Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Metí la pata

mirollull2 | 23 Febrero, 2009 12:21

Me caí con todo el equipo en la trampa.

A primera vista me pareció desorbitado el resultado del simple cálculo. Pensé, empero, que muy asno tenía que ser quien lo publicara si era falso y mucho menos se me ocurrió que se hubiera hecho adrede. Aún así, me quedé con la mosca tras la oreja.

Ahora, dos amigos me han advertido del error en el cociente de la división y uno dice que se ha publicado con mala intención.

Evidentemente: 700.000 millones de dólares divididos entre 6.700 millones de personas, cabe a 104,47 dólares por persona, no a 104 millones; y 30.000.000.000 (treinta mil millones) de euros entre 46.063511 (46 millones de personas), sale a 651,27 euros, o sea, unas 108.000 pesetas por persona.

Es cierto que muchas personas tienen una pensión que no llega a 600 euros mensuales, pero de esto a poder hacerse ricos con el Cálculo Elemental que publiqué...

Año IV – Normalidad con secuelas

mirollull2 | 18 Febrero, 2009 00:38

Cuatro años, de la laringectomía, se van a cumplir el próximo día 25. ¡Qué deprisa se van cayendo, no ya las hojas del calendario, sino los calendarios mismos!

Es sólo recuerdo el postoperatorio en la habitación 626; y recuerdo desvaído son las horas, los días, las semanas hasta volver a pisar la calle, primero por la acera de la clínica, después respirando el aire marino del dique del Oeste, y por fin, camino de casa.

Tengo que remover la memoria para que afloren la imagen, reflejada en un espejo del corredor al pasar en camilla, de la cara y el cuello descomunalmente hinchados, las toses, las aspiraciones en la cánula, el vaporizador, los goteros, la alimentación por sonda, el no poder desplazarme por la cama, ni el salir ni meterme en ella sin ayuda porque los hombros no admitían ningún esfuerzo de los brazos y…

Si no hubieran quedado el traqueoestoma, ligeras obstrucciones puntuales en la deglución, la musculatura del cuello y del hombro izquierdo con dolor reiterativo y variable, los sistemas de respiración y de fonación cambiados… todo habría pasado al olvido como -¿por qué lo he recordado ahora?- el dolor, realmente fuerte, de las paperas que tuve a los siete años. Pues hasta los mazazos de dolor que surgían en un lado de la nuca al toser y se aposentaban por un tiempo en la cabeza, también ellos han desaparecido. ¿Debido a qué? No tengo ni idea. Es, sin embargo, curioso que su finalización coincidiera con el postoperatorio de la lobectomía pulmonar. Fuera o no fuera su consecuencia, no creo que convenga abrir un costado y extirpar un lóbulo del pulmón para quitar a alguien el dolor de cabeza, por mucho que pueda sospecharse la relación de causa efecto ya que ambas cosas se han producido en el lado derecho.

Estas últimas semanas estoy de revisiones preceptivas: análisis de sangre, TAC de cuello y tórax y una ecografía abdominal. Así, el conjunto de exploraciones ha servido, evitando doblar la exposición a la radioactividad, para el control derivado del cáncer de laringe y del de pulmón. (La Tomografía Axial Computerizada somete al paciente a una dosis de radiación muy superior a la del RX; en mi caso, posiblemente, en una sola sesión, equivalente a la de 200 radiografías.) Los informes resultantes de todas las pruebas no han revelado ninguna anormalidad. El oncólogo me ha dicho que la próxima revisión por el cáncer de pulmón será dentro de cuatro meses; el otorrinolaringólogo, complementando los informes con su propia exploración de tráquea, fondo de boca y de faringe y esófago con el flexoendoscopio y con la palpación intensa de la estructura del cuello -¡vaya dolor en varios puntos!- me ha citado para dentro de medio año; y la neumóloga, confirmando que la capacidad pulmonar todavía tiene que mejorar, considera satisfactoria la evolución y me ha emplazado para la revisión siguiente.

Total: normalidad. No me puedo quejar. Y realmente es así, aceptando, claro, las secuelas lógicas que deja una laringectomía, y, en mi caso y en el de otros, con el ‘valor añadido’ de otras intervenciones.

Como complemento de todo lo anterior, puedo añadir que hoy me han hecho una radiografía centrada en una zona específica de las costillas. En el informe del TAC de tórax se indica: “Fractura costal derecha antigua”. Muy antigua no puede ser, pensé; no había sido mencionada en ninguno de los informes de años anteriores. Por otra parte, después de la intervención, el dolor en el lado derecho me fue disminuyendo y cuando parecía que cesaba, retornó y fue aumentando y una o dos costillas flotantes pasaron a ser, también, ‘tecleantes’. Esto lo atribuí a un daño colateral ocasionado por la tubería de drenaje del neumotórax u otro motivo quirúrgico, influido por un esfuerzo al toser. Acudí al traumatólogo, quien, después de comprobar el punto principal del dolor y de otro menos intenso, solicitó una radiografía “para descartar fractura costal”, lo cual, al leerlo, me ha dejado intrigado. Si no hay fractura, ¿cuál será la causa del dolor?

Clavícula

Ilustro este escrito con lo que me parece la muestra de una de las secuelas de la laringectomía, en la que se cortan y suturan músculos y nervios del cuello: o hubo más cortes en el lado izquierdo o la recuperación fue peor y el músculo elevador de la escápula disminuyó su capacidad tensora.

Cálculo elemental

mirollull2 | 14 Febrero, 2009 00:51

Tengo muy claro, y desde hace mucho tiempo, que si existe un negocio absolutamente malvado y expoliador, éste es el bancario; y que si hay alguna actuación gubernamental totalmente irracional, ésta es que con los impuestos de los ciudadanos –y por mayor burla y afrenta con endeudamiento a pagar con futuros impuestos– se haya de sufragar las arcas bancarias para evitar que aflore el dispendio y el latrocinio de los caudales depositados por la propia ciudadanía.

No estaría bien, por otra parte, que los bancos y las cajas, si se ven apretados, pudieran sacar a relucir el dinero que figura en cuentas deudoras de los partidos políticos en general i en particular los donativos y graciosas aportaciones a los partidos que detentan el poder, para conseguir su connivencia y manga ancha para cobrar comisiones abusivas y aplicar tasas de interés que merecen dignamente la calificación de usurarias.

cálculo

A pesar de ello, no había tenido la ocurrencia de hacer los sencillos cálculos que circulan por la red. Se expone que “el plan de rescate a los bancos con dinero de los contribuyentes, que aún se discute en el congreso de los EE.UU., costará la indimensionable cifra de 700.000 millones de dólares […] Si se dividen ‘sólo’ los 700.000 millones de dólares entre los 6.700 millones de personas que habitan el planeta, equivale a entregarles 104 MILLONES DE DÓLARES A CADA UNO.” (La prensa publica que la cifra se ha aprobado –ligeramente retocada– por el importe de 840.000 millones de dólares.)

Refiriéndose a España, el cálculo es todavía mucho más abrumador. Y eso que nuestra gran banca sigue demostrando su buena gestión y tranquilizando a los depositantes pregonando los beneficios obtenidos.

España
En estos momentos su población es de 46.063.511 habitantes, según datos del padrón municipal de 2008.
HACEMOS EL CÁLCULO
30.000.000.000 de euritos entre 46.063.511 habitantes sale a: 652,18 millones de euros PARA CADA ESPAÑOL, lo que equivale a
108.261 millones de pesetas.”

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS