Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Año VII - Experimentación aromática

mirollull2 | 21 Julio, 2011 00:08

En la Barceloneta

Estuve varias horas en Barcelona. Motivo: la atención y rehabilitación de los afectados por cáncer de laringe. Experiencia añadida: refrendar la recuperación del olfato; y confirmar la facilidad del logro. A lo cual, sin embargo, no se le presta la atención debida.

«Si me aproximo algo oloroso a la nariz y efectúo el bostezo educado siento el olor, pero en la actividad normal no capto los olores» –me dijo mi compañero laringectomizado. «Pues yo vuelvo a tener la olfacción normal.» Y añadí: «El bostezo educado hay que practicarlo con frecuencia y en cualquier situación, no sólo para captar ocasionalmente un olor concreto».

CD Recuperación olfato

El comentario despertó mi curiosidad en prestar atención, en un ambiente que no me era habitual, a los olores que percibía; un breve recorrido por el espigón con barcas, peldaños de piedra recalentados por el sol, un puente sobre agua dulce, árboles y plantas decorativos, un parterre desecado y un paseo a pie de playa me aportaron más de veinte olores y aromas distintos, algunos simultáneamente.

 El objetivo de practicar la técnica del bostezo educado no es el de poder oler algo en concreto en un momento determinado; es el de ejercitar el paso del aire por la nariz. El aire, al entrar y salir por las fosas nasales, transporta las moléculas olorosas que, desprendidas por los cuerpos, se hallan en suspenso en el ambiente y las pone en contacto con los cilios olfativos. La persistencia de esta acción estimula el sistema olfatorio e induce a su recuperación, salvo que haya sobrevenido una atrofia irrecuperable o exista otra disfunción neurotransmisora.

La disminución o carencia de cualquiera de los cinco sentidos reduce la plenitud vital de las personas. Si se trata del olfato afecta también a la buena distinción de los sabores. ¿Por qué, pues, sólo algunos profesionales rehabilitadores de laringectomizados dan importancia al olfato y enseñan la técnica de su recuperación? Recientemente, incluso me ha sorprendido que en una nueva edición del tríptico informativo del programa Volver a hablar de la Junta de Baleares de la AECC y del Gobierno de las Islas Baleares, se haya suprimido la aseveración «• Reeducación funcional del sentido del olfato».

En la Barceloneta

No puedo entender que se elimine esta función a menos que el profesional que lo ha efectuado desconozca una técnica nada dañina y tan simple y eficaz como es la del bostezo educado (the Polite yawning technique). Una técnica sobre la que hay suficiente información y que de por sí es suficiente; no es necesario recurrir al uso de manómetros para medir la capacidad de aspiración ni a tubos tráquea-boca (bypass laríngeo) para efectuar el ejercicio de inducción de la respiración por la nariz.

 A mí –creo que lo repito– me enseñó la forma de recuperar el olfato la logopeda Eulalia Juan en el Hospital Son Llàtzer. Y también ella me indicó dónde encontraría amplia información

Una observación final: El ejercicio repetido del bostezo educado lleva a que se adquiera el hábito automático de aspirar aire por la nariz; con ello se consigue la recuperación olfativa y, además, un aporte de aire a la boca que contribuye a pasar al esófago el necesario para hablar.

Bostezo educado


Artículos relacionados:
Año VI - ‘Bostezo educado’ o ‘polite yawning’
Año VI – Algo más sobre el gusto y el olfato • I
Año VI – Algo más sobre el gusto y el olfato • II

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS