Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Año III – ‘Volver a hablar’: la a.e.c.c., en silencio

mirollull2 | 17 Diciembre, 2007 17:55

Ultima Hora’ 9 dic 07

“VOLVER A HABLAR”, el programa anunciado en junio pasado (2007) por la Junta de Baleares de la Asociación Española Contra el Cáncer -a.e.c.c.- en convenio con IB-Salut, al parecer, está injustamente ‘durmiendo el sueño de los justos’. ¿Por qué? Según mi información, se preparaban carteles y trípticos informativos y la Junta de Baleares ya contaba -¿o todavía cuenta?- con varios rehabilitados de voz como monitores para el desarrollo de la voz esofágica de los laringectomizados, parte de los cuales se encuentra desasistida en la recuperación del habla y en su reinserción familiar, social y laboral.

Por venir a cuento, tanto en mi insistencia reclamando atención social y pública para los laringectomizados -más por otros que para mí- como por quienes los desconocen y puedan tener curiosidad por saber algunos datos de quien esto escribe, reproduzco la página publicada hace unos días:

ULTIMA HORA – DOMINICAL
Domingo, 9 de diciembre de 2007

¿Qué es de su vida? – Por Gabriel Sabrafín

Josep Mª Miró Llull, portador de un amplio bagaje


M.LL. Foto escolar

Ha hecho -y continúa haciendo- un montón de cosas. Su primera decisión seria fue abandonar el seminario tras cinco años de estudios, tal vez intuyendo que el sacerdocio no le permitiría abarcar todo lo que la vida le reservaba: pintura, literatura, poesía, grabado, periodismo, cerámica, alta dirección de empresas, diseño y, actualmente, informática con un blog y una web abiertos desde los que orienta y aconseja a los laringectomizados, una experiencia por la que él también pasó. Todo esto, y tal vez algo más, es el bagaje de Josep Mª Miró Llull (Palma, 1937).


Miró Llull. Foto: Sebastián Amengual

-¿Qué es de su vida, don Josep Maria?
-Como siempre, y pese a estar jubilado, continúo haciendo de todo y quisiera hacer aún más pero me falta tiempo; escribo algo de vez en cuando, me obligo a pintar un cuadro cada año. El de éste, ya lo he terminado.
-¿Y ahora?
-He diseñado el formato y la portada de los tres tomos de Dos-cents anys de Caritat, la historia de la comunidad de monjas mallorquinas (donde tengo una hermana profesando) que coordinó el canónigo Pere Llabrés y, a su muerte, completó Pere Fullana.
-Reminiscencias del seminario, claro.
-Pues no porque, desde mi salida, me fui apartando de la Iglesia hasta que un antiguo compañero le dijo a mi mujer: «Tu marido es ateo gracias a Dios». Pese a todo, me llevo bien con las monjas y los curas que conozco, porque respeto a la gente honrada y entre ellos hay muchos que lo son. Tienen el defecto de ser creyentes, pero... nadie es perfecto.
-Siempre creí que ser ateo es muy difícil.
-Es que el miedo crea dioses para que nos salven, cuando lo importante es salvarse uno mismo. Estamos aquí, tenemos que vivir y hacerlo bien, por encima de los tinglados religiosos que entretienen a la gente ofreciéndole un futuro y, en el fondo, lo que ocurre es que la engañan.

 width=

-Lo mejor es ser autodidacta, como usted.
-Lo soy a medias porque aquí cursé dibujo, pintura y cerámica, estudios que completé luego, en Madrid, con los de grabado. Salir de Mallorca, frecuentar exposiciones y contactar con los pintores de la «Escuela de Cuenca», fue descubrir un universo que cambió mi trayectoria al comprender que, más que copiar, tenía que crear un espacio ordenado para expresarme a través de él.
-No tenía suficiente con la llamada escola mallorquina.
-Con aquellos que se mueven entre el cuadro y el cromo, no. Cittadini, por ejemplo, no copia una fisonomía sino que la recrea porque pintar no es copiar sino plasmar algo que puede verse -no lo digo yo, lo dice Paul Klee- y aquí los hay que han llegado a pintar un paisaje copiando una diapositiva. No le digo más.
-Supongo que, con Miró, comparte algo más que el apellido.
-Con él pasé de pensar que si me regalaban un cuadro suyo lo vendería de inmediato, a adquirir toda la obra que pude y a llenar mi casa con libros sobre su vida y su trabajo. A diferencia de Picasso, Miro reinventó la pintura y creó un mundo nuevo, pasando por sobre todo. Indiscutiblemente, es genial.
-¿Como Barceló?
-Ni mucho menos porque éste es un producto del mercado, sobrevalorado por su marchand, que vale mucho más que él. No le discuto méritos pero cuando hace algo como la capilla de la Seu, que es lo más parecido a una falla valenciana, la pifia del todo.
-Escritor, pintor, grabador... ¿cómo le gustaría ser recordado?
-Me da igual porque, si alguien se ocupa de mí, seguramente dirá que fui todas estas cosas aunque, de verdad, lo que me hubiera gustado es haber sido periodista.
-¿Acaso no lo ha sido?
-Hice redacción, crítica de arte, de cine, entrevistas y escribí artículos, pero siendo siempre lo que, en aquel tiempo, se conocía como un "intruso". No tenía otro remedio porque, cuando salí del seminario, mi padre había muerto y me tocó ayudar a la familia. De hecho, desde entonces todas mis actividades siempre fueron un complemento de mi trabajo administrativo.
-Que le llevó hasta la alta dirección empresarial.
-Eso fue en Madrid, en la cementera Pórtland, hasta que Mario Conde y su banco vendieron la empresa. Sobraban directivos, hicieron limpieza, me aplicaron lo del despido improcedente y regresé a Mallorca donde, al poco tiempo, se me declaró un cáncer en las cuerdas vocales. Fue como volver a nacer.
-Yo pensaba que sucedía al revés.
-Los laringectomizados, yo lo he comprobado, nos sentimos desamparados. La gente no te entiende, los amigos se apartan y adviertes un rechazo que, una de dos, o lo superas o te hundes.

M.LL. Foto: S. A.

-Y usted apostó por lo primero.
-Susan Sontag dice que un trauma puede despertar aspectos desconocidos en una persona, y yo me propuse aprender a hablar de nuevo. Lo conseguí, y ahora ayudo a aprender a otros desde mi blog en Internet porque aquí solo existe el anuncio de un acuerdo entre IB Salut y la Asociación Española contra el Cáncer, firmado el pasado junio, para desarrollar un programa que, hasta ahora, no se ha puesto en marcha.
-¿También fue autodidacta, en esto?
-En casos así, el autodidactismo no es posible. Desde hace unos meses funciona en Manacor una asociación de laringectomizados y, en Son Llátzer, un otorrino y una logopeda han montado un servicio encomiable, con resultados óptimos. Lo ideal, sin embargo, sería impulsar una atención que, además, contemplara el aspecto social y psicológico para este tipo de enfermos.
-Le pregunto como informático y artista: ¿puede hacerse arte con un ordenador?
-Un artista necesita una herramienta y el ordenador lo es. Por lo tanto, la respuesta es que sí.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS