Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Diálogo, ni con el cáncer ni con ETA

mirollull2 | 19 Mayo, 2005 22:34

Octavio Aguilera, en la sección “Tres en raya” de la Ultima Hora del día 17, bajo el epígrafe “¿Se puede negociar con ETA?” escribe: «Francamente, opino que debe acudirse a cualquier medio, incluidas las negociaciones. Yo, de padecer un cáncer, no me limitaría a una sola terapia. Las probaría todas.»

Pues no, amigo Octavio; hoy no coincidimos: mi opinión es que dialogar, ni con el cáncer ni con ETA. Y lo explico con mi caso, que ya conoces.

Para intentar curar mi reticente y agresivo mal, el cirujano no me planteó ningún diálogo con el cáncer, lo que hubiera equivalido a la resección de los órganos indudablemente afectados, conservando otros tal vez libres de tumoración.

De acuerdo con los antecedentes, comprobaciones e indicios obtenidos y a la vista de lo que encontrara al explorar la laringe en el quirófano, el doctor propuso a mi consideración y aceptación la extirpación, tan radical y amplia de la zona afectada como fuera conveniente para obtener la mayor certeza posible en la erradicación del mal.

El mal no eran las cuerdas vocales lesionadas por el cáncer; las cuerdas vocales y su entorno eran las víctimas, como puede serlo cualquier otro órgano, de la acción del cáncer.

Y la única forma de que no haya más víctimas es acabar con el mal que las produce. Y en eso no caben “negociaciones”, tanto si el mal es el cáncer como si es una banda criminal.

La posibilidad de entablar diálogo o negociaciones, nos enfrenta, al menos desde mi punto de vista, a un dilema muy preocupante.
O ETA tiene razón en sus exigencias y planteamientos y todo lo sucedido hasta ahora, extremadamente largo y desastroso, víctimas incluidas, es consecuencia de un “malentendido” que hay que deshacer a pesar de tantos años de horror y malevolencia; o, de otro modo, las demandas de ETA y su intención de destrucción de lo que ellos llaman lo español y de desmembración del Reino de España, es admitida y compartida por políticos mandamases y partidos –quizá mejor facciones– del Congreso, que no hacen ascos a la barbarie terrorista.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS