Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

“Mucho me temo”, en febrero de 2010

mirollull2 | 30 Julio, 2011 23:20

 

Señor presidente

 

Don Norberto Alcover publicó un artículo intitulado Señor presidente en el Diario de Mallorca del jueves, 11 de febrero de 2010. Al revisar recortes de prensa, me ha venido a las manos. Transcribo un retazo.

Mucho

Ahora ya, y sin lugar a dudas, he comprendido que usted es un hombre tan ideologizado que ese plus ideológico le ciega para ver y para comprender la necesaria complementación entre lo que usted sueña y lo que la realidad pone ante su mirada, ahora ya huidiza y perdida. La verdad es que, presidente Rodríguez Zapatero, le descubro perdido entre tantas instancias como le sacuden y comprendo que la señora Merkel no le caiga en gracia, entre otras razones porque ella es exactamente lo contrario que usted: está pendiente de la realidad y busca el mejor camino para solucionarla, y es que además es capaz de explicarle a sus conciudadanos, al comenzar cualquier crisis, de qué van las exigencias que el momento impone. Pero usted en absoluto. Usted está zarandeado por el viento de la historia y se ha buscado a la inexpresiva señora Salgado, a la ahora ya nerviosa vicepresidenta de la Vega, al enigmático Rubalcaba y al siempre fiel señor Alonso para que intenten sostener lo que usted mismo cada día destroza con sus idas y venidas según la bolsa, la deuda, los parados, pero sobre todo, según las exigencias del mundo sindical, muy poco merecedor de respeto en estos momentos, exactamente igual que el empresariado. Mucho me temo que el huracán que todos los baremos exteriores señalan para su política socioeconómica, acabe por arrastrarlo todo, y entre todo, también a usted. Lo que no significa necesariamente que pierda las próximas elecciones, porque usted es un filibustero a la hora de jugar este tipo de cartas. Y además, el señor Rubalcaba está ahí para organizar la jugada, la que sea necesaria, experto en las tomas de poder como es. Ya veremos.
En fin, lo que me preocupa de verdad no es usted. En absoluto. Me preocupa este país que es una vieja nación que miraba hacia arriba y que entre todos la hemos bajado de su pedestal un tanto quebradizo para dejarla exhausta, esquilmada, torpona para mirar el futuro, y sobre todo tachada en los ámbitos económicos mundiales.

La Biblia, ¿palabra de Dios?

mirollull2 | 27 Julio, 2011 09:47

Don Raúl del Pozo, tiene curiosas ocurrencias, pero no todas son buenas. Mira que escribir, como lo ha hecho en la doble columna titulada Ángel exterminador, publicada en El Mundo del día de 25 de julio, que "como escribió Payne, llamar a la Biblia Palabra de Dios es una blasfemia", tiene bastante de burla. Pero nada de blasfemia.

 

"El

 El diluvio. G. Doré. Xilografía

Si blasfemia es: "Expresión ofensiva contra la divinidad, contra algún símbolo religioso o contra alguna realidad que sea objeto de adoración, de veneración o culto religioso", ¿dónde está la blasfemia? Exegetas, teólogos y apologistas han dejado paladinamente claros el origen sagrado y la directa inspiración divina en los libros que han sido verificados y admitidos como auténticos. Que el conjunto de libros que forman la Biblia son un compendio divertido, desgarrador, incoherente, contradictorio no quiere decir que no sea la Palabra de Dios. Unos textos tan diversos, escritos a lo largo de milenios, concatenados y conservados con tanto esmero, no pueden ser una obra humana. No se trata de una simple historia como lo son La Eneida o La Odisea. La Biblia es mucho más compleja: es la exposición, por medio de acontcimientos, metáforas, sucesos estrecedores y tiernas conmiseraciones, de la inmensidad y plenitud de un Dios –Jehová, Yahvé, el Señor– tan omnipotente y perfecto que, forzosamente, no puede carecer de ninguno de los atributos transmitidos y manifestados en su creación: Sol, estrellas, día, noche, ángeles, demonios, y, en especial, la culminación de su obra, a imagen y semejanza suya, el hombre, un ser que va de las máximas alturas de la virtud y bondad a las simas más hondas de la maldad y la degradación. En todo caso, si existe blasfemia, será la de quienes dicen "que el hombre creó a Dios a su imagen y semejanza". Estos vienen a decir que la Biblia es la Palabra del Hombre.

Año VII - Experimentación aromática

mirollull2 | 21 Julio, 2011 00:08

En la Barceloneta

Estuve varias horas en Barcelona. Motivo: la atención y rehabilitación de los afectados por cáncer de laringe. Experiencia añadida: refrendar la recuperación del olfato; y confirmar la facilidad del logro. A lo cual, sin embargo, no se le presta la atención debida.

«Si me aproximo algo oloroso a la nariz y efectúo el bostezo educado siento el olor, pero en la actividad normal no capto los olores» –me dijo mi compañero laringectomizado. «Pues yo vuelvo a tener la olfacción normal.» Y añadí: «El bostezo educado hay que practicarlo con frecuencia y en cualquier situación, no sólo para captar ocasionalmente un olor concreto».

CD Recuperación olfato

El comentario despertó mi curiosidad en prestar atención, en un ambiente que no me era habitual, a los olores que percibía; un breve recorrido por el espigón con barcas, peldaños de piedra recalentados por el sol, un puente sobre agua dulce, árboles y plantas decorativos, un parterre desecado y un paseo a pie de playa me aportaron más de veinte olores y aromas distintos, algunos simultáneamente.

 El objetivo de practicar la técnica del bostezo educado no es el de poder oler algo en concreto en un momento determinado; es el de ejercitar el paso del aire por la nariz. El aire, al entrar y salir por las fosas nasales, transporta las moléculas olorosas que, desprendidas por los cuerpos, se hallan en suspenso en el ambiente y las pone en contacto con los cilios olfativos. La persistencia de esta acción estimula el sistema olfatorio e induce a su recuperación, salvo que haya sobrevenido una atrofia irrecuperable o exista otra disfunción neurotransmisora.

La disminución o carencia de cualquiera de los cinco sentidos reduce la plenitud vital de las personas. Si se trata del olfato afecta también a la buena distinción de los sabores. ¿Por qué, pues, sólo algunos profesionales rehabilitadores de laringectomizados dan importancia al olfato y enseñan la técnica de su recuperación? Recientemente, incluso me ha sorprendido que en una nueva edición del tríptico informativo del programa Volver a hablar de la Junta de Baleares de la AECC y del Gobierno de las Islas Baleares, se haya suprimido la aseveración «• Reeducación funcional del sentido del olfato».

En la Barceloneta

No puedo entender que se elimine esta función a menos que el profesional que lo ha efectuado desconozca una técnica nada dañina y tan simple y eficaz como es la del bostezo educado (the Polite yawning technique). Una técnica sobre la que hay suficiente información y que de por sí es suficiente; no es necesario recurrir al uso de manómetros para medir la capacidad de aspiración ni a tubos tráquea-boca (bypass laríngeo) para efectuar el ejercicio de inducción de la respiración por la nariz.

 A mí –creo que lo repito– me enseñó la forma de recuperar el olfato la logopeda Eulalia Juan en el Hospital Son Llàtzer. Y también ella me indicó dónde encontraría amplia información

Una observación final: El ejercicio repetido del bostezo educado lleva a que se adquiera el hábito automático de aspirar aire por la nariz; con ello se consigue la recuperación olfativa y, además, un aporte de aire a la boca que contribuye a pasar al esófago el necesario para hablar.

Bostezo educado


Artículos relacionados:
Año VI - ‘Bostezo educado’ o ‘polite yawning’
Año VI – Algo más sobre el gusto y el olfato • I
Año VI – Algo más sobre el gusto y el olfato • II

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS