Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Año XIV - Kit básico de recuperación

mirollull2 | 26 Diciembre, 2018 00:14

La primera visita de un laringectomizado veterano a un recién operado, según mi experiencia, siempre es positiva para el novato. En las que he hecho, siempre se ha relajado su gesto adusto y también ha sonreído, que es el primer paso para avanzar en la recuperación.

A los últimos que he visitado, además de las explicaciones pertinentes e información de los cuidados que tienen que seguir y de dónde acudir para la rehabilitación fisiológica y adiestrarse para obtener una nueva voz, les he hecho comprobar que no han perdido la capacidad olfativa, les he explicado porque ésta puede disminuir e incluso llegar a perderse –lo que se denomina hiposmia y anosmia–, y lo que tienen que hacer para mantener el epitelio olfativo activo: insuflar moléculas aromáticas hasta que se adquiere la práctica y el hábito del bostezo educado para inhalar aire por la nariz.

Por ello sugiero que a los laringectomizados, en el postoperatorio, se les dote de un kit básico de rehabilitación , integrado por:
Folleto de cura e higiene
Silbato
Estimulador del olfato

Lo del silbato puede que sorprenda, pero ejercitar la entrada y salida oral del aire es una de las prioridades para alimentarse, realizar un aviso sonoro y recuperar la movilidad del aparato bucal.

En cuanto al estimulador olfativo lo considero imprescindible. Y obtener un frasco que sirva es muy fácil. Se puede introducir en él cualquier sustancia aromática que no sea en polvo; si es líquida, hay que usar algodón impregnado.

Folletos hay varios asequibles. También se me puede pedir a mí: lo tengo en formato PDF imprimible en Din A4.

¿Quién tiene que facilitar el kit a los operados? Quien les atienda: puede ser alguien del servicio de ORL del hospital o clínica, un visitador de una asociación de laringectomizados o de la a.e.c.c. y cualquier persona o entidad que pueda hacerlo.

Kit básico
Kit básico para rehabilitación de laringectomizados

El cuento de la navidad

mirollull2 | 25 Diciembre, 2018 14:01

No me refiero al Cuento de Navidad de Charles Dickens ni a otras fantasías de título o asunto parecido.

Recuerdo ahora, precisamente, la iluminadora obra La infancia de Jesús de Joseph Ratzinger, también llamado Benedicto XVI y Papa emérito. El libro, dado la escasez de datos con los que cuenta la leyenda cristiana sobre la niñez del protagonista, es un prodigio sólo factible por la revelación y la inspiración divina.

Historiadores mantienen que hay constancia de la existencia de Jesús en escritos de autores de la antigüedad, aunque sus alusiones son ciertamente débiles y en algunos casos parecen modificaciones o interpolaciones efectuadas tiempo después de escrito el original.

También hay quienes afirman que el biografiado por el papa emérito no nació –o sea, que no existió–, pero esto no es de aceptación general; en lo que sí parece haber acuerdo entre estudiosos y sabios eclesiásticos es en que el 25 de diciembre como día del nacimiento es especialmente incierto.

De la Red de redes extraigo lo siguiente: «El 25 de diciembre era para los romanos la fecha del nacimiento del Sol Invicto y los primeros cristianos decidieron que esta fecha de celebración era perfecta para conmemorar el nacimiento de Jesús. En lugar de abolir las fiestas paganas las adaptaron a su calendario y así los nuevos cristianos podían seguir teniendo sus celebraciones en las mismas fechas que antes.

Fue el emperador Constantino hacia el año 330 el que fijó definitivamente el 25 de diciembre como nacimiento de Cristo. Él, al parecer, tuvo una visión a partir de la cual proclamó la prevalencia de Jesús sobre el Sol y que éste era realmente el “verdadero Sol invicto”».

Niño Jesús de Olot
Niño Jesús en el pesebre. Imaginería de Olot. Siglo XX

Y el niño Jesús, el niño Dios, pasó a la iconografía católica, primero como niño en brazos de la madre, al modo de Isis con Horus, y después, ya como figura independiente, a los belenes, acostado en un a modo de pesebre.

Bonitas son las imágenes que de ello nos dio la prestigiosa estatuaria religiosa de Olot. Recuerdo con qué respeto ayudaba a mi abuelo a sacar la viruta de las cajas de madera y desembalar los santos, que especialmente en diciembre eran vírgenes, sanjosés, mulas y bueyes y, sobre todo, niñosjesuses como el de la fotografía. ¡Qué tiernos estos últimos! ¡Hasta con ojos que parecían de verdad.

Una vez desempolvada, la imaginería se colocaba en escaparates y vitrinas en los que permanecían poco tiempo. Esto era en la tienda de San Nicolás, 2, la que con el tiempo –profecía o predestinación– se ha convertido en una bombonería.

Isis con Horus-María con Jesús
La diosa Madre Isis con su hijo divino, Horus y la virgen María con su hijo dios, Jesús

¿Qué se puede hacer con los delincuentes?

mirollull2 | 20 Diciembre, 2018 23:30

Si son de la alta sociedad política o económica, continuar como ahora. Si no se ha podido paralizar la sentencia por cualquiera de los subterfugios consuetudinarios y son condenados a prisión, aplicar la norma habitual: darles un trato preferente y distinguido; si se han enriquecido por su delito, respetarles todo o la mayor parte de lo acumulado; y darles permisos amplios o concederles la libertad lo más pronto posible.

Jaula de reinserción cívica
Jaula de reinserción cívica

Si son alevosos, contumaces, de baja estofa, violentos, sanguinarios y con claro comportamiento de reincidencia, hay que darles una oportunidad de reinserción social. Por tanto en ningún caso puede ser de aplicación la pena de cárcel perpetua. Esto es un castigo desmesurado y cruel que sólo lleva a estar muriendo estando vivo. Tampoco se les tiene que condenar a prisión permanente revisable, que puede llevar a: 1.- Convertirse en cadena perpetua en fascículos, todavía más desesperante y, en ningún caso, rehabilitadora. 2.- Que en un plazo más o menos breve se les conceda la libertad y, resabiados, puedan reanudar las entradas y salidas carcelarias por reincidir en su inevitable modo de vida criminal.

Si lo que se pretende es evitar la contumacia criminal, especialmente en lo que se viene denominando violencia de género, habría que prescindir de la difusión de cualquier noticia en la prensa y especialmente en la televisión sobre maltratos, desapariciones, búsquedas y sospechas y descripción de acciones violentas y mortales. La publicación estimula el ego perverso de los autores y alienta en otros los malos instintos de emulación. Oscar Wilde ya advirtió, creo recordar que refiriéndose a la publicación de alta sociedad Madame Bovary de Flaubert, que hay sucesos, aun literarios, que llevan al contagio de la repetición.

Por ello me atrevo a sugerir que sólo se dé noticia de la detención del criminal cuando se produzca. Y además se podría publicar –para ejemplo de posibles imitadores– la aplicación de su reinserción cívica. La condena, en estos casos, podría ser la de dos semanas y un día de permanencia en la jaula rehabilitadora, expuesta en la plaza mayor de la localidad del juicio.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS