Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

«…y hubo otros muchos muertos, porque esta guerra fue cosa de Dios.»

mirollull2 | 11 Agosto, 2014 23:22

«El Papa Francisco ha asegurado sentirse "pasmado y consternado" por las noticias procedentes de Irak, y ha condenado la violencia "de todo tipo" y la destrucción, "por todas partes, de casas, patrimonios religiosos, históricos y culturales". "Todo esto ofende gravemente a Dios y a la humanidad. No se odia en nombre de Dios. No se hace la guerra en nombre de Dios", ha aseverado.» (ROMA, 10 (EUROPA PRESS)

Las Cruzadas
Gustavo Doré. Grabado de las Cruzadas

El Papa Francisco cuida la imagen de buena persona. Y ello le induce a ser poco riguroso en sus manifestaciones y en no pocas ocasiones da la impresión de estar en las nubes, y de que los cúmulos, los cirros y los estratos lo envuelven en algodón y obnubilan su raciocinio sobre la historia de los pueblos que han hollado y huellan esta esferita que tiene que ser ilocalizable para quienes no vivimos en ella. Porque, de otro modo, no se entiende que pueda “sentirse pasmado y consternado”. ¿No es el devenir de la humanidad un amplio repertorio de todas las formas de agresiones entre grupos (llámense familiares, barrios, cofradías, pueblos o naciones)? Y entre ellas destacan por mérito horrendo propio las llamadas “cruzadas” y las de conversión y exterminación de infieles tan procuradas y bendecidas en nombre de sus Dioses por las religiones monoteístas.

No creo que sea necesario buscar ejemplos nada ejemplares incluso de papas guerreros.

En estos afanes piadosos, dignos herederos de la tradición bíblica, se hallan los llamados judíos; tienen reconocido prestigio las gestas de la cruz y la espada; y subsisten, como inmejorables avasalladores y depredadores los observantes de la Sharia.

Quizá el Papa Francisco conoce de sobra todo lo que he expuesto. Y no quería decir que “No se hace la guerra en nombre de Dios”, sino que no hay que hacerla en nombre de Dios. A pesar de que hasta ahora Dios está y ha he estado desde tiempo inmemorial incitando, cuando no ordenado, la guerra, protegiendo a su bando, otorgándole sus bendiciones y celebrando las victorias.

Sin afán exhaustivo y a vuela pluma, aquí van citas bíblicas:

«Moisés dijo al pueblo: –Escoged hombres de entre vosotros y armadlos para la guerra; atacarán a Madián para ejecutar en ellos la venganza del Señor.» Nm 31,3
«¿Intentó algún dios acudir a sacarse un pueblo de en medio de otro con pruebas, signos y prodigios, en son de guerra, con mano fuerte y brazo extendido, con terribles portentos, como hizo el Señor, vuestro Dios, con vosotros contra los egipcios, ante vuestros ojos?» Dt 4,34
« Luego marchó a la guerra contra los amonitas. El Señor se los entregó.» Jue 11,32
« Se pusieron en camino hacia Betel y consultaron a Dios: –¿Quién de nosotros irá el primero a la guerra contra los benjaminitas? El Señor respondió: –Judá.» Jue 20,18
« Durante todo el reinado de Saúl hubo guerra abierta contra los filisteos. A todo mozo valiente y aguerrido que veía, Saúl lo enrolaba en su ejército.» 1 Sm 14,52
«–Tú sabes que mi padre, David, no pudo construir un templo en honor del Señor, su Dios, debido a las guerras en que se vio envuelto, mientras el Señor iba poniendo a sus enemigos bajo sus pies.» 1 Re 5,17
«…y hubo otros muchos muertos, porque esta guerra fue cosa de Dios. Se establecieron en su territorio hasta el destierro.» 1 Cr 5,22 «Entonces clamaron al Señor, los sacerdotes tocaron las trompetas, la tropa lanzó el grito de guerra y en aquel momento Dios derrotó a Jeroboán y a los israelitas ante Abías y Judá.» 2 Cr 13,15 «Dios lo ayudó en la guerra contra los filisteos, los árabes que habitaban en Gur-Baal y los meunitas.» 2 Cr 26,7 «Pero llegará un tiempo –oráculo del Señor– en que haré resonar en Rabat Amón el alarido de guerra: se convertirá en collado de escombros y sus ciudades serán incendiadas; entonces Israel heredará al heredero –lo dice el Señor–.» Jr 49,2 «Llamad a guerra santa a las naciones, a los reyes medos, con sus gobernadores y alcaldes y toda la tierra de sus dominios.» Jr 51,28 «–¿Quién es ese Rey de la Gloria? –El Señor, héroe valeroso, el Señor, héroe de la guerra.» Sal 24,8

'Peccata minuta' de la herencia suiza de Pujol

mirollull2 | 02 Agosto, 2014 16:37

Ver al Presidente de la autonomía catalana triste, compungido, compasivo por cómo están atacando, zahiriendo, y obligando a su “padre putativo” para convertirlo de honorable en impresentable y tener que excusarse de unos hechos normales como el mismo Honorable ya había explicado, y al fin y al cabo comunes en toda España, por haberlos tergiversado quienes pretenden denigrarlo como emblema de la prestigiosa catalanidad y convertir en tierras movedizas y cenagosas las indudablemente firmes en que se asienta la consulta por la independencia, me ha hecho pensar si me precipité al escribir mi artículo “El 9-N a pique y la independencia ahora mismo”.

Jordi Pujol

Podría tratarse, he pensado después, que al por veintitantos años presidente catalán, realmente en su momento, quiero decir, después del fallecimiento de su padre, se le hubieran ido pasando días y semanas y meses y quinquenios sin encontrar un hueco para sentarse un momento con un notario o con una gestoría, para obtener la declaración de últimas voluntades, la aceptación de herencia y la presentación a la liquidación tributaria (en lo que él poco hubiera tenido que intervenir). Claro –deduje–, al ver que pasaba el tiempo, ya puestos, pudo optar, no por recurrir a una trampa, sino a valerse de una de las posibilidades que existen en la manifestación y aceptación de herencias, que es hacerlo cuando ya ha prescrito la liquidación del impuesto de sucesiones.

Hacerlo así le facultaba para utilizar los bienes inmuebles y muebles, aunque la titularidad continuara a nombre de su señor padre, y tenía el inconveniente de no poder disponer del saldo de las cuentas bancarias, algo sin embargo por lo que no tendría premura ya que disponía del erario –entre otros recursos– de la Banca Catalana.

Alguien quizá se preguntará por qué las cuentas estaban en bancos de Suiza. Esto tiene una respuesta sencilla: ¿Por qué no? ¿Un catalán laborioso y ahorrador no podía haber vivido un tiempo en Suiza, coincidente, precisamente, con los últimos años de su vida? Y ahí dormía la herencia dineraria hasta que el heredero, ahora que disponía de tiempo, de despacho, de ayudantes, de coche y de chofer –provistos por la Generalitat en gratitud a su anterior generosa dedicación a la patria de la “moreneta” y de la pandereta, pudo empezar a mover el papeleo y hacer partícipe a su hermana de una herencia que ésta desconocía o de la que ya se había olvidado.

Para confirmar mi conjetura hice un intento de indagación sobre la identidad del padre de Jordi Pujol i Soley, Florenci Pujol i Brugat, y, a las primeras de cambio (como se suele decir), doy con la certeza de la cuestión hereditaria de los Pujol.

No existe la menor duda, la herencia existe. Y es una herencia transmitida de abuelo a nietos. Y, quizá, desde bisabuelo o anteriores ascendientes.

Hago un inciso para dejar constancia de que al padre de Jordi Pujol i Soley lo presentía como persona de gran mérito y alta distinción, dadas las trazas del hijo: Doctor en Medicina por la Universidad de Barcelona, domina el catalán, castellano, inglés, francés, alemán e italiano. Sirvió como alférez de complemento en el ejército. Inventó la pomada antibiótica Neobacitrin cuando trabajaba en el laboratorio familiar Fides Cuatrecasas, una pomada de un gran éxito.

En 1960 fue detenido por manifestarse contra la dictadura de Franco y acusado de organizar la oposición le condenaron a siete años en prisión, de los que cumplió dos años y medio. Después comenzó una nueva línea de actividad política con el eslogan «Construyendo el país». Con esto pretendía aumentar el nivel de conciencia nacional de los catalanes y crear instituciones tanto culturales como financieras suficientes para el desarrollo de Cataluña. En 1974 fundó el partido Convergencia Democrática de Cataluña, del que fue el primer secretario. Tres años después, fue Consejero sin cartera en el gobierno provisional de Cataluña y diputado por Barcelona en el Congreso de los Diputados. Fue vicepresidente ejecutivo de Banca Catalana y al dedicarse profesionalmente a la política siguió siendo consejero de la entidad hasta un año después. Cual Moisés guio a Convergencia y Unión (CiU), que gobernó Cataluña desde 1980 hasta 2003, y fue pieza clave de la erección de los reinos de taifas (llamados autonomías) apoyando a Adolfo Suárez, a Felipe González y a José María Aznar. Como era de esperar, –vuelvo al padre– también es brillante la trayectoria de Florenci Pujol i Brugat.

La primera referencia la encuentro en “La Punteta – Els blogs de notícies”. Dice: «Pues el simpatizante de Esquerra Republicana, con un hermano que había pasado por la cárcel, víctima de una depuración, es mencionado, según publica La Vanguardia el 19 de Noviembre de 1946 en sus páginas: "De conformidad con las normas establecidas, la Jefatura del Sindicato Provincial de Transportes y Comunicaciones ha procedido a la adjudicación de un primer lote de cubiertas para camiones y turismos de servicio público e industriales, por los almacenes de la Avda. de José Antonio, por lo cual, hoy, martes, a las 15 horas, en los núm, 177 (Estación Magoria), podrán retirar las cubiertas que les han sido asignadas a los peticionarios que a continuación se indican (...)" Entre los adjudicatarios figura el señor Florencio Pujol Brugat con domicilio en la calle Queipo de Llano 10 de Premia de Mar.» Trallero, autor del párrafo reproducido el 24 de abril de 2012 en la “Burbuja – Foro de Economía”, también pregunta: «¿Por qué el Capitán General de la IV región militar recibió al padre de Pujol en audiencia el día del Consejo de Guerra?».

BOE 9/3/1959

En ‘lavozdebarcelona.com’, el 4 de marzo de 2013, Alejandro Tercero escribe: Tal y como han recogido recientemente Vozpópuli y El Mundo, en 1959, en pleno franquismo, el Gobierno de la dictadura publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una lista con 872 personas que habían evadido importantes cantidades de dinero a través de cuentas en un banco suizo, entre los que se encontraban apellidos ilustres.

La rocambolesca historia tuvo su origen en la detención a finales de 1958 de Georges Laurent Rivara, delegado de la Societé de Banque Suisse en España, con una agenda en la que aparecían todo tipo de operaciones de la flor y nata del establishment del momento.

Rivara no tardó en confesar. Su misión era la de captar capital de las familias acomodadas españolas. Las informaciones apuntan a que el dinero evadido a cuentas suizas ascendía a más de 400 millones de dólares, una cantidad sustancial si se tiene en cuenta que por aquellas fechas las reservas exteriores de España apenas alcanzaban 45 millones de dólares.

La publicación de la lista de defraudadores el 9 de marzo de 1959 -esta semana se cumplen 54 años- no estuvo exenta de polémica en el seno de la estructura franquista, puesto que alguno de los nombres que aparecían ocupaban importantes cargos en el Gobierno de la dictadura.

Alfa-Omega

Entre las nueve páginas divulgadas en el BOE aparecen todo tipo de personalidades, entre ellas, Juan Villalonga Villalba (director general del Banco Central y hermano del presidente de la entidad y gobernador general de Cataluña durante el franquismo, Ignacio Villalonga Villalba); José Luis Samaranch Rialp (hermano del ex presidente del COI Juan Antonio Samaranch); José Garriga Nogués (marqués de Cabanes y presidente del Banco Garriga Nogués, filial catalana de Banesto); Carlos Botín Polanco (primo hermano del padre de Emilio Botín, presidente del Banco de Santander); Francisco Mas-Sardá Bové (vicepresidente de la Banca Mas Sardà); Ignacio Soler de la Riva (propietario de la Banca Soler); Alfonso Ybarra y Gorbeña (consejero delegado de la Sociedad Española de Minas de Somorrostro, perteneciente a la familia de banqueros que controla el BBVA); así como miembros de las familias Trias de Bes, De la Rosa y Trias Sagnier.

Según podemos leer en varios sitios de Internet «Florenci Pujol, padre de Jordi Pujol compró su primer banco en 1959. Se llamaba la Banca Dorca, y le costó 12 millones de pesetas de la época. En nombre del padre lo compraron su hijo, Jordi Pujol, y la madre de éste, María Soley, junto a Francesc Cabana, casado con María Pujol, hermana menor de Jordi, y el empresario judío-catalán David Tennembaum, que compró las acciones a través de su esposa, Ruth Kischner. El padre de Pujol y el empresario semita eran socios en una pequeña empresa de bolsa y cambio de divisas. Jordi Pujol quería hacer de la pequeña Banca Dorca un gran banco catalán y así nació Banca Catalana. El problema era su padre, condenado por tráfico de divisas. “Florenci Pujol era conocido como el “Pujolet de la Borsa”.»

«“El trabajo de cambio de divisas les trajo problemas con las autoridades: en 1959 Florenci Pujol y David Tennembaum fueron condenados por evasión de capitales a Suiza, según aparece en el BOE de 9 de marzo de 1959. Por esta razón tuvieron que ser sus esposas, Maria Soley y Ruth Kischner, las que formaron parte del consejo de Administración de Banca Catalana en representación de sus respectivos maridos”, confirman los autores del libro. Ni Pujol padre ni el hijo formaron parte del primer consejo, porque este último, ya dedicado a la política clandestina, también había sido procesado por el consejo de guerra a causa de ‘els fets del Palau’, por lo que entró Salvador Casanovas, su abogado en esta causa. En ese consejo bancario estaban Víctor Seix y los Valls Taberner. Jordi Pujol no pudo ser el consejero delegado de Banca Catalana porque entró en la prisión de Torrero.»

En otro comentario, referido al libro Jordi Pujol: en nombre de Cataluña de Félix Martínez y Jordi Oliveres (Ed. Debate), se afirma: «Aunque gozan de la máxima impunidad, tanto en Cataluña como Madrid, los Pujol han evadido decenas de millones de euros fuera de España pero ninguno entrará jamás en la cárcel y ni siquiera será procesado.» El libro, que, al parecer, consiguió retirar Jordi Pujol, consta como disponible en la base de datos del ISBN.

Sobre Jordi Pujol, sus ascendiente, descendientes y colaterales, y sus relaciones, connivencias y “concubinatos” se puede encontrar abundante información; quien esté interesado que vaya buscando y leyendo. Por mi parte, ya lo dejo. Cuanto voy averiguando confirma mis apreciaciones.

La primera es que la herencia Pujol es indudable. No sé si se inició en Florenci Pujol o tiene anterior arraigo. Pero ahí está: cuestión genética, puro ADN.

La segunda: que desde la Componenda (llamada Transición), los gerifaltes de la auto plutocracia, desde Α a Ω, es decir, desde el Monarca a X, y, z, se han servido de Jordi Pujol o Jordi Pujol los ha manipulado a todos. Y que no es verdad que “España nos roba”, más bien es lo contrario, que Cataluña (y aquí y ahora sólo hablo de Cataluña) ha sido y sigue siendo la “Gran Exprimidora”.

Y si, por evidencias ineludibles, se ha abierto la veda con los Pujol es para desviar la atención de otros cotos de caza.

Don Jordi, con todo, no tiene que desconfiar de que con él se use el acetre y el hisopo, ni siquiera de que se le otorgue el capelo cardenalicio. Si no, son muchas las barbas a poner en remojo.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS