que la batalla de ambas partes fué muy sangrienta y llorosa, y la victoria dudosa, sin especificar la suma de los que murieron por nuestra parte.

“Prosiguiendo despues la entrada, llegaron al lugar mas fuerte de ella, que aun hoy se llama la Almudayna, donde estaba y aun ahora se ve el alcázar y palacio real. Y para mas animar á los otros, refiere Muntaner, que iba el rey D. Jaime delante de todos con una espada en la mano, abriendo camino hasta llegar á la puerta de aquel lugar. Ofreciéronle los de dentro libre la entrada, con que les asegurase las vidas. Hízolo el Rey, dejándoles para su guarda un hombre principal. Entretanto tuvo noticia por medio de dos soldados de Tortosa, del lugar donde Jeque-Bohibe se habia retirado: fue luego allá en compañía del conde D. Nuño, y entrando donde el moro estaba le halló en una casa de un callizo, como escribe Carbonell, que no pasaba, armado con su loriga y sobreseñales de seda blanca, con solos tres de su guarda, armados con azagayas. Luego que vio al rey D. Jaime, escribe Marsilio, que se levantó en pié, y le hizo el debido acatamiento. Añaden Muntaner y Desclot, y algunos otros modernos, que D. Jaime le tomó por la barba, segun lo habia jurado. Mas ni la Historia real ni Marsilio, nos cuentan este hecho; ántes bien escribe Marsilio, siguiendo la relacion hecha en nombre del mismo Rey, que D. Jaime le trató, aunque infiel y enemigo, con mucha humanidad, asegurándole la vida. De donde se infiere el poco fundamento que tuvo Beuter, en decir que el rey D. Jaime mandó echar á sus pies al Jeque, y que le cortasen la cabeza. En lo demas del suceso del rey moro, no hallamos que en la Historia real ni en otras antiguas se haga mencion alguna, ni tampoco que el rey D. Jaime lo llevase á España para triunfar de él, como notó el obispo Miedes: el cual añade que tiene por mas cierto que lo dejó encarcelado en Mallorca, donde despues murio de tristeza y dolor. Pero entónces dejándole algunos ricos hombres y soldados para su custodia, volvió el Rey con su gente á la Almudena [...].

“Luego que la ciudad fue tomada, mandó el Rey, como tan cristiano y religioso, bendecir la mezquita mayor, que era la iglesia que ahora llamamos de san Miguel, y celebrar en ella misa, en hacimiento de gracias de una tan señalada victoria, á la cual asistieron todos los prelados y ricos hombres, llorando tiernas lágrimas de contento, por ver consagrada á Dios y al culto sacrosanto esta isla. En memoria de esto, cada año se celebra una misa en esta iglesia, al tiempo que se hace la solemne procesion de la conquista. Y hase de advertir, segun nota Montaner, que la dicha procesion general fue ordenada á peticion de los primeros pobladores de la isla; y que en ella se trujese el pendon real, y que todos tuviesen obligacion de rogar por el alma del dicho Rey; y que todas las misas que aquel día se dijesen en la ciudad y toda la isla fuesen por la misma intencion, y para que Dios guarde y defienda á todos sus gloriosos descendientes y sucesores en la corona, contra todos sus enemigos: pia institucion y debido agradecimiento. Mas la costumbre que hoy vemos parece que se contenta con hacer una oracion panegírica en alabanza del autor de esta grandiosa empresa, y sacar en la plaza de las Cortes el pendon y otras insignias y armas reales, que se guardan con grande veneracion en la sala de la universidad: lo demas se remite á la devocion de cada cual.

“Habla ya anochecido; y así el Rey cansado de tantos y tan escesivos trabajos, queriendo reposar algun tanto, dio orden que el maestro fray Miguel Fabra y su compañero guardasen el tesoro del alcázar real, señalando para su defensa diez caballeros prudentes y valerosos con algunos otros escuderos. Fue esta tan insigne victoria el postrero de diciembre del año de 1229: no, como dice Beuter tropezando con la autoridad de Muntaner, el de 1228. Advirtiendo que los autores que la ponen en el de 1230, cuentan el principio del año desde el dia de Navidad de nuestro Señor Jesucristo, y los otros desde las kalendas de enero.

“El dia siguiente prosiguieron los soldados el saco, en el cual, como notó Marsilio, fué Dios nuestro Señor, como autor de la paz, servido que no se encendiese entre los nuestros riña ó disension alguna, como suele en semejantes ocasiones, y aun escribe el mismo autor, que solia contar Arnaldo de Castell-Viejo, que despues fue fraile dominico, que yendo los vencedores discurriendo por las calles y casas de la ciudad, hallaban muchas matronas y doncellas hermosísimas, las cuales les ofrecian monedas de oro, plata, piedras preciosas, gargantillas y cadenas, y otras preseas y joyas de mucho valor, y llorando tiernamente les decian: tomad, con tal que nos otorgueis la vida. En fin, fueron riquísimos los despojos, y la suma de oro y plata labrada casi infinita, con una gran cantidad de vasos ricos, armas, vestiduras, paños de oro y seda, lienzos, caballos y otros mil géneros de riquezas. Sobre todo fue de inestimable valor la recámara del Jeque, y el tesoro de las mezquitas casi de increible estima. Bastante materia para pagar tantos trabajos, y apagar la sed y codicia de los soldados, los cuales entretenidos y engolosinados con tan rica y grandiosa presa, anduvieron discurriendo por la ciudad ocho dias continuos. Añade el mismo Marsilio, que aun los mismos de la casa del Rey, y sus oficiales y ministros no se dejaron ver en todo este tiempo, por lo cual un noble aragones llamado Ladron convidó á D. Jaime en su casa á comer, y descansar aquel dia. Entre otros despojos no fué de menor precio la libertad, bien verdaderamente inestimable, que dieron á ciento y ochenta cautivos cristianos que hallaron vivos, los demas sin duda los pasaron los enemigos á cuchillo. A estos el Rey, como tan piadoso movido de compasion, mandó luego proveer de comida y vestidos. Este mismo dia, despues de haber oido misa y comido, se ocuparon en reconocer la ciudad, y hallando en ella una infinidad de cuerpos muertos, cabezas y miembros cortados, y la tierra toda tenida en sangre, y que corria peligro de encenderse alguna peste; procuraron con las veras posibles limpiarla. Para lo cual los prelados concedieron mil dias de perdon por cada cuerpo de moro que sacasen al campo. Echáronlos en unas grandes hogueras, para que no corrompiesen el aire. Pero esta diligencia ni otras muchas prevenciones fueron bastantes para atajar una cruel contagion que poco despues se encendió, como presto veremos. Los cuerpos de los caballeros y de algunos otros capitanes y soldados que murieron en esta entrada, fueron enterrados con sus mismas armas en la iglesia ó capilla, que aquel grande y apostólico religioso el P. M. Fr. Miguel Fabra habia mandado edificar con título de nuestra Señora de la Victoria, por esta tan singular y memorable que los nuestros habian alcanzado de los infieles, con el patrocinio de esta soberana Princesa.”

VI • “Arremeted en nombre de Dios. ¿Qué temeis esta vil canalla?”

"Todo esto les representó, por la fidelidad que debian á su Dios y á su Rey, y por el juramento que tenian prestado, y por el valor y nobleza de sus personas, y por lo que debian á las esperanzas que todo el orbe habia concebido de aquella empresa. Finalrnente les aseguró una y muchas veces de su parte, que no dejaria con su persona de ayudarles hasta morir, y habida la victoria, la cual infaliblemente se prometia del favor del cielo, y valor de sus personas, de honrar sus trabajos y premiar aquellos peligros á que denodadamente se ofrecian, con una muy cumplida remuneracion. Y luego dando señal de acometer dijo: Ea varones, arremeted en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, y entrad en la ciudad que Dios nos tiene ya dada. Mas ninguno se quiso mover. Levantando entónces los ojos al cielo con un singular afecto dijo: O Reina soberana Madre del Unigénito, nosotros habemos venido para serviros á vos y á vuestro Hijo en esta empresa, y para que su santo nombre y tu virtud gloriosa sean engrandecidas; rogad pues á vuestro Hijo que me libre de tan grande afrenta, y envíe a todo este ejército el espíritu de la verdadera fortaleza; y luego volvió en voz alta á decir: Ea, ea varones esforzados, arremeted en nombre de Dios. ¿Qué temeis esta vil canalla? Y habiendo repetido lo mismo tercera vez, comenzaron todos, como quien despierta de un torpe y pesado sueño, á moverse en buena ordenanza; y levantando un horrendo alarido á una voz dijeron: Santa María ! Santa María! Y miéntras se iban acercando mas, no cesaban de invocar el nombre santísimo de María; que, segun el mismo Rey nos refiere, lo apellidaron mas de treinta veces, hasta que llegaron cerca de la ciudad enfrente de la puerta Pintada.

"De los peones, el primero que al entrar se aventajó á todos fué un soldado natural de Barcelona , cuyo nombre injustamente sepultó el olvido. Este arrojándose denodadamente con un pendon en la mano á la muralla, subió en ella con otros cinco tras él; y derribando los moros que defendían una torre, enarboló el pendon en lo alto, y desde allí haciendo señas con las espadas á los que estaban en el foso, los animaban á que acudiesen á socorrerlos: siguiéronlos otros trescientos de á pie, segun escribe Desclot, y luego la caballería. Entre estos, el primero de todos fué Juan Martinez Dezlava, de la familia del Rey; el segundo, Bernardo de Gurp; y el tercero se decia Sirot de la casa de sire Guillen, hijo natural del rey de Navarra; el cuarto Fernan Perez de Pina. Estos cuatro fueron los que llevaron el priz de haber entrado primero que todos, puesto que segun escribe Marsilio, hubo otros mas de ciento de igual valor y esfuerzo, los cuales también hubieran sido de los primeros, sinó los impidiera la estrechura del lugar. Trabóse con el rey moro y sus escuadrones, en la calle que ahora llamamos de san Miguel, una muy brava y sangrienta batalla. Estaba el Jeque en un caballo blanco, armado de todas armas, animando á los suyos y diciendo á gritos en arábigo: Rodo. Rodo. Que quiere decir, estad firmes. No desamparéis el puesto. Viéronse los nuestros al principio en grande aprieto, por la brava resistencia que hacian los de la ciudad, animados con el ejemplo y valor de su rey; mas al fin, vencidas todas las dificultades, se apoderaron de la entrada de la ciudad, atropellando y matando una infinita muchedumbre de moros, que como un muro impenetrable les impedia el paso. Refiere Marsilio que hallaron dentro una tan grande y tan lucida caballería, que con sus lanzas hacían casi imposible el poder pasar adelante. Pero el valor de los nuestros, alentado con la presencia del Rey, y mas con el favor del cielo, revenció todos los contrastes, y deshizo el poder orgulloso de aquellos bárbaros. Túvose, como cuenta Marsilio, por cosa averiguada, y lo confesaron despues muchos de los mismos moros, y el dicho autor lo oyó de ellos, y aun el mismo rey D. Jaime despues, habiéndolo mandado averiguar, halló que era verdad que un valiente caballero en un caballo blanco, armado de punta en blanco, iba delante de los escuadrones de los nuestros , y que fué el primero que entró en la ciudad; y segun refiere el mismo autor, se cree que fué el bienaventurado san Jorge, enviado por la Virgen santísima, cuyo nombre con tanto afecto y devocion habian todos tantas veces invocado, como tambien en tiempos pasados le envió, para perseguir al impío apóstata Juliano. Esto escribe Marsilio: otros sienten que aquel grande é insigne religioso, el maestro fray Miguel Fabra, del cual ya ántes habemos tratado, apareció en el aire con una espada en la mano, y que algunos de los mismos moros de la isla, que le habian visto pasar por el aire, despues de la conquista, viéndolo conocieron que era el mismo. Pero lo mas cierto y averiguado es, si ya no es que digamos que aparecieron entrambos, lo que queda referido. Puédese esto confirmar con la autoridad de aquel milagroso y apostólico predicador, san Vincente Ferrer, el cual espresamente dice que la festividad del santo mártir Jorge fué instituida por su aparicion, y por lo que favoreció á los cristianos en la conquista de la noble ciudad de Mallorca. Lo mismo escriben Zurita y otros.

San Jorge mata al dragón”
Copiado de la web corazones.org
(Cámbiese el dragón por un moro
y la princesa por la Reina Soberana)

"Denos aquí el lector licencia para que, desviando algun tanto los ojos de este sangriento espectáculo, los pongamos en este invictísimo guerrero, caudillo y patron de la nobleza cristiana, lumbrera de honor, terror y cuchillo de la perfidia mahometana. Su nombre en griego significa ira de la tierra; y con razon, pues el cielo soberano le opuso como un vivo rayo contra el furor mahometano, en defensa de nuestra sacra religion, lo que tambien denota el geroglífico, no historia, con que se nos pinta, librando de los dientes y uñas del espantoso dragon la inocente doncella. Invención ocasionada de las suertes maravillosas, con que este valentísimo capitan se esmeró en contrastar la braveza de los bárbaros, en defensa de la fe."

V • Alegre y solemne día del Nacimiento del Príncipe de la Paz

 

Historia de Mallorca

Desecha la junta de los prelados y ricos hombres, refiere Marsilio que llegó uno de ellos, y advirtió secretamente al Rey que mirase que convenía poner muy gran cuidado en guar¬dar que los moros de la isla, que hasta aquel punto se habían mostrado amigos y leales, no intentasen entrar en la ciudad, á dar socorro á los cercados; porque de aquella suerte seria en balde el cerco y todo cuanto hasta aquel punto habían ganado. El día siguiente llegaron al campo los dos bailes, á los cuales el Rey había encomendado las villas, afirmando que no se tenían por seguros entre aquellos moros: con que quedó confirmado aquel buen consejo. Mandó el Rey doblar las centinelas y postas, y poner mayores guardas, esto es, á la artillería y máquinas de batir, y enfrente de la puerta que entónces decían de Bardolet, y hácia la puerta de Portopí, y en cada una puso cien hombres de á caballo bien armados, para que defendiesen la entrada de los moros montañeses en la ciudad. Era en aquellos días el frio y heladas estraordinariamente rigurosas; por lo cual, no fiándose el Rey de la gente comun que había puesto en las centinelas, por haber hallado que muchos se retiraban á sus alojamientos, mandó que los ricos hombres y los caballeros de su mesnada, y lo mas lucido del ejército hiciesen las postas, y esto por espacio de cinco días continuos, de los, cuales los tres últimos fué tanta la vigilancia de este valeroso Príncipe, que jamas cerró los ojos, ni tuvo un punto de descanso, faltando á las necesidades del cuerpo, para acudir á las obligaciones de su oficio. Pidió en esta ocasion á los mercaderes que seguían el ejército sesenta mil besantes emprestados, prometiendo pagarlos, ganada que fuese la ciudad.

Llegado el alegre y solemne día del Nacimiento, despues de haber todos oído misa y comulgado con muy grande devoción, el Rey armó caballero á un hijo de un conde aleman, llamado Carroz, el cual en aquella jornada le servia, valerosamente, y después fue remunerado en el repartimiento de la isla. Todo aquel día se pasó en regocijo, júbilo y fiesta sin dar asalto, ni trabar escaramuza, honrando con aquellas muestras la venida al mundo del Príncipe de la paz; los otros tres siguientes se emplearon en cavar minas, desmantelar el muro, pegar fuego á las puertas, llenar el foso y abrir camino para la entrada. La noche antes del postrero de diciembre, que era el día señalado para el asalto general, vino á la tienda del Rey Lope Jimenez de Luecia, avisándole que juzgaba que seria espediente, que se diese aquella noche el asalto; porque había sabido que los de la ciudad estaban muy descuidados, que por las plazas no se veían sinó cuerpos de hombres muertos, y en los vivos una general confusion, temor y espanto; y que con dos mil soldados podian entrar dentro por las minas, con muy poca ó ninguna resistencia. El Rey, aunque mozo en los años, pero muy sabio y prudente en los negocios de la guerra, reprehendió gravemente aquel consejo, juzgando que no convenía aventurar el asalto, y fiarlo en la oscuridad y tinieblas de la noche; cuando ni el respeto debido á la presencia del Rey, ni la vergüenza ó recelo de ser tenidos por cobardes enfrena los ánimos de los soldados; los cuales las mas veces suelen encubrir su flaqueza, desamparando el puesto y asegurando sus vidas, pospuesto vilmente el honor y lealtad, á su propia salud, con el manto tenebroso de la noche.

IV • Cerco sobre la ciudad


Historia General del Reino de Mallorca. 1840

Habiendo cumplido con este oficio de piedad, y solemnizado la pompa funeral , segun el tiempo y lugar; el dia siguiente, que era miércoles á los primeros de diciembre, mandó el Rey asentar el campo en un llano distante dos millas de la ciudad, donde hoy dia se ve un monasterio de monges bernardos, llamado por esta causa la Real (de cuya fundacion, hecha por D. Nuño Sanchez, trataremos un poco mas abajo) enfrente de la puerta que hoy llamamos Pintada, y en aquel tiempo Belalcofol. Aquí hicieron sus trincheras y estacadas, y armaron tiendas y chozas, que parecía una gran poblacion. Y porque vieron que la ciudad era muy fuerte y bien pertrechada, (refiere Muntaner que ya en aquel tiempo era Mallorca una de las mas fuertes y bien muradas ciudades del orbe) resolvieron echar primero por tierra sus torres y muros con los ingenios de batir.

La artillería de aquellos tiempos consistía en unas grandes máquinas con que arrojaban piedras ó cantos, las que tenían diferentes nombres. Primeramente se llamaban con el nombre general, máquinas pedreras, y en latín petrarias: trabucos, o como dicen los alemanes, trybock, y segun piensa un grave autor moderno se deriva esta voz de la diccion francesa trabuchez, que significa máquina ó instrumento para tirar: manganells, quiere Beuter que se llamen, por unas mangas ó talegos llenos de plomo ó de guijarros que tenian al cabo; mas la verdad es, segun enseña Lipsio, que esta diccion es estrangera, y que en los escritores antiguos se llaman otras veces manangon, mangana, manganica, manga, mangonella , mangonalia. El vocablo lemosin fonebol se deriva del latino funda que significa fona, y en castellano, honda: llamábanse tambien algarradas, como se puede ver en la historia del Rey y en otros autores de aquellos tiempos.

Eran estos instrumentos bélicos de muy grande importancia, y hacian casi el mismo efecto que hacen ahora los gruesos tiros de batir; pues no habia muro por fuerte que fuese, que pudiese largo tiempo resistir su furia. Las halas que arrojaban eran muy grandes, como se puede ver en los autores que refiere Lipsio: y el trecho no era tan corto , que algunas veces no pasase de tres estadios. En prueba de lo primero, esto es, de la grandeza y tarnaño de las balas, se ven hoy dia en esta ciudad unas grandes bolas, que es tradicion son del tiempo de la conquista: y en confirmacion de lo segundo escribe Marsilio, que tenian los moros mallorquines dentro de la ciudad una algarrada, la cual arrojaba una grande piedra que llegaba hasta los reales de los cristianos y pasaba cinco o seis tiendas de los nuestros. Y no es mucho que estuviesen los cercados tambien proveidos de estas máquinas, pues fueron los baleares (segun vimos atras) los inventores de estos instrumentos. Su figura era á modo de unas grandes ballestas. Quien quisiere con mas curiosidad saber todas estas particularidades podrálas ver en Lipsio. Adviértase de paso que si bien en aquellos tiempos los ingenios de batir eran los sobredichos, con todo eso, ya se habia dado principio á los tiros pequeños que llamamos arcabuces, como se echa de ver en los que hoy dia se conservan en la casa de esta ciudad de tiempo de la conquista; y eran, como yo he visto muchas veces , unos cañones de hierro de hasta tres ó cuatro palmos de largo, clavados en un palo sin artificio alguno, para poderlos disparar, que es sedal evidente que ya en aquellos tiempos se habia inventado el artificio de la pólvora, para ruina total del orbe. De donde claramente se infiere el descuido y error de los que dieron á este bélico y perniciosísimo instrumento mas nuevo origen. Hácese también mencion de otro instrumento ó máquina defensiva que se llamaba manteletos ó mantellos, y tambien gata. Algunos han creido que eran los mangatellos, de los cuales se hace mencion en los escritores de la edad de Carlo-Magno. Lo cierto es que eran semejantes á los que los antiguos romanos llamaban testado ó vinca, que es una máquina fuertemente trabada con tablazon de tres dobles, y bien enbarbotada, cubierta con una casa á dos aguas, defendida con hornija y tierra, con que se reparaban de los tiros de las algarradas ó trabucos.

III · Suerte desgraciada de los de Montcada

REENCUENTRO SEGUNDO
y suerte desgraciada de los de Moncada

Heroico juramento de los conquistadores de Mallorca=
Heroico juramento de los conquistadores de Mallorca
1840. F. Muntaner. Litografía
Historia General del Reino de Mallorca

"Habian desembarcado en la Porrássa trescientos de á caballo que venían, en las naos que postreramente habian surgido. Descubrieron desde allí al rey de Mallorca, y su gente que tenia asentados sus reales en Portopí. Dió á la media noche aviso de ello al Rey un caballero principal aragones llamado D. Ladron, y habiéndolo comunicado con D. Guillen de Moncada y D. Nuño y otros barones que se hallaban en la tienda real, les pareció que debian descansar hasta la mañana. Al reir del alba oyeron todos misa en la tienda del Rey, con muy particular devocion. Levantóse entonces D. Berenguer de Palou escelente prelado, y comenzó á exhortar y animar á todos aquellos barones y á la demas gente con estas palabras:

"No permite, ó barones, vuestro valor ni lo ocasion presente entreteneros con razonamientos ó figuras retóricas. ¿Qué prestan las palabras, donde sobra el esfuerzo? Y cuando este falta, siempre son en vano. Asentad solo en vuestro entendimiento que el negocio que ahora tenemos entre las manos es del Señor, y no nuestro. Emprended pues varonilmente la causa comun, de la cual ha de redundar gloria á Dios, á nuestro Rey honra, y fama perenne á todos. Y cuando otra cosa suceda , tened por cierto que todos aquellos que en esta guerra quedarán muertos á manos de estos infieles, derramando su sangre por la causa de Cristo, y dando generosamente sus vidas, serán verdaderos mártires, y como tales celebrados y honrados en el cielo y en la tierra con estrenada honra y veneracion. Nosotros somos los que confesamos á Cristo, nosotros traemos á Cristo, nosotros pretendemos introducir á Cristo en este reino, finalmente nosotros somos los que padecemos por Jesucristo. Pues ¿qué importa que el soldado de Cristo pierda su vida, ó por el fuego, ó por el agua, ó por los azotes, ó por la espada? ¿Qué importa que sufra diversos tormentos en larga distancia de tiempo, ó que en un breve punto padezca tanto que venga á morir? Verdaderamente no tenemos que temer: porque si morimos, seremos trasladados al reino de los cielos, y si quedamos con vida, ganarnos con Dios grandes alcances de gloriosos merecimientos, y con los hombres fama y renombre sempiterno. Y así nadie dé muestras de cobardía, nadie titubee; sea uno el corazon de todos, y una la fe firme en Cristo. No es creible que el Rey y la Reina de los cielos, cuyas armas y blason traemos, de cuya familia somos, debajo de cuyos estandartes estamos alistados y militamos, nos desamparen en esta ocasion; antes bien peleando, nos acudirán con su favor, y muriendo, nos saldrán al encuentro para coronarnos eternamente. Alentaos pues, y mostraos valerosos; porque con el favor de Cristo vencedor, quedareis vencedores; y bajo de la proteccion de la Vírgen su Madre, saldreis libres de todo peligro. Tened en vuestros corazones un amargo dolor y vivo pesar de vuestros pecados, en vuestros labios una verdadera confesion, en las obras, ó por lo ménos en el firme propósito y deseo, una cumplida satisfaccion: finalmente procurad armar vuestras almas con el sacratísimo cuerpo y sangre de nuestro Señor Jesucristo.

"Hicieron todos una confesion general; y el religiosasmo obispo, levantando las manos y los ojos al cielo, les franqueó los tesoros espirituales de la iglesia, concediéndoles indulgencia plenaria en virtud de Cristo crucificado, echándoles una larga bendicion. El Rey y los demás nobles y caballeros se postraron por tierra, derramaron lágrimas, echaron fervorosos suspiros y ardientes sollozos, y sacudido de sí todo temor; se encendieron todos en un ardentísimo deseo de la victoria, sin hacer caso de los peligros y trabajos que se les podian ofrecer. Finalmente por la última bendicion les advirtió el mismo celosísimo prelado:

"0 nobles varones, hoy, hoy será la batalla : comenzaos á alegrar con la esperanza de la victoria que el cielo os está prometiendo. Tomad, tomad esfuerzo, y venced y rendid á estos enemigos nuestros con la presencia y amparo de este ilustrísimo Rey y Señor nuestro natural

"Acabado el razonamiento, llegóse al altar D. Guillen de Moncada, y puesto de rodillas y bañando su rostro con lágrimas que sus ojos tiernamente vertian , recibió devotísimamente el verdadero cuerpo de Jesucristo, y se encomendó á él con muy grande afecto. Habia el Rey ántes de partir del puerto de Salou con la mayor parte del ejército comulgado, segun desuso dejamos referido; mas D. Guillermo lo habia dilatado hasta ahora, por ventura pronosticando el feliz suceso, y creyendo que habia de ser coronado del martirio. Movióse luego una generosa contienda entre D. Nuño y D. Guillermo por quie aquel día llevaría la retaguardia, por pensar que hasta el siguiente no se daría la batalla, queriendo cada cual ser el primero en la refriega. Entretanto se desmandaron hasta cinco mil peones de los nuestros, y sin orden ni caudillo se metieron la tierra adentro. El Rey viendo aquel desórden, con solo un caballero que se decía RocaFort, se apresuró á detenerlos. Don Ramon de Moncada y el conde de Ampúrias con otros de su linage, sin aguardar á D. Nuño que llevaba la retaguardia, pasaron adelante, hasta topar con los enemigos. Trabóse una muy sangrienta batalla, alternando la victoria las suertes. Oyó el Rey el ruido de las arenas, y sospechando lo que en efecto pasaba, envió luego un mensajero á D. Nuño avisándole que viniese al momento, porque entendían que los de la vanguardia habían cerrado con el enemigo: viendo que D. Nudo no venia, dijo á Roca-Fort que fuese con la misma embajada. Replicó este caballero, representándole que no convenía dejar su real persona á solas en tan evidente peligro. Entretanto era el cuidado y la congoja del Rey increíble; y así le oían que decía hablando consigo: Mucho tarda D. Nuño. A fe que hace mal. ¡Santa María, ayuda d los nuestros! Prosiguiéndose la batalla, como la muchedumbre de los moros fuese infinita y los nuestros muy pocos, fueron muertos peleando valentísimamente el vizconde y D. Ramon de Montada, Hugo de Mataplana, Hugo Desfar y otros ocho caballeros, segun dice Zurita (a), ó segun Desclot, fueron todos catorce de la nobilísima familia de los Montadas."

II · Héroes en la eternidad


Historia General
del Reino de Mallorca. 1840

Habiendo mandado el Rey dar fin al llanto, marchó con su gente hacia la sierra de Portopí, de donde reconociendo la ciudad de Mallorca, el mismo refiere que le pareció: la mas bella y hermosa de cuantas jamas habia visto. Lo mismo juzgaron todos aquellos grandes y barones que iban en su compañía. Y de allí, porque tenia necesidad de tomar algun refresco, por no haber comido en todo aquel dia, le acompañó D. Nuño á la tienda de Oliver de Térmens, y comió en ella con gran gusto; y por eso se llama hasta hoy aquel lugar Bendinàt. Siendo mas tarde, partió con los ricos hombres á ver los cuerpos de aquellos nobles caballeros. Renovose otra vez el llanto y recrudeció el dolor, de suerte que fue necesario que el Rey los consolase con palabras muy graves, representándoles que aquella muerte en hecho de verdad no lo era, sinó principio de una vida inmortal, y haber consagrado sus nombres á la eternidad: y que se animasen con tan ilustre ejemplo á proseguir la empresa, sin reparar en peligros, ofreciéndoles de su parte la debida remuneracion. Al fin, por amonestacion de D. Berenguer de Palou enterraron los cuerpos de aquellos ilustres caballeros con la pompa posible, poniendo paños y lienzos entre los reales y la ciudad, para que los moros no echasen de ver lo que los nuestros hacian. Vense hoy dia las memorias de estas sepulturas hacia el cabo de la Porrássa. Hay aquí tambien otro lugar, que llaman la Piedra-Sagrada, donde es tradicion que fueron enterrados los otros muertos, y que se ofreció allí el sacrosanto sacrificio de la misa, como vemos que en este tiempo se celebra algunas veces. Los cuerpos de los ricos hombres de Moncada, ganada la ciudad, es opinion de algunos que fueron depositados en una iglesia, que ántes habia sido mezquita, y se llama el Sepulcro, como lo muestran las señales de unos lucillos antiguos. Despues, refiere Beuter (a), que fueron trasladados al monasterio de santas Cruces en Cataluña, donde yacen. Vivirá la memoria de tan claros héroes en la eternidad.”

I · Muerte del moro Infantilla

“Entre tanto que los nuestros tenian apretados á los de la ciudad, un moro principal de la montaña, llamado Infantilla ó Fatilla, determinó quitar el agua al ejército de los cristianos. Hay distante de la ciudad, segun arriba se dijo, casi una legua, una fuente principal, cuyos manantiales son tan continuos y caudalosos, que bastan para el sustento de una tan gran poblacion como es esta, sin el ordinario riego de los campos y huertos circunvecinos.


Historia General
del Reino de Mallorca. 1840

Habíanse alojado los cristianos junto á la acequia de esta fuente, por su comodidad y regalo. Juzgando este moro que causaria un daño irreparable á todo el ejército de los nuestros, si les quitaba el agua, saliendo secretamente de la ciudad juntó hasta quinientos montañeses de á pie con otros ciento de á caballo, (Desclot no pone mas de quinientos) y se apoderó del cerro donde sale esta fuente, que hoy se dice de Canet, y divirtió el agua por otro arroyo. Viendo el Rey el peligro evidente que por la falta del agua podia redundar á todo el ejército, mandó á D. Nuño que con trescientos caballeros, entre los cuales fueron Guillen de Cervellon y Francisco de San-Martin, con otros de á pié, moviese hácia el cerro de Canet. Aquí se trabó una sangrienta refriega, en que murieron de los enemigos mas de quinientos con su caudillo. Desclot escribe que no escapó ninguno de los moros, y quedó la fuente por los nuestros. Fué esto con tanta diligencia, que el mismo dia que se habia perdido, se cobró. Vueltos los cristianos al campo con tan insigne victoria, mandó el Rey á los moros de paz, que le trujesen todas las cabezas de los muertos y despeñados; y así le presentaron cuatrocientas y doce, todas las cuales por orden del Rey se echaron con los trabucos en la ciudad. Atemorizó este espectáculo á los enemigos, los cuales no creyendo que entre ellos estuviese la del príncipe Fatilla, para certificarse mejor, enviaron un capitan con cuarenta moros. Estos subiendo á la sierra, tuvieron aviso de la muerte de Fatilla y de los suyos: mas queriendo volverse con aquella tan triste nueva, dieron en el escuadron de los nuestros, los cuales pasaron á cuchillo á treinta y siete de ellos, y cautivaron á los demas. Desclot cuenta este suceso algo diferentemente: á mí me ha parecido seguir la Historia real y á otros autores que ponen esta refriega, segun aquí se ha referido.”

Sus morenos ojos se quedaron repentinamente serios

Sus morenos ojos se quedaron repentinamente serios, un poco duros cuando miró a su hermano mayor.

--Tu padre murió haciendo lo que pudo.

Las gruesas cejas de Prisco se fruncieron. Masticó la manzana distraído. Luego dijo:

--Sí, y como tú has dicho, murió. ¿De qué sirvieron sus consejos y su muerte? ¿Acaso movió a alguien? ¿Hizo que algún senador fuese menos corrompido? ¿Inspiró a un Cicerón o a un Cincinato? ¿Hizo a César menos de lo que es? Recuerdo que tu me dijiste que César no se apoderaba del poder; lo pone en sus manos un pueblo degenerado que ha perdido sus virtudes y su fortaleza y que prefiere la seguridad a la hombría, la facilidad al trabajo, los circos al deber. ¿Levantó la conciencia de un solo hombre lo que mi padre dijo el día que murió? ¿Fue siquiera escrito para las edades venideras? No. Él no podía, ni siquiera habiendo gastado toda su vida, hacer nada para detener el curso de la historia.

--Me comprendes mal, Prisco. Sé que era inevitable que Roma llegase a lo que es. Las repúblicas decaen y se transforman en democracias, y las democracias degeneran en dictaduras. El hecho es inmutable. Cuando hay igualdad, y las democracias siempre traen igualdad, el pueblo se sabe anónimo, pierde el poder, la iniciativa, el orgullo y la independencia. Pierde su esplendor. Las repúblicas son masculinas y, por lo tanto, producen ciencia y arte; son orgullosas, heroicas y viriles. Reverencias a Dios y le glorifican. Pero Roma ha caído hasta llegar a una confusa democracia y ha adquirido rasgos femeninos, tales con el materialismo, la avaricia, el deseo de poder, la conveniencia. La masculinidad, en las naciones, de demuestra por la ley, el idealismo, la justicia, la poesía. La feminidad, por el materialismo, la dependencia respecto a otros, el tosco emocionalismo, la ausencia de genios. La masculinidad busca lo que es justo; la feminidad, lo que satisface de forma inmediata. La masculinidad es visión; la feminidad la ridiculiza.

Una nación masculina produce filósofos y siente respeto por el individuo. Una nación femenina siente un insensato deseo de controlar y dominar. La masculinidad es aristocrática; la feminidad no tiene aristocracia, y es feliz sólo cuando encuentra multitudes de rostros que se parecen unos a otros exactamente y que se hacen eco de sus propios sentimientos, miedos, deseos y tonterías. Roma se ha hecho femenina, Prisco, y las naciones femeninas, como los hombres afeminados, inevitablemente mueren o son destruidas por pueblos masculinos.

Caldwell, Taylor. Médico de cuerpos y almas.
Ediciones Martínez Roca, 2007, Madrid

Escuela de Proyectistas políticos

«En la escuela de Proyectistas políticos pasé un mal rato. Los profesores parecían, a mi juicio, por completo fuera de sus cabales, lo que es un espectáculo que nunca deja de deprimirme. Aquella infeliz gente andaba presentando planes para persuadir a los Monarcas de que escogieran a sus validos en razón de su sabiduría, capacidad y virtud; de en enseñar a los ministros a considerar el bien común; de recompensar el mérito, las grandes aptitudes y los servicios eminentes; de instruir a los Príncipes a que conozcan que su verdadero interés se asienta sobre los mismos cimientos que el de su pueblo; de seleccionar para los empleos públicos a las personas capacitadas para desempeñarlos; con otras muchas insensatas o imposibles quimeras que nunca hasta entonces habían sido concebidas por cabeza humana y que me confirmaron la vieja observación de que no hay nada tan extravagante e irracional que no lo hayan sostenido como verdad algunos filósofos.»

------

Jonathan Swift. Los viajes de Gulliver (Balnibarbi)

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS