Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Post626 – “Submentoniano”

mirollull2 | 19 Agosto, 2005 11:28

Han vuelto a pasar los días, pero al fin voy a explicar qué es el edema submentoniano. Una guía para laringectomizados lo describe así: «El edema submentoniano o del cuello es debido al vaciamiento ganglionar que se realizó cuando Vd. Fue operado y el edema se verá potenciado por la irradiación [radioterapia]; generalmente disminuye a los 6-12 meses de haber finalizado el tratamiento. El grado de edema fluctúa a lo largo del día y le provocará sensación de opresión.»

Y un edema, según un diccionario, es la inflamación de una parte del cuerpo debida a la acumulación de líquido.

En mi caso, y así supongo que sucede normalmente a otros operados, después de estar acostado es cuando se siente más la presencia del edema: da la sensación de tener el cuello oprimido por almohadillas.

Por lo demás, sigo el ritmo normal de recuperación lenta, disminuyen también “sin prisas” los dolores musculares y continúan intermitentes los de cabeza.

He terminado una tanda de sesiones de rehabilitación, pero el ORL (otorrinolaringólogo) opina que en septiembre tengo que continuar con más sesiones; y que, también, tengo que hacer todo el ejercicio posible y andar, a fin de regenerar la musculatura y tejidos afectados por la operación y tratamientos.

El estafermo del cardenal

mirollull2 | 15 Agosto, 2005 12:21

Me imaginé, al enterarme, que eso del cardenal Despuig sería una tontería. Sin embargo, un artículo de Antonio Alemany en El Mundo/El Día de Baleares loando la escultura y la colocación, me hizo dudar de mi suposición; aunque no del todo, ya que en el artículo también se refería, con una valoración que no comparto, al Ramón Llull portuario de Horacio de Eguía.

Aún no había visto la estatua y hete aquí que otro artículo, este de José Carlos Llop en el Diario de Mallorca (7 agosto 2005), me retornaba, y la apoyaba, a mi suposición. Llop escribía: «Una de las transformaciones de la Palma reciente ha venido de la mano de una difusa y confusa fiebre escultórica. [...] Y no me refiero a Miró o Calder, precisamente, que ojalá todas estuvieran a su altura. O a la de Benlliure, de Maura, en su época, que también.»

Ahora ya he visto el estafermo del Cardenal Despuig, y, para mí, Llop tiene toda la razón. Y no sólo porque el artefacto pueda responder a una concepción estética de otra época, sino por ser un armatoste, incluida la peana, que no tiene sentido.

Ya sé que no se puede pretender que en cada taller haya un artista, pero tampoco es necesario esparcir, sin que venga a cuento, piedras, plásticos, hierros o bronces.

La plaza de Santa Magdalena tenía la gracia de una fachada sencilla, esbelta y severa, sobre una acera discreta, formando un rincón acogedor con la pared del convento. Ahora, ya no: ¡qué pena!

La sucesión Miró

mirollull2 | 11 Agosto, 2005 19:38

Ahora, tiempo después de haber sido publicado, el diario Ultima Hora dice que la familia Miró exigirá al IVAM que retire el catálogo –o libro– Homenaje a Artistas «donde se muestra una colección de vestidos que Ágata Ruiz de la Prada elaboró a partir de obras originales del pintor».

El diario, en un recuadro, también escribe «que la Successió, en diversas ocasiones, ha mostrado su disconformidad con determinados usos de la obra del artista (por ejemplo, la utilización política) y siempre se ha comprometido en su interés para salvaguardar el espíritu del legado mironiano».

En cuanto a la utilización política, no sé a qué se refiere, pero a mí no me ha gustado nunca ver fotografías del Consejo de Ministros con cuadros de Miró en las paredes: lo encuentro un despropósito ético.

En cambio, sí sé que la Successió Miró, S.L. dedica una especial atención a la vigilancia y recaudación de los derechos de autor del legado mironiano y que cuida de la correcta reproducción de sus imágenes, avalada con el adecuado “copyrigth”, en baldosas, platos, tazas y camisetas.

¿Que pensaría, hoy, el pintor de todo eso? En el año 1977, cuando ya se había inaugurado en Barcelona la Fundació Miró(1), en unos diálogos, Georges Raillard(2) le pregunta: «¿Sus nietos no se ofenden de que todo vaya a parar a un museo? Se oye hablar tanto en estos tiempos de una herencia infernal, miles de millones, inventarios, disputas, abogados, eso es lo que se lee en la primera plana de los periódicos detrás del nombre de Picasso...» Y esta es la respuesta: «No. Lo comprenden muy bien. Y más porque gracias a eso puede llegar a gran número de personas. Y además estoy persuadido de que se va hacia un futuro social que no permitirá a los particulares guardar cosas de este tipo. Por eso preferí el gesto voluntario de ofrecer mi obra a mi país.»

---------

(1) Miró dotó inicialmente el fondo, que después incrementó hasta unas 10.000 piezas, con 188 pinturas, 145 esculturas, 9 obras textiles, la obra gráfica completa y unos 5.000 dibujos.
(2) Conversaciones con Miró , Barcelona, 1978, traducción del original Ceci est la couleur de mes rêves , París, 1977.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS