Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Rajoy da la comunión con ruedas de molino

mirollull2 | 24 Junio, 2014 13:29

¿Saben algo de normativa fiscal los presidentes del gobierno central de los diecisiete reinos de Taifas o hablan por boca de ganso? Hoy, sin desmerecer a los anteriores, me refiero al Sr. Rajoy, turiferario, como los otros, del Rey Segundo. ¿O es que pretende –y a pesar de la reiterada repetición hay quienes lo aceptan devocionalmente– hacernos comulgar con ruedas de molino? Porque, hay que ver con qué cara tan complacida de benefactor dijo que va a rebajar las retenciones a los autónomos.

M Rajoy

Y lo dijo como si les hiciera un regalo que les rebajará los impuestos. Tiene bemoles el asunto. Será para suscitar vocaciones de emprendedores, el nuevo invento por el que unos sobrevivirán y otros incentivarán algo la economía al encargar trabajos de albañilería, carpintería, electricidad, y mobiliario y útiles profesionales, y posiblemente el alquiler de locales, aunque luego hasta tengan dificultades para pagar los 50 € (por rebaja temporal) de la cuota de SS. SS.

Esta REBAJA de impuestos –que afecta a quienes ingresen menos de 12.000 € anuales– sólo reduce la devolución de retenciones a cuenta del IRPF por parte de la Agencia Tributaria.

Y la única gracia que produce a favor del trabajador es que no tenga que prestar cada trimestre al Tesoro Público un dinero por el que no se le pagará ningún interés y que se le devolverá una media de ocho meses después de haberlo prestado.

¡Y mejor no seguir analizando la incoherencia con que actúa el ejecutivo!

El inmarcesible símbolo de la “monarquía renovada”

mirollull2 | 21 Junio, 2014 19:36

monarquia renovada

Titular a gran espacio en más de un diario. ¿Lo más destacado del discurso del Rey Primero? ¿La frase que compendia su mensaje? “Una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. Con esto tengo bastante; no necesito leer el discurso para pensar que lo conforma el aliento lampedusiano.

Más que monarquía renovada, parece el juego de “corre que te pillo”, pero en la versión “corre que nos pillan”; o, si se prefiere, “ahí va el cubo y achica, que esto hace aguas”. También, de las presencias y de las ausencias, se puede entender que lo renovado no es la monarquía sino la familia monárquica. Confiando que entre el jolgorio no se note, la familia real ha quedado hecha un cuadro (¿Ha sido Antonio López el Nostradamus borbónico?) con la aportación de apariencia democrática de unas pinceladas plebeyas.

Una mañana clara en un Madrid despejado, sin el menor apretujón en la Plaza de Oriente, con espacio amplio, entre las flores recién plantadas, adoquines cambiados y reyes petrificados, para que los curiosos y los devotos pudieran disfrutar a sus anchas de la bendición monárquica-plebeya desde la desangelada balconada.

El recorrido entre el Palacio de Congresos –con un estrado único y especial para esta solemne ocasión, desmontado a toda prisa después del acto– ha mostrado un Madrid amplio, silencioso –que ni en un día de fiesta en agosto se puede disfrutar–, con las avenidas ribeteadas por discretos grupos, ondeando algunas banderas, expectantes del paso de los penachos blancos flanqueando a la nueva pareja reinante, saludando a bordo del inmarcesible símbolo de la monarquía actual.

Boda Cristina de Borbón

El Rolls-Royce, un Phantom IV versión descapotable, de color negro y tapizado en cuero verde, que fue usado por primera vez en el Desfile de la Victoria de 1952.

El Phantom IV, portador y testigo en actos especiales de la primera familia Española, entre ellos la boda de Don Felipe de Borbón y Grecia (hoy Felipe VI) y de Doña Cristina de Borbón y Grecia (hoy en paradero nebuloso), tiene que ser, por el gran peso que le habrán aportado las ampliaciones del blindaje, un coche, con volante a la derecha, muy estable y seguro para trayectos de exhibición majestuosa y sosegada.

Boda de Felipe y Letizia
Felipe y Letizia el día de la boda

En concreto, tal y como reporta Auto Bild, la Corona española dispone de tres modelos Phantom IV, de los 18 que fueron fabricados por Rolls-Royce entre 1950 y 1956. El encargo a la marca inglesa fue realizado por el General Franco en 1948 y, a día de hoy, los vehículos forman parte del Patrimonio Nacional.

Cuatro verdaderos reyes coetáneos

mirollull2 | 18 Junio, 2014 13:34

Estamos viviendo una época interesantísima de la historia de la humanidad de los últimos más o menos 7 u 8 mil años, que son los que parece que conocemos, porque nadie nos puede asegurar que no haya habido civilizaciones anteriores de las que tenemos noticia de una manera real o supuesta. Y es interesantísima porque nos enteramos al momento de cualquier acontecimiento, suceso o fechoría que sucede en muchos barrios del mundo, (siempre que les haya alcanzado el gran e imparable avance científico que lleva camino de regenerar la maltrecha costra terráquea y hasta de destruir, desintegrándolo o fundiéndolo, el imponente estercolero de detritus sintéticos, de artilugios de rápida obsolescencia y de armas bélicas, unas maltrechas por su uso y otras almacenadas esperando poder ser colocadas a cualquier población que se asome de algún rincón desconocido del Congo o de las Américas para que mejoren su capacidad de autodestrucción, ya que los países punteros tienen que perfeccionar constantemente su bagaje para equilibrar y ordenar la población humana a límites racionales.)

¿Y no es trascendente, que en pocos días de diferencia (o semanas), nos enteremos de que gerifaltes de la política no sepan desenvolverse en el uso de sus automóviles; de que el capitoste vaticano pretenda jugar a la petanca con sus dos rivales del monoteísmo, uno de los cuales, el más poderoso, quiere destruir a todos los infieles; de que la reina y papisa de la gran isla se muestre dispuesta a seguir paseando sus sombreros seguramente porque no confía en el heredero?

Ya sé que se me dirá que no en todo, a pesar del desfondamiento y del desguace de la familia real, está tan mal España. Que ahora mismo –está al caer– vamos a tener cuatro reyes en la panoplia. Bien, según se mire y con condescendencia, podemos decir que sí. Serán cuatro coronas en cuatro cabezas, o cuatro cabezas coronadas. Pero tampoco es para echar tres cuartos al pregonero.

En España, cuatro verdaderos reyes coetáneos, no son ninguna novedad. En la I.C.A.R., nunca hasta ahora habían tenido dos papas auténticos simultáneos (Uno de los dos era antipapa o hereje). España, en cambio, desde tiempos muy lejanos, tiene cuatro reyes que han dado mucho juego y seguirán indiscutibles, sean de Fournier, de Carboplan o de Chorizos Palacios.

Año X – Nos miran con curiosidad, me dice Maite

mirollull2 | 09 Junio, 2014 23:31

–Nos miran, con curiosidad, unos; otros, con extrañeza. –Me dice Maite.
–No lo he notado, no me fijo. –Respondo.


J. Fuster. Sa mola de Son Pacs
c. 1912. Óleo/tela, 60x68cm

No es por el idioma: nos cruzamos con grupos de diversos países, algunos conducidos por guías que llevan un cartelito informativo prendido en la blusa con un imperdible o con unas pinzas en el bolsillo del pecho si lo tienen (el bolsillo). A otros viandantes que, seguro que nos entienden, también les sorprende, porque nuestra voz de misterioso timbre gutural tiene un tono audible. Y es que si por una parte ya llama la atención oír a una persona con esta voz, más lo hace una pareja que habla tranquila y fluidamente por plazuelas y callejas yendo a la Miranda para contemplar a lo lejos la ciudad de Palma más allá del descendente vergel sobre el que se elevan Na Fàtima y Sa mola de son Pacs, los dos montes que conforman s'estret (desfiladero), por el que baja –o asciende, según se mire– la empinada y sinuosa carretera que une la altitud de 400 m con la llanura.

El día anterior, Maite me había preguntado cuál era la línea de autobuses para Valldemossa, pues deseaba ir. Acordamos que la recogería en el hotel e iríamos juntos.

Dos días antes, yo había terminado de leer Sendas de Oku, uno de los libros de viajes o peregrinación de Mathsuo Bashoo, cuya prosa y haikus todavía reverberan en mi ánimo y han marcado mi nueva ida a Valldemossa, ésta en día laborable, es decir, con su vestimenta de pueblo souvenir, tan lejana de la de hace cincuenta años y, no digamos, de cuando la cartuja la habitaban frailes.

Sin proponérmelo, me surgió la intención de que este corto viaje revelara la Valldemossa que subyace bajo su piel turística, la de sus calles más bien cortas, estrechas, entreveradas, empinadas: auténtico deslizadero la que baja, dejando la de la iglesia a la izquierda, por donde se halla la casita de Catalina Thomás, la santa valldemosina con la que el diablo, antes de que ella vistiera los hábitos,

mantenía una relación juguetona, saliéndole por el desagüe de la pila de la cocina y quebrándole el cántaro cuando iba a la fuente a por agua, entre otras travesuras; la del antiguo lavadero, que se conserva limpio e intacto, ya que si alguien ha tenido la ocurrencia de usarlo como dispensador de refrescos, no habrá prosperado.

Valldemossa, aún así, y a pesar de que, según he comprobado, se incrementan los garajes y parte de las viviendas dedicados a tiendas para turistas, mantiene algo de lo que encontraron allí Chopin, Rubén Darío, Unamuno, Jovellanos (encarcelado en la Cartuja), por no citar sino a los más renombrados, y aunque su entorno paisajístico es avasallado por nuevas edificaciones que conservan un cierto respeto con la ancestral arquitectura rústica.

Ya que habíamos subido a Valldemossa y puesto que Bashoo era una incitación, valía la pena recordar lo escrito por Octavio Paz en la edición del libro citado: «La idea del viaje –viaje desde las nubes de esta existencia hacia las nubes de la otra– está presente en toda la obra de Bahsoo.»


Miró Llull. Escalons a Son Marroig
1976. Acuarela/papel, 38x28cm

Pues ahí andábamos nosotros, buscando algo más duradero que la simple circunstancia actual, cuando me sobrevino la percepción de que, hallándose cerca, debíamos acudir al que sin duda alguna –Bashoo describe visitas similares– es el templo de la diosa protectora de los laringectomizados. Su templo sigue intacto, guardado por vientos, oleajes, tempestades y el sol vigoroso; no así, el mirador, desde donde lo oteamos, en lo alto de los riscos, que ha perdido belleza y naturalidad; sólo un detalle: la corta escalinata que pinté a la acuarela hace varias décadas, hoy son unos peldaños abandonados y terrosos sin el verdor que los adornaba, que dan a un bancal con un cajón basurero y montones de ramas desvencijadas y secas.


Maite ante Na Foradada

Seguramente, desde mucho antes de Nuredduna, la sacerdotisa que fue lapidada por su propio pueblo por dejar escapar al extranjero y a sus compañeros apresados y librarlos de ser sacrificados a los dioses, otra virgen, sibila o sacerdotisa, fue laringectomizada y traqueostomizada y convertida en diosa firme y eterna que, con el dosel celeste permanece acostada en el mar verdiazul y acunada al atardecer por las esplendorosas puestas de sol: Na Foradada.

Así como el incierto San Blas es patrón protector de las enfermedades de garganta, Na Foradada, diosa gallarda y recia, podría ser el símbolo vivificante de los laringectomizados, y acudir a su templo, ocasión de acopio de energía.

La tarde que Maite Arenas y yo estuvimos charlando en la terraza del hotel abierta al luminoso puerto de Palma, y la mañana del día siguiente de peregrinaje por tierras de Valldemossa y Deià, de paisaje frondoso de pinos, encinas, algarrobos y longevos olivos retorcidos frente al sereno y azul mar Mediterráneo, dio mucho de sí para comentar y opinar sobre la afección que nos ha dañado y en cuyo entorno aportamos nuestra experiencia y conocimientos adquiridos. Ahora me limito a incidir en un aspecto de cuya importancia coincidimos: es primordial que los facultativos (médicos –incluidos los especialistas ORL–, logopedas, enfermeros, terapeutas…) amplíen su formación sobre los distintos procesos de laringectomía, y, además, del específico postoperatorio en clínica, y de la imprescindible y compleja recuperación y rehabilitación.

La ilegítima monarquía legal

mirollull2 | 03 Junio, 2014 12:22

Ya sé que la actual monarquía española es legal. Está refrendada por las leyes.

Es una monarquía instaurada por la gracia de Franco, generalísimo de los ejércitos de tierra, mar y aire de España por la gracia de Dios. La condición que la ley aprobada exigía era que fuera designado monarca un varón de ascendencia real. Y está condición, entre los posibles candidatos, se cumplió en la persona de quien, el día 2 de junio de 2014, ha firmado su abdicación como Rey de España, Juan Carlos I.

Y la abdicación, la ha hecho también legalmente, en su hijo menor, pero varón, que tendrá que a ser reconocido como Felipe VI.

¿Ha abdicado por su propia voluntad el Rey Juan Carlos? Por rotundas manifestaciones suyas y de la Reina repetidas y algunas no muy lejanas en el tiempo, hay que pensar que no. ¿Se debe a que haya habido ruido de sables, como cuando se produjo el cese de Adolfo Suárez como presidente del gobierno de la Nación, que desembocó en el fallido golpe militar del 23 F, propiciado o simplemente acogido por los más altos galones de los tres ejércitos? ¿O es una decisión condicionada o un requisito impuesto para evitar que las togas y sus puñetas se vean en el trance de tomar decisiones que minen todavía más el prestigio de la corona y lleguen a hacer inviable la transmisión del cetro y del armiño? Además, un acto real de esta envergadura va a generar tal algarabía que propiciará que entre mansamente en el túnel de la desmemoria la presumible implicación familiar con una no imposible –si no es que se consigue soslayarla– sentencia condenatoria.

Felipe V e Isabel de Farnesio
Felipe V alelado por Isabel de Farnesio

Igualmente es legal –aunque en conflicto con la Constitución por discriminación de persona por razón de sexo– que el previsto heredero de la corona sea Felipe de Borbón y Grecia. Este Felipe VI sería un digno sucesor de Felipe V, que promulgó la Ley Sálica en España, intencionadamente no derogada para poder coronar al posible Felipe VI, aunque ha sido motivo de seria inquietud por la posibilidad de destronar, de su hipotético turno, a Doña Leonor de Borbón Ortiz.

La Ley Sálica establece que las mujeres sólo podrían heredar el trono si no hay herederos varones en la línea principal, es decir hijos varones, o lateral, es decir hermanos o sobrinos. El objetivo final de Felipe V era evitar por todo los medios que los Habsburgo, o lo que es lo mismo la casa de Austria, pudiera recuperar el trono de España por la línea femenina.

Otro aspecto que llama la atención de la expectante pareja real, no ilegal, claro, es su característica morganática. Si la monarquía, y su sucesión, se justifican porque unas personas tienen una alcurnia superior, y hasta un señalamiento de la divinidad, que per se les sitúa por encima del resto, ¿es aceptable que quien está debajo pretenda igualarlos? Y esto en el caso más discreto, porque también existe la posibilidad de que haya una reina y un rey consorte.

Puestos a reflexionar, planteo dos preguntas relacionadas, o una pregunta convertida en dos por giro de sus términos. ¿Puede una monarquía ser democrática? ¿Puede una democracia ser monárquica? Pienso que ambas preguntas tienen una respuesta negativa: por contradicción de los términos. Pero, ya que el mismo término democracia tiene un alcance filosófico muy claro y otro muy equívoco en su aplicación a la gestión de la convivencia humana, en este momento quizá sólo sea prudente dejarlo como motivo de reflexión.

Hemos visto que todo lo expuesto anteriormente es legal, es decir, responde a lo prescrito por las leyes. ¿Es sin embargo legítimo? Esta es la cuestión: las leyes no son siempre legítimas. Ergo, todo lo expresado desde la primera línea a la última de este escrito, por muy legal que sea no tiene un refrendo legítimo.

¡Que los Manes nos sean propicios!

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS