Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Xirinacs, el esclavo libertado

mirollull2 | 17 Agosto, 2007 16:37

Ivonne de Carlo
Ivonne de Carlo
metropoliglobal.com

Hace cincuenta años, Raoul Walsh filmó la película intitulada Band of angels, que conocimos como La esclava libre en traducción a una de las lenguas de los tres ocupantes, opresores, esclavizadores de los 'Països Catalans'.

Ahora, Mosén Xirinacs, el esclavo libertado, con su gesto, elevado a símbolo independista, ha querido alzar su grito definitivo de protesta, y, ya que en toda su vida de adulto no ha encontrado la manera de liberar a los 'Països' de los tres opresores, se ha convertido en paradigma de la libertad, y, como sin querer pero queriendo, ha marcado la pauta que han de seguir los dirigentes cobardes masificadores del pueblo.

Una nación esclava -ha dejado escrito- es una vergüenza de la humanidad y del universo.

Mosén Xirinacs, si realmente estaba lúcido y una grave enfermedad no ha influido en su suicidio, ha demostrado la manera de eludir el oprobio de la opresión. Sus devotos y los que con él comulguen ya saben como poder conseguir la liberación.

Escuela de Proyectistas políticos

mirollull2 | 15 Agosto, 2007 22:52

«En la escuela de Proyectistas políticos pasé un mal rato. Los profesores parecían, a mi juicio, por completo fuera de sus cabales, lo que es un espectáculo que nunca deja de deprimirme. Aquella infeliz gente andaba presentando planes para persuadir a los Monarcas de que escogieran a sus validos en razón de su sabiduría, capacidad y virtud; de en enseñar a los ministros a considerar el bien común; de recompensar el mérito, las grandes aptitudes y los servicios eminentes; de instruir a los Príncipes a que conozcan que su verdadero interés se asienta sobre los mismos cimientos que el de su pueblo; de seleccionar para los empleos públicos a las personas capacitadas para desempeñarlos; con otras muchas insensatas o imposibles quimeras que nunca hasta entonces habían sido concebidas por cabeza humana y que me confirmaron la vieja observación de que no hay nada tan extravagante e irracional que no lo hayan sostenido como verdad algunos filósofos.»

------

Jonathan Swift. Los viajes de Gulliver (Balnibarbi)

Son Dureta, no y sí; Son Espases, ya

mirollull2 | 03 Agosto, 2007 11:59

La excusa para empantanar la realización del Hospital de Son Espases no puede ser la arqueología; ésta, por el contrario, sería una motivo de lustre para la edificación. Una vitrina, bien iluminada, con unas ánforas y unas cuantas piedras viejas, quedaría muy vistosa. ¿O, precisamente, es esto lo que quiere evitar el presidente del Gobierno Balear, no fuera que dijeran que lo había copiado del PP?

Bueno, dejémonos de bromas. ¿La sanidad pública mallorquina necesita un nuevo hospital? ¿Y si lo necesita ha de ser precisamente cerca de La Real, un recinto religioso, del cual las cuatro paredes y piedras originales no alteradas del histórico monasterio cabrían también en una vitrina relicario?

En la década de los cincuenta del siglo pasado la Isla tenía unos 350.000 habitantes cuando se inauguró Son Dureta, al cual, en el año 1987 con unos 200.000 habitantes más, le habían crecido varias ampliaciones deslavazadas.

Y mientras la población mallorquina seguía creciendo más que la media nacional, el año 1989 se decidió la construcción de un segundo hospital. En 1996 –la población pasaba de los 600.000 habitantes– se empezó su construcción y al inaugurarse, 2001, la población se había duplicado en relación a la de la inauguración de Son Dureta.

Ahora, entretanto se discute quien ha beneficiarse de la nueva construcción de un hospital y de la reforma o demolición de Son Dureta, la población ya es de 800.000 habitantes. Y tenemos Son Dureta, Son Llàtzer, Manacor e Inca. Son Llàtzer, en modificación interior para ampliar lugares de consulta y atención médica; Manacor e Inca en estado accesorio; y Son Dureta, envejeciendo y desatendido por liquidación.

Rehacer ahora Son Dureta puede ser una muy buena solución para, durante el tiempo de las obras, reducir notablemente su capacidad de acción y para que los enfermos se puedan divertir con el ajetreo de las obras, y tragar polvo, impurezas y bacterias; también para disponer de un campo de estudio de infecciones.

Quizá no sea prudente ni tocar ni prescindir de Son Dureta, y parece lógico construir, cuanto antes mejor, Son Espases. Al poder poner en funcionamiento Son Espases, la población isleña habrá llegado a 850.000 ó 900.000 habitantes, y el nuevo espacio ya resultaría insuficiente. Y puesto que Son Dureta, años y años, habría seguido deteriorándose, convendría tener ya los planos para rehacer de nueva planta el primer hospital y poner su primera piedra.

Dado el crecimiento demográfico autóctono, el debido a la inmigración autoctonimizada y su descendencia, el del mestizaje, y el de la nueva y constante aportación exterior, la población podrá sobrepasar el millón de almas, y los recursos sanitarios volver a quedarse cortos. En el año 2050, con la tendencia previsible de crecimiento, Mallorca puede llegar a tener de 2 a 3 millones de habitantes.

Los hospitales -consultas, quirófanos, máquinas de diagnóstico, rehabilitación, hospedaje, mantenimiento, servicios complementarios, etc. etc.- precisan, per cápita, de un espacio definible y mínimo, para el cual, por poco que la atención hospitalaria no les importe a los politicastros más allá de la propaganda electoral, del enfrentamiento partidista y de los beneficios colaterales propios y para amigos y deudos, no podemos tomar como muestra la menor necesidad de ampliación de los cementerios. En los hospitales, descartados y superados el del campo de concentración de Ravensbrück y similares, aún no es posible recurrir a la regulación numérica por la incineración.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS