Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

José Luis ‘El Demoledor’

mirollull2 | 30 Marzo, 2006 21:14

De no ser por la advertencia de un amigo, no sé si habría leído el escrito de Stanley G. Payne titulado El entreguismo de Zapatero, publicado el pasado día 27 en El Mundo / El Día de Baleares.

Supongo que los ‘pesoeítas’ consideran nefandas mis opiniones sobre cuestiones políticas. Mas he aquí que mis artículos El Gobierno no dialoga con ETA y Tregua y ‘Marcha triunfal’ se ven reafirmados por el del historiador.

No comentaré los juicios de Payne sobre Zapatero ni en cuanto al programa del Gobierno «para la demolición de la estructura actual de la Constitución y las instituciones de gobierno españolas».

Reproduzco, sin embargo, un párrafo que no necesita comentario: «Durante 70 años, los nacionalistas vascos han traicionado constantemente a todos sus grandes aliados e interlocutores. Es posible que no haya en el mundo ninguna otra fuerza política que tan sistemáticamente haya exhibido tal grado de deslealtad y de espíritu traicionero durante un período tan prolongado de tiempo.»

Vale la pena leer el escrito de Stanley G. Payne, por mucho que sus aserciones y conclusiones no sean nada halagadoras en relación a los hechos que pronto viviremos en la piel de toro.

Tregua y ‘Marcha triunfal’

mirollull2 | 23 Marzo, 2006 16:43

Nadie es más pernicioso que un tonto malo, me decía ayer un amigo, seguro que recordando a Carlo M. Cipolla y su ensayo Las leyes fundamentales de la estupidez humana, refiriéndose a quien estos días está luciendo la medalla de la incongruentemente denominada “tregua permanente”.

Sobre este asunto de oído dos voces sensatas: la del señor Rajoy y la de la vicepresidenta de la Vega, (la cual puede acabar defenestrada como Rosa Díez).

Para quitar hierro a este perverso, y dicen que trascendental, acontecimiento no estará demás traer aquí unos versos de Rubén Darío. Su Marcha triunfal puede ser leída con provecho por quienes creen en el acierto del presidente de un gobierno (poco más que sedicente) español.

Ésta es, de Rubén Darío, la

----- MARCHA TRIUNFAL -----

¡Ya viene el cortejo!
¡Ya viene el cortejo! Ya se oyen los claros clarines,
la espada se anuncia con vivo reflejo;
ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines.

Ya pasa debajo los arcos ornados de blancas Minervas y Martes,
los arcos triunfales en donde las Famas erigen sus largas trompetas
la gloria solemne de los estandartes,
llevados por manos robustas de heroicos atletas.
Se escucha el ruido que forman las armas de los caballeros,
los frenos que mascan los fuertes caballos de guerra,
los cascos que hieren la tierra
y los timbaleros,
que el paso acompasan con ritmos marciales.
¡Tal pasan los fieros guerreros
debajo los arcos triunfales!

Los claros clarines de pronto levantan sus sones,
su canto sonoro,
su cálido coro,
que envuelve en su trueno de oro
la augusta soberbia de los pabellones.
Él dice la lucha, la herida venganza,
las ásperas crines,
los rudos penachos, la pica, la lanza,
la sangre que riega de heroicos carmines
la tierra;
de negros mastines
que azuza la muerte, que rige la guerra.

Los áureos sonidos
anuncian el advenimiento
triunfal de la Gloria;
dejando el picacho que guarda sus nidos,
tendiendo sus alas enormes al viento,
los cóndores llegan. ¡Llegó la victoria!

Ya pasa el cortejo.
Señala el abuelo los héroes al niño.
Ved cómo la barba del viejo
los bucles de oro circunda de armiño.
Las bellas mujeres aprestan coronas de flores,
y bajo los pórticos vense sus rostros de rosa;
y la más hermosa
sonríe al más fiero de los vencedores.
¡Honor al que trae cautiva la extraña bandera
honor al herido y honor a los fieles
soldados que muerte encontraron por mano extranjera!

¡Clarines! ¡Laureles!

Las nobles espadas de tiempos gloriosos,
desde sus panoplias saludan las nuevas coronas y lauros
—las viejas espadas de los granaderos, más fuertes que osos,
hermanos de aquellos lanceros que fueron centauros—.
Las trompas guerreras resuenan:
de voces los aires se llenan...

—A aquellas antiguas espadas,
a aquellos ilustres aceros,
que encarnan las glorias pasadas...
Y al sol que hoy alumbra las nuevas victorias ganadas,
y al héroe que guía su grupo de jóvenes fieros,
al que ama la insignia del suelo materno,
al que ha desafiado, ceñido el acero y el arma en la mano,
los soles del rojo verano,
las nieves y vientos del gélido invierno,
la noche, la escarcha
y el odio y la muerte, por ser por la patria inmortal,
¡saludan con voces de bronce las trompas de guerra que tocan la marcha triunfal!...

Año II – Seguiré tecleando

mirollull2 | 21 Marzo, 2006 21:13

Existen, o por lo menos existían, unos programas informáticos para dar instrucciones y dictar textos al ordenador por medio de un micrófono. Es una alternativa para quienes tienen dificultades para usar el teclado.

En su día, cuando compré uno, lo probé y funcionaba; pero dejé de usarlo porque nunca he tenido predisposición para el dictado ni siquiera cuando tenía secretaria. Prefería, y lo sigo haciendo en general para mis escritos, el borrador, y mejor a lápiz, en silencio, y con la posibilidad de tachaduras.

Con todo, hay que reconocer que el programa para dictar al ordenador, en especial los primeros meses después de la operación, hubiera sido un alivio para mi cuello y brazos tensos y doloridos.

Todo esto lo he recordado ahora, ya que en las últimas semanas el hombro izquierdo, que, a diferencia del derecho, nunca ha cedido totalmente en su tirantez y en un dolor reincidente, en las últimas semanas, decía, el hombro izquierdo vuelve a tener un dolorcillo punzante en la articulación del húmero con la clavícula.

Pero no he podido ni puedo usar el recurso del micrófono; después de la operación, por carecer de voz y ahora, porque lo que tengo es un incipiente intento de habla que, aún en el caso de ir mejorando el volumen y claridad de la fonación, el programa se las podría ver y desear para reconocer los fonemas y su agrupación.

Aunque el hombro se resista, he de continuar con el teclado; no en vano, toda la dificultad de brazos y hombros es consecuencia de la resección de la laringe y ‘aledaños’ y de la ‘remodelación’ de la zona.

Pienso, y quiero creer, que el lado izquierdo, tanto en el hombro como en el cuello, está removido porque, lentamente, se está normalizando. También, parsimoniosamente, está bajando el edema submentoniano; no obstante, al ritmo que lleva, pasará el verano sin que haya desaparecido.

Mientras tanto, continuaré tecleando.

El Gobierno no dialoga con ETA

mirollull2 | 19 Marzo, 2006 20:56

Casi el 54% de los españoles cree que el Gobierno está dialogando con ETA, según los resultados publicados de una encuesta.

Pues, mira por dónde, yo no creo que el Gobierno dialogue con los terroristas. Pienso, además, que ese 54% de la encuesta no aplica adecuadamente el concepto de diálogo. Y no es extraña la confusión porque al mismo Presidente, no creo que por ineptitud sino más bien intencionadamente, se le está llenando la boca con la palabra paz y su pronta consecución.

Hay que reconocer que si no se tratara de una asunto muy serio, sería para tomarlo a broma, pesada, pero broma.

¿Es que hay dos bandos beligerantes para que se pueda hablar de paz negociada o, si se quiere y en el peor de los casos de rendición? Si fuera así, es decir, que se admitiera que se trata de una guerra, extraña pero guerra, el bando atacante podría estar dispuesto a zanjar el conflicto con la rendición, aunque no precisamente la suya.

En este asunto, hablar de diálogo o negociación, es sólo un eufemismo. El único pacto posible con la banda armada, a mi parecer, al igual que personas o empresas pagan el impuesto revolucionario o la extorsión para sobrevivir, es que el gobierno español acepte las condiciones que el ‘ejército’ euskaldún le imponga y dé carta de naturaleza a las exigencias independentistas.

Ni diálogo ni paz son palabras que cuadren en este desgraciado conflicto.

El señor Boadella y la irracionalidad

mirollull2 | 18 Marzo, 2006 21:02

El señor Boadella, don Alberto, había quedado muy bien y se le podía usar como distintivo catalán, como bandera de la identidad y de la entidad de un país y como ariete de una reivindicación nacionalista frente a un estado opresor.

Pero ahora resulta que si tuvo graves problemas con el Ministerio del Interior y con las instituciones españolas, no fue por ser catalán, sino que sufrió, como los bienaventurados, persecución por la justicia.

El señor Boadella no tenía demasiada simpatía por el señor Franco y su dictadura (un Franco que tenía la reliquia del brazo de Santa Teresa y una dictadura que nos ha colocado en el senado el reseco exvoto del gallego perdurable) ni comulgaba, el señor Boadella, con ‘obras’ de molino; todo esto lo ha dejado muy claro. Pero resulta que tampoco está de acuerdo con el nacionalismo políticamente correcto del fascismo y totalitarismo catalanistas.

El señor Boadella, don Albert, que en su casa y alrededores ya no debe de tener mucho qué hacer, tiene un serio problema psicológico y de personalidad: es un inadaptado. No es verdad que estuviera contra el dictador, contra la milicia, contra las lamparillas de aceite y los cirios por ir detrás de una bandera tripartita y bajo o al lado de un palio; el señor Boadella, don Albert, el desertor de la tribu, estaba, y está, no cabe duda, contra la irracionalidad.

El señor Boadella, don Albert, es uno de los catalanes, que son más que los que todo el día cacarean, que tienen dignidad.

¡Que los hados le sean propicios!

De Palma a Pollença dando un rodeo

mirollull2 | 17 Marzo, 2006 10:56

Quien quiera pasar un rato divertido que tome la carretera de Alcudia.

Supongo que a una hora de tránsito denso ha de ser, además, divertidísimo.

Para mayor entretenimiento, los frecuentes cambios de calzada tienen indicaciones sucesivas de limitación progresiva de velocidad y también, relieves transversales para reducir la marcha de los vehículos.

Es una mezcla de montañas rusas de la feria del “Ram” y de travesía africana.

Para que sea más sorprendente e intrigante, si no sabes que al subir un terraplén has de girar a la izquierda para volver atrás y, entre montones de tierra y piedras, coger la carretera que pasa por Crestaix (no hay ningún letrero que lo indique), sigues hacia Alcudia, a mayor abundancia vas un buen tramo entre pilones, bordeas la bahía de Pollença disfrutando del mar, y, en el Puerto, que también tiene el cruce levantado por obras, giras a la izquierda para llegar, finalmente, a Pollença.

Parece que trabajan deprisa, pero, aún así, no hay que perder la esperanza de poder seguir con todo este embrollo durante el verano.

-----

Nota para los atrevidos

Creo que también es emocionante ir a Valldemossa; hace tiempo que no voy, pues quedé escarmentado. Y, con toda seguridad, hay otros lugares de la isla que tienen su atractivo.

Año II – La nariz y el estoma

mirollull2 | 16 Marzo, 2006 17:27

Deseo que llegue la primavera para poder saber si la nariz tiene envidia del estoma o es, sencillamente, que el aire frío la incomoda.

El año pasado, cuando el 11 de abril salí de la clínica, el tiempo ya se estaba templando. ¿Era por eso que no tenía la nariz frecuentemente húmeda e intentando gotear?

Ahora, después de dedicar mucha atención al asentamiento y cuidado del estoma, tengo que tener un pañuelo siempre a mano para secar las fosas nasales, y nótese que no he dicho sonarme, porque la nariz se ha quedado sin una parte importante de su utilidad, la de filtrar y calentar el aire de la respiración y la de poder espirar; por tanto, la mucosidad propia hay que secarla, no puede expulsarla (a la de la tráquea no tiene ni acceso).

A la nariz le ha quedado el olfato, eso sí, que aunque con la radioterapia me mermó ligeramente no tardé en volver a tenerlo normal (se dan casos de pérdida acusada por tiempo más o menos largo, y alguno de pérdida definitiva), y también se ha quedado como una entrada de aire, incontrolada, que en tiempo frío refresca la faringe, el esófago y puede llegar al estómago. Por esto, supongo, se produce la respuesta húmeda de sus mucosas; no de querer llamar la atención por envidia al traqueoestoma (simplificadamente llamado estoma y familiarmente, orificio o agujero, que esto es lo que significa) que ya se ha integrado con toda normalidad en mi fisiología y es un “dispositivo” más, con el que me llevo bastante bien y me resulta hasta casi natural, de mi anatomía.

Ya me estoy acostumbrando a que los estornudos, las toses y las secreciones o mucosidades traqueales tengan su salida por el estoma, y a que la nariz sólo tenga la ligera “agüilla” propia.

En fin, este año ya sin cánula y con la tráquea, cuya superficie interior se está curtiendo, veremos cómo se comportan sus mucosas, si la frecuencia de expectoración se va reduciendo, y también si la nariz no precisa tanto uso del pañuelo.

Un “jeta” y unos angelitos

mirollull2 | 05 Marzo, 2006 16:52

–O él es un “jeta” o la gente es idiota.

–Las dos cosas.

El breve diálogo era por los premios prostibularios(*) con la participación institucional en no sé qué federación de inmigrantes.

No es la primera vez (ni será la última) que instituciones que tendrían que ser responsables demuestren su ineptitud, y si no la instituciones, sus gestores, que además de incautos son de una candidez angelical.

Aplican la máxima haz bien sin mirar a quién, por si puede llegar algo a los amigos y para que cuando llegue la hora de echar las redes en el Tiberíades local, salgan rebosantes de votos.

¡Angelitos!

-----

(*) En los últimos días, la prensa ha aireado una extraña entrega de premios a la inmigración organizada por un paraguayo, actualmente en busca y captura, empresario de un restaurante, que engaña y explota a sus compatriotas.

Año II – El mar y la ducha

mirollull2 | 03 Marzo, 2006 11:03

En un pequeño pueblo marítimo de Noruega había un hombre laringectomizado y la gente estaba conmocionada porque se comentaba que si se caía al mar se hundiría por entrarle el agua por el agujero del cuello.

Evidentemente, no es recomendable que una persona traqueotomizada se caiga a una piscina y mucho menos al mar o a un río.

Y no por el agua que le pueda entrar por la nariz o la boca, que no es preocupante; y que, en todo caso, si es marina, puede serle buena para las fosas nasales y purgante para el estómago.

La que entre por el estoma, en cambio, va directamente a los bronquios y a los pulmones, y hay que expulsarla inmediatamente. Y si resulta necesario, también a un traqueotomizado se le puede aplicar respiración mecánica e incluso la “boca a boca”: para ello, sólo hay que tener en cuenta que la “boca” respiratoria del paciente es el estoma.

En manuales y guías para laringectomizados se aconseja que en las personas traqueotomizadas esta circunstancia sea fácilmente perceptible ante cualquier imprevisto o accidente, y que éstas lleven algún signo visible –una placa en la muñeca, en el cuello...– que lo advierta.

Sin embargo, quienes lo deseen pueden sumergirse en el agua. Un amigo, que antes de la operación era aficionado al buceo, me dijo que tuvo una gran alegría al lograr sumergirse en una piscina; para ello sólo había tenido que ayudar a la apnea obturándose el estoma con un dedo. Y sé de otro operado que logró adaptar un tubo respiratorio de inmersión al agujero del cuello.

Pero dejando estos protector para duchacasos especiales, hay que tener en cuenta que los traqueotomizados tenemos que enfrentarnos al agua en la higiene diaria. En esto sólo se precisa un poco de precaución. Pasadas las primeras semanas, más o menos según los casos, en los que el operado por falta de movilidad suficiente principalmente en los brazos, necesita de ayuda para el baño y la ducha, pronto puede desenvolverse con toda normalidad y sin mayores complicaciones.

Para poder ducharse tranquilamente existe un adminículo de goma con unos agujeros en la parte inferior para poder respirar, que se sujeta al cuello y el agua se desliza sin entrar en el estoma. Al menos, para eso está diseñado. Supongo que hay que cogerle el aire y acostumbrase a él. Yo intenté usarlo y no me convenció. Prefiero, primero, arrodillado en la bañera y la cabeza bajada jabonarla y enjuagarla bajo el agua del grifo y después lavar el resto del cuerpo usando la alcachofa –que más bien se tendría que llamar regadera–, cuyo chorro no me resulta nada difícil de controlar y hasta el momento no ha intentado entrar por la tráquea.

Cuando haga mejor tiempo haré la prueba de inmersión en piscina. Veremos cómo va.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS