Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Año IV - Tres TAC, tres revisiones, "El tercer -oma"

mirollull2 | 25 Septiembre, 2008 12:18

De nuevo tres TACs: con el de cuello y de tórax, por la lobectomía, el oncólogo solicitó TAC abdominal. Y también análisis de sangre.

Estos TACs y análisis, modificando algo la fecha de la revisión de la laringe, sirven para ambas revisiones: la de la laringectomía y la de la lobectomía. Las 510 tomografías digitalizadas y grabadas en un CD, posiblemente sólo las hayamos visto la Médico Radióloga, redactora de los informes escritos, y yo que sin saber interpretar el significado de los blancos, grises y negros, encuentro interesante y curioso visualizar, por planos, la estructura ósea y la ubicación y tamaño de órganos reconocibles.

--
Rústica. 14,9 x 10,8 cm. 64 p. il.
De venta en Llibreria Àgora
Jardí Botànic, 2. 07012 Palma

El informe de las tres TACs es satisfactorio -de ahí que no sea ya necesario recurrir a su comprobación- , menciona las alteraciones producidas por las intervenciones quirúrgicas, recuerda la existencia de deterioros ya mencionados en otros anteriores y manifiesta que no se observan ni recidiva ni metástasis y que no aparecen indicios preocupantes. Los análisis de sangre, en conjunto aceptables, presentan tres valores a vigilar.

Ahora tengo que acudir a la consulta del Dr. Montero, que practicó la cirugía y que quiere conocer el resultado de estas pruebas, y a la neumóloga Dra. Muñoz, que llevará la vigilancia pulmonar.

Las mismas pruebas serán útiles al Dr. Bonilla para la comprobación periódica por la laringectomía.

Y la tercera revisión, más que revisión es la substitución de la prótesis fonatoria por el Dr. Secades. La prótesis, después de catorce meses del anterior cambio, sigue funcionando bien, pero presenta síntomas de deterioro o envejecimiento. Últimamente se han incrementado las inoportunas filtraciones. El cambio, después de una puntual insuflación anestésica algo ardiente, es fácil y rápido.

En este escrito me limito a dar noticia personal, lo que hacía tiempo no había hecho. Entretanto, he continuado con mis actividades logopédicas, tanto locales como a distancia, y a la atención de preguntas y casos nuevos. En otro momento hablaré de algunos de ellos por la utilidad de su difusión y espero que podré dar noticias relacionadas con la atención a los laringectomizados.

Para terminar, informo de que ya ha salido de imprenta el librito El tercer -oma. "Este librito contiene los artículos que se pueden compilar bajo el epígrafe Pasaje del cáncer de pulmón, publicados del 23 de marzo al 30 de junio de 2008, de la titulable Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas, aparecidos en el blog Aarón Ben Yusef:http://bitacora.mirollull.com/category/694", reza en la solapa.

Un acto de violencia en Son Llàtzer fotografiado por “Salut i Força”

mirollull2 | 22 Septiembre, 2008 08:33

Quizá se deba a que hay personas de aspecto bondadoso que al cambiar de escenario pueden ser un dechado de violencia. Diariamente nos lo muestran los mas vistosos continuadores de “El Caso”, los telediarios; e incluso ha habido viejecitas adorables, maestras del delito. No me extrañaría que la historia de El quinteto de la muerte se basara en un hecho real.

Menos mal que el periodismo puede desenmascarar a los delincuentes. Ahora mismo, el periódico “Salut i Força”, en su edición del 8 al 21, ha demostrado su perspicacia publicando una fotografía de notable tamaño y en primera plana ya no de presuntos sino de unos bien visibles y reconocibles agresores a una profesional de bata blanca.

Dicha fotografía aparece bajo el titular "La violencia golpea de nuevo a los profesionales del hospital Son Llàtzer" y, si bien el artículo que la sigue se refiere principalmente a un enfermero linchado, el editorial acaba diciendo: "Hay que tener presente que los episodios de violencia en el ámbito de la sanidad no siempre consisten en palizas como la que fue objeto el enfermero de Son Llàtzer. En la mayoría de ocasiones consisten en amenazas e insultos que igualmente condicionan la labor de los profesionales, independientemente de que pasen a engrosar o no las estadísticas de denuncias".

A las personas de la fotografía, tanto los agresores como la profesional amenazada, las conozco personalmente. Dos de los hombres, me cuesta creer que sean agresivos; del otro, y sobre todo viendo su cara –el fotógrafo ha sabido captar el momento oportuno y la redacción escoger bien la imagen–, no pondría la mano en el fuego. De este hombre reproduzco la fotografía tan clara como la publicada por el periódico.

Y para que veáis hasta donde pueden resultar engañosas las apariencias, sólo os puedo decir que, después de una demostración tan evidente como la efectuada por "Salut i Força", todavía hay personas que se quedan aleladas y no se lo pueden creer. Os puedo asegurar que la foto (sin flash) ha sido hecha en Son Llàtzer; y también que es una imagen ‘robada’ y publicada sin el conocimiento ni la autorización de ninguna de las personas retratadas. Y para colmo ha sido realizada en un recinto donde los pacientes tienen derecho a la confidencialidad de su asistencia. ¡Claro que tratándose de desenmascarar a unos delincuentes... !

Por mi parte, en cuanto a la persona por la cual no puedo poner la mano en el fuego, he de deciros que además de por Son Llàtzer también ronda por Son Dureta y por la misma clase se servicio donde ha sido fotografiado en Son Llàtzer. Ya he advertido de su presencia a los correspondientes profesionales sanitarios. Me han dicho que no creen que el individuo sea violento. Que piensen lo que quieran. Yo les he avisado-

-----------

NOTA
Ahora, fuera bromas. He reclamado al director de "Salut i Força" que haga la oportuna rectificación sobre la falaz y difamadora fotografía.

II · Héroes en la eternidad

mirollull2 | 16 Septiembre, 2008 22:53


Historia General
del Reino de Mallorca. 1840

Habiendo mandado el Rey dar fin al llanto, marchó con su gente hacia la sierra de Portopí, de donde reconociendo la ciudad de Mallorca, el mismo refiere que le pareció: la mas bella y hermosa de cuantas jamas habia visto. Lo mismo juzgaron todos aquellos grandes y barones que iban en su compañía. Y de allí, porque tenia necesidad de tomar algun refresco, por no haber comido en todo aquel dia, le acompañó D. Nuño á la tienda de Oliver de Térmens, y comió en ella con gran gusto; y por eso se llama hasta hoy aquel lugar Bendinàt. Siendo mas tarde, partió con los ricos hombres á ver los cuerpos de aquellos nobles caballeros. Renovose otra vez el llanto y recrudeció el dolor, de suerte que fue necesario que el Rey los consolase con palabras muy graves, representándoles que aquella muerte en hecho de verdad no lo era, sinó principio de una vida inmortal, y haber consagrado sus nombres á la eternidad: y que se animasen con tan ilustre ejemplo á proseguir la empresa, sin reparar en peligros, ofreciéndoles de su parte la debida remuneracion. Al fin, por amonestacion de D. Berenguer de Palou enterraron los cuerpos de aquellos ilustres caballeros con la pompa posible, poniendo paños y lienzos entre los reales y la ciudad, para que los moros no echasen de ver lo que los nuestros hacian. Vense hoy dia las memorias de estas sepulturas hacia el cabo de la Porrássa. Hay aquí tambien otro lugar, que llaman la Piedra-Sagrada, donde es tradicion que fueron enterrados los otros muertos, y que se ofreció allí el sacrosanto sacrificio de la misa, como vemos que en este tiempo se celebra algunas veces. Los cuerpos de los ricos hombres de Moncada, ganada la ciudad, es opinion de algunos que fueron depositados en una iglesia, que ántes habia sido mezquita, y se llama el Sepulcro, como lo muestran las señales de unos lucillos antiguos. Despues, refiere Beuter (a), que fueron trasladados al monasterio de santas Cruces en Cataluña, donde yacen. Vivirá la memoria de tan claros héroes en la eternidad.”

I · Muerte del moro Infantilla

mirollull2 | 12 Septiembre, 2008 22:35

“Entre tanto que los nuestros tenian apretados á los de la ciudad, un moro principal de la montaña, llamado Infantilla ó Fatilla, determinó quitar el agua al ejército de los cristianos. Hay distante de la ciudad, segun arriba se dijo, casi una legua, una fuente principal, cuyos manantiales son tan continuos y caudalosos, que bastan para el sustento de una tan gran poblacion como es esta, sin el ordinario riego de los campos y huertos circunvecinos.


Historia General
del Reino de Mallorca. 1840

Habíanse alojado los cristianos junto á la acequia de esta fuente, por su comodidad y regalo. Juzgando este moro que causaria un daño irreparable á todo el ejército de los nuestros, si les quitaba el agua, saliendo secretamente de la ciudad juntó hasta quinientos montañeses de á pie con otros ciento de á caballo, (Desclot no pone mas de quinientos) y se apoderó del cerro donde sale esta fuente, que hoy se dice de Canet, y divirtió el agua por otro arroyo. Viendo el Rey el peligro evidente que por la falta del agua podia redundar á todo el ejército, mandó á D. Nuño que con trescientos caballeros, entre los cuales fueron Guillen de Cervellon y Francisco de San-Martin, con otros de á pié, moviese hácia el cerro de Canet. Aquí se trabó una sangrienta refriega, en que murieron de los enemigos mas de quinientos con su caudillo. Desclot escribe que no escapó ninguno de los moros, y quedó la fuente por los nuestros. Fué esto con tanta diligencia, que el mismo dia que se habia perdido, se cobró. Vueltos los cristianos al campo con tan insigne victoria, mandó el Rey á los moros de paz, que le trujesen todas las cabezas de los muertos y despeñados; y así le presentaron cuatrocientas y doce, todas las cuales por orden del Rey se echaron con los trabucos en la ciudad. Atemorizó este espectáculo á los enemigos, los cuales no creyendo que entre ellos estuviese la del príncipe Fatilla, para certificarse mejor, enviaron un capitan con cuarenta moros. Estos subiendo á la sierra, tuvieron aviso de la muerte de Fatilla y de los suyos: mas queriendo volverse con aquella tan triste nueva, dieron en el escuadron de los nuestros, los cuales pasaron á cuchillo á treinta y siete de ellos, y cautivaron á los demas. Desclot cuenta este suceso algo diferentemente: á mí me ha parecido seguir la Historia real y á otros autores que ponen esta refriega, segun aquí se ha referido.”
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS